logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Director de hogar de ancianos lleva a una anciana bonita a su oficina cada noche: las otras mujeres están celosas - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 ago 2022
00:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Todas las noches, el director de una residencia de ancianos lleva a su oficina a una mujer bastante mayor, lo que genera sospechas y celos entre las demás residentes. Una noche, alguien lo denuncia a la policía y, cuando llegan, descubren algo impactante.

Publicidad

Todos en el Hogar de Ancianos de Santa Cruz estaban de acuerdo con que Margaret, de 76 años, no había sufrido las consecuencias del envejecimiento. Sin duda, era la dama más hermosa de la institución, lo que hizo que el corazón del conserje del lugar, Jefferson, de 77 años, se acelerara por ella.

Jefferson había comenzado a trabajar en el hogar de ancianos hacía un año y supo que estaba enamorado en el instante en que vio a Margaret. Un día, estaba barriendo los pisos fuera de la habitación de la bella mujer cuando ella salió inesperadamente y lo saludó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Él se quedó helado. "Buenos días", logró decir con voz temblorosa y con las mejillas sonrojadas. No había sido capaz de reunir el coraje para expresar sus sentimientos, pero sabía que algún día lo haría.

"Algún día se lo diré", siempre pensaba cuando la veía y su corazón se aceleraba.

Pero el corazón de Jefferson se rompió cuando comenzó a trabajar en turnos nocturnos. Se dio cuenta de que todas las noches, después de la cena, Margaret entraba en la oficina del director durante largas horas. Y cuando salía, estaba sonrojada y mirándose en un pequeño espejo que siempre llevaba.

Pronto, todas las demás damas en el hogar de ancianos comenzaron a chismear que Margaret estaba teniendo una aventura con el director, el Sr. Cabrera.

Publicidad

"¿Por casualidad la viste anoche?". Jefferson escuchó a un grupo de mujeres mientras él estaba trapeando los pisos. "Estaba sonrojada y se reía como una niña pequeña. Cuando le pregunté por qué estaba tan feliz, dijo: '¡El Sr. Cabrera me hace sentir tan joven y hermosa!'".

Las otras damas expresaron al unísono. "¡Dios mío! ¿Se está acostando con él?".

"Sabes, cuando Margaret no fue a su oficina un día, él la buscó", intervino otra de las mujeres. "Creo que algo se está gestando detrás de puertas cerradas. Estoy celosa de ella. Él está enamorado de Margaret”.

"¿Pero no es el Sr. Cabrera 20 años más joven que ella? Oh, Dios mío, ¿están realmente juntos? ¿Qué hay de la esposa del Sr. Cabrera?", dijo alguien más.

Publicidad

Lee también: Mujer invitó a un anciano a su primera cita en 55 años tras notar que pasaría la Navidad solo

Escuchar tales cosas sobre la mujer que amaba profundamente aplastó el corazón de Jefferson. Estaba furioso y decidido a averiguar si el Sr. Cabrera realmente estaba teniendo una aventura con Margaret.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Así que esa noche, cuando vio a Margaret yendo a la oficina del director del hogar de ancianos, la siguió. Una vez que estuvo dentro, miró a su alrededor para asegurarse de que nadie lo notara y se detuvo justo afuera de la oficina.

Jefferson pegó la oreja a la puerta, tratando de escuchar a escondidas lo que sucedía dentro. Pero no pudo oír nada. En ese momento, frunció el ceño y sacó su teléfono de su bolsillo. "¡Esta noche, el secreto del Sr. Cabrera tiene que salir a la luz! ¡Ya basta!", se dijo a sí mismo mientras marcaba el 911.

Cuando un despachador respondió a su llamada, dijo: "Llamo para informar una actividad sospechosa. Es urgente. No puedo darle todos los detalles de inmediato, ¡pero deben darse prisa!". Dio la dirección y colgó, pidiéndoles que enviaran a la policía al hogar de ancianos de inmediato.

Publicidad

Momentos después, una patrulla llegó al lugar. "Jefferson Rodríguez, ¿reportaste un incidente?", preguntó un policía cuando se encontraron fuera del centro de enfermería.

"Sí, soy yo. Por aquí, por favor", respondió, llevándolos adentro.

Una vez que estuvieron fuera de la oficina del Sr. Cabrera, el policía principal, el oficial Jiménez, llamó a la puerta. "¡Es la Policía! ¡Por favor abran la puerta!".

Después de algunos golpes, el Sr. Cabrera abrió la puerta. "¿Qué hace la policía aquí? ¿Qué pasa?", preguntó, confundido.

Cuando Jefferson miró por encima de los hombros del Sr. Cabrera y entró en su oficina, notó que Margaret descansaba en el sofá con una máscara facial.

Publicidad

"Se nos informó de una actividad sospechosa. ¿Qué está pasando exactamente aquí?", preguntó el oficial Jiménez.

El Sr. Cabrera frunció el ceño. "¡Aquí no pasa nada sospechoso, oficial!", exclamó enojado. "¿Quién informó sobre eso?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Dios mío, ¿qué está pasando? Solo estoy probando los productos de belleza que vende la esposa del Sr. Cabrera, oficial", intervino Margaret mientras se acercaba a la puerta.

"¿Qué?", El oficial estaba desconcertado.

"Él y su esposa planean abrir un salón de belleza", explicó Margaret. "Y planean donar las ganancias al hogar de ancianos”.

“Sus productos para el cuidado de la piel están diseñados para mujeres mayores. ¡El Sr. Cabrera insistió en que yo sea su primer cliente! Verá, oficial, soy la dama más encantadora aquí", añadió, sonriendo.

Cuando Margaret dijo eso, Jefferson se arrepintió de lo que había hecho y el oficial Jiménez estaba furioso. "¿Todo esto es una broma? ¿Creen que pueden jugar con la policía?".

Publicidad

"Oh no, lo siento mucho...", dijo Jefferson disculpándose. "No debí haber hecho esto. Estaba preocupado por Margaret porque me gusta, y esas damas dijeron cosas inapropiadas".

Jefferson contó todo sobre cuánto amaba a Margaret y cómo quería proponerle matrimonio. Dijo que los rumores de otras mujeres lo engañaron y terminó denunciando el incidente por inseguridad.

Si bien lo que Jefferson había hecho estuvo mal, el Sr. Cabrera lo perdonó. "¿Y pensaste que Margaret y yo teníamos una aventura?". Él se rio. "Lo siento, oficiales. Me disculpo en nombre de mi personal".

"Será mejor que evites hacer ese tipo de llamadas en el futuro. ¿Entendido?", advirtieron los oficiales a Jefferson antes de irse.

Publicidad

Cuando todos se fueron, el Sr. Cabrera palmeó el hombro de Jefferson y dijo: "Me siento mal porque no me hablaste de eso antes de informar el incidente, pero como has sido un buen empleado, no te despediré. Ten más prudencia en el futuro".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Lo siento, lo siento de nuevo". Se disculpó con el Sr. Cabrera.

Margaret nunca había sentido lo mismo por Jefferson que él por ella, pero ese día algo hizo clic en su corazón y comenzó a pasar sus días con él en el hogar de ancianos.

Con el tiempo, se dio cuenta de que él era un completo contraste con ella. Él era tímido, ella extrovertida y los extremos opuestos gradualmente se sintieron atraídos el uno por el otro.

Mientras tanto, el negocio del Sr. Cabrera prosperaba. Hizo generosas donaciones al hogar de ancianos, ¡y la imagen de su negocio no era otra que el rostro de la encantadora Margaret!

Publicidad

Un día, Margaret finalmente le propuso matrimonio a Jefferson. Tanto sorprendido como encantado por la propuesta, él no pudo contener sus emociones. "¡SÍ! ¡ACEPTO! ¡ACEPTO!", respondió entre lágrimas y la abrazó.

Lee también: Madre de 98 años se muda a un hogar de ancianos para cuidar a su hijo de 80: son inseparables

Su boda fue organizada en la residencia de ancianos, y cuando Jefferson y Margaret se dieron el “sí quiero”, las lágrimas de los asistentes y sus aplausos no cesaron.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La confianza y el respeto son los pilares de cualquier relación: Jefferson debería haber confiado en sus sentimientos por Margaret en lugar de asumir que ella tenía una relación sentimental con el Sr. Cabrera. E incluso si lo fuera, debería haber respetado su decisión en lugar de llamar a la policía.

A veces, hay más en una historia de lo que los ojos pueden ver: Jefferson y los otros residentes del hogar de ancianos asumieron que Margaret y el Sr. Cabrera estaban teniendo una aventura, pero cuando descubrieron la verdad, se dieron cuenta de que estaban equivocados.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre insiste en estar solo con hijastro: la esposa desconfía e instala cámara en la habitación del chico - Historia del día

16 de junio de 2022

Un mes antes de convertirse en millonaria, mujer pobre estaba hurgando en la basura - Historia del día

13 de julio de 2022

Anciano pobre le suplica a dueño de tienda que lo contrate como limpiador a cambio de un traje de $2.000 - Historia del día

18 de junio de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022