logo
Niña frente a estantes con libros | Foto: Shutterstock
Niña frente a estantes con libros | Foto: Shutterstock

Niña le lee a su vecino ciego de 89 años: ve una foto de su padre marcada como "hijo" en las páginas de un libro - Historia del día

Georgimar Coronil
04 ago 2022
17:00

Corina visitó a su vecino ciego y le leyó, pero luego descubrió la foto de su padre en las páginas de uno de sus libros. El anciano se vio obligado a revelar una sorprendente y desgarradora historia sobre su pasado.

Publicidad

"La persona, sea caballero o dama, que no se complace en una buena novela, debe ser intolerablemente estúpida", leyó Corina, de 8 años, a su vecino, el señor Martínez, que tenía 89 años y era ciego.

Hace tres años, Martínez se había mudado cerca de casa de Corina. En ese momento, todavía podía leer, y la niña empezó a pasar las tardes con él en el porche de su hogar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La madre de Corina observaba cómo el hombre mayor y su hija disfrutaban juntos de los libros. Pero cuando el Sr. Martínez perdió la vista, Corina empezó a leerle, aunque su elección de novelas era un poco avanzada para la niña. Seguía teniendo problemas con la mayoría de las frases, pero el hombre mayor la animaba a seguir practicando, con la esperanza de que fuera la niña más culta y leída de su clase.

Publicidad

"Eso es genial, Corina. Casi lo lees sin tropezar con ninguna palabra. Es una de mis citas favoritas de la novela de Jane Austen. ¿Sabes lo que significan esas palabras? ¿Estás de acuerdo con ellas?", preguntó el anciano. Estaban de nuevo en su porche, y él se movía de un lado a otro en una mecedora mientras Corina se sentaba en las tablas de madera del suelo.

"Creo que significa que la gente que no lee es estúpida. ¿Quizás? Entonces, sí. Estoy de acuerdo. Me encantan los libros y no soy estúpida", le aseguró la niña, mirándole aunque él no pudiera verla.

"Exactamente, querida Corina. Definitivamente no eres estúpida. ¿Quieres seguir leyendo?", le preguntó.

"¿Puedo ir a buscar otro libro?".

"Claro".

Así que Corina entró y buscó en su amplia estantería. Por suerte, podía alcanzar la mayoría de ellos y cogió uno con una colorida cubierta verde.

"El jardín secreto, de Frances Hodgson Burnett", dijo Corina, tropezando con el nombre de la autora y abriendo el libro para mirar dentro. Sorprendentemente, este ejemplar contenía algunas ilustraciones, lo que hizo que sus ojos se abrieran de par en par.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero había algo escondido entre las páginas. Era la foto de un niño pequeño. Al mirarla de cerca, Corina se dio cuenta de que ella era exactamente igual al niño de la foto. Le dio la vuelta y vio las palabras: "El mejor hijo, Javier".

"¿Hijo?", se preguntó. Algo en la foto le resultaba familiar. "¡Oh, Dios mío! Este es papá".

La niña se dio cuenta de que la foto era similar a una que su padre tenía en su mesilla de noche. En ella aparecían él y su abuela cuando era pequeño. Ella se atrevería a decir que estas fotos fueron tomadas el mismo día.

Tuvo que preguntarle al Sr. Martínez al respecto. "¡Señor! Señor. ¿De quién es esta foto?" Ella levantó la foto a la cara del hombre, olvidando completamente que él era ciego.

Publicidad

"¿Qué foto, Corina?".

"Encontré una foto en las páginas de uno de los libros. Dice: 'El mejor hijo, Javier'. ¿Quién es?", preguntó Corina.

"Oh, es mi hijo. Como dice la foto", respondió el anciano.

"¿Y dónde está?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Ahí fuera", respondió él.

"Este es mi padre, señor Martínez. No soy estúpida", dijo Corina, sabiendo inmediatamente que el hombre mayor estaba ocultando algo.

"Oh, Corina. Tienes razón. Eres brillante".

"¿Qué está pasando? Pensé que los padres de mi padre ya se habían ido".

Publicidad

"Bueno, eso no es exactamente cierto. Pero sí dejé a tu padre hace muchos años. Unos meses después de que se tomara esa foto". El señor Martínez suspiró.

"¿Qué pasó? ¿Sabe papá que vives cerca? Ven a cenar con nosotros", dijo la niña.

"Ven, siéntate y escúchame primero", comenzó el señor Martínez y respiró profundamente. "No fui un buen padre. Tuve éxito y el dinero me cegó mucho antes de perder la vista. Y dejé a mi familia para dedicarme a otros asuntos intrascendentes. Cuando me di cuenta de mi error, ya era demasiado tarde. Mi mujer y mi hijo se habían ido de nuestro pueblo".

"Pero ahorita estás aquí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, me costó años, pero por fin descubrí lo que les pasó. Tu abuela murió cuando Javier cumplió 20 años, y él vivió sin ningún apoyo familiar hasta que se casó con tu madre y te tuvo a ti, querida. Me debatí durante años sobre cómo acercarme a él, pero fui una cobarde. Así que me mudé aquí, con la esperanza de que no se acordara mucho de mí, y desde entonces lo observo desde lejos", terminó el señor Martínez y esperó a que Corina dijera algo.

"Pero no tengo su apellido. Soy Corina Rodríguez".

"Rodríguez era el apellido de tu abuela. Creo que tu padre lo cambió años después de que los dejara".

La niña lo pensó detenidamente y rápidamente se dio cuenta de que no le importaba su pasado. Sonrió porque llevaba muchos años pasando tiempo con su abuelo sin saberlo. "¿Así que tú eres mi abuelo?", dijo sonriendo. "¡Probablemente, he heredado de ti mi amor por los libros!".

El Sr. Martínez negó con la cabeza. "No puedo, niña".

"¡Yo se lo diré!", Corina insistió y se apresuró a ir a su casa con la vieja foto en las manos, ignorando las llamadas del anciano.

Se lo contó todo a su madre y, cuando llegó su padre, hablaron juntas con él. Al principio, Javier no estaba seguro de querer conocer al hombre, pero Corina insistió en que no podía negarle a su hija tal deseo.

Publicidad

Así que fue a casa del Sr. Martínez y hablaron durante mucho tiempo. El Sr. Martínez se disculpó profusamente, y Javier escuchó atentamente, sabiendo que el hombre había sido amable y comprensivo con su hija durante años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Al final, perdonó al anciano y pasaron más tiempo juntos. Corina empezó a llamar abuelo al Sr. Martínez de inmediato, aunque los adultos se mostraron más reacios a familiarizarse tanto. Sin embargo, con el paso del tiempo, se consideraron familia, ayudaron al Sr. Martínez en todo lo posible y finalmente lo trasladaron a su casa.

Publicidad

Cuando él murió unos años después, Corina heredó su casa, que sus padres mantuvieron hasta que ella se graduó en la universidad y decidió mudarse. Allí escribió su primera, segunda y tercera novela, que llegaron a la lista de los libros más vendidos del New York Times. Dedicó los libros a su abuelo y a su inquebrantable amor por las palabras.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Nunca es demasiado tarde para hacer las paces y reconciliarse con la gente: El Sr. Martínez tenía demasiado miedo de reconciliarse con su hijo después de tantos años, pero Corina le convenció y le hizo volver a su familia.
  • El amor por la lectura y la escritura suele transmitirse a los hijos, así que anímalos a hacerlo: Corina se inspiró en la lectura gracias a su vecino, que resultó ser su abuelo, y más tarde se convirtió en escritora gracias a ello.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hija llevaba una mochila muy pesada al colegio - Entendí el porqué cuando por fin conocí al conductor del autobús

10 de mayo de 2024

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

Hijo huye de casa a los 16, regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

07 de mayo de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

3 historias de cómo disfrazarse de otra persona ayudó a la gente a descubrir la verdad

09 de abril de 2024

3 conmovedoras historias de padres solteros que tuvieron que luchar por sus hijos

16 de abril de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

5 historias de cuando los ricos deciden intimidar a los pobres y reciben karma instantáneo

07 de mayo de 2024

Mesera descubre una servilleta con las palabras "AYÚDAME" en el suelo del restaurante - Historia del día

22 de abril de 2024

Marido engaña a su esposa con su secretaria y el karma le devuelve el golpe - Historia del día

27 de marzo de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

A un viudo le impiden embarcar vuelo con su bebé recién nacido y Meredith, de 82 años, lo ayuda - Historia del día

18 de abril de 2024