logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño corre a la casa de anciana tras escuchar accidentalmente sus gritos de ayuda en un teléfono público - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 ago 2022
02:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando un niño escuchó accidentalmente los gritos de ayuda de una anciana solitaria en un teléfono público, se dio cuenta de que algo andaba mal y no lo ignoró. Sus instintos lo llevaron a un encuentro aterrador cuando corrió a su dirección momentos después.

Publicidad

Miguel, de 13 años, y su mejor amigo Samuel cruzaban la calle un sábado por la noche. Acababa de dejar de llover y los adolescentes querían relajarse con sus amigos. En su camino, Miguel redujo la velocidad después de notar que un extraño en un teléfono público le gritaba a alguien en la llamada.

Intrigado, el adolescente se detuvo para seguir observando. Aunque no escuchó intencionalmente la llamada, oyó al hombre discutir, amenazando con "terminar" si lo volvían a llamar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Fuera de mi vida... o acabaré con todo hoy!", gritó el hombre furioso. Se apresuró a salir de la cabina telefónica, dejando el auricular descolgado.

Miguel, alarmado, decidió colgar la bocina y escuchó una voz débil. Se dio cuenta de que todavía había alguien en la llamada y se colocó el auricular en la oreja. Los gritos de ayuda de una mujer mayor lo sobresaltaron. Ella dijo que su vida estaba en peligro.

“¡Samuel, date prisa!”, gritó. "Creo que está en problemas... Hola, soy Miguel", dijo al teléfono. "Estaba pasando y vi que el teléfono no estaba en su lugar. ¿Puede oírme? ¿Hola?".

La voz de la anciana comenzó a desvanecerse lentamente. "Sí, hijo... soy Camila... quiero hablar con mi hijo", lloró. "Me estoy muriendo. No creo que lo logre".

Publicidad

Miguel y Samuel no tenían idea de lo que decía la mujer. "Por favor, cálmese. Le enviaré ayuda, ¿de acuerdo? Por favor, deme su dirección".

Camilla le dio a Miguel los detalles de su paradero y luego dejó de hablar por completo. Lo siguiente que escuchó el chico fue un fuerte estruendo.

"¡Dios mío, acabo de escuchar algo!", gritó. "Tengo que darme prisa. Te veré más tarde". Miguel estaba aterrorizado. Llamó al número de emergencia y explicó todo. Luego se dirigió a la dirección de la mujer en su bicicleta. Pero lo que vio cuando llegó allí hizo que un escalofrío recorriera su espalda.

Lee también: Hija le grita a su anciana madre en restaurante: le muestra respeto después de que la mesera interviene - Historia del día

Publicidad

La gente estaba reunida afuera de la casa de la mujer mayor. Se abrió paso entre la multitud y vio que la llevaban en una camilla a una ambulancia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ella tuvo un ataque al corazón", dijo una enfermera. "Tenemos que irnos pronto. Por favor, cedan el paso, todos".

"Gracias a Dios que llegaron a tiempo", suspiró. Se preguntó quién era la dama y por qué ese hombre le estaba gritando.

Intrigado por cómo resultaron las cosas, Miguel entró en la casa de la mujer para ver qué pasaba. Se quedó sin aliento en estado de shock después de ver una foto del hombre que vio en la cabina telefónica.

"Lo acabo de ver hace un rato", pensó. "¿Pero por qué le estaba gritando? Debo encontrarlo".

Miguel buscó los datos de contacto del hombre en el teléfono de la mujer mayor. Su teléfono no estaba bloqueado y vio que la penúltima llamada que hizo fue a un tal Andrés. Llamó al número, con la esperanza de encontrar pistas sobre lo que había salido mal.

Publicidad

"¿No te dije que no me volvieras a llamar?", gritó Andrés cuando tomó la llamada de Miguel, sin saber que no era Camila. "¡Ya no eres mi madre y no quiero ver tu cara! ¡Me voy para siempre! ¡Fuera de mi vida!".

Miguel se sobresaltó. "¿Hola, señor Andrés?", tartamudeó, y el hombre se alarmó.

"¿Quién eres tú? ¿Qué haces ahí en mi casa?", replicó.

Miguel le explicó todo a Andrés y cómo encontró su número en el teléfono de su mamá. "La llevaron al hospital, pero quería hablar contigo". Fue entonces cuando Andrés colgó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Eso es raro", pensó Miguel.

Al día siguiente, el chico decidió ver cómo estaba Camilla en el hospital y al llegar observó a Andrés, furioso, entrar en la habitación de la anciana. Temiendo lo peor, Miguel corrió tras él para detenerlo.

"¿Cómo te atreves a ocultarme esta verdad?", oyó la débil voz de Andrés. "Durante 25 años pensé que eras mi madre. Pero en realidad me adoptaste, y no lo habría sabido si no hubiera encontrado esos papeles de adopción en el ático".

Resultó que Andrés estaba furioso después de enterarse de que era el hijo adoptivo de Camila. La mujer había enviudado apenas un año después de casarse con su novio y no tenía hijos, por lo que adoptó a un bebé recién nacido abandonado por su madre. Todo esto había ocurrido 25 años atrás.

Publicidad

Aunque no quería ocultarle la verdad a su hijo, tampoco quería lastimarlo al revelar que ella no era su madre biológica.

"¡Viví y me reí contigo, y resulta que no eres la madre que me dio a luz!", gritó Andrés. "Te odio y no quiero volver a verte nunca más. Esta será la última vez que me verás. Me mudaré a otro estado y no te atrevas a llamarme".

En este punto, Miguel perdió la calma. Ya no podía ver a la mujer mayor, siendo criticada por no decirle a su hijo que era adoptado. Se armó de valor y entró furioso en la habitación para enseñarle al hombre grosero una lección contundente.

"¡Suficiente, Andrés!", gritó Miguel. "¿No te avergüenzas de lastimar a su pobre madre?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Oye, chico, ¿quién diablos eres tú? Mantente fuera de esto. Es entre ella y yo, ¡está bien!", precisó Andrés muy molesto.

Publicidad

"Lo sé. Pero solo quiero decirte una cosa. El hecho de que ella no te haya dado a luz no significa que no sea tu madre", comenzó Miguel mientras Andrés fruncía el ceño.

"Mi propia madre me abandonó en la puerta de un orfanato cuando tenía 3 años... Fui adoptado por una mujer amable un año después", dijo Miguel entre lágrimas. “Ella me crio, dio amor y educó”.

Caminó hacia la ventana y miró hacia atrás llorando. "Mi mamá me enseñó a resolver los problemas y ayudar a las personas que necesiten amor y cuidado. Esa mujer debe haberse sacrificado tanto para criarte. Ella no se merece un hijo desagradecido como tú".

Andrés no podía creer lo que escuchaba. Aunque fue bien educado y llevó una vida exitosa, estaba asombrado por su falta de conocimiento sobre el amor verdadero. Se sintió culpable y miró a su madre, que lloraba desconsoladamente.

Publicidad

"Deberías agradecerle por criarte como su hijo", agregó Miguel. "En cambio, casi la matas con tus palabras hirientes. Tu vida podría haber sido una pesadilla si ella no hubiera intervenido por ti. Los padres no son necesariamente quienes nos dan a luz. Son quienes nos crían y están ahí para nosotros”.

Andrés estaba llorando. Abrazó a su madre mientras lloraba de remordimiento y se disculpó con ella, prometiéndole ser un mejor hijo.

Miguel también tenía los ojos llorosos y decidió irse porque quería darle a la madre y al hijo su espacio para disfrutar de su reunión conmovedora. Pero justo cuando estaba a punto de salir de la sala, Camila lo llamó.

Publicidad

"Joven, ¿adónde vas?", dijo suavemente. "Ven aquí. No eres diferente a mi hijo. Eres un ángel". Las amables palabras de la mujer mayor conmovieron el corazón de Miguel. Corrió hacia ella y la abrazó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Cuando Camila se recuperó, Miguel la visitaba a menudo cada vez que tenía la oportunidad y disfrutaban juntos de un grato compartir.

Lee también: Adolescente adoptado descubre accidentalmente que su madre biológica ha vivido con él durante 18 años

Mientras tanto, Andrés decidió retribuir al orfanato que lo ayudó a encontrar una madre amorosa. ¡Donó el salario de un mes completo y abogó por la adopción para ayudar a los niños huérfanos y abandonados a encontrar buenas familias que los acogieran!

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los padres no son solo quienes nos dieron a luz, sino quienes nos criaron con amor y cuidado: Andrés estaba furioso con su madre después de enterarse de que era adoptado y decidió cortar los lazos con ella. No se dio cuenta de que el vínculo entre los padres e hijos no se trata solo de traerlos al mundo, sino de criarlos con amor en lugar de abandonarlos.

Publicidad

Cuando tengas la oportunidad de ayudar a alguien, no lo pienses dos veces antes de hacerlo: Cuando Miguel escuchó el grito de ayuda de una mujer mayor en el teléfono, no colgó ni lo ignoró. En cambio, le envió ayuda e incluso se aseguró de que estuviera bien.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana viuda viaja a otra ciudad y ve a trillizos que se parecen a su difunto hijo - Historia del día

13 de abril de 2022

Mujer echa a su hija embarazada: años después se entera de que su nieta es huérfana - Historia del día

20 de mayo de 2022

Hombre deja a su anciana suegra con pandilleros: regresa más tarde y no reconoce su casa - Historia del día

06 de junio de 2022

Comisario ve a su hijo arrestado en la estación de policía: decide encargarse del caso él mismo - Historia del día

16 de mayo de 2022