logo
Dos niñas pequeñas caminando por la calle | Foto: Flickr/bradhoc
Dos niñas pequeñas caminando por la calle | Foto: Flickr/bradhoc

Millonario se burla de pobre limpiador de ventanas: se entera de que es padre soltero de dos niñas - Historia del día

Georgimar Coronil
11 ago 2022
14:20

Nicolás, limpiador de ventanas, tuvo que llevar un día a sus hijas al trabajo. Estaba entreteniéndolas desde cierta altura cuando una de las pequeñas derramó su vaso de jugo sobre los zapatos de un empresario. El jefe se enteró, y a continuación ocurrió algo impactante.

Publicidad

"Oye, Carlota. Mira a papá", dijo Nicolás a su hija. Se balanceaba entre el segundo y el tercer piso del edificio de oficinas para el que trabajaba como limpiador de ventanas. Sus dos hijas, Janeth y Carlota, le observaban desde la seguridad de la planta baja y estaban fascinadas con la altura.

Nicolás intentaba hacerlas reír mientras la cuerda lo movía hacia arriba y hacia abajo. Carlota, la más pequeña de las dos, siempre se reía de sus travesuras, lo que hacía que su corazón se emocionara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Su madre había muerto dos años antes, y ambas eran demasiado pequeñas para recordarla bien. Convertirse en padre soltero había sido la parte más difícil de la vida de Nicolás, pero valía mucho la pena.

Publicidad

Su hermana intentaba ayudar, pero tenía una carrera y sus propios hijos que la necesitaban. Así que a veces, Nicolás se veía obligado a llevar a las niñas con él al trabajo, con la esperanza de que todo saliera bien.

Por suerte, llevaba meses haciéndolo y nadie había tenido problemas porque sus hijas se portaban bastante bien. Esta vez, sin embargo, debería haberles prestado más atención.

Las risitas salieron de la boca de Carlota, que empezó a aplaudir mientras sostenía un vaso de jugo en las manos. "Cuidado con el jugo, cariño", le advirtió suavemente. No quería que llorara si se derramaba. Pero ocurrió algo aún peor.

Su hija de tres años no paraba de reírse y de mover los brazos, lo que hizo que la bebida saliera volando de sus manos. Esto no sería un problema, si no fuera porque cayó sobre los zapatos de un hombre de negocios que había estado ocupado con su teléfono móvil y estaba a punto de entrar en el edificio.

"¡¿Qué...?!", gritó, mirando sus zapatos. Su rostro se levantó en dirección a la niña que había derramado su vaso de jugo y se puso rojo de ira.

Publicidad

Nicolás vio cómo Janeth abrazaba a su hermanita y llamó por radio a su compañero, que controlaba el andamio. Bajó a Nicolás rápidamente a la planta baja.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuando llegó a sus hijas, se puso delante de ellas. "Señor, lo siento mucho. Mi hija no estaba mirando. No tenía ninguna intención de hacer daño", se disculpó, inclinándose ligeramente para explicarse mejor.

"¿Decir lo siento arregla mis zapatos? ¡Son costosos! ¿Me vas a comprar un par nuevo? Por supuesto que no. No te los podrías permitir ni aunque trabajaras mil millones de años sin comer!", le espetó el empresario y Nicolás se quedó sorprendido por el insulto.

Nicolás agarró el bolso de sus hijas y sacó unos pañuelos de papel. "Deja que te ayude a limpiarlos", se ofreció, aunque ciertamente el hombre no se lo merecía. Pero tenía que hacer algo, o podría hacer que lo despidieran.

Publicidad

"¡No me toques! Tú y tus asquerosas hijas tienen que desaparecer de mi vista".

"Señor, eso no es justo, solo son niñas", se defendió, frunciendo el ceño ante el maleducado. Por mucho dinero que tuviera, no tenía por qué ser tan duro.

"¿Trabajas aquí?", preguntó el empresario, y cuando Nicolás asintió, sonrió maliciosamente. "No lo harás por mucho tiempo más. Tengo una reunión con el Sr. Alberto, ¡y me aseguraré de contarle sobre esta situación!".

Los ojos de Nicolás se abrieron de par en par, sorprendidos. El Sr. Alberto no solo era el dueño de la empresa, sino de todo el edificio y de varios más en esa zona de la ciudad.

De repente, el jefe directo de Nicolás, el señor Rojas, apareció. "Sr. Andrés, ¿está usted bien? ¿Qué está pasando?".

"¡Voy a decirle al Sr. Alberto que sus trabajadores son unos descuidados, unos inútiles y unos completos maleducados!", le dijo el empresario al otro hombre y entró en el edificio, pisando fuerte.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El Sr. Rojas miró a uno y otro lado, y Nicolás solo pudo encogerse de hombros, pero sus ojos mostraban todo el remordimiento del mundo. Su jefe siguió al empresario y, tras varios minutos, regresó. "Nicolás, tienes que ir al despacho del jefe".

"¿Qué? ¿El señor Alberto quiere verme? Si me van a despedir, que me lo digan", dijo, empezando a sudar.

"Quiere verte a ti y a tus hijas allí arriba. Ve rápido antes de que se enfade más. Al parecer, ese hombre iba a firmar hoy un importante acuerdo con el jefe. Es otro millonario, y le dijo explícitamente al señor Alberto que hay que despedirte de antemano", contó el señor Rojas, con los ojos tristes y derrotados. "Lo siento, amigo. No puedo hacer nada por ti. Sé que ni tú ni tus hijas tenían intención de hacer daño. Pero algunas de estas personas no son... tan amables".

Nicolás asintió e hizo un gesto para que sus hijas le siguieran. "No se preocupe, señor. Lo entiendo. Trataré de defender mi caso".

Durante el viaje en ascensor, Janeth habló: "Papá, ¿tenemos problemas?". Las dos hijas le miraron con los ojos muy abiertos, y Nicolás no pudo decirles la verdad.

Publicidad

"No, chicas. Vamos a reunirnos con el jefe y le explicaremos todo. Todo irá bien", les aseguró con una sonrisa falsa.

Finalmente, llegó al despacho del señor Alberto, el señor Andrés, estaba de pie con los brazos cruzados y una sonrisa arrogante.

El jefe estaba sentado en su escritorio. De repente se puso las gafas de lectura y tomó un papel de la mesa. "¿Nicolás Hernández?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Sí, señor. Ese soy yo", dijo, ajustándose ligeramente la camisa para lucir mejor ante ellos.

"Cuéntame qué ha pasado", exigió el señor Alberto, quitándose las gafas y mirándole fijamente con severidad.

Publicidad

Nicolás hizo todo lo posible por explicar la situación: cómo se columpió mientras trabajaba para entretener a las niñas y cómo Carlota derramó su zumo accidentalmente.

"¿Y por qué están sus hijas aquí? ¿Dónde está su madre? Esto es un lugar de trabajo", inquirió el Sr. Alberto, y el limpiador de ventanas agachó la cabeza, teniendo que explicar su situación en casa.

Cuando terminó, el jefe le miró sin comprender y observó la vista de la ciudad desde la ventana de su rascacielos.

Nicolás esperó las temidas palabras: "Estás despedido". Estaba sudando a través de su uniforme y pensando en los 156 dólares que tenía en su cuenta para pasar el mes, y eso si encontraba un nuevo trabajo.

La oficina estaba demasiado tranquila, y Nicolás aún podía sentir la arrogancia del empresario que probablemente tenía suficiente dinero para reemplazar esos zapatos fácilmente. Aun así, iba a privar a sus hijas de las necesidades básicas por un simple error.

Finalmente, el señor Alberto suspiró con fuerza y se levantó de su escritorio. El suspenso estaba matando a Nicolás y estaba a punto de abandonar cuando de repente sintió la mano del hombre mayor acariciando su hombro.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Está bien, muchacho. No te vamos a despedir. Estás trabajando duro para sacar adelante a tu familia, y esa es una cualidad que admiro mucho", afirmó el jefe, haciendo que los ojos de Nicolás se abrieran de par en par por la sorpresa. Entonces vio que el Sr. Alberto se acercaba al Sr. Andrés, cuyas manos también habían caído a los lados por la sorpresa.

"Señor Andrés, ¿crees que un par de zapatos es más importante que un hombre que intenta ganarse la vida para su familia?", preguntó retóricamente el jefe.

"Pero... pero", tartamudeó el empresario.

"¿Pero qué? Entraste en esta oficina con una actitud enorme, exigiendo que despidiera a un empleado bueno y leal por algo tan estúpido, ¿y pensaste que te escucharía? Yo vengo de la nada. Construí este imperio con sudor, lágrimas y sangre. ¡Lo hice todo por mi familia! ¿Y tú lo haces para qué? ¿Para presumir de ropa demasiado cara? Nuestro trato se cancela. Mi empresa nunca trabajará con gente como tú. Por favor, vete", dijo el Sr. Alberto, sorprendiendo a Nicolás.

Publicidad

Entonces el señor Alberto se dirigió a Nicolás. "Oye, si alguna vez lo necesitas, tus hijas pueden quedarse aquí arriba para que puedas trabajar sin preocupaciones. Tengo nietas, así que aquí guardo libros para colorear y también pueden ver la televisión o echar una siesta", le aseguró el jefe. "Ahora, puedes volver al trabajo".

Nicolás casi se inclinó ante el hombre, agradeciéndole su comprensión, y salió de su despacho con las niñas para continuar su jornada laboral.

Pero a partir de entonces, subía y las dejaba en la oficina del señor Alberto, y a ellas les encantaba, sobre todo cuando Nicolás limpiaba las ventanas de fuera y por fin podían verlo de cerca desde gran altura. Los saludaba y les ponía caras divertidas, y de vez en cuando, veía que el jefe también sonreía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Un buen jefe valora a sus empleados y los protege: El Sr. Alberto comprendió que un padre trabajador como Nicolás era más esencial en su empresa que un millonario arrogante que no entiende lo que es realmente valioso en la vida.

  • Nunca hay que hacer sentir a alguien menos por su trabajo o por lo que gana: El empresario fue maleducado con Nicolás y sus chicas. Pero luego aprendió una gran lección y acabó echando a perder el trato con el señor Alberto.

Comparte esta historia con tus amigos. Podrías alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposo se burló de mi cuerpo posparto en su fiesta de empresa - Al día siguiente, su jefe lo hizo arrepentirse

06 de junio de 2024

Mujer mayor renuncia a su trabajo de toda la vida tras pelearse con jefe, vuelve a la oficina para despedirlo - Historia del día

31 de mayo de 2024

Indigente conquista el corazón de un hombre rico - Historia del día

18 de junio de 2024

5 historias de cuando los ricos deciden intimidar a los pobres y reciben karma instantáneo

07 de mayo de 2024

Gerente obligó a mesera a servir sobras a cliente extranjero, la vida le dio una lección de inmediato - Historia del día

27 de junio de 2024

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

3 historias de cómo disfrazarse de otra persona ayudó a la gente a descubrir la verdad

09 de abril de 2024

Jefe encuentra prueba de embarazo - Historia del día

06 de mayo de 2024

Marido engaña a su esposa con su secretaria y el karma le devuelve el golpe - Historia del día

27 de marzo de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

Un asesor bancario se burló de mi esposa puérpera tras ver su documento de identidad - Volví días después para darle una lección

19 de junio de 2024

Cajera se entera de que es propietaria de una empresa de 3,8 millones de dólares tras encontrar un testamento a su nombre - Historia del día

13 de junio de 2024

Novia huye de su propia boda tras recibir misterioso regalo de bodas - Historia del día

25 de junio de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024