logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer lleva a casa a su muy esperado bebé: su madre con ceguera afirma que no es su nieto - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 ago 2022
05:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Carla y Francisco intentaron tener un bebé durante muchos años y lo lograron a los 40 años. Pero cuando llevaron al bebé a conocer a la madre ciega de Carla, la mujer mayor negó con la cabeza, alegando algo escandaloso. Pero luego sucedió algo aún más impactante.

Publicidad

Los que han lidiado con la infertilidad conocen el tipo de milagro que es cuando finalmente pueden tener su preciado retoño en sus brazos. Así se sintió Carla al sostener a su bebé por primera vez. Su parto había sido aterrador y doloroso, por lo que le pusieron anestesia y se despertó 24 horas después del nacimiento.

"Este es el mejor momento de mi vida", dijo, con lágrimas en los ojos mientras sostenía a su hijo en sus brazos y lo besaba en la frente, la nariz, los ojos, en todas partes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Nuestro mejor regalo", expresó su esposo y ella sonrió.

"Tienes razón", respondió ella y se concentró en su bebé, que de hecho era un milagro. Habían estado lidiando con la infertilidad y se habían sometido a tratamientos durante mucho tiempo. Finalmente, a los 40 años, consiguieron a su hijo, y ella lo iba a querer mucho.

En el camino desde el hospital, Francisco recordó que no habían comprado pañales y se disculpó. "No te preocupes, cariño. Solo déjame y ve a comprarlos. Mamá está allí y probablemente no dejará ir a este hermoso niño", dijo Carla y se giró para sonreírle a su bebé en el asiento trasero, emocionada para presentarle a Aurora.

Publicidad

La mujer mayor era ciega pero completamente independiente, y había criado a Carla mientras perdía lentamente la vista debido a una enfermedad degenerativa. Vivía con ellos y tenía un don especial. Podía sentir cosas que otros no, e incluso Carla no podía entender nada. Pero sabía que sería la mejor abuela del mundo.

"¡Mamá! Estoy en casa. ¡Es hora de un tiempo de abuela!", gritó.

"¡Oh, Dios mío! ¡Estás aquí! Dame a mi nieto", dijo Aurora desde el sofá. Había estado tejiendo algo con hilo azul, pero lo dejó a un lado y extendió los brazos. Sus manos se abrieron y cerraron en la dirección de Carla, así que se apresuró a darle el bebé.

Publicidad

"Es tan perfecto. No puedo creer cuánto lo amo. Lo llamamos Daniel", reveló, poniendo al bebé en los brazos de su madre y esperando verla maravillarse con deleite. Pero eso no sucedió. Aurora se congeló mientras sostenía al bebé. "Mamá, ¿qué pasa? ¿Estás bien?".

"Carla, yo...", la mujer mayor tropezó con sus palabras y comenzó a estrechar sus manos. Un dedo subió y tocó suavemente la frente del bebé. "Este no es tu bebé. Vuelve al hospital".

Lee también: Pareja devastada descubre que su bebé no es suyo: tienen que entregarlo poco después del nacimiento

"¿Qué? Mamá, eso es una locura", dijo Carla, sorprendida. "Huélelo. Te calmará. Sé que esto es nuevo e inesperado, pero ese es nuestro bebé".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La mujer mayor no quería escuchar. Ella negó con la cabeza y extendió los brazos para devolver al bebé. "Ese no es mi nieto. Algo pasó en el hospital. ¡Ve a averiguarlo!".

Publicidad

Los ojos de Carla se humedecieron, pero esta vez, estaba angustiada. No podía creer la reacción de su madre. Esto fue tan extraño. Agarró a su hijo y lo abrazó con fuerza, sin entender este rechazo y sintiendo una enorme necesidad de gritar.

Después de todo el dolor, la ansiedad, los desequilibrios hormonales y la desesperación en cada prueba de embarazo negativa decepcionante, finalmente tuvo a su bebé. Y su propia madre no lo quería. "Mamá, por favor", sollozó.

"¡Hola, hola, señoritas! Estoy de regreso. Oh, esperen, ya no soy el único hombre en la casa, ¿verdad? ¡Tenemos a nuestro pequeño Daniel!", dijo Francisco alegremente, entrando por la puerta principal, al volver de comprar pañales.

Publicidad

Pero su sonrisa se desvaneció cuando sintió la tensión en la habitación. "¿Qué está pasando? ¿Carla? ¿Le pasa algo al bebé?".

Antes de que pudiera responder, Aurora interrumpió. "¡Ese bebé no es mi nieto! ¡Debes volver al hospital! ¡Ahora!".

Los ojos de Francisco se abrieron en estado de shock. "Aurora, por favor, cálmate". Carla corrió con el bebé a su habitación y él la siguió. Pensó que nunca tendría que revelar la verdad.

Había escuchado historias sobre los sentidos de Aurora, pero nunca las creyó. La mujer mayor era sabia y no del todo equivocada. Vio a su esposa llorando desesperadamente con el bebé en brazos en su cama, y ​​su corazón se rompió. Tenía la esperanza de ahorrar algo de dolor, pero era hora de revelar la verdad.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Puedes creerle? No entiendo", se lamentó Carla y comenzó a mecer al bebé mientras las lágrimas seguían fluyendo.

Publicidad

"Carla, hay algo que tengo que decirte", dijo Francisco, y su esposa lo miró a los ojos. "Algo pasó en el hospital. Cuando estabas dormido por la anestesia".

La verdad que Francisco había tratado de ocultar era que su bebé murió durante el parto, y fue una angustia que Carla no habría podido soportar. Francisco también murió un poco a causa del dolor y la idea de tener que decirle cuándo despertara la trágica noticia. Después de todo el arduo trabajo por el que pasó y su embarazo, no parecía justo.

Unos bomberos habían traído a un bebé que habían entregado en la estación, y vio que las enfermeras y los médicos lo atendían. Pensó que el bebé necesitaba padres. Cuando llegó la trabajadora social, habló con ella de inmediato, explicándole su situación y preguntándose si podrían adoptarlo de alguna manera.

Publicidad

Para su sorpresa, la amable trabajadora social estuvo de acuerdo y lo registraron a él y a Carla como los padres del bebé. "Es muy inusual, pero esta vez haré una excepción porque el sistema está muy lleno", dijo la funcionaria, y Francisco no podía creer su suerte.

Sus lágrimas se habían escapado después de terminar la historia, pero Carla había dejado de llorar para entonces. "Oh, Dios mío", respiró ella. Sus lágrimas volvieron a fluir cuando se dio cuenta de que el bebé que había llevado durante meses se había ido. Aunque amaba al bebé que sostenía, necesitaba un momento para llorar al precioso ser que había amado y perdido.

Después de unos minutos de silencio, Francisco habló y se secó las lágrimas. "Me alegro de haberte dicho. Pensé que podría mantener esto en secreto, pero es mucho mejor así. Sin embargo, él es nuestro hijo. Ahora es nuestro. Oficialmente. Debe haber sido el plan de Dios porque apareció solo una hora después de que perdimos al nuestro”.

Publicidad

Carla lo interrumpió, poniendo su mano en su brazo. "Hiciste lo correcto. Solo necesitas decirle a mamá la verdad porque debe estar enferma de preocupación".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Francisco asintió y se dirigió a la sala para explicarle todo a Aurora, quien lloró con la noticia. "Oh, cielos. Pensé que mis instintos estaban equivocados, pero sabía que algo andaba extraño", dijo la mujer mayor.

"Pero Aurora, él es nuestro hijo. Un verdadero hijo. Ahora", insistió Francisco. Lo habían adoptado, incluso de esta manera astuta y secreta. Él era su hijo.

"Lo entiendo. Lo que sentí fue tan confuso que entré en pánico, y lo siento mucho. Puedes decirle a Carla que lo mencione para que pueda volver a ver a mi nieto como es debido", solicitó Aurora, y Francisco finalmente sonrió.

Lee también: Pareja se va a casa con solo uno de los mellizos recién nacidos: deja a bebé con síndrome de Down con la madre subrogante

Publicidad

Carla entró en la sala de estar y volvió a colocar al bebé en los brazos de su madre. Esta vez, era tan hermoso como lo había imaginado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca le guardes secretos a tu cónyuge, incluso si crees que le ahorrarás algo de dolor: Francisco debería haber sido honesto con su esposa desde el principio para que no se sorprendiera con las palabras de Aurora.

Algunas cosas están destinadas a suceder, incluso con alguna angustia: Dios tenía un plan para esta familia porque justo después de perder a su bebé, un recién nacido abandonado se cruzó en su camino. Estaba destinado a suceder.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

"¡Papá, ayudemos a este anciano lloroso!", dice niño y el padre reconoce al hombre de su pasado - Historia del día

29 de junio de 2022

Papá solitario echa a su hija embarazada: 38 años después, nieto lo visita en asilo de ancianos - Historia del día

21 de julio de 2022

Novio llega a la iglesia y ve a su novia casándose con otro hombre - Historia del día

20 de mayo de 2022

Anciana ve a niño y a su hermanita solos junto al océano durante 2 días seguidos y los sigue - Historia del día

08 de junio de 2022