logo
Flickr / Brian Teutsch
Fuente: Flickr / Brian Teutsch

Adolescente se muda a casa de abuela pobre para cuidarla: halla fajos de billetes en un viejo sofá - Historia del día

Georgimar Coronil
29 ago 2022
19:55
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

A pesar de la negativa y la amenaza de su madre, un adolescente se traslada a casa de su abuelita para cuidarla. Una noche, encontró escondida en un viejo sofá una misteriosa caja que le cambiaría la vida.

Publicidad

Margarita se mudó a un barrio apartado para disfrutar de su vida tranquilamente. Era viuda y, en algún lugar de su corazón, sabía que sus dos hijos, Nancy y Javier, la cuidarían.

"Son mis hijos. Nunca me abandonarían porque he hecho mucho por ellos y me quieren", pensaba a menudo Margarita, segura de sus hijos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Nancy y Javier visitaban a menudo a su madre, pero solo hablaban de su dinero y nada más. Sabían que Margarita había ahorrado una gran cantidad de dinero en el banco y competían por ganarse su atención. Pero las cosas se torcieron cuando Nancy cogió la tarjeta de su madre para pagar una transacción por Internet, que fue rechazada.

"¿Mamá? ¿Qué ha pasado con tu tarjeta? Estaba pagando mis zapatos y me la han rechazado", dijo Nancy. "¿Qué pasa?".

"¿Qué has hecho con tu dinero, mamá?", añadió Javier. "Nancy solo intentaba pagar 250 dólares, pero no quiso pasar".

"Lo siento, queridos, pero me he gastado todo mi dinero", dijo Margarita. "Ahora solo tengo 5 dólares en mi cuenta".

Publicidad

Lee también: Mujer cuida a su pobre abuela cuando todos le dan la espalda: halla su testamento tras su muerte - Historia del día

"¿Te lo has gastado todo?", preguntaron enfadados los hijas. "¿Por qué no nos lo dijiste? ¿Qué necesidad tenías de gastar todo ese dinero?".

Margarita se negó a contestarle a sus hijos y les dijo que no volvieran a hablar de ese dinero. Pero nunca imaginó que ellos decidirían apartarla de sus vidas tras enterarse de que no tenía capital.

A partir de ese día, Margarita no volvió a saber nada de ellos. Nunca respondieron a sus llamadas y se negaron a hablar con ella cada vez que iba a visitarla. Con el tiempo, Margarita se dio cuenta de que ya no la querían cerca y aceptó la amarga verdad.

Publicidad

"Mamá, ¿por qué no hemos visitado a la abuela? Prometimos limpiar su casa todos los fines de semana", preguntó un día Tomás, el hijo de Nancy, de 14 años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Que se ocupe ella misma", se enfadó Nancy. "Tenemos mucho trabajo y no podemos perder el tiempo cuidándola... ¿Por qué tenemos que molestarnos por ella para nada?".

Tomás estaba molesto, y su madre le prohibió ir a visitar a su abuelita.

"Si me desobedeces, tendrás que olvidarte de tu bicicleta de montaña y de tu dinero", le amenazó.

Aunque el chico quería ayudar a su abuela, no podía desobedecer a su madre. Mientras tanto, la salud de la pobre Margarita empezaba a desmejorar y pensó que sus hijos la ayudarían.

"Cariño, estoy enferma”, escribió en un mensaje a sus hijos. "Me resulta difícil cocinar y limpiar sola. Estaría bien que uno de ustedes se quedara conmigo unos días hasta que me recupere".

Publicidad

Nancy y Javier eran vecinos y conversaron sobre el mensaje de su madre.

"No voy a ir... ¿Vas a ir tú? Puedes hacerlo si quieres... Pero no estoy dispuesta a cuidar de nuestra madre gratis", refunfuñó Nancy.

"Yo tampoco. ¿Quién quiere hacer un servicio gratuito? Puede que sea nuestra madre, pero aún necesitamos saber qué hizo con su dinero. Yo quería una parte de él, y ahora todo se ha esfumado", se enfadó Javier.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Los hermanos fruncieron el ceño, sin saber que Tomás lo había escuchado todo.

"¿Vas a ir a casa de tu abuela?", preguntó Nancy con enfado al chico tras verle hacer las maletas. "¿Te has olvidado de tu bicicleta de montaña y de tu asignación? ¿Cómo te atreves a desobedecerme?".

Tomás se mantuvo firme y argumentó que su abuelita era más importante para él que cualquier otra cosa.

"Me voy. No hay nada más valioso para mí que ella. Nos quiere a todos y me da pena que ahora tenga que sufrir sola", dijo Tomás mientras salía furioso de su casa.

Lee también: Hijo envía a su madre a hogar de ancianos en taxi con un chofer joven y se retuerce de envidia tiempo después - Historia del día

Publicidad

"¡Uf, la casa de la abuela apesta! Huele a almizcle!", dijo su hermano mayor Nicolás, frunciendo el ceño. "¡Estoy seguro de que pronto volverás corriendo con nosotros, Tomás! Buena suerte!".

Pero Tomás estaba decidido, así que los ignoró. Cuando llegó a la puerta de Margarita, tiró su bolso y corrió hacia ella llorando.

"¡Abuela, por favor, perdóname! No sabía que mi mamá y mi tío te estaban evitando. Por favor, permíteme quedarme contigo y cuidarte".

Conmovida por las palabras de su nieto, Margarita le permitió quedarse, pero le preocupaba que se sintiera incómodo en su pequeña casa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Hijo, solo tengo una cama que estoy usando. ¿Te importaría dormir en un viejo sofá?", le preguntó tímidamente a Tomás.

Publicidad

"¿Por qué no, abuela? Estoy cómodo mientras esté contigo. Incluso si me pides que duerma en el suelo, ¡lo haré encantado por ti!".

Margarita se emocionó y derramó lágrimas de alegría. Poco después, acondicionó el salón con un viejo sofá que necesitaba un poco de costura. Más tarde, los dos pasaron mucho tiempo lavando platos y cocinando. Incluso iban a su parque favorito y charlaban mucho.

A Tomás le encantaba estar con su abuela, rodeado de su amor y sus bendiciones. Suspiró y se sintió orgulloso antes de dejarse caer en el sofá para descansar bien. Sin embargo, sintió algo debajo del cojín.

"¿Qué es esto?", gritó cuando vio un agujero debajo del mueble. Tomás pasó las manos por la oscura cavidad y saltó hacia atrás sorprendido al sentir algo parecido a una caja de madera.

Publicidad

Curioso y asustado, el chico sacó la caja. Había una nota y fajos de billetes cuidadosamente apilados en ella.

"Esta letra me resulta familiar", murmuró mientras la cogía para leerla.

"Si has encontrado este dinero, es que realmente te preocupas por mí. Me complace saber que me quieres a mí y no a mi dinero. Quiero que sepas que la riqueza no lo es todo. Lo que más importa es el amor y el cuidado. Y como me amas por lo que soy, mereces quedarte con mis 100.000 dólares. Con amor, Margarita".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Resultó que Margarita había retirado todo el dinero de su cuenta bancaria para legarlo a la persona que la amara y cuidara.

Desgraciadamente, sus dos hijos no pasaron la prueba, y solo un nieto llegó a su corazón. Ahora era el momento de poner en marcha la segunda parte de su plan.

Tomás se apresuró a acudir a ella al día siguiente y le informó sobre el dinero. Orgullosa de su honestidad, Margarita le reveló que había escondido intencionadamente el dinero dentro del sofá para dárselo solo a los más merecedores.

La noticia de la repentina riqueza de Tomás llegó a oídos de su madre y su tío. Estos decidieron ganarse el favor de su madre, con la esperanza de obtener una parte del dinero. Pero Margarita tenía otros planes.

Publicidad

Lee también: Abogado rico se burla de mujer pobre que limpia en restaurante: ve de cerca su rostro y nota que es idéntica a él - Historia del día

Al día siguiente, Margarita y Tomás se reunieron con el abogado de ella y firmaron los papeles necesarios. Según el testamento de Margarita, los 100.000 dólares solo serían para Tomás en cuanto cumpliera los 18 años. Únicamente él tendría derecho al dinero, y nadie, ni siquiera su madre, recibiría un centavo de él.

Tras conocer el testamento de su madre, Nancy y Javier se pusieron furiosos. Aun así, pensaron que podrían intentar convencerla de que no lo hiciera.

"Mamá aún está viva y tenemos mucho tiempo para hacerla cambiar de opinión", le dijo Nancy a Javier cuando iban a visitar a su madre.

Publicidad

"Tienes razón. Tenemos que convencerla de que modifique el testamento antes de que se muera. Es nuestra madre y se derretirá con nuestro amor", rio Javier. Los hermanos se confabularon para convencer a Margarita de que cambiara su testamento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Mamá, nos alegramos de que estés bien!", dijo Nancy, extendiendo un cálido abrazo a su madre.

"Mira lo que tenemos para ti... Tu pastel favorito y estos chales para mantenerte caliente", añadió Javier.

Para su sorpresa, Margarita no estaba nada contenta.

"¿MADRE? Lo siento, pero ¿los conozco?", se burló Margarita. "Solo tengo una familia, mi nieto, y nadie más. Pueden irse o llamaré a la policía".

Margarita dio un portazo a Nancy y Javier, que no tuvieron más remedio que alejarse, abatidos.

"Todo es culpa tuya", le reprochó Javier a su hermana.

Publicidad

"¿Ah, sí? Podrías haber usado tu cerebro en lugar de escucharme, perdedor”, replicó Nancy.

Mientras tanto, Tomás se quedó con su abuela y la cuidó. Cortó los lazos con su avariciosa madre y su tío y no podía ser más feliz estando cerca de su abuela.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad
¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tu futuro depende de tus buenas acciones: Después de enterarse de la cuenta bancaria vacía de su madre, Nancy y Javier se negaron a cuidar de ella. Por ello, perdieron la fortuna de 100.000 dólares que tenía Margarita.

Lo que le hagas a tus padres se volverá contra ti: Los hijos de Margarita la ignoraron y odiaron después de descubrir que había vaciado su cuenta bancaria. Al final, el hijo de Nancy, Tomás, se convirtió en el heredero legal de Margarita y cortó los lazos con su madre por ser cruel con su abuela.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chico es el único que asiste al funeral de la abuela, a pesar de que ella lo desheredó - Historia del día

14 de agosto de 2022

Niño de familia pobre ayuda a anciana a encontrar sus gafas: ella camina 8 km para darle de comer en agradecimiento - Historia del día

25 de junio de 2022

Anciana ve a niño y a su hermanita solos junto al océano durante 2 días seguidos y los sigue - Historia del día

08 de junio de 2022

Hijo envía a su madre a hogar de ancianos en taxi con un chofer joven y se retuerce de envidia tiempo después - Historia del día

12 de junio de 2022