logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijos abandonan a su madre en una residencia para ancianos y venden su casa: el nuevo dueño le devuelve las llaves - Historia del día

Vanessa Guzmán
05 sept 2022
03:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cegados por la codicia y el amor por el dinero, los hijos de una anciana viuda la echaron de su propia casa, la vendieron y la enviaron a un hogar de ancianos. Unos días después, el nuevo propietario le devolvió las llaves de su vivienda con una nota conmovedora que la hizo abrazarlo y llorar.

Publicidad

Mirtha, usuaria de silla de ruedas de 80 años, siempre se preocupó de que sus hijos, Simón y Claudio, la enviaran algún día a un hogar de ancianos, pero ellos prometieron que no lo harían. “Nunca te haríamos esto, mamá”, aseguraron.

Lamentablemente, tales promesas se convirtieron en polvo solo dos días antes del cumpleaños número 81 de la ingenua madre, cuando Simón y Claudio le entregaron algunos documentos sobre un hogar de retiro para personas de la tercera edad y de pronto el mundo cambió bajo sus pies.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Pero Simón, ¿por qué debería mudarme allí?", preguntó la anciana sorprendida. "Claudio, ¿tú también estás en esto? ¡Ambos prometieron que nunca me harían algo así!".

Pero sus hijos no estaban dispuestos a escucharla. Ella les rogó que no la sacaran de su hogar, a pesar de que la casa era de su difunto esposo y él se la había dejado a ella. Pero Simón y Claudio estaban cegados por sus deseos materiales e ignoraron las súplicas y lágrimas de su madre.

"Escucha, mamá", sonrió Simón. "Sabemos que esta es tu casa, pero no puedes quedarte sola aquí. Sabes que es difícil para nosotros visitarte todas las semanas. Ya hemos hecho arreglos con el asilo de ancianos y allí te cuidarán mejor. Te visitaré una vez al mes, ¿de acuerdo?".

Publicidad

"¿Visitarme? No soy un invitado. ¡Soy tu madre!", dijo llorando la pobre Mirtha. Se sintió derrotada. Miró alrededor de la casa, acosada por los hermosos recuerdos de su familia una vez unida bajo ese techo. Con el corazón apesadumbrado, empacó sus cosas y se preparó para mudarse al hogar de ancianos, para deleite de sus hijos.

Dos días después, llevaron a Mirtha a un centro de enfermería en el centro de Pittsburgh, a unos 30 kilómetros de su casa. Estaba destrozada, y lo que la atormentaba profundamente era cómo Simón y Claudio planeaban vender su amada casa para comprar autos nuevos y joyas para sus esposas.

"¿Quieren vender mi casa?", les preguntó con lágrimas. "Pero me dijeron que se encargarían de ello cuando me pidieron que firmara aquellos papeles y me mudara a la residencia para mayores".

Publicidad

"Mamá, ¿puedes dejar de hablar de esa casa? Sí, te dijimos que nos encargaríamos, pero también tenemos otras cosas con las que lidiar. La venderemos, ¿de acuerdo?", dijo Claudio, y frunció el ceño.

Lee también: Hijo lleva a su madre a hogar de ancianos: regresa a casa y halla sus maletas en la puerta - Historia del día

La pobre Mirtha estaba angustiada, imaginando que su preciada casa pronto no estaría más. Se mudó a la residencia, y cortó relación con sus hijos. Estaba tan herida y se sentía abandonada por ellos, a quienes había criado con todo su corazón y alma.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Alrededor de una semana después, Beltrán, el hijo de 27 años de Simón, regresó a casa. Después de graduarse como arquitecto, se mudó a una gran ciudad, pero fue transferido a una sucursal regional en su lugar natal y estaba encantado de vivir con su familia.

Durante una cena familiar, Beltrán notó que su abuela no estaba. Curioso, le preguntó a su papá y a su tío dónde estaba ella. "Me dijiste que la abuela se quedaba en casa todos los martes y miércoles. Pero no la veo aquí hoy. Es martes, ¿verdad?", preguntó. "¿Dónde está ella?".

Simón y Claudio estaban un poco sorprendidos y sin palabras. No le habían dicho nada a Beltrán.

Publicidad

"¿Qué pasa, papá? Tío Claudio, ¿qué está pasando? ¿Dónde está la abuela? Espera, déjame llamarla".

Beltrán llamó al número de Mirtha, pero estaba desconectado.

"Extraño. La abuela nunca apaga su teléfono. Marcaré el teléfono fijo", murmuró y llamó al teléfono fijo, pero ya estaba desconectado.

"Papá... tío Claudio... ¿Qué está pasando? ¿Me lo van a decir o tengo que averiguarlo?".

Incapaz de ocultar la verdad, Simón le reveló el paradero de Mirtha a su hijo. "Dijo que no quería ser una carga para nosotros... por eso nos vimos obligados a dejarla allí".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¿Dejaste a la abuela en un hogar de ancianos?", preguntó Beltrán enfurecido. "¡Qué despiadados y malvados son ustedes dos! ¡Estoy tan avergonzado de ustedes! ¡La abuela nunca dejaría esa casa porque era el regalo de despedida del abuelo para ella!".

Publicidad

Beltrán salió furioso de la casa y condujo para buscar a Mirtha.

"Abuela, ¡siento mucho que te haya pasado esto!", lloró después de ver a Mirtha en el hogar de ancianos. "No puedo dejarte aquí".

Aunque Mirtha estaba enojada y molesta con sus hijos, sabía que su nieto era inocente y lloró al verlo. Beltrán estaba tan furioso con su padre y su tío, y le prometió a su abuela que arreglaría todo pronto.

"Pero, ¿cómo vas a hacer eso?", dudó la abuela. "Tu papá y tu tío son tercos y ya vendieron la casa... He aprendido a aceptar las decepciones y dejar las angustias, cariño. Está bien. Y me alegra tener al menos una persona que se preocupe por mí".

Publicidad

Pero Beltrán estaba decidido. Después de consolar a su abuela, salió inmediatamente a buscar al hombre que había comprado la casa.

"¿Quieres volver a comprar esta casa?", preguntó el nuevo propietario. Alfredo Torres exclamó conmocionado después de que Beltrán le propusiera comprarla. "Para que lo sepas, lo compré por $238.000 y gasté $20.000 en renovaciones y reparaciones".

Beltrán estaba decidido a comprar la casa a cualquier precio. Le ofreció a Alfredo $300.000 por la casa. “Solo la quiero de vuelta. Por favor, Sr. Torres. Trate de entender", negoció.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Alfredo estuvo de acuerdo y el trato quedó sellado. Ahora todo lo que Beltrán tenía que hacer era prepararse para la sorpresa.

Más de dos semanas después, Beltrán pagó el monto total y recuperó la casa de su abuela. Tuvo la suerte de volver a comprarla a tiempo porque Alfredo había planeado alquilarla.

Más tarde, esa noche, Beltrán visitó a Mirtha en el hogar de ancianos y le pidió que hiciera las maletas. La anciana estaba confundida y no tenía idea de a dónde la estaba llevando. En el fondo, esperaba que él no la llevara a su casa donde vivían sus hijos. Ella no quería volver a verlos.

"Ya verás a dónde vamos, abuela", dijo Beltrán mientras tomaba la ruta hacia la casa de Mirtha.

Publicidad

"Esta ruta lleva a mi casa", exclamó la anciana. "Pero, ¿por qué vamos allí? Esa casa ya no es mía".

Beltrán permaneció con los labios apretados y solo sonrió, esperando ver la reacción de su abuela más tarde.

Momentos después, se detuvieron frente a la casa de Mirtha y ella no pudo contener las lágrimas. Se quedó mirando su casa, sorprendida, mientras Beltrán la ayudaba con su silla de ruedas.

Ella sintió una gran emoción. Justo cuando se ahogaba en los recuerdos, Beltrán la abrazó y le entregó las llaves de la casa junto con una nota.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿Qué está pasando?", preguntó Mirtha. "Oh, cariño... ¿Compraste esta casa? ¿Son estas las llaves de mi casa? Oh, mi nieto... por favor dime que no estoy soñando".

Mirtha estaba aún más abrumada cuando leyó la nota:

"Abuelita, no estaría aquí contigo hoy si no te hubieras sacrificado tanto para criar a mi papá y a mi tío. Desafortunadamente, nunca llegaron a ser buenos hijos. Pero prometo ser un buen nieto y haré cualquier cosa para ver esa sonrisa en tu cara. Nunca dejaré que nadie te quite tus recuerdos. ¡Esta casa es toda tuya! Con amor, Beltrán".

Lágrimas de alegría corrieron por el rostro de Mirtha mientras abrazaba a Beltrán, agradecida de tener un nieto como él. Él estaba igualmente conmovido hasta las lágrimas. Le dijo que la casa le pertenecía sólo a ella.

Publicidad

"La he restaurado para que se vea exactamente como lo dejaste, abuela", dijo. "Las fotos del abuelo y tus plantas de interior favoritas cerca de tu sillón están justo donde las dejaste".

Fue el día más feliz de la vida de Mirtha. Pasó sus manos por las paredes lisas de su casa y rodó por todos los rincones, llorando de emoción. Como una alegría adicional, Beltrán se mudó con ella porque quería asegurarse de que su padre y su tío nunca volvieran a molestar a su amada abuela.

Simón y Claudio luego se disculparon con su madre, pero la angustia que le infligieron fue más profunda que su arrepentimiento. Mirtha se negó a hablar con ellos, diciendo que solo el tiempo lo curaría todo.

Publicidad

En cuanto a Beltrán, cortó los lazos con su padre y su tío. Estaba decidido a tratarlos como trataron a su pobre abuela y nunca los perdonó. Incluso quería demandarlos, pero después de que Mirtha le dijo que no lo hiciera, descartó la idea y supo que no hacer contacto le dolería aún más.

Lee también: Hijo envía a su madre a un hogar de ancianos y solo la visita llorando tras 15 años - Historia del día

En última instancia, se convirtió en una valla protectora alrededor de su amada abuela hasta su último aliento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tus mayores no son una carga, así que ámalos y respétalos: Simón y Claudio le habían prometido a su madre que nunca la dejarían en un hogar de ancianos. Pero cegados por sus deseos mundanos, la enviaron a un asilo y vendieron su casa. Carecían del amor y el cariño que su madre merecía en la vejez y solo la consideraban una carga.

Tus hijos te tratarán de la misma manera que tratas a tus padres: Cuando Beltrán se enteró de que su padre y su tío enviaron a su abuela a un hogar de ancianos y la expulsaron de su casa, se puso furioso. Recuperó la propiedad para ella y cortó los lazos con su padre y su tío. Se mudó con su abuela para protegerla.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Adolescente se muda a casa de abuela pobre para cuidarla: halla fajos de billetes en un viejo sofá - Historia del día

29 de agosto de 2022

Anciano lloroso llama a nieta que no ha visto en años y le ruega que vaya a su casa - Historia del día

29 de mayo de 2022

Hombre humillado por vivir con su abuela discapacitada se da cuenta de que ella desapareció de su casa - Historia del día

06 de mayo de 2022

Hombre de 87 años regresa a casa del hospital y ve que sus cosas han sido sacadas a la calle - Historia del día

01 de junio de 2022