logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre hombre adopta a una anciana y la hace parte de su familia: sus 10 hijos aparecen tras su muerte - Historia del día

Mayra Pérez
09 sept 2022
19:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre pobre encontró a una mujer mayor varada en la calle y la llevó a su casa a vivir con su familia. No podía imaginar que sus hijos llegarían a su puerta con una extraña petición después de su muerte.

Publicidad

“Tengo que llegar a casa antes de que empiece a llover”, murmuró Eduardo mientras evitaba el tráfico una noche después del trabajo. Estaba exhausto después de un largo día en la fábrica de procesamiento de madera.

Justo cuando el padre de tres cruzaba la calle a toda velocidad, vio la figura frágil de una anciana en la acera. Estaba debajo de la farola, sosteniendo su andador con ruedas como apoyo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

Parecía que no podía caminar más y estaba a punto de colapsar...

“¡Oiga, espere! ¡Señora, por favor, tenga cuidado!... ¡Espere, ya voy!”, gritó Eduardo, e inmediatamente se detuvo cerca de ella.

La sostuvo justo a tiempo y primero la hizo sentarse en la acera. “Tome, tome un poco de agua. ¿Está bien?”.

La mujer bebió un poco de agua y miró desesperada el largo camino. Suspirando, se levantó y agradeció a Eduardo, preparándose para caminar hasta donde sus frágiles piernas pudieran llevarla.

“Espere un momento... Me dirijo en esa dirección. ¿Quiere que la lleve?”, preguntó Eduardo, preocupado por dejar sola a la mujer cuando estaba a punto de empezar a llover.

Publicidad

“Hijo, gracias por tratar de ayudar a esta vieja mujer. Pero mi destino no está claro. No sé hacia dónde voy”, respondió, mientras Eduardo, confundido, se preguntaba de qué estaba hablando.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

“Si usted me da una la dirección, estaré encantado de llevarla. Soy Eduardo”, insistió.

La anciana no pudo contener las lágrimas. Enterró su rostro entre sus manos y comenzó a llorar. “Me llamo Doris. Me echaron del hogar de ancianos esta mañana porque no podía pagar”.

“Dios mío... ¡Eso es una locura! ¿Tiene hijos? ¿Quiere que la deje en su casa? ¿Dónde viven?”, dijo Eduardo.

“Sí, tengo diez hijos, pero por favor, ¡no me lleves con ellos! Ellos me enviaron al asilo de ancianos porque ya no me necesitan”.

A Eduardo se le llenaron los ojos de lágrimas después de escuchar su historia. Era un carpintero pobre que vivía en una casa pequeña y humilde con su esposa Emily y sus tres hijas.

Publicidad

Recordó a sus difuntos padres y decidió que de ninguna manera dejaría a Doris sola en la calle.

“Escuche, podemos arreglar esto más tarde. Pero ahora mismo, vendrá a casa conmigo. Mi esposa y mis tres hijas me esperan en casa. Puede pasar la noche con nosotros”.

Agotada y hambrienta, Doris estuvo de acuerdo y fue con Eduardo hasta su hogar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

“Eso es tan triste. Me alegro de que la hayas traído aquí. Ha comenzado a llover, y gracias a Dios que la encontraste”, dijo Emily después de que Eduardo narrara el encuentro.

Doris comió con la familia y se acostó con las tres hijas de Eduardo: Rosa, Lily e Iris. Estar cerca de las niñas la consolaba, porque le recordaba a sus nietos.

Aunque Doris durmió plácidamente durante unas horas, se despertó pensando en lo que haría al día siguiente. “Solo me ofreció quedarme a pasar la noche. ¿Adónde iré mañana?”, sollozó.

Al día siguiente, Doris se preparó para salir de casa. Dio las gracias a Eduardo, a Emily y se despidió de las niñas con un beso.

Publicidad

“Señora Doris, ¿se va?”, preguntó Eduardo.

“Sí, hijo. Te agradezco que me hayas dejado quedarme aquí anoche. Nunca olvidaré tu ayuda”.

“¿Pero adónde se va?”, intervino Emily.

“No lo sé... caminaré tanto como pueda”. Doris estaba decepcionada de irse. Fue entonces cuando las hijas de Eduardo la rodearon y la instándola a quedarse.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Abuela! ¡Por favor, no te vayas! ¡Nos gusta que estés aquí! ¡Por favor, quédate con nosotros!”, corearon las chicas. El corazón de la anciana se derritió de amor.

Eduardo y Emily estaban encantados con la idea de que Doris se quedara. “Por favor, quédese con nosotros. No tenemos mucho, pero somos muy felices. Por favor, no se vaya. Las niñas la aman”.

Conmovida por su amor, Doris llevó su bolso adentro. Viviría con una familia y sintió surgir nuevas esperanzas. Sus cicatrices emocionales comenzaron a sanar, pero su salud comenzó a deteriorarse dos años después.

“Tu madre, Doris, está con nosotros. ¿Puedes venir a visitarla? Su condición ha empeorado”, le dijo Eduardo a Javier, uno de los hijos de Doris.

Publicidad

“Mira, no tengo tiempo en este momento”, dijo Javier, colgando de inmediato.

Eduardo llamó a cada uno de los 10 hijos, usando los números de teléfono en el viejo diario de Doris. Pero ninguno de ellos accedió a visitarla y verla por última vez.

Eduardo y Emily estaban angustiados, pero decidieron quedarse al lado de Doris para ofrecerle su mayor consuelo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Hijo, te prometo que te pagaré por todo lo que has hecho por mí”, dijo Doris en voz baja, sosteniendo la mano de Eduardo en el hospital.

Fue trasladada al hospital dos días después de celebrar su 87 cumpleaños. Cuando le llevaron su pastel de cumpleaños, les prometió de nuevo que les devolvería su amabilidad.

“Definitivamente te lo pagaré algún día, hijo... Te quiero a ti y a tu familia”, fueron las últimas palabras que Eduardo escuchó de Doris. Ella murió sosteniendo su mano, haciéndole su última promesa.

Los hijos de Doris asistieron a su funeral, pero nunca hablaron con Eduardo, quien pensó que eso era todo y que nunca volverían a verse.

Publicidad

Lee también: Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

Pero para su sorpresa, los 10 hijos de la difunta Doris llegaron a su puerta al día siguiente con una extraña solicitud de una reliquia familiar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿Dónde están las joyas de mi madre?”, gritó Javier. “¿Dónde escondiste la caja? Llamaremos a la policía y te denunciaremos por robar a nuestra madre”

“Llamemos a la policía de una vez y no perdamos el tiempo”, instó el hermano de Javier.

“No sé de qué están hablando... La señora Doris no me dijo nada sobre algunas joyas”, dijo Eduardo, sobresaltado al recibir amenazas.

La humilde familia estaba muy sorprendida. Hizo todo lo que pudo, pero no recordaba que Doris hubiera hablado antes de ninguna joya o reliquias. “No sé de qué están hablando. Por favor, váyanse de mi casa”.

Publicidad

Justo cuando Javier sacó su teléfono para llamar a la policía, un abogado los interrumpió con unos papeles y una caja.

“No hay necesidad de eso, Javier”, dijo. “Tú debes ser Eduardo”, dijo, extendiendo la mano amistosamente.

“Sí, soy yo. ¿Con quién tengo el gusto?”.

“Soy Adán, el abogado de Doris Clavier. Y esta caja te pertenece ahora. Ella te mencionó en su testamento como el único heredero de sus joyas”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Javier y sus hermanos se sorprendieron al escuchar esto. “¿Qué? ¿Mamá le dio todas sus joyas?”.

“Me temo que sí. Ella dijo específicamente que sus hijos, ustedes diez, no recibirán ninguna de ellas”, explicó Adán.

“¡Será mejor que nos des esas joyas! ¡Son de nuestra madre!”, amenazó a Javier.

“Sí, tú no eres de la familia. Ella era nuestra madre. ¡Esas joyas nos pertenecen!”, dijo otro de ellos.

Emily recordó a Doris diciéndole que le “pagaría” y se dio cuenta de que se refería a esas joyas. Entendió también que no se trataba solo de las joyas, sino de su amor por él y su familia.

Publicidad

“¿Tu madre? ¿Dónde estabas cuando ella te necesitaba? La abandonaste y la dejaste morir sola. Deberías buscar su perdón, no sus joyas. ¡Fuera de aquí o llamo a la policía!”, dijo Eduardo lleno de furia.

Al ver que ya no tenían oportunidad de discutir, Javier y sus hermanos decidieron marcharse, no sin antes amenazar con impugnar el testamento.

Eduardo aceptó la muestra de gratitud de Doris y visitó el cementerio con su familia para dejar sus flores blancas favoritas en su tumba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No abandones a tus padres en sus últimos años. A pesar de tener diez hijos, Doris no recibió ningún apoyo ni amor de ellos. Solo la consideraron una carga y la enviaron a un hogar de ancianos. Pero tras su muerte, esperaban recibir sus joyas.

Los buenos actos siempre son recompensados. Cuando Eduardo encontró a Doris en la calle, la llevó a su casa y le ofreció refugio con su familia hasta su último aliento. Su amabilidad fue recompensada cuando recibió una herencia sorpresa después de la muerte de la anciana.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Anciana ve a niño y a su hermanita solos junto al océano durante 2 días seguidos y los sigue - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana celebra su 82° cumpleaños sola en la calle porque sus hijos se enteraron de que es conserje - Historia del día

10 de agosto de 2022

Anciana solitaria teje calcetines para vecino pobre: más tarde, él le pide que sea su abuela - Historia del día

27 de julio de 2022

Abuela guarda cada centavo, compra un abrigo nuevo y lo corta para tres niñas pobres - Historia del día

20 de julio de 2022

Anciana deja que huérfano pandillero viva en su casa: pronto nadie reconoce su hogar - Historia del día

01 de septiembre de 2022