logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana ve a niño y a su hermanita solos junto al océano durante 2 días seguidos y los sigue - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 jun 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La vida de una mujer mayor da un giro inusual después de ver a un niño solitario y su hermana pequeña jugando sin supervisión en la playa durante dos días seguidos. Ella los sigue para descubrir por qué a menudo estaban solos y descubre algo inesperado y desgarrador.

Publicidad

Paulina Gómez, de 82 años, era una anciana rica cuyo hijo, Marcos, nunca tenía tiempo para ella. Su esposo era un hombre de negocios y le dejó una gran fortuna después de su muerte. Por eso, ella nunca tuvo problemas para mantenerse.

Lo único que lamentaba era que Marcos, que era médico y dirigía un hospital, rara vez la visitaba. Siempre estaba sola y sin amor.

Anciana tomando te. | Foto: Pexels

Anciana tomando te. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, Paulina estaba caminando por la playa, como lo hacía todas las noches cerca de su casa frente al mar, cuando notó que un niño pequeño y su hermana jugaban en la arena. Al pasar junto a ellos, escuchó que su madre los llamaba.

"¡Carlos ¡Margarita! ¡Tengan cuidado! ¡Aléjense del agua!".

Paulina notó que su madre descansaba en un banco, parecía enferma y cansada. Sus ojos lucían pesados, su piel era pálida y tosía con frecuencia. Paulina deseó que Marcos estuviera allí para poder ayudar a la mujer.

Cuando Paulina fue a la playa al día siguiente, volvió a ver a los niños, pero esta vez su madre no estaba con ellos. Los observó jugando solos hasta altas horas de la noche antes de irse a casa.

Publicidad

Cuando esto sucedió dos días seguidos, Paulina se preocupó de que algo le pudiera haber pasado a su madre y decidió seguirlos. Afortunadamente, tenía algunas galletas y bocadillos que horneó esa mañana, así que los trajo para los niños.

Siguió a los niños mientras pasaban por la playa hacia un viejo remolque en el que desaparecieron. "¿Viven en un viejo tráiler? ¡Oh, cielos!", pensó con tristeza al observar el mal estado del tráiler.

Paulina caminó lentamente hacia el tráiler y llamó a la puerta. Después de unos momentos, el niño, Carlos, respondió.

Lee también: Cada día, señora ve trillizos jugando solos en la playa todo el día y los sigue - Historia del día

Publicidad

"¿Sí?”, preguntó, mirando a través de la puerta del remolque parcialmente abierta.

"Hola, soy Paulina. Eres Carlos, ¿verdad? Vivo junto a la playa. Esperaba ver a tu madre. Te veo a ti y a tu hermana en la playa todos los días y solo quería saludarlos. ¿Está bien tu madre? Me di cuenta de que estaba enferma hace unos días”.

Viejo remolque. | Foto: Unsplash

Viejo remolque. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Lo siento, señora Paulina. Mamá no está en casa y nos dijo que no hablemos con extraños".

"Oh, cielos", se rio en voz alta. "Llámame Paulina, no señora”.

"Shhh...", dijo Carlos. "Mi hermana está durmiendo. Se queda dormida después de venir de la playa. No la molestes".

"Oh, lo siento. Solo te traje algunas galletas y bocadillos. ¿Quieres comer?".

"¿Galletas?", preguntó el niño. Tenía los brillando mientras sonreía. "Mamá dice que no se debe permitir la entrada de extraños, pero pareces agradable, así que entra, únicamente habla en voz baja".

Publicidad

"¡De acuerdo!", indicó suavemente.

Al entrar al tráiler, Paulina notó una cama grande en el centro donde dormía Margarita. Las condiciones en el interior no eran mejores que la apariencia exterior del tráiler. Había muebles viejos, una pequeña hornilla para cocinar y una sola cama.

Cuando Paulina se sentó en una silla dentro del pequeño espacio, Carlos le dio un poco de té y comieron las galletas juntos. Paulina quedó impresionada por cómo un niño pequeño lograba cuidar a su hermana mientras se ocupaba de todo lo demás.

"¿Cuándo regresa tu mamá, Carlos?", preguntó mientras terminaba su té.

Publicidad
Mujer decorando galletas. | Foto: Pexels

Mujer decorando galletas. | Foto: Pexels

Carlos explicó que su madre, Lydia, estaba enferma y que la habían llevado al hospital hace dos días. Le informó que su estado era terrible, por lo que fue ingresada de inmediato. Lydia le había dejado la dirección del hospital a Carlos.

Publicidad

"Quería quedarme con mamá en el hospital, pero no me dejaron", explicó el niño.

Paulina se sintió terrible por Lydia y sus hijos. La mujer se veía bien, pero la anciana adinerada no tenía idea de que estaba en tan mal estado que tuvo que ser llevada a un hospital.

Paulina decidió no dejar a los niños solos, así que se quedó con ellos esa noche y les preparó la cena después de traer comida de su casa.

Al día siguiente, los llevó con ella a visitar a Lydia. Y en el momento en que los niños entraron en la sala de su madre, corrieron hacia ella y la abrazaron. "¡Mamá! ¡Finalmente, estamos aquí!", gritaron al unísono.

Publicidad

Lydia se sorprendió. "¡Oh, Dios! ¿Cómo llegaron ustedes dos aquí?".

"No estamos solos, mamá. ¡Paulina nos trajo aquí!", respondió Carlos, justo cuando la bondadosa dama entró en la habitación detrás de ellos.

Mujer hospitalizada y atendida por enfermera. | Foto: Pexels

Mujer hospitalizada y atendida por enfermera. | Foto: Pexels

Publicidad

"Buenos días, Lydia. ¿Te sientes mejor?", preguntó, sonriendo.

Lydia estaba atónita. "Lo siento, pero ¿nos hemos visto antes? ¿Cómo nos conoces a mis hijos y a mí?".

"Paulina es muy dulce, mamá", le dijo Carlos. "Ella nos cuidó mientras no estabas. Vive en la playa donde jugamos por las noches".

"¡Sí mami!", manifestó Margarita dando saltos al lado de Paulina y tomó su mano. "¡Ella hace deliciosas galletas y nos ama como tú!".

Paulina se rio, tomando a Margarita en sus brazos. "Te vi a ti y a tus hijos hace unos días mientras caminaban por la playa. Observé que no lucías bien y me preocupé cuando no te vi con tus hijos en la playa”, reveló.

Publicidad

"Escuché de los médicos que pediste que te dieran de alta mañana, a pesar de su recomendación de que te quedes aquí. ¿Qué pasa?".

"Oh, es usted un encanto, señora Paulina", respondió Lydia débilmente. "Recientemente me diagnosticaron tuberculosis. Los medicamentos son caros y no tengo más dinero para el tratamiento, así que me darán de alta mañana”.

“Es posible que haya notado que vivimos en un remolque... trabajo como camarera, pero no he ido a trabajar en mucho tiempo debido a mi salud".

Lydia dijo además que ella y sus hijos se habían mudado recientemente a ese lugar porque sus hijos siempre habían querido ver el océano. Tenía miedo de que su enfermedad se la llevara algún día, así que quiso cumplir el deseo de sus hijos.

Publicidad

Desafortunadamente, sus padres habían muerto hacía mucho tiempo y su esposo la había dejado después de que enfermó, porque no quería cuidarla.

Madre leyéndole a sus hijos. | Foto: Pexels

Madre leyéndole a sus hijos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oh, eso es terrible", pensó Paulina, mientras escuchaba la desgarradora historia de Lydia. Inmediatamente, llamó a Marcos y le contó todo para que Lydia pudiera ser tratada gratis en su hospital.

La madre de Carlos y Margarita estaba preocupada por aceptar su ayuda, pero cuando Paulina insistió, cedió.

Gracias a Marcos y su Paulina, varios meses después, Lydia estaba en camino de recuperarse por completo de la terrible enfermedad. Ambas madres se habían vuelto cercanas y Lydia se sentía en deuda con la mujer mayor por salvarle la vida.

Con frecuencia pasaba por su casa para hacerle compañía y se sentaban en la playa a ver a los niños jugar en la arena. Parecían felices juntos, y Marcos se dio cuenta, un día que llegó a visitar a su madre y observó a su mamá compartiendo con Lydia y sus hijos.

Publicidad

En ese momento, también se dio cuenta de que había ignorado a su madre durante demasiado tiempo, por lo que comenzó a visitarla los fines de semana a partir de ese momento.

Lee también: Mujer ve que dos niños desatendidos van todos los días a casa abandonada en el bosque - Historia del día

En el proceso, eventualmente se hizo cercano a Lydia y sus hijos. Y un día, le propuso matrimonio, y ella aceptó encantada.

En poco tiempo, Margarita y Carlos encontraron un padre en Marcos que los amaba como si fueran suyos. También estaban encantados de tener una abuela que podía hornearles deliciosas galletas. Gracias a su encuentro en la playa, Paulina hoy tiene una hermosa familia y ya no está sola.

Publicidad
Niño repostero. | Foto: Pexels

Niño repostero. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las personas no llegan a tu vida por casualidad: Paulina estaba sola y no se sentía amada hasta que Lydia y sus hijos entraron en su vida. Estaban destinados a estar juntos.

Publicidad

Asegúrate de compartir con tus seres queridos con regularidad: Cuando Marcus vio a Paulina feliz con Lydia y sus hijos, se dio cuenta de que la había ignorado durante demasiado tiempo. Decidió cambiar esa realidad y comenzó a visitarla con frecuencia.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana viuda viaja a otra ciudad y ve a trillizos que se parecen a su difunto hijo - Historia del día

13 de abril de 2022

Hombre pasa el día echado en el sofá y sermonea a esposa por desorden en la casa hasta que hijo mudo interfiere - Historia del día

10 de mayo de 2022

Tras la muerte de su esposo millonario, viuda mayor se ve obligada a vivir en un tráiler viejo y sucio - Historia del día

01 de junio de 2022

Mamá le pide a señor mayor que cuide a sus 3 hijos: regresa a casa y no encuentra a nadie allí - Historia del día

27 de mayo de 2022