logo
Un chico junto a un anciano. | Foto: Getty Images
Fuente: Un chico junto a un anciano. | Foto: Getty Images

Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Brandon visitó a su maestro jubilado, tomó la ayuda de su madre para cuidar al hombre solitario. El chico no se imaginaba que, un año después, se le pediría que abandonara la casa y se llevara a su profesor con él.

Publicidad

Brandon siempre se levantaba antes de que saliera el sol. El astro parecía brillar un poco más a su alrededor.

El niño de 12 años fue bendecido con un corazón que podía leer cualquier atisbo de tristeza o dolor en los ojos de los demás. Ofrecía pequeñas palabras y acciones que calmaban el alma con su inocencia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Y su bondad venía de casa. Los padres del chico eran una pareja que había luchado contra el estigma en sus comunidades para estar juntos. A través de su propia experiencia de vida, Nina y Carlos conocían las dificultades que podían soportar el amor y el respeto.

Y así, cuando fueron bendecidos con un bebé, se concentraron en criarlo para que fuera amable y respetuoso. Aunque su padre falleció dos años atrás, las lecciones que dejó en Brandon perduraban.

Nina y su hijo se mudaron a una casa más pequeña. Comían comidas más pequeñas, pero ricas en nutrición y la alegría de un día de trabajo honesto.

Lee más: Niño gasta todo su dinero en flores para maestra sin hijos en el Día de la Madre, luego se convierte en su hijo - Historia del día

Publicidad

Nina tenía dos empleos y tomaba trabajo del barrio como costurera. El sonido de la máquina de coser zumbando siempre había sido la canción de cuna de Brandon.

La madre sabía lo bendecida que estaba por tener a su hijo, y su vida tenía un objetivo: asegurarse de que su brillante pequeño recibiera la mejor educación. Mientras ella trabajaba incansablemente hacia ese objetivo, Brandon la apoyaba en todo lo que podía.

“Tú te encargas del trabajo y el dinero. Yo me ocuparé de la casa y la escuela”, le había dicho Brandon a su madre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El chico sabía dónde iban todas las ollas y sartenes en la cocina. Se había hecho un libro de recetas observando a su madre cocinar, y no había tarea demasiado aburrida para él.

Todas las noches, Nina regresaba exhausta a una casa bien cuidada, un cálido abrazo y una comida caliente preparada por su querido hijo.

Las últimas horas del día, Brandon las dedicaba a estudiar. Y en los momentos difíciles, siempre había un tema que lo calmaba. Literatura.

Terminaba rápido sus estudios y tareas de otras materias, para poder sentarse con su libro de texto de literatura junto a la ventana rota y leer suavemente prosa y poesía a los cielos nocturnos. Quizás su amor por la literatura venía de otra figura paterna en su vida.

Publicidad

“¡Sr. González! ¡Sr. González! Hola, señor. ¿Ha visto al Sr. González hoy?”.

Brandon había estado buscando a su profesor de literatura en la escuela. Él fue quien le enseñó a leer y escribir con un propósito. También fue quien le enseñó a ignorar a los bravucones en la escuela que se burlaban de él por su amor por los libros.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡La literatura es para niñas, amigo!”, decía uno de los chicos.

“La literatura es solo su tapadera por tener miedo de practicar un deporte. ‘¿Qué pasa si me raspo la rodilla?’. ¡Qué cobarde!”, había comentado en una ocasión otro compañero de clase.

Gracias a la influencia del Sr. González en la vida de Brandon, sabía exactamente cómo sonreír y quitarse las burlas de la cabeza.

El docente no era el tipo de hombre que se saltaría un día de trabajo, así que, cuando no se presentó durante cinco días seguidos, Brandon se preocupó por su mentor.

“Lamentablemente, el Sr. González ya no trabaja con nosotros. Fui a verlo ayer. Está en mal estado, Brandon. Está encerrado solo en su casa, apenas se levanta de la cama y apenas come”.

Publicidad

El chico no podía esperar para hacerle una visita a su antiguo maestro. Al día siguiente, encontró el camino a la casa del Sr. González. Nina le había empacado al anciano más de la mitad del almuerzo que había preparado esa tarde.

“No entres en una conversación larga de inmediato. Primero, deja que el hombre coma”, le había aconsejado la madre a su hijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Brandon tocó el timbre de la pequeña casa y tuvo que esperar casi cinco minutos antes de que se abriera la puerta. Y cuando lo hizo, la vista ante los ojos de Brandon le rompió el corazón.

Frente a él había un hombre frágil, temblando de frío, de pie con la espalda encorvada exhausta y una sonrisa débil.

“¡Buenos días, Sr. González!”.

“¿Brandon? ¡Qué linda sorpresa! Por favor, pasa”.

La sequedad en la voz del hombre mayor hirió aún más al chico.

Según las estrictas instrucciones de Nina, Brandon puso la mesa y se sentó con su maestro para almorzar. Había sopa caliente, ensalada de verduras, pastel de pollo y media hogaza de pan.

Publicidad

“Sr. González, ¿hay alguien a quien pueda llamar por usted? ¿Un familiar o amigo que le gustaría que viniera a visitarlo?”.

La amabilidad y el consuelo en la voz de Brandon eran casi ajenos al hombre enfermo. "No hay... nadie. Perdí a mi esposa Diane en un extraño accidente hace 27 años. Y eso es todo. Ahí termina mi lista de personas que me han amado como yo los he amado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Tengo un hijo, pero pensó que era difícil estar cerca de mí, así que se mudó al otro extremo del país. Él prefería no tener a ningún padre cerca que tenerme en la misma ciudad”, respondió el anciano.

“Pensé que pasaría mis últimos años inmerso en lo único que sé hacer bien: enseñar. Pero ahora, parece que este es mi nuevo y último capítulo”, dijo el Sr. González, mientras tocaba las arrugas en el dorso de su mano.

La voz del hombre había comenzado a secarse y disminuir de nuevo. Parecía cansado después de la larga comida. Había muchas preguntas que Brandon quería hacerle a su maestro. “Pero va a haber muchas oportunidades para eso”, pensó el niño.

Publicidad

Brandon arropó al Sr. González y se fue con una promesa en los labios y en el corazón: “¡Regresaré mañana!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Continuó visitando al docente todas las tardes después de la escuela. En lugar de ir a casa y hacer las tareas del hogar, iba a casa del Sr. González y hacía lo mismo por él. Nina también lo visitaba entre turnos para prepararle una comida saludable y conversar.

Durante los siguientes seis meses, la amabilidad de Nina y Brandon trajo de vuelta al viejo Sr. González. El profesor volvía a ponerse de pie, apenas usando un bastón, y estaba ayudando a su sincero alumno a aprender más del mundo de la literatura.

Esa se convirtió en su nueva vida, una en la que Nina y Brandon se sentían bendecidos por tener una figura paterna, y el Sr. González sentía que volvía a tener una familia. La vida no era menos desafiante para los tres, pero era mucho más hermosa.

Publicidad

Hasta que una tarde, un visitante impaciente en la casa del docente no paraba de tocar el timbre. El Sr. González, Nina y Brandon, estaban conversando y bebiendo chocolate caliente cuando escucharon el sonido constante del timbre y los golpes en la puerta.

A través de las cortinas de la ventana delantera, el profesor reconoció al joven. Respiró hondo como si se preparara para una tormenta y abrió la puerta.

“Darío, eres tú, hijo”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Te tomo bastante tiempo abrir!”, el joven dejó caer su equipaje en la puerta con frustración. Parecía que quería salir con el anciano, pero la vista de dos invitados lo tomó por sorpresa.

“¿Quiénes son estas personas? Te has vuelto lo suficientemente rico como para contratar ayuda ahora, ¿verdad, papá?”.

El Sr. González trató de contener la ira que ya había comenzado a hervir dentro de él.

Lee también: Adolescente es la única que cuida a su abuelo anciano: él la echa cuando cumple 18 - Historia del día

“Son mis amigos. Este niño inteligente es Brandon, y esa es su madre, Nina. En realidad, fueron de gran ayuda durante mi enfermedad. Venían, me alimentaban, me hacían compañía, me ayudaban a conseguir…”.

Publicidad

“Así que son una especie de ayuda contratada. ¡Excepto que estás haciendo que lo hagan gratis!”.

El hombre mayor estaba tan enojado que quería romper algo. Pero una mirada a la cara preocupada de Brandon le hizo recordar sus propias lecciones de calma.

“¿Cómo puedo servirte hoy, hijo?”, preguntó con una sonrisa.

“Ven, siéntate a tomar una taza de chocolate”, intervino Nina. “Debes estar exhausto”.

“No tengo tiempo para esto. Termina tu fiesta de té y empaca tus cosas, papá. Tienes que desalojar la casa esta noche”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

El Sr. González quedó desconcertado por lo repentino del plan.

“¿A qué se debe esto?”, le preguntó a su único hijo.

Publicidad

“Te he estado pidiendo que restaures esta casa para finalmente poder venderla y usar el dinero para mudarme a otro país. Ya no puedo esperar más. ¡Necesito el dinero ahora!”.

“Voy a arreglar el lugar y venderlo por el precio que se merece. Vendrán trabajadores a partir de mañana. Así que, por favor, llévate a tus amigos y vete. ¡Ahora!”.

Nina y Brandon se quedaron sin palabras mientras cumplían con las órdenes despiadadas del hombre. No hace falta decir que harían que el Sr. González viviera con ellos en su pequeña casa en el futuro previsible.

El profesor, por otro lado, se veía más tranquilo e incluso tenía una leve sonrisa en su rostro mientras empacaba sus cosas, para disgusto de su hijo.

Publicidad

“Darío, muchacho, sé que no es nada personal. Espero que tú también lo sepas. Dentro de una semana vendrá un hombre a reunirse conmigo. Puedes hablar con él y despedirlo”.

“Ya veremos”, dijo el hombre, sin saber qué hacer con la declaración de su padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Una semana después, un hombre llegó a la casa preguntando por el Sr. González. Era su abogado.

“Esta casa, señor, ha sido vendida. Debe desalojar las instalaciones mañana por la mañana”.

“¿Vendida? Eso es imposible. Todavía no he encontrado ningún comprador. Apenas estoy comenzando con la renovación”.

“Ah, no fue vendida por usted. El Sr. González ya estaba conversando con una familia sobre la venta de la vivienda. Esto fue hace un mes. La confirmación del comprador llegó hace solo una semana, y el papeleo finalmente está listo. Tome, puede revisarlo”.

Darío estaba demasiado furioso para leer la pila de papeles que le mostró el abogado.

Publicidad

“¡No importa! Hablaré con este ‘comprador’ y cancelaremos esta venta”.

“Me temo que el comprador no estará de acuerdo, señor”.

Darío estaba molesto por el tono tranquilo y la penetrante certeza del hombre.

“¿En serio? ¿Cómo puedes estar tan seguro?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Porque soy yo, señor. Soy el comprador. Compré esta hermosa casa para mi familia. ¡Y me gusta tal como está!”.

Esa noche, por primera vez en años, el hijo del Sr. González lo estaba llamando sin descanso. El anciano sabía que llegaría este día y se había estado preparando para ello.

“¡Usted es todo un genio, señor!”, dijo Brandon mientras aprendía una nueva lección sobre cómo sobrevivir a la dureza del mundo.

“¡Espera hasta que veas nuestro nuevo hogar, niño!”, bromeó su padre, aferrándose a otra sorpresa.

El Sr. González ya había elegido una hermosa casa nueva para vivir con su nueva familia. Era más pequeña que su casa original, pero llegó a llenarse de amor, risas y literatura. Por el resto de su vida, el docente se aferró a un último secreto: había reescrito su testamento.

Publicidad

El día que dejara esta vida, Nina y Brandon se enterarían de que les había dejado toda su riqueza con un solo propósito: “la educación superior de mi mejor alumno y el hijo que nunca tuve, mi querido Brandon”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida nos proporciona lo suficiente para ayudar a alguien en necesidad. A pesar de que Brandon y Nina estaban luchando, encontraron una manera de ayudar al solitario Sr. González a mejorar. Terminaron trabajando más duro, pero la satisfacción de su nueva amistad valió la pena.

Nuestros maestros merecen una vida de amor, respeto y apoyo. Al igual que el Sr. González, algunos de nuestros maestros elegidos nos ayudaron a desarrollar nuestros intereses y confianza. Se convirtieron en figuras paternas, maternas y amigas para nosotros. Nunca debemos olvidarlos y debemos ayudarlos en todo lo que podamos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer pobre cuida a su abuela enferma: hereda su viejo sofá tras su muerte - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Maestro mayor es despedido tras pelea con madre de estudiante: ella le ruega que regrese 1 mes después - Historia del día

25 de junio de 2022

Un mes antes de convertirse en millonaria, mujer pobre estaba hurgando en la basura - Historia del día

13 de julio de 2022

Madre soltera con 3 hijos es despedida por ayudar a hombre en silla de ruedas: el hijo menor la ayuda a recuperar su trabajo - Historia del día

15 de septiembre de 2022

Niño irrumpe en el trabajo de su padre 1 día después de su muerte para enfrentarse a su jefe - Historia del día

06 de agosto de 2022