logo
Bebés. | Shutterstock
Fuente: Bebés. | Shutterstock

Hombre solitario ayuda a una anciana con sus 3 nietos: recibe llamada de los servicios sociales tras su muerte - Historia del día

Georgimar Coronil
22 sept 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Marcus era un hombre solitario que ayudaba a su anciana vecina con el cuidado de sus nietas, pero cuando ella murió, se las tuvieron que quitar. Luego recibió una llamada de los servicios sociales y tomó una decisión crucial.

Publicidad

“No sé qué hacer. Esto no es lo que elegí para mi vida. Esto no es... lo que esperaba”, pensó Marcus, apartando el teléfono de su oreja durante un rato. Sus ojos se dirigieron a la ventana, que le mostraba una vista perfecta de la casa de su vecina, donde había pasado mucho tiempo durante los últimos meses. Solo había tratado de ayudar, y ahora, su vida se le estaba saliendo de control.

Seis meses atrás...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Señora Helena, ¿necesita ayuda?", preguntó Marcus. Llegó a casa después de un duro día de trabajo y vio a la anciana luchando con un cochecito gigante. Aunque no solía ofrecerse para ayudar a los demás, no podía dejar pasar esto.

"Sí necesito ayuda, muchas gracias. Esta cosa es demasiado grande y no tengo ni idea de cómo funciona", dijo la señora Helena.

Vivían en una urbanización con casas relativamente pequeñas. Los vecinos eran amables, pero no se metían en asuntos ajenos.

Aun así, Marcus ayudaba cuando veía una necesidad, y esta era ese tipo de situación. Observó cómo la mujer mayor intentaba abrir el cochecito y sacar otro del maletero de su coche. "Señora Helena, ¿por qué tiene tantos cochecitos?", preguntó confundido.

Publicidad

Lee también: Anciana encuentra trillizos abandonados en el muelle y se da cuenta de que podrían ser sus bisnietos - Historia del día

"Bueno, es una larga historia, pero ahora estoy a cargo de las trillizas", respondió. Entró en detalles sobre su nueva circunstancia. Su hija y su marido habían muerto en un accidente, dejándole la custodia de sus nietas de seis meses.

Marcus se mordió la lengua porque no era asunto suyo. Pero, sinceramente, no sabía cómo la señora Helena sería capaz de afrontar semejante tarea. Podía caminar y cuidar de sí misma, pero las bebés eran demasiada responsabilidad. Hacía tiempo que había decidido no casarse ni tener hijos para evitar todo ese desastre. No era lo suyo.

Publicidad

Marcus sabía que la señora Helena tenía una hija y que obviamente la había criado bien. Pero mientras miraba las frágiles manos de la mujer mayor y su espalda encorvada, no tenía ni idea de cómo lo haría. ¿Sería descortés decir algo?

"Señora Helena, discúlpeme porque no la conozco bien, aunque somos vecinos, pero ¿cómo se las va a arreglar con tres bebés?", preguntó con toda la delicadeza que pudo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sinceramente, no tengo ni idea. Pero soy lo único que les queda a estas niñas y voy a hacer lo que pueda", aseguró y empezó a sacar a las bebés de su carro, colocándolas en los cochecitos. Le parecía más fácil colocarlas allí en lugar de llevarlas una por una a su casa.

Marcus no iba a juzgarla. Sabía que no podía ocuparse de un solo niño y admiraba la determinación de la mujer mayor. Tras ayudarla a meter los cochecitos en la casa, se despidió.

Para su sorpresa, Marcus empezó a ayudar más a menudo y, en algún momento, se convirtió en su mano derecha. Ella lo invitaba a cenar y él aprendía a cambiar pañales y a lidiar con tres bebés.

Publicidad

En algún momento, le tocó darles el desayuno porque siempre se levantaba temprano y tenía algo de tiempo antes del trabajo. Nunca imaginó que esto sucedería, pero tuvo que hacerlo, especialmente cuando la salud de la señora Helena comenzó a declinar.

Unos meses después, la anciana no podía levantarse de la cama y murió poco después. Hizo los arreglos necesarios y trató de ponerse en contacto con otros familiares, pero literalmente no había nadie cerca de ella, y nadie estaba dispuesto a hacerse cargo de las bebés. El Servicio de Protección de Menores se las llevó y Marcus esperó lo mejor para ellas.

***

Ahora, la trabajadora del servicio de protección le había llamado con una sorprendente revelación. "Señora, no puedo adoptarlas. No sé en qué estaba pensando la señora Helena", dijo, colocando de nuevo el teléfono en su oído. Pero seguía negando con la cabeza.

Publicidad

"Señor, los otros vecinos me dijeron que se le veía en su casa a menudo ayudando con las niñas. Y la anciana dejó esta petición en su testamento. Quiere que usted las adopte. Lo que pasa es que su abogado tardó en ponerse en contacto con nosotros", explicó la trabajadora social. "Pero, obviamente, es una opción para usted. Solo necesito saber su respuesta ahora mismo, para poder proceder a una colocación más permanente para las trillizas."

“¿Ahora mismo?”. La trabajadora quería que Marcus tomara una decisión que cambiaría su vida para siempre inmediatamente. ¿Así de fácil? Como si convertirse en padre no fuera la mayor decisión de la vida de alguien. Cuidar de las niñas era un privilegio, un lujo incluso, y es el tipo de responsabilidad que nunca termina.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Marcus sintió una fuerte presión en el pecho y en un momento dado pensó que se trataba de un ataque al corazón, pero permaneció callado al teléfono.

Publicidad

De repente, el apacible silencio de su apartamento desapareció y vio su futuro como una película. Tres niñas corriendo de un lado a otro y sin dejarlo dormir. Las vio de adolescentes metiéndose en líos y las oyó insultarle por no ser su "verdadero padre".

El sudor le recorrió la columna vertebral y cerró los ojos, disipando las imágenes. Otras nuevas ocuparon su lugar. Enseñando a las trillizas a caminar. Jugando muñecas con ellas. Comprándoles sus primeras bicicletas. Verlas graduarse, sus bodas, sus hijos.

¿Cuál es la elección correcta aquí?

Lee también: Niño ve que una anciana lo llama desde la ventana pidiéndole ayuda e inmediatamente corre a su casa - Historia del día

Publicidad

"¿Hola? ¿Sr. Marcus? ¿Todavía está ahí?", preguntó la trabajadora social, interrumpiendo su introspección. "¿Eso es un 'no'?".

Marcus respiró profundamente. "Las adoptaré", respondió.

Fue una experiencia dura. No fue como en las películas. Hubo altibajos, sonrisas y muchas lágrimas, visitas al médico y accidentes, profesores y problemas con los grupitos. La mayoría de los días, Marcus se preguntaba qué sería de su vida si no hubiera dicho que sí ese día. Pero entonces las niñas le distraían, haciéndole olvidar el asunto. Nunca volvería a estar solo ni a sentirse solo.

Años más tarde, cuando llevó a una de sus hijas, Zara, al altar y vio a sus otras dos hijas sonreír delante, supo que había tomado la decisión correcta.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida te ofrecerá muchas opciones, y tendrás que decidir qué es lo mejor para ti: Marcus tomó una decisión difícil que cambió su vida para siempre. Resultó ser la mejor.

Publicidad

Nunca debes sentirte culpable por tus decisiones: No llevar a las niñas habría estado bien porque su situación no era culpa de Marcus. Pero él hizo lo más desinteresado y se esforzó por criarlas.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras la llegada de su hija distanciada, anciano no deja entrar a nadie a la casa durante 2 años - Historia del día

12 de junio de 2022

Niña se lleva bebé abandonado a casa, años más tarde un abogado le informa de la herencia de $2,7 millones del niño - Historia del día

12 de septiembre de 2022

Nadie visita a señora en hogar de ancianos hasta que familiares se enteran de que heredó fortuna de $2,3 millones - Historia del día

24 de julio de 2022

Anciano rechazado por sus hijos recibe llamada de una chica pidiéndole que la lleve al altar - Historia del día

19 de junio de 2022