logo
Abuelo jugando con sus nietos. | Foto: Getty Images
Fuente: Abuelo jugando con sus nietos. | Foto: Getty Images

Abuelo viudo finalmente se encuentra con sus nietos tras años separados y se siente como de 20 divirtiéndose con ellos - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un anciano logró que su hija y sus nietos malcriados lo visitaran en el campo después de no haberlos visto durante siete años. ¿Tendrán suficiente tiempo para disfrutar el uno del otro?

Publicidad

Carlos extrañaba a su hija y a sus nietos. La última vez que había visto a su familia había sido en el funeral de su esposa, varios años atrás. No tenía otra familia.

Diana se había mudado tras terminar la universidad y se había convertido en la directora ejecutiva de una empresa extremadamente exitosa. Nunca le había gustado la finca, y nunca había querido llevar a los niños al campo de vacaciones.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras su madre vivía, Diana se esforzaba por visitarla en el lugar al menos una vez al año. Después de su muerte, se alejó. Llamaba por teléfono a su padre todas las semanas o hacía videollamadas, pero Carlos sentía que no era lo mismo.

Él quería verla a ella y a sus nietos. Ya tenía más de ochenta años y sentía que no le quedaba mucho más de vida. El médico le había dicho que gozaba de buena salud para un hombre de su edad, pero Carlos estaba cansado.

Lee más: Anciano que ha estado solo toda su vida ve en su puerta a un niño que le dice: "Abuelo, llegamos" - Historia del día

Un día llamó a Diana y la invitó a que lo visitara en la finca. “Trae a los niños, cariño”, dijo. “Los extraño a ellos y a ti”.

Publicidad

“Estoy muy ocupada, papá”, dijo ella. “Además, llevaré a los niños al Caribe en el verano, ¡pero prometo que iremos pronto!”.

Pasaron dos años desde esa conversación, y no había habido ninguna visita. Carlos ya tenía siete años que no veía a su hija y a sus nietos, y decidió actuar. Llamó a Diana por Zoom y le dijo que no se sentía bien.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“No lo sé, cariño”, dijo con voz trémula. “Me caí anoche cuando me levanté para ir al baño. Me mareo todo el tiempo”.

“¿Qué dice el doctor?”, preguntó Diana.

“No he hablado con él”, dijo el anciano. “Es un viejo alarmista”.

“Papá”, dijo Diana. “Ve al médico ahora mismo”.

“¡No!”, dijo él. Luego comenzó a toser violentamente. Dos días después, Diana y los dos niños viajaron a la finca.

“Papá”, gritó ella, echándole los brazos al cuello. “Me preocupaste. ¿Estás bien?”.

Publicidad

“Sí”, dijo Carlos sonriendo. “Fui a ver al médico ayer y me dio un jarabe para la tos. Estoy bien. ¿Dónde están mis nietos?”.

Los niños estaban parados junto al auto alquilado con aspecto aburrido y no lucían entusiasmados por verlo.

“¡Mis muchachos!”, gritó Carlos, y abrió los brazos como solía hacer cuando eran pequeños. Pero no corrieron a abrazarlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Kevin, de 14 años, lo miró y dijo: “¿En serio, abuelo? ¡Ya no tengo cinco años!”.

Jacobo, de 12 años, dijo riendo. “Exacto”.

“Saluden a su abuelo, chicos”, dijo Diana, pero los dos jovencitos la ignoraron. Sacaron sus maletas del maletero y se dirigieron a la casa.

“Será mejor que tengas Wi-Fi”, dijo el mayor. “¡O nos vamos de aquí!”.

Carlos miró a Diana y le guiñó un ojo. “Me temo que no hay internet en la casa”, dijo. “¡Ni siquiera tengo una computadora!”.

“¿Es en serio?”, preguntó Kevin enojado. “¿Qué vamos a hacer por diez días atrapados aquí?”.

Publicidad

“Pueden ayudarme con la finca”, dijo el anciano. “Me estoy haciendo viejo, ¿saben? Necesito que alguien me ayude a conducir el tractor”.

“¿Podemos ayudarte con el tractor?”, preguntó Jacobo con entusiasmo. “¿De verdad?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Su hermano le dio un empujón. “¡Si alguien va a ayudar al abuelo a conducir el tractor, soy yo!”, gritó. “¡Soy el mayor de los dos!”.

Al día siguiente, ambos chicos estaban en los campos al amanecer con Carlos, aprendiendo a conducir el tractor. Después de eso fueron con él a alimentar a las aves de corral. Con las gallinas no había problemas, pero ambos niños estaban aterrorizados por los gansos.

“¡Tienen que endurecerse, muchachos!”, dijo Carlos. “¡Ustedes, los chicos citadinos, no pueden temerle a un ganso!”, dijo riendo, casi cayendo del tractor. Después de un rato, los chicos también se rieron.

Lee también: Abuelos gastan sus últimos ahorros en la educación de su nieto: él no los invita a su graduación - Historia del día

Publicidad

Poco después, los jovencitos bajaron al arroyo a pescar con su abuelo y se sumergieron en el agua para nadar, como si hubieran vivido en la finca toda su vida.

“¡Nunca los había visto tan felices!”, exclamó Diana. “¡Apenas reconozco a mis propios hijos!”. Diana observaba cómo Kevin y Jacobo aprendían a conducir el tractor con Carlos, ayudaban a ordeñar las vacas, se reían y jugaban entre ellos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Les hace bien alejarse de sus teléfonos y sus computadoras de vez en cuando”, dijo Carlos. “Que sean niños, jueguen y hagan algunas tonterías. ¡Ayudarlos a convertirse en hombres!”.

“Gracias, papá”, dijo Diana, y besó a Carlos en la mejilla. “¡Te amo!”.

“Yo también te amo, cariño”, dijo el anciano. “Me gustaría que vinieras a visitarme más a menudo”.

“Es solo que…”, Diana suspiró y se le llenaron los ojos de lágrimas. “Es difícil estar aquí sin mamá, ¿sabes?”.

“Lo sé”, dijo Carlos. “Estoy muy agradecido de que hayas venido... ¡Esos chicos me hacen sentir como si tuviera 20 años otra vez!”, dijo Carlos.

Publicidad

“Aunque me engañaste haciéndome creer que estabas al borde de la muerte”, se rio ella. “¡Eres un viejo bribón!”.

Dos días después, Diana y los niños regresaron a la ciudad. “Me gustó estar aquí”, dijo Kevin. “¿Cuándo podemos volver?”.

“¿Qué tal para Navidad?”, preguntó la madre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero no iba a ser. Dos meses después de su visita, el médico de Carlos llamó a Diana y le dijo que su padre había fallecido mientras dormía.

Diana comenzó a llorar. “Ay, papá”, susurró. “¡Perdí mucho tiempo lejos de ti! Si tan solo hubiera sabido”.

“¿Mamá?”, preguntó Kevin, preocupado. “¿Qué está pasando?”.

“Tenemos que volver al pueblo”, dijo Diana.

“¿Para ver al abuelo?”, interrumpió Jacobo emocionado.

“Ay mis hijos”, sollozó Diana. “¡El abuelo ha fallecido!”.

Publicidad

Los dos niños comenzaron a llorar y abrazaron a su mamá. “No puedo creer que nunca lo volveremos a ver, o jugar con él de nuevo”, susurró Jacobo. “Ojalá hubiéramos compartido más tiempo con él”.

“Lo voy a extrañar por el resto de mi vida”, dijo Kevin con tristeza. Carlos sería recordado con mucho amor por sus nietos y viviría en sus corazones.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No pierdas la oportunidad de pasar tiempo con tus seres queridos. La vida es corta y es posible que no tengas otra oportunidad. Diana, Kevin y Jacobo se dieron cuenta de que compartir con Carlos los hacía muy felices. Cuando el anciano falleció, se arrepintieron de no haber pasado más tiempo con él.

Hay más en la vida que teléfonos celulares y dispositivos electrónicos: ¡aprende a divertirte! Kevin y Jacobo aprendieron que pescar y jugar en la finca eran tan emocionantes como cualquier videojuego.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Abuela se queda sin ahorros al criar a su nieto sola: un día encuentra $110.000 en su cuenta bancaria - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Abuela se gasta los ahorros en darle a su nieto el mejor día de su vida: solo lo vuelve a ver tras 15 años - Historia del día

20 de agosto de 2022

Hermanos pobres ayudan a anciano discapacitado con su finca por años: hallan accidentalmente fajos de dinero en el granero - Historia del Día

22 de agosto de 2022

Adolescente es la única que cuida a su abuelo anciano: él la echa cuando cumple 18 - Historia del día

05 de septiembre de 2022

Niños que viven en otro estado se presentan en el cumpleaños de la abuela aunque el papá se negaba a verla - Historia del día

16 de julio de 2022

"¡Papá, ayudemos a este anciano lloroso!", dice niño y el padre reconoce al hombre de su pasado - Historia del día

29 de junio de 2022

Adolescente le presta su abrigo a una anciana friolenta: al otro día, la chica halla un anillo y una nota en el bolsillo - Historia del día

31 de agosto de 2022

Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

08 de junio de 2022

Mamá solitaria envía a su hijo mal portado a la estación de policía: él regresa con una medalla - Historia del día

02 de agosto de 2022

Hombre visita a su madre por primera vez en años: echa a la adolescente que la visita todos los días - Historia del día

04 de junio de 2022

En su cumpleaños 32, mujer encuentra a un bebé recién nacido en la puerta con una nota: "Este es tu nieto" - Historia del día

26 de junio de 2022

Anciana comienza a trabajar en hogar comunitario tras enterarse de que los 3 hijos de su vecina fueron llevados allí - Historia del día

16 de agosto de 2022

"¡Entrega a las gemelas en adopción!", le dice hombre a esposa enferma: 37 años después le ruega a sus hijas que lo ayuden - Historia del día

06 de agosto de 2022

Pobre adolescente cuida el jardín de la abuela tras su muerte: halla docenas de fajos de dinero enterrados allí - Historia del día

04 de agosto de 2022

Anciano organiza fiesta de cumpleaños para el hijo de madre militar, un bus lleno de soldados llega a su finca después - Historia del día

15 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited