logo
Mano enguantada sosteniendo un vial con "Prueba de ADN" escrito en la etiqueta. | Shutterstock
Mano enguantada sosteniendo un vial con "Prueba de ADN" escrito en la etiqueta. | Shutterstock

Mi suegra me acusa de engañar a su hijo: la prueba de ADN dice que ella es la infiel - Historia del día

Vanessa Guzmán
05 oct 2022
08:40

La suegra de una mujer la acusó de engañarla y dijo que su esposo no podía ser el padre del niño. Una prueba de ADN demostró que estaba equivocada, pero también reveló la verdad más sorprendente que nadie esperaba.

Publicidad

"Eres una mala mujer". Me dijo mi suegra, Georgina, pero mi esposo, Hans, la interrumpió antes de que continuara.

"¡Madre! No le hablarás así a mi esposa. ¡Discúlpate ahora mismo!", exigió después de la gran escena que había causado su madre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Georgina y mi suegro, Manuel, habían venido a conocer a nuestro bebé tras haber sido dados de alta en el hospital. Habíamos esperado varios días para recibir visitas y le pedimos a toda nuestra familia que nos diera tiempo, para unirnos y acostumbrarnos a esta nueva y hermosa realidad.

Pasó un mes e invitamos a la gente. Finalmente, llegó el momento de que vinieran Georgina y Manuel. Aunque se habían portado siempre bien conmigo, sabía que nunca les había gustado para su hijo. A mi suegra le encantaba criticarme.

Publicidad

Sin embargo, no pude evitar que vinieran, principalmente porque otros ya habían subido fotos a las redes sociales con mi bebé. Por lo tanto, Hans los invitó y se suponía que sería una gran velada.

Supe que algo era extraño tan pronto como ella entró por la puerta. Traté de ser cortés y le ofrecí un tiempo con el bebé al que llamamos Hans Jr. Pero las cosas se desmoronaron rápidamente porque Georgina se negó a alzar a su nieto.

Ella negó con la cabeza y espetó: "Lo sabía. ¡Lo sabía! ¡Lo sabía! ¡Lo sabía!".

"¿Qué sabías, mamá? ¿Qué está pasando?", preguntó Hans, confundido. Él me miró como si yo tuviera las respuestas, pero yo estaba igual de aturdida por su arrebato.

"¡Ese bebé no es mi nieto! Hans, escúchame. ¡Tú no eres el padre! ¡Bárbara claramente te está engañando! ¡Míralo! ¡Su nariz es completamente diferente y su tono de piel no es como el de nuestra familia!", precisó Georgina.

"¿Qué dice?", pregunté, ofendida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Madre! ¡Eso es absurdo! No tienes razón para hacer tal acusación. ¡Bárbara nunca me ha engañado, y sé que este bebé es mi hijo!", dijo Hans.

Pero su madre estaba roja y su rabia estaba a punto de empeorar. Comenzó a insultarme, pero mi esposo la interrumpió y le pidió que se disculpara nuevamente. Fue entonces cuando mi suegro se involucró. Se calló y dejó hablar a su esposo.

"Hans, escucha a tu madre. Ella tiene cierta intuición para estas cosas", sugirió Manuel con calma. Solo negué con la cabeza al hombre. Él y yo nunca habíamos tenido problemas, más que nada porque él era callado. Pero sabía a ciencia cierta que él era el facilitador de su esposa. No estaba segura de si realmente creía que engañé a mi marido o si solo estaba siguiendo el juego".

"¡Papá! ¿Cómo puedes decir eso? ¿En nuestra casa? ¿Justo en frente de mi esposa?", cuestionó Hans, y reconocí el dolor en su voz. Quería que este momento fuera especial, pero lo habían arruinado con estas acusaciones.

Manuel levantó las manos. "Aquí hay una solución simple. Puedes hacerte una prueba de ADN y veremos la verdad", continuó, sacudiendo la cabeza como si fuera la opción más simple del mundo. Todavía no podía creerlo, pero tenía la lengua trabada.

Publicidad

"¡TE HARÁS ESA PRUEBA INMEDIATAMENTE!", estalló su madre después de estar callada por solo unos minutos, y me estremecí ante eso.

"Eso es todo. Salgan de mi casa. Si no quieren conocer a su nieto, por mí está bien", les dije y llevé a mi hijo a la habitación.

Escuché algunos gritos más, pero mi esposo finalmente los obligó a irse. Cuando el bebé se durmió, fui a la sala y hablamos un rato. Acordamos que tendríamos el mínimo contacto con ellos hasta que se disculparan.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Desafortunadamente, mi suegra convenció a su lado de la familia que yo había engañado a mi esposo y que el bebé no era de Hans. Recibíamos mensajes de todos. Algunos exigieron que nos hiciéramos una prueba de ADN y otros me insultaron. Gente que ni siquiera había conocido me ofendía.

Publicidad

Finalmente me derrumbé. No pude soportarlo más. También vi el dolor en los ojos de mi esposo cada vez que escuchaba una notificación en mi teléfono. "Hagámoslo. Hagámonos la prueba de ADN y callemos a todos de una vez por todas", le dije, y así lo hicimos.

Como era de esperar, Hans era obviamente el padre, pero tuvimos que invitar a los suegros a nuestra casa una vez más para darles los resultados.

"Esto puede ser manipulado. ¿Qué hiciste?", se burló Georgina después de pasarle los resultados a su esposo.

"No hice nada. Hans se llevó al bebé solo para hacerse la prueba. Yo no estuve allí en absoluto", suspiré.

"Mamá, ahí está la prueba que querías. Soy el padre. Ahora, ¿podrías detener esto y simplemente disfrutar de tu primer nieto?", rogó mi marido, y aunque trató de ocultarlo, yo sabía cuánto había sufrido. La odié por eso, pero sería cortés por su bien.

"Bien", dijo, pero mantuvo los brazos cruzados, sin mirar a su nieto, que estaba en la cuna de la sala que habíamos comprado. La cabeza de Hans se desplomó y le di unas palmaditas en la espalda.

Pero Manuel finalmente habló después de examinar los resultados en silencio durante un rato. "Espera un minuto, ¿la sangre de Hans es B+? ¿Cómo es que nunca supe esto?", preguntó, mirando tanto a su hijo como a su esposa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Hans se encogió de hombros. "No sé”.

"Tal vez lo olvidaste o viste un resultado médico que agregó esa información", sugirió Hans a su padre, pero Manuel ahora se centró por completo en su esposa.

Mi suegra se quedó callada una vez más, pero su desdén había desaparecido. Estaba nerviosa. Lo ocultaba bien, pero igual se notaba.

"Georgina, ¿por qué nuestro hijo es B+?", le preguntó lentamente. Hans y yo nos miramos confundidos.

"¿Qué está pasando ahora? ¿Qué importa mi tipo de sangre?", preguntó a sus padres, quienes se negaron a reconocerlo.

Finalmente, Manuel dijo algo; sus ojos nunca se apartaron del rostro de su esposa. "Porque tanto tu madre como yo somos 0+. Lógicamente, no puedes ser B+, pero aquí", golpeó los resultados de ADN con una mano, "dice que lo eres. Entonces, le pregunto a tu madre. Georgina, ¿qué significa esto?".

Publicidad

Me quedé tan boquiabierta que pensé que podría haberme desgarrado un músculo. Nunca imaginé este escenario en un millón de años. Mis ojos se dirigieron a Georgina, que miraba a su marido en silencio y se humedecía los labios con nerviosismo. Ella también se retorcía las manos. Finalmente, rompió el contacto visual con él, cerró los ojos y confesó.

Hans no era el hijo biológico de Manuel. Ella lo había engañado durante su matrimonio con un amigo de la familia. Y finalmente, la verdad salió a la luz.

"Es por eso que me acusaste, ¿verdad? Te estabas proyectando. Pensaste que era igual que tú", le dije, arqueando una ceja hacia ella. Sentí la mano de mi esposo en mi brazo. Mi comentario fue un poco duro y añadió sal a la herida. Pero estaba tan enojada que no pude controlarme.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Georgina comenzó a sollozar, adoptando su habitual histrionismo, hasta que Manuel se puso de pie y se fue. Ella lo siguió, y los dejamos en paz. Tenían muchos problemas con los que lidiar, y ¿quién querría involucrarse?

"¿Estás bien?", Le pregunté a mi esposo, abrazándolo por la espalda.

"Supongo. Bueno, no sé cómo papá y yo lidiaremos con esto, pero al menos, no tendremos que preocuparnos por nuestras preguntas sobre nuestro hijo", respondió, más tranquilo de lo que esperaba.

"Aun así, es mucho para asimilar".

"Sí, pero lo que sea. Estaremos bien, y tú y nuestro bebé son todo lo que me importa ahora", agregó Hans, dándose la vuelta y rodeándome con sus brazos. Apoyé la cabeza en su pecho y lo asimilé todo.

¿Si te estás preguntando acerca de mis suegros? Bueno, se divorciaron y el resto de la familia descubrió por qué. Fue un desastre colosal. Para empeorar las cosas, Georgina comenzó a salir con su pareja, el padre biológico de Hans, y trató de presentárnoslo. Al parecer, se habían mantenido en contacto durante años y él sabía que era el padre de Hans. Loco, ¿verdad?

Publicidad

Pero mi esposo cerró eso de inmediato. Decidimos cortar el contacto con ella definitivamente después. Manuel era su padre. Todo estuvo bien con nosotros. Por ahora al menos. Nunca se sabe lo que puede pasar en una familia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No haga acusaciones si no tienes pruebas que las respalden: Georgina acusó a Bárbara de engañar a su marido, pero las cosas se volvieron contra ella cuando le hicieron una prueba de ADN. Ella había estado proyectando sus propias inseguridades en su nuera y su matrimonio se destruyó para siempre.

La familia puede ser complicada y debes saber cómo reducir o cortar el contacto de ser necesario: No es fácil dejar de hablar con un familiar, pero tu salud mental y emocional es más importante. Bárbara y Hans hicieron lo correcto al eliminar a su madre de su vida.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Papá prohíbe a su hijo ser bailarín, luego recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

14 de agosto de 2023

Una mujer se esconde en el balcón, ve a su esposo entrar en el dormitorio con la profesora de su hijo - Historia del día

02 de agosto de 2023

Chica huérfana ve flores nuevas en tumba de mamá cada semana, ahí conoce a papa del que nunca supo - Historia del día

30 de septiembre de 2023

36 veces que la gente compartió los peores regalos que ha recibido

08 de octubre de 2023

Mujer renuncia a su carrera para tener hijos, en su 3er aniversario de boda descubre que su esposo no quiere hijos - Historia del día

08 de septiembre de 2023

Aposté con mi esposa que podía vivir su vida durante una semana - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

02 de octubre de 2023

Niño pobre ayuda a un anciano a empujar carro lleno de basura, pronto recibe recompensa de 1 millón de dólares - Historia del día

26 de julio de 2023

Mujer se da cuenta de que su hijastro desaparece a diario tras la muerte de su padre y lo ve visitando una casa vieja y destartalada - Historia del día

22 de octubre de 2023

Compañeras de trabajo se burlan de una becaria de aspecto pobre, descubren que no es tan simplona cuando entra su jefa - Historia del día

04 de octubre de 2023

Hombre lleva a mujer a casa, su marido y hermanos acuden a él pocos días después - Historia del día

31 de octubre de 2023

Descubrí que mi cliente habitual, que siempre deja grandes propinas, es mi padre - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Mujer ve a su marido cenando con mujer mayor cuando supuestamente estaba de viaje de negocios - Historia del día

28 de julio de 2023

Hombre lucha por su hija en tribunales tras ser dada en adopción sin su permiso - Historia del día

12 de octubre de 2023