logo
Mujer mayor rebuscando en un contenedor de basura | Foto: Shutterstock
Fuente: Mujer mayor rebuscando en un contenedor de basura | Foto: Shutterstock

Señor mayor llora al reconocer a la novia que perdió hace 50 años hurgando en un basurero - Historia del día

Georgimar Coronil
20 oct 2022
09:00

Las circunstancias hacen que dos novios del instituto se separen. Un día, 50 años después, el hombre rompe a llorar tras reconocer a su amada buscando comida en un contenedor.

Publicidad

Detrás de cada historia de amor fallida hay dolor, desamor y un deseo insatisfecho de tener un final feliz. Pero la de Ricardo, de 68 años, era algo más que eso.

"Han pasado 50 años desde que te vi por última vez, cariño. Todavía no soy capaz de olvidarte. ¿Por qué me dejaste y te fuiste? Habías prometido venir a buscarme, pero nunca lo hiciste. Nunca me escribiste después", dijo Ricardo mientras cerraba sus ojos llenos de lágrimas y se hundía en la almohada pensando en su amada Iris.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ricardo seguía estando soltero y continuaba esperando a su novia del instituto, Iris, a la que vio por última vez mientras se despedía de ella con un beso en el aeropuerto, en 1972. Habían pasado 50 años desde entonces. Iris nunca volvió, pero Ricardo no perdió la esperanza. En algún lugar de su corazón, todavía tenía la certeza de que se encontraría con ella.

Pero, ¿por qué Iris había dejado de escribirle a Ricardo de repente? Estaban locamente enamorados, pero ¿qué la llevó a olvidarse de él? ¿Le había traicionado, o había sucedido otra cosa que el pobre Ricardo nunca pudo imaginar?

Ricardo e Iris se conocieron en su primer año de instituto, a finales de los años sesenta. Cuando se sentaron por primera vez uno al lado del otro, no imaginaron que pronto serían pareja.

Publicidad

Iris se enamoró perdidamente del sentido del humor y la sonrisa con hoyuelos de Ricardo. Él también correspondió a los sentimientos de Iris porque sabía que ella era la elegida.

Lee más: Chico rompe con su novia por $25.000: años después se entera de que tienen un hijo - Historia del día

Lo que empezó como una amistad pronto se convirtió en una clásica historia de amor. Ricardo llegaba temprano a clases para encontrarse con su novia y pasar tiempo con ella. Iban juntos a la escuela dominical, se reunían todas las tardes en el parque con el pretexto de pasear a sus perros y hacían todo lo posible por celebrar su amor de cuento de hadas.

Publicidad

Era fácil deducir que la pareja estaba locamente enamorada. Pronto, las cosas empezaron a ponerse intensas cuando Ricardo e Iris planearon su futuro juntos, tras compartir un apasionado beso el día de San Valentín de 1972.

"¡Te quiero!", dijo Ricardo, arrodillándose dramáticamente con las rosas rojas favoritas de Iris en la mano. “¿Quieres ser mi esposa?”.

Al principio, la pareja compartió una risa sincera. Iris aceptó, pero no pudo sonreír más. Reveló con dolor que se mudaría a otro estado con sus padres debido al trabajo de su padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Intenté convencer a mis padres de que me pusieran en el internado de nuestra escuela hasta que terminara los exámenes y luego me enviaran a un colegio local de aquí. Pero quieren que me vaya con ellos. Estoy muy triste, te extrañaré", sollozó Iris.

Ricardo estaba destrozado y tenía un plan para volver a reunirse con ella en el otro estado al que se iba a mudar.

"No importa si no puedes quedarte aquí. Puedo ir a verte, ¿no?", se rio. "Me inscribiré en la universidad a la que vas a ir. Y nada podrá separarnos de nuevo". Iris suspiró con alivio.

Una semana después, tras el día de San Valentín de 1972, Ricardo fue al aeropuerto a ver a su novia y darle un beso de despedida. Fue un momento emocionante para ambos. Se abrazaron y se besaron, prometiéndose mutuamente que se encontrarían pronto. Pero ¿quién iba a saber que ese sería su último encuentro y que no se verían en los próximos 50 años?

Publicidad

Pocos días después de la despedida, Ricardo recibió su primera carta de Iris. Estaba encantado y siguió leyendo lo que ella había escrito palabra por palabra más de cien veces.

El joven le contó a sus padres sus planes de casarse con Iris después de la graduación. Por suerte, le apoyaron.

Pasaron los días y Ricardo siguió recibiendo más cartas de Iris. Seis meses se desvanecieron como el aire antes de que se diera cuenta, y pronto llegó el momento de ingresar a la universidad en el otro estado, donde vivía Iris.

El corazón de Ricardo se empezó a acelerar por su encuentro con su novia. Estos seis meses parecían seis décadas sin ella. Tomó un avión hacia el destino que le permitiría ver a su amada una vez más.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Iris, mi amor, voy a por ti", murmuró mientras se dirigía en taxi a la universidad. Antes de entrar en su clase, Ricardo buscó ansiosamente el nombre de Iris en la lista de asistencia. Pero no estaba allí.

Publicidad

Supuso que podría haber habido algún error y entró en su clase, esperando verla, porque habían planeado seguir la misma carrera. Por desgracia, Iris no se presentó.

Desconsolado y decepcionado, Ricardo fue a todas las aulas de primer año para ver si Iris estaba allí en algún sitio. Pero no la halló. Ricardo no perdió la esperanza y se dirigió a su dirección.

"Sí, ¿en qué puedo ayudarle?", contestó una mujer mayor a Ricardo, que se encontraba inquieto en el umbral de la puerta. Se asomó al interior, pero Iris no estaba allí, y la mujer no era pariente de ella porque conocía bien a sus padres.

Lee más: Mujer solitaria halla carta sellada de su primer amor escondida en el bolsillo de su vieja chaqueta de la escuela - Historia del día

Publicidad

"Soy amigo de Iris y he venido a verla. ¿Está aquí?", preguntó preocupado.

La mujer frunció el ceño y le dijo que allí no vivía nadie con ese nombre.

"Pero solía recibir cartas de ella, que se enviaban desde esta dirección. Hace un mes que no me escribe. Por favor, sé que está ahí".

La mujer se compadeció de Ricardo y le dijo que eran nuevos en el lugar. "Creo que la persona que quiere conocer debe haber vivido aquí antes. Compramos esta casa hace un mes", dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Sabe a dónde se ha mudado la familia?", le preguntó él, con lágrimas en los ojos.

"No, lo siento, no los conozco. Mi marido podría saberlo, pero falleció hace dos semanas. No estoy segura de poder ayudarle, joven".

La mujer no tenía más detalles que compartir y despidió a un decepcionado Ricardo.

El chico no podía concentrarse en sus estudios. Siguió buscando a Iris por todas partes, pero no consiguió dar con ella. Incluso llamó a sus padres y les pidió que revisaran su antigua casa en su ciudad natal. Su angustia se duplicó cuando le informaron de que la casa de Iris llevaba mucho tiempo vacía y cerrada.

Publicidad

"¿Dónde se habrá metido? Dios, ¿cómo voy a encontrarla?", gritó.

El pobre Ricardo pasó varios meses dividido entre encontrar a Iris y concentrarse en su carrera. Un día, cuando menos lo esperaba, recibió un correo de los padres de Iris. Lo leyó repetidamente, y cada vez, su corazón latía más rápido. Decía:

"Querido Ricardo, lo sentimos, nuestra hija Iris estuvo enferma durante los últimos meses y murió la semana pasada. Sería mejor que no vinieras a buscarla. Adiós".

A Ricardo no le cuadraba la historia. Una parte de él se moría al leer esta carta, pero la otra se negaba a aceptar lo que estaba escrito. Volvió a contactar a los padres de Iris para pedirles detalles, pero nunca le respondieron. Incluso localizó su dirección y fue allí, pero la casa estaba deshabitada.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"Iris, ¿qué te ha pasado? ¿Dónde estás?", gritó en la puerta.

Ricardo nunca pudo superar el trauma por completo. Con el tiempo se graduó, encontró un trabajo y siguió adelante con su vida. Pero en el fondo seguía sufriendo por la pérdida de Iris.

Publicidad

Muchas cosas habían cambiado en estas cinco décadas, pero el amor de Ricardo por su novia seguía intacto. Nunca se casó y prefirió seguir soltero. Un día, regresó a su ciudad natal y decidió visitar la vieja casa donde una vez vivió Iris.

"Aquí es donde te besé el día de San Valentín", dijo mientras estaba parado frente al balcón de su habitación. La casa estaba desierta.

Sabiendo que no encontraría a nadie allí, Ricardo se dirigió al umbral y se asomó a la vivienda abandonada. Esperaba que Iris respondiera a sus golpes en la puerta. Era como un sueño que nunca se convertiría en realidad.

Ricardo se alejó hacia la calle, sollozando cuando vio a una mujer mayor rebuscando en un contenedor de basura al otro lado de la carretera. Más allá de sus arrugas, la suciedad y las canas, Ricardo aún podía reconocer aquel rostro. Era Iris.

Publicidad

"¡¿Iris?! Mi amor”, gritó y corrió hacia ella.

Iris dejó lo que estaba haciendo y se dio la vuelta, llorando. Todavía podía reconocer esa voz y se quedó congelada en la acera. "¡¿Ricardo?!", gritó mientras ella caía al piso de rodillas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Ricardo se arrodilló junto a ella y lloró durante mucho tiempo, abrazándola.

"Querida, ¿dónde has estado todos estos años? Te he buscado por todas partes, pero no te he encontrado. ¿Qué te ha pasado?", dijo Ricardo. Entonces, escuchó una historia que le rompió el corazón.

"Mis padres nos vieron besarnos el día de San Valentín y se enteraron de nuestra relación", reveló Iris.

"¿Qué pasó entonces?", preguntó Ricardo, curioso por reconstruir los 50 años que habían perdido.

"Nos mudamos y al poco tiempo me pillaron enviándote cartas. Descubrieron nuestros planes de reencontrarnos en la universidad y se apresuraron a llevarme lejos".

Publicidad

Resultó que los padres de Iris siempre habían desaprobado su relación con Ricardo. Suspendieron sus estudios y se mudaron nuevamente, suponiendo que eso pondría fin a su relación con él.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Te envié cartas en secreto después de eso, pero mis padres se enteraron de alguna manera e impidieron que te llegaran", dijo Iris entre sollozos. "Varios años después, murieron. Quise ponerme en contacto contigo, pero perdí tu dirección. No pude localizarte en tu universidad porque ya te habías graduado y mudado".

El corazón de Ricardo se hundía cuanto más oía.

"Entonces, volví a este pueblo, deseando que nos encontráramos algún día. Incluso fui a tu casa, pero siempre estaba cerrada. Empecé a vagar por las calles con el fuerte deseo de encontrarte algún día", sollozó Iris.

"No podía volver a mi casa aquí porque mis padres la habían vendido a otra persona, y nadie vive allí desde hace mucho tiempo. Entonces me tocó vivir en la calle y alimentarme de las sobras de los contenedores. Te estuve esperando todos estos años, cariño".

Publicidad

Ricardo se quedó sin palabras y lloró. "Acabo de regresar a la ciudad. Debería haber vuelto hace tiempo. Siento haberte hecho esperar", lloró.

Ayudó a Iris a levantarse y la abrazó. "¡Vamos a casa!", dijo mientras se daban la vuelta y caminaban hacia su casa. Ricardo e Iris empezaron a vivir juntos, compensando los 50 años que habían perdido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor verdadero siempre tiene un final reconfortante: Ricardo e Iris no pudieron estar juntos durante 50 años debido a las circunstancias. Pero el destino los acercó de nuevo porque su amor era verdadero. No se habían olvidado el uno del otro y estaban entregados a su relación.

Nunca hay que perder la esperanza y la fe en la vida: A pesar de no haber podido encontrar a su amada durante 50 años, Ricardo no perdió la esperanza. Tras regresar a su ciudad natal, visitó la casa de ella, sabiendo que solo la vería abandonada. Su sincero esfuerzo acabó por ayudarle a reconciliarse con su amada perdida desde hace tiempo, después de encontrársela en la calle.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer encuentra al perro de su difunto hijo junto a su tumba: "Lo llevé tres veces a casa y siempre vuelve", dice el guardia - Historia del día

19 de octubre de 2022

Mujer de talla grande es rechazada por los padres de su prometido: luego ellos le ruegan que se case con él - Historia del día

10 de julio de 2022

Niña se siente sola tras la muerte de su abuela: le escribe una carta y recibe respuesta días después - Historia del día

08 de julio de 2022

Niño se afeita la cabeza para apoyar a su madre con cáncer: al día siguiente ve que sus amigos están calvos - Historia del día

12 de octubre de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

Niño ahorra por 1 año para comprarle regalo a la abuela: recibe 20 veces más del dueño de la tienda al día siguiente - Historia del día

09 de septiembre de 2022

Mujer solitaria halla carta sellada de su primer amor escondida en el bolsillo de su vieja chaqueta de la escuela - Historia del día

23 de agosto de 2022

Mujer ve a una niña cruzando la autopista sola: "Estoy buscando a mis padres", dice - Historia del día

06 de agosto de 2022

Papá en silla de ruedas se convierte en el compañero de baile de su hija en fiesta de graduación porque nadie la invitó - Historia del día

19 de agosto de 2022

Peluquero se ofrece a cortar el cabello de hermosa mujer sin hogar: esto la ayuda a encontrar a su familia - Historia del día

20 de julio de 2022

Tras ser despedido, pobre conserje salva a perro atrapado en tubería: al otro día recibe oferta para dirigir una gran empresa - Historia del día

17 de agosto de 2022

Cartero de 24 años me llevó a su casa después de que mi propio hijo se olvidara de mí por completo - Historia del día

15 de septiembre de 2022

Señora pobre ayuda a mamá soltera a cuidar a su recién nacido en un avión y recibe 100 rosas tras el aterrizaje - Historia del día

06 de septiembre de 2022

Joven que nunca conoció a sus padres aleja a su papá: se entera de su testamento meses después - Historia del día

01 de julio de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited