logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Mujer solitaria halla carta sellada de su primer amor escondida en el bolsillo de su vieja chaqueta de la escuela - Historia del día

Georgimar Coronil
23 ago 2022
16:15
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Ruth encontró una conmovedora carta de su novio del instituto de hace décadas, rompió a llorar. No podía cambiar el pasado, pero lo que hizo después fue increíble.

Publicidad

"El hogar está donde está el corazón", solía decirle su madre.

El problema era que Ruth, de 67 años, no sabía realmente dónde estaba su corazón. Llevaba varios años así.

Casa. | Foto: Pexels

Casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Miró alrededor de la casa medio vacía. Cada rincón guardaba en su mente los recuerdos de toda una vida. Y, sin embargo, tenía la sensación de que el lugar había crecido a su alrededor a lo largo de los años.

Esta casa había sido el mundo de Ruth durante los últimos 31 años. Aquí comenzó su vida con Carlos, su marido. Aquí es donde criaron a sus dos preciosos hijos, Enrique y Miguel. Las paredes eran testigos de la temprana inclinación de Miguel por el arte, y de la elevada altura de Enrique, algo que heredó de ella.

El patio trasero, antaño rico en bayas, había sido descuidado en los últimos años. Ruth aún recordaba el último desayuno que la familia compartió allí. Las risas de aquel viejo patio oxidado aún resonaban en su corazón. Pero, de alguna manera, los ecos se habían vuelto distantes.

Publicidad

Desde que había perdido a Carlos por un cáncer, siete años atrás, le había resultado más fácil desprenderse de aquella hermosa casa. Los niños se habían asentado, y ahora era abuela.

Lee más: Mujer compra viejo abrigo en tienda de segunda mano y halla nota en el bolsillo que dice: "Ayuda a mis nietos" - Historia del día

Era agradable que la necesitaran de vez en cuando, pero Ruth sabía en su corazón que tenía que hacer un cambio.

Esa es quizás una de las principales razones por las que aceptó la sugerencia de Enrique de mudarse a una residencia de ancianos. Parecía lujosa, con habitaciones amplias, instalaciones que cubrían todas sus necesidades y una gran zona abierta sólo para la jardinería.

Publicidad

Pero incluso en ese sitio perfecto, Ruth sabía que le faltaba algo. No podía explicar esa sensación, así que no la compartió con nadie.

"¡Mañana!", pensó. "Mañana es un nuevo y brillante comienzo". Y aunque la mayor parte del embalaje y el envío estaban hechos, Ruth se había guardado una cosa para el final. Miró la gran caja que había en la encimera de la cocina, esperando a ser abierta. Había llegado el momento.

Caja sobre la encimera de la cocina. | Foto: Getty Images

Caja sobre la encimera de la cocina. | Foto: Getty Images

Publicidad

Ruth se acercó a la cocina y se apoyó en la caja.

Incluso antes de desembalarla, recordaba todo lo que había allí y cómo estaba dispuesto. Y, sin embargo, suspiró con asombro y nostalgia sobre cada una de las cosas que halló dentro.

Había una caja de medallas que había ganado por correr en pista y participar en debates en sus años escolares. Se inclinó y leyó las inscripciones de esas medallas, las 67 que había. Cada una estaba impecable. Cada una de ellas evocaba un recuerdo diferente de aquellos años olvidados.

También había una colección de cintas de casete, su posesión más preciada cuando era una adolescente angustiada. Esa música la ayudó a superar algunos momentos difíciles de acoso, de lucha por pertenecer y de ruptura con los amigos. También se convirtió en la banda sonora de su primer romance en el instituto. William, o Will, como ella lo llamaba.

Publicidad

Lee más: Un mes antes de convertirse en millonaria, mujer pobre estaba hurgando en la basura - Historia del día

Ruth y William se conocieron en la pista de atletismo del instituto. Ruth estaba en el undécimo curso cuando todo el mundo hablaba de ese "nuevo chico de ojos marrones con zapatos de deporte elegantes" que se había transferido desde otro colegio.

Ruth no se preocupó lo suficiente por este nuevo estudiante hasta que lo vio correr en la pista un día. Al verlo trotar con tanta facilidad, con su pelo perfectamente peinado rebotando hacia arriba y hacia abajo, y sus zapatillas de color naranja y verde neón, se sintió intimidada al instante.

Publicidad

Ruth había sido la campeona invicta de atletismo de la escuela durante los dos últimos años, y ésta era la primera vez que temía perder su oportunidad de obtener la beca que deseaba.

Pero en las siguientes semanas, William rompió todos los prejuicios que Ruth tenía sobre él. El nuevo velocista estrella era un introvertido, tímido y caballeroso chico que tenía muchas cosas en común con ella.

Corredor. | Foto: Getty Images

Corredor. | Foto: Getty Images

Publicidad

No se sentía amenazado por Ruth. Al contrario, celebró su talento y le preguntó si podían entrenar juntos. Aplaudía sus victorias y se reía de sus intentos desternillantes de cantar o tocar la batería.

Y Ruth era la primera persona a la que acudía cuando necesitaba ponerse al día en los estudios. A diferencia de todos los demás en la escuela, la trataba como una amiga, no como un prodigio.

Ruth y William se convirtieron en confidentes. No supieron cuándo, pero en algún momento, entre la pista de atletismo y el aula, se enamoraron.

Cuando estos recuerdos empezaron a volver a ella, Ruth no pudo evitar cerrar los ojos. Podía sentir el aire de la escuela, la pista de atletismo bajo sus zapatos. Y podía sentir a William corriendo a su lado.

Publicidad

Lee más: Anciana dueña de mansión de $2 millones deshereda a su nuera tras oír el tono de llamada de su celular - Historia del día

En el momento en que Ruth le superaba y ganaba una carrera, William le quitaba la goma del pelo, deshaciendo el moño. Sosteniendo el coletero en alto, declaraba dramáticamente a los espectadores: "¡Mira, he ganado!".

A lo largo del año siguiente, él acabó perdiendo bastantes carreras contra ella, y Ruth acabó perdiendo bastantes coleteros contra William.

Pero su inocente historia de amor pronto llegaría a su fin. Hacia el final del instituto, William recibió una beca en una prestigiosa universidad de otro estado, mientras que Ruth la obtuvo en el suyo.

Publicidad

Los dos sabían que no podían pedirle al otro que renunciara a la universidad de sus sueños. Y aunque podrían haber intentado mantener viva su relación a través de la distancia, ni Ruth ni William se atrevieron a arriesgarse a terminar con el corazón roto.

Nunca se lo dijeron, pero en la noche del baile, cuando se vieron por última vez, supieron que era un adiós.

Eso había sido décadas atrás, pero Ruth podía recordar vívidamente el último abrazo con los ojos llenos de lágrimas que se dio con William. Aquella noche, se las había arreglado para esconder el botonier de William sin que él se diera cuenta.

Chaqueta negra. | Foto: Getty Images

Chaqueta negra. | Foto: Getty Images

Publicidad

Allí estaba, bien envuelto y conservado en la caja.

Y luego, debajo de todo ello, estaba su famosa chaqueta de cuero. William le había comprado la chaqueta a Ruth por su cumpleaños. Y aunque se la puso un día sí y otro también en el instituto, la última vez que la usó fue la noche del baile, cuando William la acompañó a casa.

Recordando aquella noche, Ruth tomó la chaqueta y le echó una larga mirada. “¿Debo probármela?”, pensó.

Estaba segura de que no le iba a quedar bien. Pero también sabía que probablemente la regalaría al día siguiente con el resto de la ropa vieja.

Publicidad

“Una última vez", se dijo, y se puso la chaqueta.

Con un poco de esfuerzo, pudo entrar en la hermosa prenda. Posando frente al espejo, miró la chamarra desde todos los ángulos. Recordó cómo William la rodeaba con el brazo y metía la mano en el bolsillo derecho mientras caminaban.

Entonces, instintivamente, metió la mano en el bolsillo. Y para su sorpresa, sintió algo allí. Resultó ser un sobre con su nombre. Reconoció la letra. Era la de William.

Sobre con carta. | Foto: Getty Images

Sobre con carta. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Mi querida Ruth,

Sé que prometimos separarnos con una sonrisa en la cara. Sé que no sabemos lo que nos depara el futuro. Pero por la forma en que nos abrazamos esta noche, mi corazón se niega a creer que esto es un adiós para siempre. Esto no se siente como un final. Tal vez no tenga que serlo.

Así que, por favor, cariño, escríbeme. Y yo te responderé. No te dejaré ir todavía.

Te quiero. Siempre serás el viento bajo mis alas, mi Ruth.

Solo tuyo, Will"

Una lágrima rodó sobre ese dulce nombre. Mientras volvía a doblar la carta, Ruth sintió una extraña sensación de pérdida. ¡Si al menos hubiera vuelto a usar su chaqueta en lugar de guardarla envuelta y en caja! No pudo evitar imaginar todas las formas posibles en que su vida habría sido diferente si ella y William hubieran estado juntos.

Publicidad

Pero todos esos pensamientos eran inútiles. En realidad, Ruth conoció a un joven encantador que la amaba y formó una familia con él. Y no cambiaría nada de eso por lo que podría haber sido su futuro con William.

Mientras apagaba las luces de la cocina y se retiraba a su dormitorio, siguió buscando respuestas a esas preguntas.

Mujer pensando. | Foto: Pexels

Mujer pensando. | Foto: Pexels

Publicidad

Volvió a pensar en la nueva comunidad de jubilados a la que se mudaría. Intentó visualizar su vida allí. Intentó imaginar todos los aspectos positivos de ese lugar. Pero ahora, todo lo que podía ver eran los ojos llorosos de William. Todo lo que podía pensar era en cómo él habría esperado saber de ella.

¿Quién sabe cuánto tiempo esperó una respuesta? ¿Y cómo se le habría roto el corazón al pensar que ya no quería estar con él?

En ese momento, Ruth supo que tenía que intentar llegar a él. Tenía que decirle la verdad. William debía saber que ella lo amaba y lo anhelaba igualmente.

Pensó en buscar a William en Internet. Probablemente también podría pedir la ayuda de Enrique o de Miguel. Pero entonces, tuvo una mejor idea.

Publicidad

Al día siguiente, estaba en el primer vuelo al estado de donde provenía la carta. Sus hijos estaban enfadados con su decisión impulsiva, pero conociendo a su madre como una mujer suave y complaciente, estaban más preocupados por ella que enfadados. No había llevado mucho con ella: solo un poco de ropa, artículos de aseo y la carta.

Mientras el taxi la llevaba a la dirección que aparecía en el sobre, Ruth trató de imaginar cómo debía ser la vida de William allí.

Y cuando el taxi finalmente la dejó frente a una hermosa casa, se quedó paralizada por un segundo. Imaginando por centésima vez la sonrisa de William en su cabeza, se armó de valor para acercarse a la encantadora vivienda y llamar al timbre.

Publicidad

Una mujer mayor abrió la puerta. "¿Sí?".

Puerta de casa. | Foto: Pexels

Puerta de casa. | Foto: Pexels

Ruth no esperaba ver a una mujer, pero continuó y dijo: "Lo siento, ¿es aquí donde vive el señor William?".

Publicidad

La anciana parecía un poco alarmada al oír el nombre. Se acercó y entrecerró los ojos para ver mejor a Ruth. Se quedó allí, mirando fijamente, durante unos segundos incómodos. Y, de repente, las arrugas de su cara se transformaron en una gran sonrisa.

"¿Ruth?".

Ahora Ruth estaba confundida. Volvió a mirar a la mujer. Y aunque había algo muy familiar en su sonrisa, Ruth seguía sin reconocerla.

"¡Oh, por el amor de Dios! ¿Me reconoces ya, o necesitas que me ponga mi traje de animadora del colegio?".

"¡Doris! Dios mío, eres tú", dijo Ruth sorprendida.

Publicidad

Tras un fuerte abrazo, las dos excompañeras se sentaron a tomar un café. Durante la conversación, Doris habló de la vida de William después de su beca.

"Sí, le encantaba. Sus años en la universidad fueron bastante solitarios. Luego, consiguió un trabajo y me ayudó a conseguir un empleo en la misma empresa. Ya lo conoces, tan encantador y amable como siempre.

Mujeres en la cocina. | Foto: Pexels

Mujeres en la cocina. | Foto: Pexels

Publicidad

"Pero su carrera pronto despegó. Conoció a su esposa Patricia, que era asistente legal aquí. Tuvieron dos hijos y llegaron a tener dos casas y una vida muy cómoda.

"Ahora los niños tienen sus propias carreras, pero lamentablemente, Patricia falleció hace unos ocho años. Tuvo un trágico accidente. William estaba devastado y se retiró. Dejó su trabajo, regaló sus cosas, me vendió su casa y se alejó de la vida que conocía".

Ruth podía sentir el dolor de William en su propio corazón. "¿Dónde está Will ahora?".

Antes de dar cualquier información, Doris sintió curiosidad por saber: "De todos modos, ¿por qué quieres saber de él?".

Publicidad

Ruth finalmente se sinceró con Doris acerca de la carta que había descubierto y de cómo solo quería encontrarse con él una vez y disculparse por no haberle contestado.

Conmovida por la situación de Ruth, Doris se secó las lágrimas, se levantó de su asiento y le dijo a Ruth:

"Levántate. Vamos a reunirnos con él".

Ruth se sorprendió por la urgencia en la voz de Doris. "¿Ahora mismo?".

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

Doris la miró fijamente a los ojos y respondió: "¿No has esperado lo suficiente?".

Las dos mujeres se dispusieron a visitar a su antiguo compañero de colegio. Todo iba muy rápido. Pronto se encontraría cara a cara con el hombre que una vez amó. Su corazón dio un vuelco.

Después de 30 minutos de viaje, finalmente se detuvieron frente a una preciosa casa de dos plantas con un amplio jardín.

Ruth vio a un hombre mayor con el pelo bien peinado regando las plantas en un rincón. Era él.

"Will...".

El anciano se detuvo, e incluso antes de darse la vuelta, dijo: "¿Ruth?".

Publicidad

Luchando contra sus lágrimas de felicidad, Ruth dijo: "Encontré tu carta... ayer".

"¡Ruth!".

"Lo siento mucho, Will. Doris me contó todo sobre ti. Estaba... encontré tu carta ayer mismo. Siento mucho que mi chaqueta haya sido...".

Pareja abrazándose. | Foto: Pexels

Pareja abrazándose. | Foto: Pexels

Publicidad

Billy interrumpió su nervioso y emotivo discurso con un gran abrazo.

"Ruth, estás aquí", sonrió William.

"Sí, estoy aquí". Ruth lloró y dejó que su reencuentro se asentara.

El resto de la velada fue emotiva. Los dos antiguos novios se quedaron sentados en el porche, recordando los momentos vividos, tomados de la mano y compartiendo los altibajos de sus vidas.

Ruth no había sido tan feliz en años. Había recuperado a su confidente, y él aún podía secar sus lágrimas un minuto y hacerla reír al siguiente.

Publicidad

En secreto, Ruth deseaba que la velada no terminara nunca, o que pudiera quedarse con él para siempre. Pero sabía que probablemente ya había hecho demasiado daño a William. No estaba segura de si podía volver a tener una oportunidad con él. La idea de sus hijos se le pasó por la cabeza y, con el corazón encogido, se levantó para marcharse.

Cajas. | Foto: Pexels

Cajas. | Foto: Pexels

Publicidad

"Espera, quiero mostrarte algo", dijo William. La guió hasta el sótano de la casa. Detrás de una pared de libros y recuerdos había una pila de grandes cajas marrones.

William sacó la caja y dijo: "Yo también tengo cajas con nuestros recuerdos. Y quiero abrir cada una de ellas contigo. Tal vez a lo largo de dos días. O tal vez poco a poco, durante el resto de nuestras vidas. En cualquier caso, quédate, por favor". dijo William, sujetando las palmas de Ruth entre las suyas.

Ruth intentó detenerse un momento antes de decir "sí". Volvió a los brazos de él, y su corazón se llenó de una extraña sensación.

Por primera vez en años, sintió que estaba en casa.

Publicidad
Pareja tomando café. | Foto: Pexels

Pareja tomando café. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Aprecia los recuerdos del pasado: Puede que todo no haya sido perfecto, pero siempre puedes elegir volver a los momentos bonitos. Ruth sólo pudo reunirse con William porque decidió revisar su vieja caja de recuerdos.

Publicidad

Encuentra la manera de mantener el contacto con tus seres queridos: Si has perdido el contacto con un viejo amigo o un ser querido, intenta reavivar esa amistad. Nunca se sabe quién pueda necesitar tu amor y tu compasión en su vida en este momento.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer compra viejo abrigo en tienda de segunda mano y halla nota en el bolsillo que dice: "Ayuda a mis nietos" - Historia del día

23 de junio de 2022

Un mes antes de convertirse en millonaria, mujer pobre estaba hurgando en la basura - Historia del día

13 de julio de 2022

Hombre va a casa de sus difuntos padres tras 30 años y encuentra a indigente con su misma marca de nacimiento - Historia del día

07 de abril de 2022

Mujer a quien le quedan 10 meses de vida va a casa de su ex a confesarle su amor: otra mujer le abre la puerta - Historia del día

11 de junio de 2022