logo
Anciana sentada en un banco. | Foto: Shutterstock
Anciana sentada en un banco. | Foto: Shutterstock

Gemelas ancianas se reúnen semanalmente a pesar de vivir a 150 km de distancia hasta que una de ellas no se presenta - Historia del día

Georgimar Coronil
18 nov 2022
08:30

A pesar de vivir a 150 kilómetros de distancia, dos gemelas se reúnen semanalmente en un parque, pero un día ocurre algo inesperado. Una de ellas llega y espera varias horas a su hermana, pero esta no aparece.

Publicidad

"¿Dónde está? Ya ha pasado una hora de la hora de la reunión", se pregunta Elsa, mirando su reloj mientras está sentada en el parque.

Desde que sus hijos se mudaron y se instalaron en el otro extremo de la ciudad con sus familias, Elsa y su hermana gemela, Emma, de 89 años, se proponían reunirse en el parque todos los sábados.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Tal vez esté en el autobús y no oiga el teléfono", razonó Elsa después de llamar a Emma por cuarta vez.

Como Elsa y Emma vivían a 150 kilómetros de distancia se reunían en el parque porque era un punto intermedio para las dos.

Cuando Emma no volvió a contestar su llamada, Elsa le dejó un mensaje de texto diciendo que la esperaba en el parque. Esperaba que Emma llegara pronto. No sabía lo que le esperaba ese día.

Publicidad

Pasaron dos horas y Emma no apareció en el parque. Elsa se preocupó y decidió volver a llamarla. En ese momento, recibió un mensaje:

"Me he levantado tarde… Llegaré pronto".

Elsa respiró aliviada. "Me ha puesto nerviosa. Me alivia que esté bien".

A Elsa le encantaba leer y siempre llevaba un libro consigo. Decidió leerlo mientras esperaba a Emma, pero no podía concentrarse. Sus ojos estaban en el libro, pero su mente y su corazón estaban en otra parte. Una extraña sensación en su corazón le decía que algo no iba bien.

Elsa acabó dejando el libro y decidió simplemente esperar. Pero pasó otra hora, luego otra, y un par más, pero Emma no aparecía. ¿Dónde estaba?

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Elsa volvió a mirar el reloj. Emma debería haber llegado ya. Preocupada, Elsa volvió a llamarla. La llamada se efectuó, pero Emma no contestó.

Después de cinco llamadas y dos mensajes de texto, el corazón de Elsa latía con fuerza. Era imposible que Emma no contestara al teléfono. Siempre lo hacía. Al menos respondería al mensaje.

Preocupada y aterrorizada, Elsa decidió ir a casa de su hermana. Le dejó otro mensaje, diciendo que iba a ir. "Si no has salido de casa, espérame", escribió. Ese mensaje tampoco obtuvo respuesta.

Después de viajar durante largo rato, Elsa llegó a la casa de Emma. A mitad de camino, le dolían las rodillas y tardó otros 30 minutos en caminar desde la parada del autobús hasta la casa de Emma.

Mientras estaba en el porche de Emma, Elsa la llamó. "¡Emma, soy yo! Abre la puerta".

Pero no recibió respuesta.

Elsa se dio cuenta de que las luces de la casa estaban encendidas y la ropa se estaba secando en el patio trasero. Emma no dejaría las luces de la casa encendidas si hubiera salido. Eso la preocupó más. Habían pasado varias horas desde el último mensaje de texto de Emma.

Publicidad

Elsa decidió comprobar si la puerta trasera estaba abierta, y por suerte lo estaba. Al entrar, volvió a llamar a Emma. "Emma, ¿estás bien? ¿Estás en casa?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

De repente, Elsa oyó una débil voz. Era la de Emma y parecía venir del piso de arriba. Elsa se apresuró a subir a la habitación de su hermana, pero no esperaba lo que vio a continuación.

"¡Dios mío! ¡Emma!", gritó Elsa mientras corría hacia su hermana, que lloraba de dolor en el suelo.

"Oh no, ¿qué ha pasado? Levántate!". Elsa empezó a ayudar a Emma a levantarse, pero esta no podía mover la pierna.

Publicidad

"Me duele, Elsa", gritó. "No puedo moverme. Me pregunto dónde estará mi teléfono… Oh, cielos, subí a ducharme… No me di cuenta del agua en el suelo después de salir de la bañera. No creo que pueda moverme, Elsa".

"¡Oh, voy a llamar a la ambulancia! Tu pie parece hinchado. ¡Dios mío! Espero que sea un esguince y no algo grave".

Con las manos temblorosas, Elsa llamó al 911, y poco después, una ambulancia llevaba a Emma al hospital. Por desgracia, Emma se había roto la pierna derecha y necesitaría un yeso. Eso significaba que necesitaría a alguien que la ayudara en la casa.

"Me las arreglaré, Elsa", dijo Emma. "Eres mayor y también puedes necesitar ayuda. Estoy bien", dijo y se rio.

"¿Por qué no puedes hablar en serio por una vez? Y tu hijo ni siquiera se molestó en volver a llamarte. He visto su teléfono".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Así es él, Elsa", dijo Emma con tristeza. "Ni él ni su mujer e hijos me han visitado en mucho tiempo. Están todos ocupados con sus vidas…".

"¡Ocupados! Alguien tiene que decirles que son demasiado ignorantes por su propio bien".

Así que Elsa llamó al único hijo de Emma y le echó un buen regaño sobre cómo había descuidado a su madre.

"¿Mamá se rompió la pierna? ¿Cómo? ¿Cuándo?", preguntó Adam, preocupado.

"¿No es demasiado tarde para preguntar? Está en un hospital, ¡pero está bien!", dijo Elsa con rigidez.

"Lo siento, tía Emma. He estado demasiado ocupado con el trabajo. Llamé a mamá y, como no contestó, supuse que había ido a verte".

"Querido Adam", dijo Elsa. "Todos tuvimos tu edad alguna vez, cariño. No es que estuviéramos desempleados. Recuerda que tu madre tuvo tres trabajos después de la muerte de tu padre para criarte. Siempre estuvo ahí para ti. Los trabajos y el dinero van y vienen. Si pierdes a las personas que amas, nunca podrás recuperarlas. Espero que entiendas lo que estoy diciendo".

"Tienes razón, tía Emma. Lo siento. Arreglaré esto. Lo prometo".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Y bueno, Adam lo arregló. Habló con sus primos, y decidieron que visitarían a sus madres y las controlarían regularmente.

Además, las reuniones semanales de Emma y Elsa se convirtieron en encuentros en los que toda la familia se reunía, comía bien, se reía, celebraba la unión y daba gracias al Señor por mantener a sus seres queridos felices y sanos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El corazón puede percibir el peligro: El corazón de Elsa le decía que algo no iba bien cuando Emma llegó tarde a su reunión. Por desgracia, sus instintos eran correctos, y encontró a Emma llorando de dolor en su casa tras caerse al suelo.

  • Visita regularmente a tu familia, especialmente a los ancianos: Después de que Emma se lesionara la pierna, los hijos de Elsa y Emma se dieron cuenta de que debían cuidar a sus madres más a menudo. Y empezaron a hacerlo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Juré quedarme soltero tras la muerte de mi adorable esposa, un día me enteré de que mis hijas no son mías - Historia del día

13 de septiembre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Papá prohíbe a su hijo ser bailarín, luego recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

14 de agosto de 2023

Hombre cuida a hermanos mientras su mamá está en coma, le propone matrimonio a ella inmediatamente después de recuperarse - Historia del día

11 de octubre de 2023

Esposo de 75 años protege a esposa de unos gángsters, el jefe de la banda se le acerca por la noche - Historia del día

17 de julio de 2023

Policía responde llamada y oye sólo silencio en el teléfono, encuentra un niño pequeño y una mujer inconsciente en casa - Historia del día

16 de agosto de 2023

Cajero paga la compra de pobre anciana, su jefe lo llama a su despacho para hablar de ello - Historia del día

10 de agosto de 2023

Hombre aleja a su hija a la que nunca conoció, más tarde llora al conocer su última voluntad - Historia del día

25 de julio de 2023

Un empresario descubre que debe su éxito a su padre, que vendió su casa en secreto y se quedó sin hogar - Historia del día

28 de octubre de 2023

Niño defiende a su madre paralítica - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Hombre lucha por su hija en tribunales tras ser dada en adopción sin su permiso - Historia del día

12 de octubre de 2023

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

18 de septiembre de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023