logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijos se rehúsan a ayudar económicamente a su padre, él muere tratando de ganar algo de dinero - Historia del día

Mayra Pérez
05 sept 2022
15:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Privado de la ayuda de los tres hijos que crio con esfuerzo, un padre debe trabajar en una metalúrgica para llegar a fin de mes. Un día, su esposa e hijos reciben una llamada telefónica y se enteran de un percance desgarrador.

Publicidad

¿Qué harías si los hijos que criaste, dedicando todo tu amor y sudor, te dieran la espalda un día? ¿Cómo reaccionarías si te dijeran que todavía eres “lo suficientemente fuerte” para trabajar para mantenerte?

La historia de Alfredo Wilson, de 70 años, tiene respuestas a estas interrogantes. El hombre sintió que era hora de retirarse del trabajo y relajarse después de que su última hija, Cristina, se casara.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Confiaba ciegamente en sus instintos de que sus tres hijos cuidarían de él y de su esposa en su vejez. Pronto descubriría lo equivocado que estaba.

“Se siente como si hubiese sido ayer”, le dijo Alfredo a su esposa, Emma. “Nuestra niña ha crecido, pero para mí, sigue siendo esa niña pequeña que dio pequeños pasos tomando mi mano. ¡Y hoy la estoy acompañando al altar!”.

Los padres estaban encantados de ver a su hija comenzar una nueva etapa de su vida, aunque era doloroso verla partir. Envuelto en sentimientos de alegría y tristeza, Alfredo pensó que finalmente había llegado el momento de dejar de trabajar y jubilarse.

Publicidad

“Debo contarle a Emma lo que decidí, ​​pero lo haré mañana”, pensó Alfredo. “Sé que ella estará sorprendida y feliz con mi decisión”.

Confiado en la aprobación de Emma, ​​Alfredo pasó la noche en paz, esperando revelar que había dejado su trabajo como cajero en un supermercado local.

A la mañana siguiente, Emma le sirvió el desayuno a Alfredo y le preparó el almuerzo. “No olvides tomar tus medicamentos, cariño. Los puse en tu lonchera”, dijo. Pero cuando regresó 15 minutos después, se sorprendió al verlo aún en pijamas.

“¿Cariño? Ya son las 8:30... ¡Date prisa! Ve a lavarte y cambiarte, o llegarás tarde al trabajo”, le alertó. Pero Alfredo ignoró sus súplicas con una sonrisa.

Publicidad

“¿Qué te pasa, Alfredo? ¿No vas a ir a la tienda hoy?”, preguntó de nuevo. “Ya es tarde, y no me digas que es tu día libre”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Alfredo miró a Emma y sonrió de nuevo. “No, cariño, no es mi día libre. ¡Estoy de permiso permanente!”.

“¿Permiso permanente?”, exclamó Emma. “¿Qué quieres decir con eso?”.

Emma estaba sorprendida y furiosa cuando Alfredo le dijo que había renunciado a su trabajo. Él esperaba que su esposa apreciaría su decisión, y su reacción lo sorprendió.

“Cariño, ¿qué pasa?”, le preguntó tímidamente. “¿Hice algo mal? Siempre quise retirarme y relajarme... y lo sabes. Pensé que este era el momento adecuado para hacerlo”.

Pero Emma estaba lejos de estar feliz. Estaba preocupada por su futuro económico sin los ingresos estables de su esposo.

Publicidad

“¿Cómo pudiste tomar una decisión tan apresurada, Alfredo?”, dijo enfurecida. “¿Cómo pudiste ser tan tonto? ¿Qué hacemos ahora? Gastamos todos los ahorros en la boda de nuestra hija. ¿Cómo vamos a llevar la casa sin tu salario?”.

Alfredo estaba tranquilo y le aseguró que no tenían nada de que preocuparse. “Cariño, ¿cuál es la preocupación cuando tenemos tres hijos a los que he ayudado a levantarse? Estoy seguro de que ya no querrán verme trabajar. ¡Nos cuidarán, no te preocupes!”.

Desafortunadamente, la confianza del viejo Alfredo en sus hijos se derrumbó al día siguiente cuando Emma los llamó.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá nos dijo que renunciaste a tu trabajo”, le dijo Cristina a su padre. “Me acabo de casar y quiero recorrer el mundo con mi esposo”. Sus hermanos, Matías y Eric, se veían ansiosos, esperando su turno para explicar sus excusas.

Alfredo estaba un poco sorprendido, pero entendía a su hija. Estaba recién casada y tenía derecho a tener una aventura con su marido.

Se volvió hacia sus dos hijos, todavía confiado en que los apoyarían. Pero sus expectativas se hicieron añicos cuando sus hijos le dijeron que buscara trabajo.

“Escucha papá. Mi esposa y yo tenemos nuestros préstamos para la casa y el automóvil”, dijo Matías. “No creo que pueda ofrecerte ningún apoyo financiero ahora”.

Publicidad

“Sofía y yo planeamos tener un bebé este año”, intervino Eric. “Sabes lo difícil que es criar a un niño, y debemos comenzar a ahorrar para nuestro bebé. Lo siento, papá”.

Aunque sus razones eran diferentes, sus respuestas eran las mismas. Cristina, Matías y Eric no tenían intención de ayudar a sus padres en su vejez. Aconsejaron a Alfredo que buscara un trabajo en lugar de estar inactivo en casa.

Herido y presionado por todos lados, el viejo Alfredo fue a buscar trabajo al día siguiente. Pero para su consternación, el supermercado para el que trabajaba no quería volver a contratarlo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

“Lo sentimos, señor Wilson”, le dijo el gerente. “Le pedimos que se quedara, pero insistió en renunciar. Lo siento, pero ese puesto ya está ocupado. No tenemos más vacantes por ahora”.

Lee también: Tras la muerte de soldado, mamá enciende su celular y ve un mensaje de persona desconocida: "Estoy embarazada" - Historia del día

Por primera vez en su vida, Alfredo se sintió golpeado y desilusionado. Regresó a casa y le reveló las malas noticias a Emma, ​​quien estaba furiosa con él por dejar su trabajo en primer lugar.

“¡Esto es tu culpa!”, espetó ella. “¿Quién te pidió que dejaras tu trabajo? No me importa lo que hagas, pero quiero que encuentres un trabajo y empieces a generar dinero de nuevo”.

Publicidad

Agotado, Alfredo asintió. Quería llorar, pero no quería exponer su dolor. Fue a buscar trabajo al día siguiente y aterrizó en la puerta de metalúrgica.

“Eres un poco mayor para manejar la maquinaria”, expresó el reclutador después de mirar al anciano.

Alfredo miró al hombre al borde de las lágrimas y le rogó que le diera el trabajo. “Puede que sea viejo, pero sigo siendo fuerte. Por favor, dame el empleo. Si vuelvo a casa sin trabajo, perderé la poca dignidad que me queda”.

Conmovido por la determinación y fuerza de voluntad de Alfredo, el hombre lo contrató. Empezó a ir a la fábrica y trabajó allí durante un poco más de dos meses. Llevó a casa una buena cantidad de dinero que complació a Emma y sus hijos.

Publicidad

Esa mañana, Emma recibió una llamada telefónica de la fábrica. “Lo siento, señora Wilson. Hicimos todo lo que pudimos, pero su esposo murió camino al hospital”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

Emma se sobresaltó e inmediatamente informó a sus hijos. Resultó que pocas horas después de llegar a la fábrica, Alfredo había sufrido un infarto masivo mientras manejaba una máquina. Lo llevaron de urgencia al hospital, pero no sobrevivió.

Alfredo murió trabajando duro en su vejez, a pesar de tener tres hijos y una familia a la que siempre le dio todo.

El día del funeral, su esposa e hijos lo rodearon, lamentando su pérdida irreparable. “He sido una esposa tan mala”, exclamó Emma. “¡No debí haberte obligado a volver a trabajar!”.

“Papá, por favor, perdóname. Tengo una casa y un auto, pero nunca podré volver a verte”, gritó Matías. “Lamento haberte hecho trabajar en lugar de cuidarte”.

Publicidad

“Nunca encontraré un padre adorable como tú, no importa lo lejos que viaje. ¡Te necesito!”, sollozó Cristina.

“¿Por qué te fuiste? Nunca fuimos buenos hijos contigo. Olvidamos todos tus sacrificios y trabajo duro y no escuchamos tu grito de ayuda. Lamentamos haberte ignorado. Por favor, perdóname!”, lloró Eric.

Pero era demasiado tarde para arrepentimientos. Su padre había partido y nunca sabrían si pudo haber tenido algunos años más de vida si entre todos lo hubiesen apoyado económicamente en sus últimos años.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ama y honra a sus seres queridos mientras vivan. La esposa y los hijos de Alfredo esperaban que trabajara toda su vida y después de su muerte de Alfredo, se dieron cuenta del sacrificio que le habían presionado a hacer, pero ya era demasiado tarde.

Escucha con empatía a tus padres. Aunque los hijos de Alfredo conocían sus luchas y su arduo trabajo para criarlos, no fueron capaces de escuchar su pedido de ayuda cuando él sintió que no podía seguir trabajando.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Anciana ve a un niño sentado solo en el parque durante horas y se emociona al reconocer su rostro - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Padre minero intenta llegar a casa durante inundación: muere ayudando a otros

13 de agosto de 2022

Madre soltera de dos hijas no puede pagar sus hamburguesas: "Su factura ya fue pagada", escucha - Historia del día

02 de septiembre de 2022

Madre pobre tiene 3 trabajos para llegar a fin de mes porque el padre de sus hijos la echó de casa

27 de mayo de 2022

Mamá de 4 hijos trabaja como mesera para ayudar a esposo enfermo: recibe $10.000 y las llaves de un auto un día

25 de junio de 2022