logo
Fachada de una mansión | Foto: Shutterstock
Fachada de una mansión | Foto: Shutterstock

Huérfana consigue trabajo como doméstica en la mansión de millonario: se desmaya al ver una foto suya en el álbum familiar - Historia del día

Mayra Pérez
02 feb 2023
23:40

Para criar a su preciosa niña recién nacida, Sandra aceptó un puesto como empleada doméstica para un hombre rico que parecía frío y grosero. Luego se vio a sí misma en una foto antigua en el ático: ¿Quién era realmente este hombre y por qué tenía su foto?

Publicidad

Desde que había comenzado a trabajar en la gran mansión del señor Romero, Sandra tenía muy poco tiempo libre. Y estar tan ocupada y concentrada en hacer todo bien era algo bueno.

Por muchas horas, los pensamientos que la angustiaban desaparecían. Había crecido entre varios hogares de acogida, sin estabilidad, amigos, ni una familia amorosa que la apoyara.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Y cuando creyó haber encontrado el amor, su novio la abandonó al saber que estaba embarazada. Luego de tres años de relación, le dijo que no estaba hecho para la paternidad.

A veces, sentía lástima por él. Se había perdido la dicha de ver el hermoso y delicado rostro que hacía explotar de dicha su corazón: ¡Amelia! Sandra temblaba de emoción al pensar en su bebé, que tenía apenas 4 meses.

Publicidad

Durante años estuvo enfadada con el mundo y llena de ira. Pero cuando llegó Amelia, todo eso se desvaneció por completo.

"Puedo ser para ella la madre que siempre quise tener", pensó mientras limpiaba con la aspiradora la costosa alfombra que cubría el piso de mármol en la casa de su empleador.

"¿Qué estás haciendo?". La voz enojada de su jefe la devolvió al presente. "Estás usando la aspiradora equivocada en la alfombra… ¡OTRA VEZ!".

Era apenas su tercer día de trabajo y seguía cometiendo errores. Sandra se puso roja de vergüenza y de inmediato corrió al ático a buscar la apropiada, mientras escuchaba las críticas del señor Romero.

"¡Si vas a estar distraída, te sugiero que busques otro trabajo! ¡No creo que tengas la suerte de que alguien más te contrate si sigues siendo tan descuidada!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Sandra no pudo evitar que se le humedecieran los ojos. El hecho de que no pudiera encontrar el instrumento de limpieza adecuado allí tampoco estaba ayudando.

Rebuscó en el gran armario y se mordió la lengua cuando un montón de trapeadores y baldes cayeron al suelo, haciendo un fuerte ruido.

"¿Qué es ese ruido?", gritó el señor Romero con impaciencia y comenzó a subir las escaleras hacia el ático.

Sandra estaba poniendo las cosas en su lugar con nerviosismo cuando notó que algo se había caído de los estantes. Era un viejo álbum de fotos que pertenecía al señor Romero, y aterrizó abierto en una foto que le puso la piel de gallina.

"¿Esa soy yo?", se preguntó Sandra en voz alta y cayó desmayada en una silla.

Cuando recobró el conocimiento, vio al señor Romero a su lado. Su rostro lucía muy diferente, había preocupación en él. Su voz se había suavizado y había lágrimas en sus ojos.

"¿Cassandra? ¿Eres realmente tú? ¡Te pareces… a tu padre!", dijo, mientras intentaba secar su rostro.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

El señor Romero podía ver claramente en ella los rastros de su mejor amigo Matías. Él había fallecido trágicamente en un incendio hacía varios años.

"¿Mi padre? ¿Lo conociste?", preguntó.

El señor Romero se derrumbó en la silla detrás de él y se tapó la boca. Por un momento, revivió el horror, el dolor y la promesa que había hecho en el pasado…

Matías y el señor Romero, o Mat y Rai, como se llamaban cariñosamente entre sí, habían sido grandes amigos durante sus años en el ejército.

El señor Romero era huérfano y no tenía familia esperando su regreso, mientras que Mat era un hombre afortunado, casado con una hermosa mujer que le escribía todos los días.

"Rai, ¡Mira! ¡Mi esposa me envió una foto de mi bebé! Se llama Cassandra. Es hermosa, ¿verdad?". El señor Romero miró la foto y sintió la alegría de su compañero como propia.

Pero el destino tenía sus propios planes. Al día siguiente, Matías quedó atrapado en un incendio en el almacén que se le asignó para vigilar. En sus últimos momentos de dolor, su mano débil puso la foto de su hija en las manos de su amigo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"Mi esposa… dile que la amo. Dile que la voy a cuidar desde el cielo. ¿Recuerdas que dijiste que no tenías a nadie esperándote? Bueno, ahora sí. Mi hija te necesita. Prométeme que la cuidarás. Así me puedo ir tranquilo", susurró con esfuerzo.

El último sollozo de su amigo moribundo aún resonaba en los oídos del señor Romero.

"Lo siento mucho, Cassandra. Le escribí a tu madre. Las busqué a las dos. Pero cuando regresé del servicio un año después, ambos se habían ido sin dejar rastro".

"Todo lo que pude averiguar fue que tu madre te había llevado a una ciudad diferente porque quería comenzar una nueva vida contigo".

Publicidad

Sandra se echó a llorar. Pequeños fragmentos de su historia acudían a su mente. Tenía solo tres años en ese entonces y recordaba a su madre llevándola a alguna parte. Los cielos eran dorados, y estaba cantando mientras intentaba secar sus lágrimas.

Cuando llegaron a un lugar parecido a una ciudad con edificios y luces, un destello cegador la encandiló. Luego, Sandra escuchó la voz de su madre llamándola por su nombre por última vez.

"Cassandra", había dicho. Años más tarde, la voz del señor Romero tenía la misma cadencia cuando pronunció ese nombre.

Fue un milagro que, después de todos estos años, la vida le permitiera al señor Romero cumplir su promesa. Y para Sandra (o Cassandra, como insistió en que la llamaran desde entonces), fue una bendición sentir la presencia de una figura paterna en su vida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Durante los años siguientes, él hizo todo lo posible para recuperar el tiempo perdido con la hija de su mejor amigo. Acogió a Cassandra y a su pequeña hija y les proporcionó todas las comodidades que pudo permitirse.

Cuando llegó el momento de partir, el señor Romero dejó toda su fortuna a Cassandra y Amelia, la familia que le había regalado su gran amigo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces, la vida te da una segunda oportunidad: Cassandra había crecido en hogares de acogida y ahora estaba sola con su bebé, mientras que el señor Romero vivía solo en su mansión. La vida los unió de una hermosa manera y se convirtieron en familia.
  • Nunca pierdas la esperanza: El señor Romero había perdido la esperanza cuando no pudo encontrar a la hija o esposa de su difunto amigo. Años después, ella llegó a su vida, dándole la oportunidad de cumplir la promesa que alguna vez había hecho.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Profesor pobre da en adopción a hijo tras muerte de su esposa, 8 años después se lo encuentra en clase - Historia del día

07 de octubre de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023

"Pide lo que quieras": Millonario encuentra a la mujer que lo salvó al caer a las vías del tren 31 años atrás - Historia del día

11 de noviembre de 2023

Enfermera regala andador a hombre que había perdido la esperanza de caminar, años más tarde él la acompaña al altar - Historia del día

17 de agosto de 2023

Gerente se burla de abuelo pobre en concesionario de coches de lujo hasta que regresa con fajos de dólares más tarde - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Esposo deja a su esposa en silla de ruedas, luego la ve caminar en el parque con otro hombre - Historia del día

31 de octubre de 2023

Chica huérfana ve flores nuevas en tumba de mamá cada semana, ahí conoce a papa del que nunca supo - Historia del día

30 de septiembre de 2023

Gerente de tienda echa a mamá de 3 hijos por llevarse comida caducada, se disculpa después de que su jefe interviene - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Hombre trepa 8 pisos para salvar a niña de apartamento en llamas, celebra su 2º cumpleaños como familia - Historia del día

01 de noviembre de 2023

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

18 de septiembre de 2023

Hombre soltero adopta a niña de vecina pobre, una semana después ella le enseña bóveda en su casa - Historia del día

24 de octubre de 2023

Juré quedarme soltero tras la muerte de mi adorable esposa, un día me enteré de que mis hijas no son mías - Historia del día

13 de septiembre de 2023

Nadie se preocupa por una chica solitaria en la Feria de Navidad hasta que el conserje se entera de que lleva días sin comer - Historia del día

11 de noviembre de 2023

Hombre lega a su nieta un viejo estuche de violín, ella se queja hasta que de repente se abre - Historia del día

10 de octubre de 2023