logo
Niño amasando galletas. | Foto: Getty Images
Fuente: Niño amasando galletas. | Foto: Getty Images

Niño hornea galletas para recaudar fondos para su maestra enferma: un día lo despiertan los aplausos frente a su puerta - Historia del día

Vanessa Guzmán
31 oct 2022
23:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando un niño se enteró de que su maestra estaba enferma y necesitaba dinero con urgencia, tomó el asunto en sus manos. Decidió hornear galletas para recaudar dinero para su tratamiento. No sabía lo que le esperaba por su conmovedor gesto.

Publicidad

Derek, de 12 años, provenía de la riqueza. Su madre, Linda, era propietaria de una línea de cosméticos, un negocio millonario. Pero su padre, Henry, era un gerente de oficina regular, razón por la cual la madre de Derek pronto se divorció de él.

Linda creía que el dinero significaba poder y que podría ayudarte a gobernar el mundo. Bueno, ella no estaba equivocada. Después del divorcio, fue su dinero lo que le permitió ganar la custodia de Derek en la corte, mientras que Henry tuvo que arreglárselas con visitas ocasionales a su único hijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Linda siempre fue la que estaba en el poder. "Sabes que tu salario hace poca diferencia en la vida de Derek, Henry, así que no tienes derecho a juzgar qué es lo mejor para él", se burló de él un día. "¿Qué tal si te mantienes fuera del camino de mi hijo?".

"¿Tu hijo?", replicó Henry. "No lo olvides, Linda, él también es mi hijo, y sabes cuánto se parece a mí. Es considerado, comprensivo y generoso. ¡Él no es como tú, y lo verás con tus ojos algún día!".

Linda se rio entre dientes. "¡Ya veremos eso, cariño! Ya veremos". Ella estaba segura de que Derek se convertiría en alguien como ella, rico, seguro de sí mismo y autosuficiente, en lugar de un hombre humilde y de buen corazón como Henry. Pero definitivamente se equivocó.

Publicidad

Derek era muy amable y trabajador, al igual que su padre. Un estudiante de primera. Linda estaba orgullosa de eso. En cada reunión de padres y maestros, ella salía resplandeciente de orgullo. ¡Qué niño tan maravilloso había criado a pesar de estar ocupada con su negocio! Pero el orgullo de Linda pronto se vería herido.

El mundo está gobernado por la bondad, no por el dinero.

Un día, la maestra favorita de Derek, la Sra. Lester, no se presentó en la escuela. La maestra sustituta no era terrible, pero tampoco genial. La Sra. Lester tenía sus propias formas de hacer que el tema fuera divertido e interesante, y nunca faltaba a la escuela. “¿Estará enferma?”, pensó Derek.

Publicidad

A medida que pasaban los días y las semanas, Derek se preocupaba más. Ningún maestro en la escuela les decía a los estudiantes lo que le sucedía a la Sra. Lester. "No tienen que preocuparse, niños. Ella está de licencia extendida y esperamos que regrese pronto", dijo un día su maestra sustituta.

Lee también: Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

Sin embargo, algunos de los amigos de Derek escucharon la conversación de los maestros unos días después y descubrieron que la Sra. Lester estaba muy enferma. Cáncer, escucharon decir a los maestros. La Sra. Lester estaba recibiendo quimioterapia, pero no tenía suficiente dinero para pagar su tratamiento.

Publicidad

"Ella tiene dos hijos y su esposo no puede pagar sus cuentas porque no tiene un buen trabajo. Es un abogado que sobrevive con casos pro bono. Dijeron que eso no lo ayuda a ganar mucho dinero", comentó un docente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Eso es horrible!", pensó Derek. Era la mejor maestra que tenían y su favorita. Derek quería ayudarla, pero no podía pedirle dinero a su madre porque ella nunca ayudaría a nadie. Odiaba hacer obras de caridad. Y Henry tenía serios problemas económicos después del divorcio.

"¿Qué debo hacer?". Derek estaba acostado en su cama por la noche, pensando en cómo salvaría la vida de su maestra favorita. Apenas tenía dinero encima. Pero poco después, se le ocurrió una idea.

Al día siguiente, tan pronto como Derek regresó de la escuela, se puso su ropa de casa y comenzó a hornear galletas. Su abuela le había enseñado cómo hacerlo. Después de todo, Linda siempre estaba ocupada con su trabajo.

Publicidad

"¡Esto debería ser suficiente por hoy!", sonrió mientras sacaba dos enormes bandejas de galletas del horno. Las puso a enfriar, luego las selló en un frasco y se sentó en su patio delantero para venderlas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Compre una galleta, salve una vida!”, se leía en el cartel que colgó fuera de la puerta de la casa. Algunos vecinos amables se detuvieron, le preguntaron por qué estaba haciendo eso y le compraron galletas. Pero su idea no fue muy rentable.

Después de semanas, solo tenía unos pocos cientos de dólares. "Esto sería de muy poca ayuda para la Sra. Lester", pensó con tristeza. Así que Derek comenzó a hornear más galletas y a venderlas de puerta en puerta.

Mientras tanto, sus calificaciones comenzaron a bajar y Linda recibió una llamada de su maestra de escuela. Estaba preocupada porque un estudiante brillante como Derek estaba a punto de reprobar sus exámenes.

Publicidad

Linda regresó a casa temprano ese día, furiosa, y se sorprendió al ver a Derek vendiendo galletas. "¿Qué diablos te pasa, Derek? ¿Qué estás haciendo?", preguntó ella, atónita.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Umm... bueno, mamá, solo estoy ayudando a mi maestra", dijo Derek en voz baja. "Está enferma y necesita dinero para el tratamiento, y pensé que podría ayudarla. Su familia está pasando apuros".

"¡No puedes hablar en serio!", expresó. "¡Si sigues haciendo esto, terminarás vendiendo galletas para ganarte la vida algún día! La maestra de tu clase me llamó, y bueno, no tenía cosas buenas que decir sobre tu desempeño en la escuela. ¡Tira todo en la basura y vuelve a tu habitación! ¡No vas a cenar esta noche si no terminas tu tarea!”.

"Mamá…", suplicó Derek. "¿Cómo puedes actuar con tanta frialdad? ¡Papá siempre me decía que ayudara a las personas necesitadas!".

Publicidad

"Y mira dónde está hoy, Derek. ¡El dinero es lo que gobierna el mundo! Estás haciendo este negocio de galletas sin sentido hoy porque tu maestra no tiene dinero. ¡Y bueno, primero debes pensar en ti mismo, luego en los demás! Pon todo en orden en 10 minutos", agregó, señalando las galletas, y entró.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Derek se rindió. Nunca podría ir en contra de Linda. Incluso su padre no podía. ¿Cómo lo haría?

Era domingo al día siguiente y Derek estaba durmiendo en su habitación. Linda, afortunadamente, le permitía despertarse un poco tarde los fines de semana. Pero esa mañana, el sueño de Derek se vio perturbado por los aplausos de la gente y las exclamaciones de "¡Hip, Hip, Hurra!".

"Hagan silencio, por favor. ¡Quiero dormir más!", gruñó, tapándose los oídos con una almohada. Pero los sonidos continuaron.

Por fin, Derek se levantó y salió de su habitación para ver de dónde venía el ruido. De repente, sonó el timbre. Derek abrió la puerta y vio una multitud reunida en su porche delantero.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Qué es todo esto? ¿Qué está pasando?", la vista lo despertó de su sueño.

Linda se estaba duchando entonces. "¿Quién está en la puerta, Derek?", gritó desde el baño.

Publicidad

"¡Dame un segundo, mamá!".

Un hombre se le acercó y le dio su tarjeta de presentación. Se presentó como periodista y dijo que había visto cómo vendía galletas para ayudar a su maestra enferma. "Entrevisté a algunos vecinos y fue a través de ellos que localicé su casa. Todas estas personas han venido a agradecerle su amabilidad".

"Lo siento, pero no merezco esto…", dijo Derek con tristeza. "No pude ayudar a mi maestra. El plan fracasó un poco. Solo gané unos pocos dólares y nunca pude dárselos a mi maestra".

"¡Oh, no, ayudaste a tu maestra y está recibiendo tratamiento!", dijo el periodista. Luego reveló que varias personas habían donado dinero para la Sra. Lester creando una página de GoFundMe.

Publicidad

"¿Qué es esto? ¿Quién eres?". Linda apareció detrás de Derek y se sorprendió al ver una multitud en su puerta temprano en la mañana.

"Usted es…".

"Soy su madre", dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Me gustaría entrevistar a su hijo, señora", dijo el periodista. "Derek es una inspiración para muchos niños...". Luego le contó cómo el modesto paso de Derek había ayudado a la Sra. Lester.

Linda echó a llorar. Por primera vez, se dio cuenta de que las buenas obras importaban más que el dinero.

"Lo siento, hijo", dijo mientras lo abrazaba. "Estoy orgullosa de lo que hiciste. ¡Haré todo lo posible para ayudar a la Sra. Lester también!".

Con el dinero de las donaciones y la ayuda de Linda, la Sra. Lester pudo continuar con éxito su tratamiento. Se sentía mucho mejor después de unos meses y pronto, su cáncer entró en remisión.

Publicidad

Lee también: Maestro de 77 años que vivía en su auto recibió un generoso cheque de sus exalumnos

Cuando regresó a la escuela, agradeció a Derek frente a toda la clase por salvarle la vida. "Siempre te estaré eternamente agradecida", dijo. "¡Eres un verdadero ángel!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El mundo debería estar gobernado por la bondad, no por el dinero: La caridad de Derek no solo ayudó a la Sra. Lester, sino que también ayudó a Linda a cambiar su corazón y darse cuenta de que el dinero no lo es todo.
  • Una pequeña ayuda puede hacer maravillas: Derek nunca imaginó que su pequeño paso de vender galletas para la Sra. Lester recaudaría una gran suma de dinero y persuadiría a su madre para ayudar a su maestra. Pero todo sucedió.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Pobre chico cuida a diario de su viejo maestro enfermo: su hijo aparece solo 1 año después - Historia del día

18 de septiembre de 2022

Maestro viudo no puede alimentar a sus 3 hijos por deudas del cuidado de su esposa: toda la escuela se reúne en su casa pronto - Historia del día

30 de septiembre de 2022

Niño oye a su madre llorar por quedarse sin dinero para comida: al otro día ella halla $300 en su cartera - Historia del día

03 de octubre de 2022

Maestra adopta a estudiante tras verlo dormir en el estacionamiento: él la recompensa en un escenario años después - Historia del día

11 de septiembre de 2022

Pobre maestro no puede alimentar a sus 5 hijos tras ser despedido: va en limusina a su nuevo trabajo de ensueño días después - Historia del día

10 de agosto de 2022

Estudiantes pasan día y noche cerca de su maestra hospitalizada: el director se presenta en el tercer día - Historia del día

04 de octubre de 2022

Maestro mayor vive en un auto en el estacionamiento del colegio: un día halla cheque por $15.000 en el asiento trasero - Historia del día

28 de julio de 2022

Papá viudo compra cuna vieja para sus bebés gemelas y encuentra un sobre adentro - Historia del día

12 de julio de 2022

Pobre hombre repara gratis las casas de ancianos: regresa del trabajo y no reconoce su propia casa - Historia del día

26 de septiembre de 2022

Joven ayuda a anciana ciega a llegar a casa: ella lo recompensa llevándolo a refugio subterráneo en el bosque - Historia del día

26 de agosto de 2022

Madre viuda sigue a su hijo al sótano una noche: lo ve darle su osito a un desconocido - Historia del día

07 de julio de 2022

Señora de 85 años celebra su cumpleaños sola en la residencia de ancianos hasta que una mujer la pasa a buscar - Historia del día

22 de octubre de 2022

Niña adoptada llora al ver su primer pastel de cumpleaños: recibe $40.000 de su papá biológico al día siguiente - Historia del día

14 de septiembre de 2022

Niño alimenta al hijo hambriento de maestro viudo: el auto del director se detiene frente a su casa al día siguiente - Historia del día

20 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited