logo
Mujer jugando con un bebé | Foto: flickr.com/meemal (CC BY 2.0)
Mujer jugando con un bebé | Foto: flickr.com/meemal (CC BY 2.0)

Mujer ayuda a vecina soltera con su bebé y encuentra una foto de su esposo en su dormitorio - Historia del día

Vanessa Guzmán
07 feb 2023
03:40

Una mujer sospechaba que su esposo la engañaba, pero él tenía una explicación para todo. Sin embargo, más tarde vio algo inesperado en la casa de una vecina que finalmente reveló la verdad.

Publicidad

Deborah acababa de cenar y miró por la ventana, esperando a que su esposo llegara a casa. Había llegado tarde varios días esa semana, y no era propio de él. No quería ser esa esposa que sospechaba que su esposo la engañaba, pero tenía la duda.

“Él no te engañará. No es capaz de hacerlo ¡Todo está bien!”, pensó.

Desafortunadamente, varias de sus amigas habían pasado recientemente por situaciones de infidelidad, por lo que sospechaba mucho. Ella respiró aliviada cuando el auto de su esposo se detuvo en el camino de entrada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Cariño, estoy en casa", gritó Robert cuando abrió la puerta, y Deborah sonrió, pero notó que su camisa blanca, generalmente bien planchada, estaba arrugada. Las sospechas volvieron a surgir.

Publicidad

"Oye, querido. ¿Por qué llegas tarde?", preguntó Deborah, tratando de sonar casual, pero sin lograrlo del todo.

"¿Llegué tarde?", preguntó Robert, frunciendo el ceño y levantando el brazo para mirar su reloj. "Oh, debo haber perdido la noción del tiempo en la oficina, cariño. Lo siento".

"Oh, está bien", dijo Deborah, mordiéndose el labio inferior y no contenta con esa vaga respuesta. Pero ella lo dejó pasar. "Déjame tomar tu chaqueta".

"Gracias. ¿Podrías ponerla en la lavandería? Voy a empezar a usar la marrón. Ahora hace más frío", dijo Robert y se fue a su habitación mientras Deborah se dirigió al cuarto de lavado.

De inmediato rebuscó en los bolsillos de la chaqueta de su marido, desesperada por encontrar algo que probara su inocencia o revelara que no estaba equivocada al estar paranoica.

Sorprendentemente, aparecieron algunos recibos: uno de una tienda donde Robert compró pañales y fórmula para bebés y el otro de una tienda de juguetes donde compró un muñeco para un bebé o un niño pequeño. Eran caros, y sus ojos se abrieron como platos.

Publicidad

"¡Oh, Dios mío! No solo me está engañando. Formó otra familia", susurró y quiso romper a llorar allí mismo en el cuarto de lavado, pero Robert comenzó a llamarla. Pensó en disimular y hacer como si nada hubiera pasado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Un momento. ¿Por qué tengo que actuar e ignorar todo?”, se preguntó Deborah.

De repente, en lugar de querer llorar, se puso furiosa y salió corriendo de la lavandería con los recibos.

"Robert, ¿qué diablos es esto?", preguntó ella, con ojos salvajes y locos. Su mano estaba levantada con trozos de papel blanco en la mano.

"¿Qué?", dijo Robert, confundido y con el ceño fruncido. "¿Revisaste mi chaqueta?".

Publicidad

"¡No cambies de tema! ¿Por qué estás comprando cosas para bebés cuando no tenemos hijos?", exigió, cada vez más enojada. Se sentía particularmente herida porque todavía no podía quedar embarazada.

Había tratado de ser paciente y esperar lo mejor, pero habían estado casados durante años y nada. Parecía que a Robert no le importaba y pensó que por eso habría salido a formar una nueva familia a sus espaldas.

"Se lo compré a un compañero de trabajo. Estaba ocupado y me pidió que pasara por la tienda e hiciera eso. Por eso llegué tarde hoy", explicó, cruzando los brazos.

"¿Por qué me mentiste antes, entonces?", preguntó Deborah, bajando la voz. Ella no le creyó, pero su ira no lo haría más honesto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No lo sé. Tal vez porque sé que te pones sensible cuando hablamos de bebés", dijo, encogiéndose de hombros.

Deborah se enderezó ante ese comentario y miró hacia abajo. "Yo… bueno…", tartamudeó.

"Cariño, no. Por favor, no llores. No quise decir nada con eso. Es solo que, sí estás sensible porque aún no hemos quedado embarazados, y no quería lastimarte", dijo Robert y se acercó a ella, envolviendo sus brazos a su alrededor.

Deborah dejó que su esposo la abrazara y se olvidó por completo de esa situación. Tal vez él no estaba siendo infiel. Tal vez él no tenía una familia oculta… "Mi esposo me ama", pensó repetidamente en sus brazos.

Al día siguiente, Deborah recibió una llamada, mientras estaba haciendo los oficios del hogar.

"Hola, Deb", dijo su amiga, Darla, cuando Deborah contestó el teléfono.

"Hola, amiga. ¿Qué pasa?".

"Me preguntaba... Sabes que tenemos una nueva vecina, ¿verdad? Está en la otra cuadra y esta noche le voy a presentar a mi jefe porque necesita el trabajo. Pero tiene un recién nacido y no podemos encontrar una niñera esta noche. ¿Puedes cuidarlo? Es después del trabajo porque mi jefe no tuvo tiempo de reunirse con ella antes", preguntó Darla.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Oh, claro. Por supuesto. Pero, ¿tu amiga estará bien dejando a su bebé con un extraño?", preguntó Deborah, confundida.

"Sí. Ella confía en mí", aseguró Darla y le dio el número de la casa.

Esa noche, Deborah se presentó en la casa y conoció a Darla y su amiga, Mia, que era encantadora. "Gracias por hacer esto por un extraño", dijo la joven. "No tengo a nadie que me ayude".

"Por supuesto. Me encantan los bebés y cuidé niños durante toda mi adolescencia", sonrió y sus amigas se fueron.

Cuidar al bebé fue un placer y Deborah estaba ansiosa por quedar embarazada pronto. Empezó a pensar en someterse a la FIV mientras atendía al bebé y lo ponía a dormir.

Publicidad

La casa de Mia tenía una sola habitación y la cuna estaba justo al lado de la cama, así que puso a dormir al bebé y se iba a retirar, pero algo le llamó la atención. Era una foto en la mesita de noche. Para su absoluto horror, Robert estaba en la imagen del marco. Un joven Robert con su brazo alrededor de Mia. Había otras personas en la imagen, pero Deborah no podía concentrarse en nada más.

Tomó una foto del retrato con su teléfono y trató de contenerse, esperando a que Darla y Mia regresaran. Cuando lo hicieron, ella salió corriendo, descartando sus planes de tomar un café y charlar. Ella no tenía tiempo para eso. Su matrimonio había terminado.

Robert llegó a casa más tarde que nunca. Esta vez, una gran reunión en el trabajo había durado mucho, pero esperaba que Deborah entendiera y aún creyera su historia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, abrió la puerta y fue como si un huracán pasara por su casa. "¡Deborah! ¡Deborah!" llamó, pero nadie respondió. Fue a su dormitorio y se dio cuenta que su esposa se había ido.

Robert pasó las siguientes horas tratando de localizar a Deborah. Llamó una y otra vez a sus padres, pero le colgaron muchas veces hasta que finalmente lo bloquearon. No podía llamarla al trabajo. Era tarde y temía meterla en problemas. Sin embargo, condujo, tratando de encontrarla en su mercado o en la cafetería local. Pero no tuvo suerte.

Cuando volvió a casa, vio a Darla sacando la basura. "¡Darla! ¡Darla! ¿Has visto a Deborah? No puedo encontrarla y no contesta. Estoy muy preocupado", preguntó Robert, y la desesperación en su voz hizo que Darla frunciera el ceño.

"Bueno, sí. Cuidó al bebé de nuestra nueva vecina, Mia, pero luego salió corriendo y tampoco ha respondido mis mensajes de texto", dijo Darla, envolviéndose en su chaqueta y acercándose.

Robert estaba angustiado y sorprendido por lo que decía Darla. Sus ojos recorrieron toda la calle mientras su cerebro juntaba las piezas.

"¿Conoces a Mia?", preguntó Darla, ladeando la cabeza con sospecha.

Publicidad

Pero Robert se alejó rápidamente, ignorándola, y regresó a casa para tratar de comunicarse nuevamente con su esposa.

Días después, Robert pudo ver a su esposa…

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Terminemos con esto rápido", comenzó Deborah en un tono sensato cuando finalmente le permitieron a Robert ir a la casa de sus suegros para hablar. "Ya hablé con un abogado y…".

"¡El bebé de Mia no es mío!", interrumpió Robert, casi gritando. Sabía que Deborah no lo dejaría hablar si no levantaba la voz.

El día después de su conversación con Darla, Robert visitó a Mia. No tenía idea de quién era Deborah, ya que había estado en el extranjero durante mucho tiempo y solo regresó recientemente para criar a su bebé en la ciudad donde creció.

Publicidad

Ella y Robert eran amigos en la escuela secundaria y siguieron siendo amigos durante la universidad, pero perdieron el contacto cuando ella se fue a Europa. Sin embargo, cuando ella regresó con un recién nacido, él decidió ayudarla con el bebé y algunos gastos.

El problema era que tenía miedo de decírselo a Deborah. Él le había mentido varias veces para explicar sus trasnochadas y por qué estaba comprando cosas para bebés. Pero no le había mentido acerca de su sensibilidad por los bebés. Sabía que ella se sentía avergonzada por no poder tener hijos, aunque Robert nunca decía nada. No le importaba si nunca quedaba embarazada o tenían hijos.

Pero sabía que su esposa se reprendía a sí misma por eso. Ella amaba a los bebés. Soñaba con ser mamá. Y también, había salido con Mia por un tiempo en la escuela secundaria y pensó que sería mejor que no supieran mucho el uno del otro o que Robert estaba ayudando a la nueva mamá. Ahora se dio cuenta de que eso había sido un poco estúpido.

Se apresuró a dar esta explicación y la cara de Deborah pasó de enfadada, confundida, indignada, disgustada, exasperada y, finalmente, a frustrada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No eres estúpido. ¡Eres un idiota, Robert! ¿Por qué diablos mentirías sobre eso? Y si has estado mintiendo tanto, ¿por qué debería creerte ahora?", gritó.

"Reunámonos con Mia. Por favor, te contaré todo. Ni siquiera sabe que eres mi esposa", sugirió Robert, y Deborah estuvo de acuerdo. A pesar de su enfado, no quería divorciarse.

Mia confirmó todo y también llamó idiota a Robert.

"Quedé embarazada estúpidamente en Europa, y supongo que solo quería volver a casa para criar a mi bebé. Me fui porque mis padres murieron y no tenía nada. Pero todavía me quedan algunos amigos. No sabía que Robert estaba ayudándome a escondidas. Lo siento mucho", añadió Mia a la explicación.

Y Deborah la creyó. Ella era agradable. Volvió a mirar la foto y se dio cuenta de que allí había otros jóvenes. Entonces, no era nada romántico. Lo había empeorado en su cabeza porque Robert había estado mintiendo y llegaba tarde a casa del trabajo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Por lo tanto, perdonó a Robert. "Pero esta es la última vez. No quiero más mentiras. Ni una. Ni las cosas más pequeñas. Quiero la verdad al 100%, o me iré para siempre", le dijo a su esposo, quien accedió. todo.

Deborah devolvió sus cosas a su casa y, unos meses después, finalmente quedó embarazada. Robert tuvo que trabajar durante años por la confianza de Deborah, que es lo más fácil de perder.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Nunca le mientas a tu cónyuge, ya que una pequeña mentira puede convertirse en un gran malentendido: Robert no debería haberle mentido a Deborah sobre las cosas pequeñas porque casi conduce al divorcio.
  • La confianza es lo más fácil de perder y lo más difícil de recuperar: Es difícil tener la misma relación con una pareja después de que se ha ido la confianza, así que siempre es mejor ser honesto.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer descubre que en realidad es la madre biológica de su hijo adoptado - Historia del día

22 de enero de 2024

Estaba segura de que la hija de mi esposo vivía con nosotros hasta que los encontré juntos en la cama - Historia del día

22 de enero de 2024

Pareja adopta a niño de 6, al día siguiente lo encuentra cuidando a extraña bebé en su habitación - Historia del día

22 de enero de 2024

Quedé embarazada estando sonámbula y ni siquiera lo sabía - Historia del día

05 de febrero de 2024

Pareja adopta a niño de 6 años, al día siguiente lo encuentra alimentando a un bebé desconocido en su habitación - Historia del día

28 de febrero de 2024

Estaba atrapada en un matrimonio con un monstruo hasta que un día tuve la oportunidad de escapar - Historia del día

23 de enero de 2024

¿Estoy actuando mal por echar a mi suegra de casa después de que viniera a hacerme un favor?

05 de marzo de 2024

Gente comparte sus peores historias con su suegra

01 de febrero de 2024

Mi hija de 4 años empezó a hacer dibujos sombríos tras descubrir accidentalmente el secreto de su papá

13 de febrero de 2024

En funeral de esposo, esposa conoce a mujer con su bebé en brazos - Historia del día

12 de febrero de 2024

Mi marido convirtió nuestra noche de bodas en una catástrofe - Historia del día

07 de marzo de 2024

Estudiante grita cuando ve a su maestra por primera vez: "Mi papá tiene una foto tuya" - Historia del día

06 de marzo de 2024

¿Me equivoco al prohibirle a mi suegra que vea a su nieto?

06 de febrero de 2024

A anciano no se le permite entrar en club - Historia del día

22 de enero de 2024