logo
Personas en una fiesta | Foto: flickr.com/Elmira College (CC BY 2.0)
Personas en una fiesta | Foto: flickr.com/Elmira College (CC BY 2.0)

Mis compañeros de clase me trataban mal: fui a la reunión de exalumnos para desquitarme - Mi historia

Mayra Pérez
09 feb 2023
13:00

Fui severamente acosada durante la escuela secundaria, pero mi esposo me convenció de que asistiera a la reunión de exalumnos, diciendo que sería la mejor venganza. Tenía razón de la manera más sorprendente, pero luego, tuve que tomar una decisión.

Publicidad

"Va a ser la mejor noche de tu vida, cariño. Eres por mucho la mujer más hermosa, asombrosa y exitosa de esta ciudad", me animó mi esposo Gabriel, tomando mis hombros con sus manos como hace un entrenador de fútbol cuando motiva a sus atletas.

Asentí, aunque los nervios me suplicaban que volviera a nuestra habitación y me escondiera debajo de las sábanas. Íbamos a mi reunión de la escuela secundaria, que para muchos es algo emocionante, ¿cierto? Bueno, no para mí.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Sufrí de bullying severo durante la escuela secundaria. En mi primer año, tenía algunos kilos de más y tenía ortodoncia. No era la mejor combinación. Las chicas populares se burlaban de mí y yo envidiaba sus siluetas delgadas y sus sonrisas perfectas.

Publicidad

Mi madre a menudo me decía que pronto sería una de ellas. No quería eso, solo quería que me dejaran en paz.

Mi segundo año comenzó mejor, ya que había perdido mucho peso y solo usaba retenedores un par de horas al día. Pero de repente, mi cara se llenó de acné, y la chica popular de nuestra clase, Anya, decidió molestarme más que nunca.

"¡Qué asco!, mira sus granos. ¿Te lavas la cara?", preguntaba al menos una vez a la semana cuando todos estaban cerca. Así que muy pronto, todos se unieron a la intimidación.

Cuando un chico, Marcos, me invitó a la fiesta de invierno de ese año, estaba extasiada. Pero resultó ser una broma de Anya. Sí, un cliché, pero todavía me afecta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

El tercer año siguió siendo malo, pero estaba tan concentrada en mis calificaciones que traté de ignorar todo. En mi último año, me mantuve al margen y nunca participé en las actividades clásicas que hacían los estudiantes.

Sentía que todos me odiaban. No tenía amigos, y a menudo almorzaba con mi consejera, la señora Francisca, quien era la única persona agradable en mi escuela. Por supuesto, también se burlaban de mí por eso.

Sin embargo, la universidad fue excepcional. A pesar de mi torpeza social, inmediatamente hice un grupo de amigos. Estudiábamos juntos, nos ayudábamos y nos divertíamos a nuestra manera con noches de juegos, pequeñas reuniones y debates intelectuales.

Y luego conocí a Gabriel. Era como un espejo de mí, excepto con algunas diferencias que hacían que todo fuera agradable. Nos graduamos, conseguimos trabajo, nos mudamos juntos y nos casamos.

Seguíamos viendo a nuestros amigos en noches de juegos y fiestas temáticas que eran fantásticas. Es verdad lo que dicen; solo tienes que terminar la escuela secundaria y todo mejora.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, las cicatrices de mi adolescencia aún son profundas y no pensaba ir a la reunión. Pero Gabriel me convenció de hacerlo. Dijo que sería el momento perfecto para vengarse de ellos porque tenía mi propio negocio, tenía excelentes ingresos, estaba casada y era feliz.

Así que me arreglé y Gabriel me empujó hacia la puerta.

Todo empezó bien en la reunión. Saludé a algunas personas, abracé con fuerza a la señora Francisca y bebí un poco. Algunos de los compañeros menos populares de aquellos tiempos se acercaron a charlar un rato, lo cual fue agradable.

Sin embargo, Anya me encontró. Tenía la sonrisa más falsa del mundo mientras recordaba "los buenos viejos tiempos". Leí en alguna parte que los matones no recuerdan todo el daño que han hecho a los demás. Claramente no lo hacía, o estaba fingiendo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Esos son zapatos Prada reales? ¿O son de imitación? Probablemente una imitación, ¿verdad?", preguntó ella, medio sonriendo, medio frunciendo el ceño.

"Son reales", respondí, repentinamente envalentonada. Nunca juzgaría a nadie por su ropa o su dinero, pero era evidente que ella se sentía insegura ante la idea de que yo usara cosas costosas.

Marcos y algunos de sus amigos se acercaron a nosotros e intentaron que mi esposo se riera con las anécdotas de la escuela secundaria y se sorprendiera por lo populares que eran.

Sin embargo, la consejera Francisca interrumpió el evento y pidió a algunas personas que hablaran en el escenario sobre sus vidas y lo que recordaban de la secundaria. Después de un rato, fue mi turno de subir y me sentía increíblemente tranquila.

Fui al escenario y hablé de mi vida. Mi título con honores. Mi negocio. Mi boda. El éxito de mi marido. Cuando estaba terminando, vi el rostro de Anya y no estaba contenta. Sé que fue mezquino sentirse un poco alegre por eso. Pero me merecía una victoria.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando terminé, recibí aplausos de todos y la señora Francisca susurró lo orgullosa que estaba de mí. Dejé el escenario y me senté con mi esposo. Al llegar el turno de Anya, no tenía mucho que decir. Se centró en sus recuerdos de la escuela secundaria.

Al finalizar los relatos, los antiguos compañeros de clase me rodearon. Querían hablar sobre mi negocio, lo que estaba haciendo y lo que esperaba de esa industria en el futuro. Marcos me preguntó si tenía vacantes.

Yo era el centro de atención, por primera vez. Y Anya… estaba de pie a un lado con una expresión de tristeza en su rostro. Esta fue mi venganza.

Algunas personas insistieron en que nos siguiéramos viendo. Pero yo no estaba interesada en su amistad. No se trata solo de perdón, se trata de saber que nunca fueron personas generosas o con valores y solo les interesaba mi éxito.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Crees que mi percepción es la correcta? ¿O debería confiar en ellos? ¿Qué harías en mi lugar?

Cuéntanos lo que opinas en los comentarios de Facebook y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Una hora antes de la boda, la novia recibe una carta anónima con fotos secretas de su novio

23 de enero de 2024

Niño que sufrió acoso por parte de una niña en el colegio durante 6 años crece y le envía un oso de peluche

22 de febrero de 2024

Un cambio de avión salvó a mi padre

29 de enero de 2024

La gente revela la peor traición hecha por sus mejores amigos

23 de enero de 2024

Mis suegros me dijeron que durmiera en un granero — Yo no estaba preparada para semejante falta de respeto y me vengué

11 de enero de 2024

¿Me pasé de la raya cuando animé a mi hija a divorciarse de su esposo?

26 de enero de 2024

Mi hija de 4 años empezó a hacer dibujos sombríos tras descubrir accidentalmente el secreto de su papá

13 de febrero de 2024

35 escapadas inolvidables de entrevistas de trabajo que te dejarán sin palabras

23 de enero de 2024

Chica cree que se casa con pobre cargador hasta que ve el anillo que le pone en el dedo - Historia del día

15 de enero de 2024

Más de 10 madres que perturbaron los grandes días y matrimonios de sus hijos

14 de febrero de 2024

Más de 10 empleados hablan de los peores jefes con los que han trabajado

17 de enero de 2024

Trabajé duro para recuperar a mi hijo del centro de acogida, pero cuando llegué ya no estaba - Historia del día

31 de enero de 2024

Hijo engaña a su madre diciéndole que va a clases de arte, pero la verdad la deja en shock

08 de marzo de 2024

Estaba segura de que la hija de mi esposo vivía con nosotros hasta que los encontré juntos en la cama - Historia del día

22 de enero de 2024