logo
Una ambulancia. | Foto: flickr.com/Dorsey Photography (CC BY 2.0)
Una ambulancia. | Foto: flickr.com/Dorsey Photography (CC BY 2.0)

Madre pide a su exmarido que cuide de su hijo: 1 hora después se entera de que está en la UCI - Historia del día

Wade y Becky eran una pareja felizmente casada con un hijo, Tom. Las cosas iban bien para ellos hasta que Wade perdió toda ambición y dejó que su esposa se encargara de su familia. Después de que Becky lo dejara, él decidió cambiar su vida.

Publicidad

“Te vas a arrepentir de haberte divorciado de mí”, gritó Wade después de su juicio con su exesposa, Becky. Después de que él pronunciara estas palabras, Becky pensó en la peculiaridad del amor y las relaciones.

No podía entender cómo dos personas podían pasar de amarse y querer pasar el resto de sus vidas juntas a albergar un resentimiento tan fuerte que invalidaba toda la alegría y el amor que había antes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Entonces, se ha tomado la decisión. La custodia total del niño irá a favor de la madre. Se levanta la sesión del tribunal”, dijo el juez, golpeando su mazo.

Mientras estaba sentada en la sala del tribunal llorando, mirando a su exesposo, sus duras palabras no dejaban de resonar en su cabeza.

Publicidad

Había percibido la furia en el rostro de su ex cuando el juez tomó su decisión, y estaba tratando de recordar la hermosa y amable sonrisa que hizo que se enamorara de él cuando se conocieron. Pero ya no podía ver al mismo Wade. Se había ido hacía mucho tiempo.

Las cosas no siempre fueron así entre los dos. De hecho, desde el principio, su amor solía ser envidiable. Se habían conocido de una manera bastante extraña, lo que llamarías “destino”, por así decirlo.

Becky acababa de obtener su licencia de conducir, pero todavía no dominaba bien el volante. Salió imprudentemente en reversa de un espacio de estacionamiento sin ver el automóvil de Wade que se aproximaba, y los dos chocaron.

Becky salió rápidamente del auto, dispuesta a decirle a Wade lo que pensaba, ajena a su error en el asunto.

“¿Estás ciego o qué?”, gritó ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Mientras ella se dirigía al auto de Wade, él, joven y apuesto, estaba allí de pie con una sonrisa dulce y amable, y un gesto de disculpa que la tomó por sorpresa.

“Eh... Lo siento. Pero, para ser justos, se supone que debes estar atenta a los autos que se aproximan antes de dar marcha atrás para salir de un lugar de estacionamiento”, dijo Wade.

Al inspeccionar la abolladura del auto más de cerca, Becky pronto se dio cuenta de que estaba equivocada. Y eso hizo que las cosas se tornaran mucho más extrañas, pues no podía entender por qué él estaba allí de pie disculpándose con esa sonrisa absurda.

Él sabía que ella estaba equivocada, pero aun así le habló con gracia. No pudo evitar sentirse un poco halagada y al mismo tiempo avergonzada por su repentino arrebato.

“¿Y cómo sabes eso?”, dijo Becky obstinadamente, todavía reacia a admitir su culpa.

“Bueno, además de tener una licencia de conducir y conocer las reglas generales, soy un asistente de estacionamiento. Así que es mi trabajo saberlo”, dijo Wade.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Cómo puedes tener un auto siendo asistente de estacionamiento? Quiero decir, no es la gran cosa, pero, aun así. Sin ofender”, dijo Becky.

“Bueno, ahorré para poder comprarlo. Es un trabajo y ayuda a pagar las cuentas. Pero no es el objetivo final”, explicó Wade.

“Ah. Bueno... Lamento que no me hayas visto dar marcha atrás”, dijo Becky, evitando avergonzada el contacto visual. Wade simplemente se rio entre dientes.

“¿De qué te ríes?”, preguntó Becky.

“Es que no sé si se suponía que eso era una disculpa”, replicó Wade.

“Tómalo como quieras. La pregunta es, ¿cómo resolvemos esto?”, preguntó Becky.

“Bueno, podríamos intercambiar números para empezar. ¿Eso funciona para ti?”, Wade dijo, con una sonrisa descarada mientras la miraba con adoración.

“Sí, supongo”, dijo Becky riendo, luchando por mantener una cara seria ante el cortejo inoportuno del hombre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

A partir de ese día, Wade y Becky pasaban horas hablando por teléfono, y ni se acordaban del choque. Tuvieron química instantánea y luego comenzaron a salir.

Un año más tarde, se mudaron juntos y, después de otro año, se casaron y tuvieron a su hijo, Tom. Wade todavía trabajaba como asistente de estacionamiento, mientras que Becky, que había sido asistente de un agente de bienes raíces, ahora era agente.

Después del nacimiento de su hijo, ella comenzó a preocuparse por el estancamiento de la carrera de Wade. Cuando se conocieron, él era ambicioso y sabía a dónde iba.

Tenía el sueño de iniciar un negocio de taxis. El primer automóvil para el que había ahorrado y que había comprado había sido una inversión para llegar a su objetivo final.

Pero algo cambió en Wade. Su impulso y ambición parecían haberse esfumado, y ya no estaba haciendo mucho esfuerzo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Eventualmente perdió su trabajo como asistente de estacionamiento y Becky se convirtió en el sostén de su hogar. Él no parecía interesado en encontrar un trabajo y se sentía cómodo dejándole todo a su esposa, a pesar de que eso le estaba pasando factura a ella.

Un día, después de haber tenido numerosas conversaciones sobre el asunto, Becky intentó confrontar a Wade nuevamente.

“Wade, llamaron de la escuela de Tom y van a subir las tarifas este año. Ya no puedo hacer esto por mi cuenta. Simplemente no puedo”, dijo Becky mientras se acostaban en la cama.

“Lo sé, mi amor. Pero sabes que lo estoy intentando”, respondió Wade con indiferencia.

“Pero esa es la cuestión, Wade. ¡No lo estás haciendo! Si al menos estuvieras haciendo un esfuerzo, tendría alguna esperanza a la que aferrarme”, espetó Becky.

“Eso no es justo. Sabes que no es fácil con la economía actual y…”, comenzó Wade antes de ser interrumpido por Becky.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Ay, por favor! No me hables de economía. Dices que no es fácil, pero ¿cómo lo sabes si no lo has intentado?”, espetó Becky. Luego se calmó y simplemente dijo: “Mira, Wade. Si las cosas no cambian, no estoy segura de poder continuar con esto”.

“¿Y qué significa eso, Becky?”, preguntó el hombre, perplejo.

“Estoy segura de que puedes entenderlo”, dijo ella, saliendo de la habitación.

Al ver que no había cambios en su situación, Becky se divorció de Wade un mes después. Él estaba devastado y no podía creer que lo hubiera dejado. El hombre trató de convencerla para que se quedara, pero estaba decidida y eso fue todo.

Después del divorcio, las cosas empeoraron. Becky no dejaba que Wade viera a su hijo, Tom. Desesperado, él incluso llegó al extremo de acechar a su exesposa, tratando de ver a su hijo.

En un altercado, Becky llamó a la policía después de que él intentara irrumpir en la casa para ver a su hijo. Cuando los oficiales sacaron a Wade de la casa esposado, él vio la mirada de terror en los ojos de su hijo y se sintió profundamente avergonzado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Esa fue la última gota para Wade. Decidió cambiar su vida y comenzó a buscar trabajo.

Una amiga de Becky llamada Alice solía ayudar a la madre cuando esta necesitaba que cuidara a Tom de vez en cuando. Un día, Alice regresó con el niño de un paseo y le contó a su amiga sobre un altercado en el parque con Wade.

“Él salió completamente de la nada, y estaba aterrorizada de que pudiera hacer algo loco. Le recordé que la corte había puesto a Tom bajo tu custodia, y él no tenía derecho a estar allí”, explicó Alice.

“¡Dios mío! No lo dejaste acercarse a Tom, ¿verdad?”, preguntó Becky, asustada.

“Sorprendentemente, se portó bien. Parecía centrado. Simplemente me dio este sobre para que te lo diera, se despidió de Tom con un abrazo y se fue”, dijo Alice, entregándole el sobre a Becky.

“¡Qué extraño! Debe estar tramando algo”, dijo Becky.

“No, no lo creo. Parecía genuino y curado”, explicó Alice, pero Becky no estaba convencida. Sus palabras del juicio aún resonaban en su cabeza: “¡Te vas a arrepentir de haberte divorciado de mí!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Más tarde ese día, ella finalmente reunió el coraje para abrir el sobre. En él había una nota y $200. La nota decía:

“Sé que probablemente soy la última persona de la que quieres saber, pero tenía que comunicarme contigo. La vida ha sido miserable sin ti y sin Tom. Finalmente conseguí un trabajo como taxista y estoy trabajando para comprar un segundo taxi. No es mucho, pero es un comienzo. Te amo y te extraño mucho, Becky. A ti y a Tom. Por favor, perdóname”.

La nota conmovió a Becky. Mientras la leía, pensó en su dulce y amable sonrisa que tanto adoraba. Pero ya no podía confiar en Wade, no después de todo lo que le había hecho pasar.

Unas semanas más tarde, Becky necesitaba desesperadamente una niñera, pero Alice no estaba disponible. Mientras revisaba los números en su teléfono, buscando a alguien que la ayudara, vio la nota de Wade asomándose de un cajón en su periférico.

Vacilante, se desplazó hasta el número de su exesposo y se quedó pensando. En este punto, no tenía opciones y pensó en darle una oportunidad.

Becky estaba extremadamente nerviosa. Esta sería la primera vez que llamaría a Wade desde el divorcio. Después de un momento de profunda reflexión, finalmente lo llamó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Hola, Wade”, dijo Becky.

“¿Becky? Eh... Vaya, esto es una sorpresa. Hola”, respondió él.

“Sí, para ti y para mí también. Escucha, necesito que alguien cuide a Tom hoy, y Alice no está disponible. ¿Crees que podrías cuidarlo?”, preguntó la mujer.

“Eh, sí. ¡Claro, definitivamente!”, dijo Wade, emocionado.

“Está bien, gracias”, dijo Becky, a punto de colgar la llamada.

“¡Espera, Becky! Eh... ¿Recibiste mi nota?”, preguntó el hombre.

“Wade, por favor, no hagas esto más complicado de lo que tiene que ser. Solo debes estar aquí a las 6:00 p. m., por favor”, dijo Becky, tratando de contener las lágrimas.

Publicidad

“Está bien. Eso es justo. Estaré allí”, concluyó Wade. Becky colgó la llamada e instantáneamente estalló en lágrimas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había escuchado su voz, y la llamada le hizo darse cuenta de cuánto lo había extrañado. Pero se había dicho a sí misma que no volvería con él, y eso era exactamente lo que pretendía hacer.

Wade apareció en su casa poco después, pero actuaba de forma un poco extraña. Parecía un poco lento y distraído. Ella comenzó a dudar de su decisión al recordar sus palabras del juicio: “¡Te vas a arrepentir de haberte divorciado de mí!”.

“Wade, no estoy tan segura de que esto sea una buena idea. Déjame llamar al trabajo, y tal vez...”, comenzó Becky, presa del pánico.

Publicidad

“No. Por favor, Becky. Ve a ocuparte de tus asuntos. Nuestro hijo y yo estaremos bien. Te lo prometo”, dijo el hombre con esa misma sonrisa dulce y amable. Eso era su debilidad, y durante mucho tiempo había sospechado que Wade lo sabía.

“Vale. Pero llámame si pasa algo”, dijo Becky, apresurándose hacia la puerta.

Unas horas más tarde, Becky recibió una llamada del hospital en medio de su trabajo, diciéndole que Tom estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Inmediatamente corrió al hospital, temiendo lo peor. “¿Wade se rebajaría tanto y pondría en peligro a nuestro hijo?”, pensó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Cuando llegó a la Unidad de Cuidados Intensivos, se sorprendió al encontrar a Tom sentado allí en perfectas condiciones. Corrió hacia él, revisando cada centímetro de su cuerpo en busca de heridas.

“¡Mi bebé! ¿Qué te hizo?”, dijo Becky en pánico.

“¿Quién?”, preguntó Tom, confundido.

“Tu padre. Te juro que si él...”, comenzó Becky, furiosa.

“Papá no me hizo nada. Él está enfermo. Estaba leyendo mi cuento antes de dormir cuando de repente se cayó al suelo. Cuando me di cuenta de que estaba inconsciente, llamé al 911 y nos trajeron aquí”, explicó el niño.

“¿Enfermo?”, preguntó Becky, impactada.

Una doctora invitó a Tom y a Becky a la habitación de Wade y les explicó que había recuperado el conocimiento y que finalmente podían verlo.

Cuando la madre le preguntó a la doctora qué le pasaba a Wade, ella explicó que se había derrumbado debido al agotamiento, entre varios factores de salud subyacentes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Becky entró en la habitación con Tom, y su corazón se hundió al ver a Wade frágil e indefenso en la cama del hospital. Sin embargo, en el momento en que él los vio, irradió esa cálida sonrisa nuevamente.

“¡Tom, hijo!”, dijo Wade mientras su hijo corría a abrazarlo. “Muchas gracias. Eres mi héroe. No sé cómo, pero sentí que tomaste mi mano durante todo el viaje al hospital”, explicó Wade con tos.

“Te estaba diciendo que te amaba todo el camino también. ¿Recuerdas eso?”, preguntó el niño.

“No. Pero definitivamente lo sentí”, respondió el hombre.

“Wade. ¿Qué pasó?”, preguntó Becky, casi llorando.

“Bueno, he estado un poco enfermo últimamente. El médico dice que se debe al agotamiento. Últimamente me he esforzado demasiado”, explicó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Haciendo qué? ¿Conduciendo el taxi?”, preguntó Becky, confundida.

“Sí. Eso y establecer mi empresa. Además de tratar de comprar dos vehículos más”, explicó Wade.

“Eres muy imprudente. ¿Por qué te arriesgarías a poner en peligro tu salud de esa manera? Obviamente te has estado presionando por un tiempo”, dijo Becky, parándose a una buena distancia de su hijo y de su ex.

“¿De verdad tienes que preguntar eso? Lo hice por nosotros. Quería cambiar y probarme a mí mismo. Yo... yo solo quería recuperar a mi familia, Becky. Arriesgaría cualquier cosa por ustedes”, confesó Wade entre lágrimas.

Becky inmediatamente se apresuró a abrazar a Wade y Tom se unió. Se abrazaron llorando. Ninguno de ellos dijo una palabra. Simplemente lloraron en los brazos del otro, agradecidos de estar reunidos de nuevo.

Unos días después, Wade fue dado de alta del hospital. Luego fue a la casa de Becky con una caja de zapatos en la mano y se la entregó a su exesposa después de que ella abriera la puerta. La mujer abrió la caja para encontrar fajos de dinero en efectivo dentro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Qué es esto, Wade?”, preguntó ella, asombrada.

“Son mis ahorros”, dijo él con una sonrisa. “Este dinero lo había estado ahorrando para ti y Tom. Si me pasa algo, sabes que estarán seguros”, agregó Wade.

“¡Guau! Wade, sabes que ahora existen los bancos, ¿verdad?”, dijo Becky, riendo.

Mientras lo miraba, ella pensó: “Ahí está él. Ahí está el hombre con el que me casé. No se había esfumado. Solo tenía algunas cosas que resolver. Solo tenía que madurar. El resentimiento era una ilusión”.

El pequeño Tom salió corriendo a abrazar a su papá. Mientras lo abrazaba con cariño, suplicó: “¡Papá, por favor, no te mueras!”.

“Papá no morirá. Nos aseguraremos de que esté bien. ¿No es así, Tom?”, le dijo Becky a su hijo mientras ella y Wade compartían una cálida sonrisa.

“Sí”, respondió el niño.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Van a quedarse afuera toda la noche o quieren entrar a cenar?”, preguntó la madre, haciéndoles pasar.

Después de ese día, Becky y Wade comenzaron a esforzarse para restablecer su matrimonio. Después de un tiempo, finalmente se reconciliaron y se convirtieron en una familia. Esta vez, las cosas eran diferentes y estaban más felices de lo que jamás podrían haber imaginado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces tenemos que dar pasos difíciles e incómodos para conseguir lo que queremos: Wade quería desesperadamente recuperar a su familia, aunque tuvo que hacer algunos cambios difíciles pero necesarios en su vida para lograrlo.
  • Las personas pueden cambiar para mejor: Becky dudaba de que Wade pudiera cambiar, lo que le impidió darle una oportunidad. Sin embargo, dada la motivación adecuada, finalmente aprendió que era posible.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.