logo
Un loro | Foto: flickr.com/parvez joni (CC BY 2.0)
Un loro | Foto: flickr.com/parvez joni (CC BY 2.0)

Niño encuentra escotilla con cerradura codificada en casa de su difunta abuela: “3-2-9”, dice su viejo loro - Historia del día

Kyle tenía un profundo vínculo con su abuela. Solían pasar el día juntos buscando tesoros. Cuando ella falleció, el chico quedó emocionalmente destrozado. Sin embargo, tras otra búsqueda del tesoro y unas palabras del loro de su abuela, aprendió una hermosa lección sobre los tesoros ocultos de la vida.

Publicidad

Kyle era un niño de 12 años de un hogar y una educación modestos. Era el menor de tres hermanos. Su hermana, Kira, tenía 22 años, y su hermano, Dylan, 17. Su padre trabajaba como conductor de autobús escolar y su madre como secretaria en una pequeña empresa.

Como la mayoría de los niños de su edad, él era un chico aventurero. Aunque le salía de forma natural, este rasgo también estaba muy influenciado por su relación con su abuela, Linda.

Linda era una mujer sabia y cariñosa. Y aunque ya era mayor, seguía teniendo el espíritu aventurero, amable y vibrante de una niña. Quizá por eso Kyle y ella se llevaban tan bien.

Además, el chico y su abuela pasaban mucho tiempo juntos y se adoraban mucho. Linda quería a todos sus nietos. Sin embargo, se dio cuenta de que ninguno de los hermanos de Kyle compartía el fuerte vínculo que él y ella tenían, ni cuando tenían su edad, ni después.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

A Linda le gustaban los piratas, algo que pronto le transmitiría a Kyle. Incluso tenía un loro muy viejo llamado Jack, como Jack Sparrow. El chico adoraba a Jack y a menudo se ponía a conversar con el ave sólo para oír todas las cosas estrafalarias que su abuela, y a veces incluso el propio Kyle, le habían enseñado.

“Dicen que los piratas nunca tuvieron loros como mascotas y que todo era ficción y cultura pop. Yo creo que eso es una absoluta tontería. Si te pasaras la vida en aventuras por el mundo y vastos océanos, seguramente elegirías un buen loro viejo como Jack. Y eso simplemente porque son fáciles de llevar y son buena compañía", solía decir Linda.

Palabras como estas a menudo despertaban la imaginación del pequeño Kyle y, del mismo modo, le recordaban a su abuela la niña interior que había en ella. Se pasaban los días jugando a los piratas, como si estuvieran en su propia aventura por los siete mares.

Linda les preparaba mapas para que buscaran tesoros escondidos por su apartamento. La abuela de Kyle le contaba historias sobre su tatarabuelo, diciéndole que había sido pirata en sus tiempos.

Publicidad

Aparte del chico, el resto de la familia apenas visitaba a Linda. De vez en cuando, el hijo de Linda, el padre de Kyle, le llevaba la compra a su madre. Kyle aprovechaba la ocasión para pasar tiempo con ella, rogándole a su papá que se quedara a pasar el fin de semana. La mayor parte de la familia no entendía su peculiar vínculo, pero no se interpusieron en su camino. Eran un par inseparable.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Sin embargo, en su vejez, la salud de Linda empezó a deteriorarse. Su visión y su oído eran cada día más débiles. Un día, la familia se reunió en el apartamento de Linda para celebrar su cumpleaños número 85. Nadie se molestó en hacerle un regalo ese día.

Todos pensaban que ya era demasiado vieja, así que cualquier regalo sería un desperdicio para ella. Esto apenó profundamente a Linda. Aunque agradecía su presencia, le habría encantado que la trataran como en cualquier otro cumpleaños. De hecho, habría agradecido un poco más de esfuerzo.

Publicidad

Al ritmo al que se deterioraba su salud, pensaba que probablemente ese sería uno de los últimos cumpleaños que celebraría y quería que fuera memorable. Aunque comprendía que el resto de la familia no lo hubiera tenido en cuenta, eso no hacía que la decepción fuera más fácil de digerir.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Sin embargo, Linda decidió centrarse en lo que tenía y no en lo que le faltaba. Se sentó en su silla, observando cómo su familia preparaba vibrantemente su cena de cumpleaños, y en ese momento, encontró consuelo.

Una lágrima solitaria corrió por su mejilla al ver a las dos generaciones de su familia juntas en una habitación. Se dio cuenta de que tenía más que suficiente por lo que estar agradecida.

Publicidad

“Abuelita. ¿Por qué lloras?”, preguntó Kyle, acercándose sigilosamente detrás de ella.

“Son lágrimas de alegría, hijo mío. Estoy feliz de verlos a todos”, respondió Linda.

“Ah. Pensé que sería porque no habías recibido un regalo. Pero no te preocupes, yo te traje algo. ¡Un pequeño botín para mantener tu sangre corriendo! ¿Estás lista para otra aventura?”, le preguntó Kyle mientras le entregaba un mapa del tesoro.

Linda se sintió profundamente conmovida. Era como si el niño estuviera en su cabeza. Se quedó sin palabras, conmovida por su gesto y su consideración.

“A la orden, capitán”, añadió Jack desde su jaula.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Linda y Kyle no pudieron evitar reírse cuando el comentario de Jack cortó de repente la quietud emocional. La abuela abrazó a su nieto y le susurró: “No puedo ver ni oír demasiado bien, hijo mío. Así que necesitaré un poco de tu ayuda para encontrar este tesoro”, explicó Linda.

Kyle la tomó suavemente de la mano y la condujo a otra búsqueda del tesoro. Ella trató de contener las lágrimas al darse cuenta de que esta podría ser su última búsqueda del tesoro juntos. El mapa los condujo finalmente a un pequeño cofre del tesoro. Kyle lo abrió y sacó un collar de perlas.

“Los piratas solían regalar a sus damas collares como éste”, dijo el chico mientras colocaba cuidadosamente el collar en el cuello de su abuela.

“Ay, mi dulce, dulce niño. Muchas gracias”, dijo Linda entre lágrimas, abrazándolo cariñosamente. “Me has alegrado el cumpleaños. Nunca sabrás cuánto significa esto para mí. Te quiero mucho, Kyle”, dijo Linda, emocionada.

“¡Yo también te quiero, abuela!”, respondió Kyle.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Por favor, prométeme algo, hijo”, dijo Linda con seriedad.

“Cualquier cosa por ti, abuela”, declaró Kyle.

“Prométeme que nunca dejarás de buscar tesoros. No sólo en el mundo, sino los tesoros ocultos en ti mismo y en los demás”, dijo Linda con mirada cariñosa.

“Te lo prometo, abuela”, dijo Kyle, abrazándola de nuevo.

Unos meses después de su cumpleaños, Linda falleció. Su muerte dejó a Kyle destrozado. No sólo había perdido a su abuela, sino también a su mejor amiga.

En los últimos meses antes de su muerte, estaba demasiado débil para intentar jugar con él. Su cumpleaños fue, de hecho, el último día que fueron juntos a una búsqueda del tesoro.

Las semanas que siguieron al fallecimiento de Linda dejaron a Kyle desolado. Finalmente le pidió a su padre que le permitiera quedarse con Jack. El loro seguía en el apartamento de Linda, y uno de sus vecinos pasaba de vez en cuando a verlo y darle de comer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Su padre, viendo el efecto que la muerte de su madre había tenido en su hijo, se lo llevó inmediatamente al apartamento de Linda con la esperanza de que eso pudiera darle algún cierre.

El hombre accedió a dejarle un tiempo a solas para que pudiera elegir cualquier otra cosa que sintiera que su abuela hubiera querido que tuviera.

“¡Sí, capitán! 3-2-9. ¡Sí, capitán! Jack gorjeó desde su jaula cuando Kyle abrió la puerta del apartamento.

“Hola a ti también, Jack”, dijo Kyle, entrando.

El chico dio varias vueltas por el apartamento, repasando los recuerdos irremplazables que él y su abuela habían creado juntos. Recogió todos los mapas que habían hecho a lo largo de los años.

Mientras los reunía, encontró uno que no conocía. En él estaba escrito: “Nunca dejes de buscar tesoros, Kyle. Te quiero”.

Recordando estas palabras de su última búsqueda del tesoro, Kyle siguió el mapa en busca del último tesoro que le había dejado su abuela. Este parecía mucho más difícil que todos los demás, pero esto solo le hacía estar mucho más decidido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El mapa lo condujo finalmente a una escotilla oculta en el sótano con cerradura y código. Kyle quedó atónito, pues nunca había visto esta escotilla.

Probó varios códigos: el cumpleaños de su abuela, el suyo y el de su padre, pero ninguno funcionó. Abrumado por la emoción, empezó a tirar desesperadamente de la cerradura, pero seguía sin abrirse.

“¡Vamos, abuela! Sé que no me trajiste hasta aquí por nada. Ayúdame”, murmuró Kyle, frustrado. Inmediatamente escuchó a su loro Jack gorjeando a lo lejos: “¡Sí, capitán! 3-2-9! ¡A su orden, capitán!”.

Kyle recordó todas las frases y palabras que su abuela le había enseñado al loro a lo largo de los años. Pensó que no estaría de más que alguien más cercano a su abuela le enseñara algo. Así que agarró a Jack y lo llevó a la escotilla.

“Vamos, Jack. ¿Cuál es el código?”, le preguntó Kyle al loro. Jack no dijo nada. “¡Vamos, Jack! Necesito tu ayuda, amigo. ¿Cuál es el código?”, repitió el chico, pero el ave no decía nada. Kyle suspiró profundamente, admitiendo finalmente su derrota.

“Sí, capitán. Supongo que no hay...”, comentó el chico, antes de que Jack estallara con un fuerte graznido, luego imitó las palabras:

Publicidad

“¡Sí, capitán! 3-2-9. A su orden, capitán”.

“3-2-9, ¿eh? Muy bien, intentémoslo”, dijo Kyle, tecleando el código. La escotilla que nunca había visto antes finalmente se abrió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“¡Jack! ¡Pequeño pirata increíble!”, gritó el chico, emocionado.

“A la orden, capitán”, repitió Jack.

Dentro de la bodega, encontró un anillo de oro con una calavera. Parecía antiguo, como sacado de una película de fantasía. Kyle lo examinó de cerca, completamente asombrado. Junto al anillo había una carta dirigida a él. La abrió y la leyó. La carta decía:

“Este era el anillo de mi tatarabuelo. Mi tatarabuela me lo dio antes de morir. Me dijo que mi tatarabuelo era pirata, pero nunca se lo dije a nadie porque pensarían que estaba loca. Todo eso cambió cuando empezamos nuestras aventuras. Por fin encontré a alguien con quien compartir mis hazañas y tesoros ocultos. Y ahora te dejo este tesoro a ti. Cuando caigas en tiempos difíciles, véndelo. ¡Vale mucho dinero, mi querido nieto! Te quiero, y recuerda, nunca dejes de buscar tesoros”.

Publicidad

Kyle lloró al leer la carta. Nunca podría curar por completo el dolor de perder a un ser querido, pero aquel día encontró un pequeño cierre. Encontró un trocito de su abuela. Además, encontró otro precioso tesoro.

El chico se prometió a sí mismo que nunca lo vendería y lo guardó como su posesión más preciada, con la esperanza de que algún día podría pasárselo a sus propios nietos en una búsqueda del tesoro.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Nunca hay que dejar de buscar los tesoros de la vida: Linda pudo reencontrarse con su niña interior en el tiempo que pasó con Kyle. Aunque era físicamente vieja, pudo buscar los tesoros de su juventud y la alegría en su amistad con su nieto.
  • La fidelidad se recompensa de un modo u otro: Kyle fue fiel a su abuela y amiga. Al final, lo recompensó de una forma que nunca hubiera imaginado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad