logo
Entrada de un hotel. | Foto: Shutterstock
Entrada de un hotel. | Foto: Shutterstock

Gerente echa a discapacitado de un hotel sin saber que pronto se convertiría en su dueño - Historia del día

Salomé, la gerente de un reconocido hotel, creía tenerlo todo resuelto. Tenía complejo de superioridad no sólo en su trabajo, sino también como persona. Eso cambió tras un encuentro con un posible candidato a subdirector, lo que la llevó a aprender un par de cosas sobre la simpatía, la compasión y el respeto.

Publicidad

Salomé era la directora inflexible de un próspero establecimiento hotelero. Su firme estilo de gestión era eficaz y una de las razones por las que era tan buena en su trabajo. Sin embargo, ella no sabía dónde estaba el límite entre la firmeza y la crueldad.

Era muy exigente consigo misma, con su trabajo y con el hotel. Aunque ese alto nivel de exigencia le ayudaba a prestar el mejor servicio en su trabajo, también alimentaba su tendencia de menospreciar a los demás.

Además, tenía muy poca paciencia con el personal. Despedía a la gente por la más mínima falta y utilizaba su poder para vengarse de cualquiera con quien no estuviera de acuerdo o simplemente creyera que era incompetente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Patético! Inútil. ¿Por qué te molestaste en presentarte? Una pérdida de tiempo. Inútil”, decía Salomé, sentada en su mesa de trabajo, revisando los currículos de posibles candidatos para el nuevo puesto de subdirector que se había abierto recientemente.

Acababa de despedir al último subdirector y necesitaba encontrar un sustituto lo antes posible. Algunos de los candidatos eran bastante decentes. Sin embargo, en cuanto Salomé notaba alguna debilidad, por pequeña que fuera, desechaba la solicitud.

Por fin dio con un candidato llamado Simón y quedó inusualmente impresionada por sus credenciales. Ese mismo día lo llamó y lo invitó a una entrevista.

Al día siguiente, Salomé estaba entrevistando a los candidatos que había seleccionado. Ya casi había terminado, sólo le quedaba una última entrevista. No le había impresionado ninguno de los que había entrevistado, pero tenía que mantener abiertas sus opciones.

Era el momento de entrevistar al último candidato, Simón. Mientras estaba sentada en su escritorio revisando de nuevo el currículum de Simón, llamaron a la puerta.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Sí, Diana. Puedes enviar al siguiente candidato en 10 minutos”, dijo Salomé con los ojos todavía fijos en los currículos, suponiendo que era su subordinada, Diana, la que estaba tocando.

La puerta se abrió y, para sorpresa de Salomé, un hombre discapacitado en silla de ruedas entró en la oficina. La gerente, al oír el repentino traqueteo de su silla de ruedas, levantó por fin la vista, atónita ante el hombre que tenía delante.

“Perdone, ¿se perdió?”, preguntó ella, confundida.

“Hola, señorita. Vengo a una entrevista”, explicó el hombre.

“Espera... ¿Eres Simón?”, preguntó Salomé con incredulidad.

Publicidad

“Sí, soy Simón. Lo siento, creo que llegué un poco antes de lo esperado”, explicó él.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Esa es la menor de tus preocupaciones”, dijo Salomé en tono de burla, seguida de una risita burlona. “¿Esta es una especie de broma?”, preguntó Salomé.

“¿Una broma, señorita? No sé si la entiendo. Usted me llamó ayer y me invitó a una entrevista”, explicó Simón, sorprendido por el cambio de tono de Salomé.

“Pues sí. En aquel momento pensaba que al menos sabías caminar. Todas esas credenciales no significan nada si ni siquiera puedes moverte por el hotel”, espetó la mujer.

“Bueno, señorita... Me las arreglé para llegar a su despacho antes de lo previsto sin problemas. Como verá en mi currículum, soy más que capaz”, dijo Simón.

Publicidad

“¿Estás loco? ¡Jamás te contrataría!”, dijo la mujer con tono de burla. “Ahuyentarías a nuestros clientes. Lo siento, pero no. No puedo contratarte”, concluyó ella. “Por favor. Soy más que mi discapacidad. Creo que podría añadir valor a su...”, comenzó a suplicar Simón antes de ser cortado por una frustrada Salomé.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“No me estás escuchando, ¿verdad? No voy a contratarte a ti ni a nadie en silla de ruedas. Este hotel tiene normas y, por desgracia, ¡tú no cumples los requisitos! Ahora, por favor, déjame volver a mi trabajo”, declaró descaradamente Salomé.

“Gracias por su tiempo, señorita”, exclamó Simón abatido, saliendo por la puerta.

Al día siguiente, mientras Salomé hacía la ronda por el hotel, vio a Simón en el vestíbulo. Molesta por su aparente insistencia, llamó a la seguridad del hotel y se acercó a él.

Publicidad

“Este es el hombre. Por favor, retírenlo inmediatamente. Le dije...”, comenzó a decir, enfadada, a uno de los guardias de seguridad antes de detenerse en seco al ver que el dueño del hotel, su jefe, se acercaba a Simón y le estrechaba la mano.

Cuando su jefe llegó, ya estaban a un par de pasos de Simón. Él y el dueño del hotel se giraron hacia Salomé, que fingió una sonrisa mientras les susurraba a los guardias de seguridad: “No importa, no pasa nada”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Uno de los guardias no escuchó a Salomé y se atrevió a llamar a Simón: “Disculpe, señor. Por favor, venga con nosotros”.

“¡No! Está bien. Estamos bien. Pueden irse”, le dijo la gerente al guardia de seguridad.

Publicidad

“Salomé, ¿cuál es el problema?”, preguntó el dueño del hotel.

“Ah, no es nada, señor. Sólo querían ser útiles y ver en qué podíamos ayudarles a usted y a su amigo”, explicó ella, nerviosa.

“Ah, está bien. Bueno, Salomé, este es Simón. Será el propietario del hotel. Espero que le des una calurosa bienvenida y le muestres el respeto que se merece como tu nuevo jefe”, explicó el dueño actual del lugar.

Los ojos de Salomé se abrieron de par en par ante lo que acababa de escuchar.

“¿Salomé? Sí, creo que ya nos conocemos”, dijo Simón despreocupadamente, sin darle mucha importancia a la mujer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Puedo ofrecerle algo, señor?”, preguntó desesperada una pálida Salomé a Simón.

“No, gracias. He concluido todo lo que necesitaba hacer aquí. Será mejor que me vaya. No me gustaría asustar a ningún cliente”, replicó Simón antes de estrechar de nuevo la mano del dueño del hotel y marcharse.

“Eh... Extrañas palabras de despedida. Pero así es Simón. Un hombre extraordinario”, dijo el dueño. Él y Salomé lo miraron alejarse: el dueño del hotel, con gran admiración, y Salomé, en cambio, con doloroso pesar.

Unos días después, Simón se había instalado por fin como nuevo propietario del hotel. Uno de sus primeros actos como nuevo dueño fue concertar una reunión con la gerente del lugar, Salomé.

La mujer entró en su despacho, aterrada. Este era el momento que había temido durante los dos últimos días, y la espera sólo lo había hecho mucho más tortuoso. Al entrar en el despacho del nuevo dueño, se hizo a la idea de que éste sería su último día de trabajo.

“Ah, Salomé. Siéntate, por favor”, dijo Simón cuando la mujer entró, señalando el asiento al otro extremo de su gran mesa.

“Señor. Antes que nada, sólo quería decirle que lo siento por todo. Entiendo perfectamente por qué querría despedirme. Supongo que ahora estamos a mano”, soltó Salomé antes de tomar asiento.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“¿Despedirte? No, no estás aquí por eso. Ahora, por favor, siéntate”, repitió Simón. Salomé tomó asiento nerviosamente, perpleja ante lo que estaba sucediendo.

“Espere... Entonces, ¿no me va a despedir? ¿Por qué? No lo entiendo”, dijo ella.

“Bueno... Fingí ser un candidato para el puesto de subdirector como una especie de prueba para entender mejor el ambiente en el hotel”, explicó Simón.

“¿Una prueba?”, preguntó Salomé, confundida.

“Sí, para entender mejor cómo funciona el hotel y cómo tratan a la gente. Eso se aplica no sólo a los huéspedes, sino también a los empleados y a los posibles candidatos”, explicó Simón.

Publicidad

“Ah... eh... Sigo sin entender qué hago aquí si no me está despidiendo”, dijo Salomé, ansiosa.

“En un principio pensaba hacer exactamente eso. Fuiste grosera, despectiva y, debo añadir, prejuiciosa. Sin embargo, creo que se me ha ocurrido una solución mucho mejor”, explicó Simón.

“¿Y cuál puede ser, señor?”, preguntó Salomé, inclinándose hacia delante con ávida curiosidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Te voy a degradar”, dijo Simón con calma.

“¿Degradarme? ¿A subdirectora?”, preguntó ella.

“No. Te encargarás de que todos los clientes con necesidades especiales estén bien atendidos. Tienes experiencia en gestión, así que eres la más indicada para asegurarte de que nuestras instalaciones y nuestro personal faciliten las cosas a los discapacitados”, explicó Simón.

Publicidad

“Pero, señor... ¿No tenemos ya esas instalaciones?”, preguntó Salomé.

“Sí, pero no las suficientes para el futuro de este hotel. Quiero que acojamos a más clientes discapacitados. Y tú, mi querida Salomé, serás quien lo facilite”.

“Se te pagará el equivalente al sueldo de un subdirector, pero no puedo decir que el trabajo vaya a ser liviano. Entonces, ¿qué me dices? ¿Estás dispuesta a hacerlo?”, preguntó Simón.

“¡Sí, señor! Lo que haga falta. Sólo quiero una oportunidad para enmendar las cosas. Necesito mi trabajo”, suplicó la mujer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Al día siguiente, Salomé asumió sus nuevas funciones. Pronto, se dio cuenta de lo difícil que era ser una persona con necesidades especiales.

Publicidad

A lo largo de las semanas había conocido a muchos clientes con necesidades especiales; sin embargo, uno en particular hizo que Salomé se arrepintiera de su forma de ser.

Un día ayudó a una mujer pelirroja con una prótesis en la pierna. Se pasó todo el día ayudando a la mujer, y se pasaron todo el día interactuando.

Había algo en ella que Salomé no podía identificar. Se sentía cómoda hablando con ella y hablaban de todo. La conversación acabó desembocando en la historia de la pérdida de su pierna.

“¿Mi pierna? Oh, no. No la querría de vuelta por nada del mundo”, dijo la mujer mientras estaban sentadas en el vestíbulo del hotel.

“Estoy segura de que no lo dice en serio”, dijo Salomé.

“No, de verdad. Fue un sacrificio necesario. No cambiaría las cosas por nada”, dijo la mujer con plena convicción.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Sacrificio necesario? Espere... ¿Qué pasó exactamente?”, preguntó Salomé.

“Yo era bombero. Resumiendo, entré en un edificio en llamas haciendo mi trabajo. Pero ese día en particular fue diferente. Arriesgaba mi vida todos los días, pero siempre había precauciones que me hacían sentir segura, ¿sabes?”, explicó la mujer.

“¿Y qué pasó?”, preguntó Salomé.

“Bueno, en realidad había un grupo de niños atrapados en un bloque de apartamentos no muy lejos de aquí. Tenía dos opciones; volver a casa y dormir sabiendo que había dejado morir a niños inocentes, o arriesgar mi vida y posiblemente perderla sabiendo que no tendría que atormentarme por la primera opción. Elegí la segunda. Gracias a Dios salí con vida”, explicó la mujer.

“Vaya... ¿Cuándo fue esto?”, preguntó Salomé.

“Hace unos tres años”, respondió despreocupadamente la mujer.

“Espere, ¿y dijo que no fue muy lejos de aquí? ¿Dónde fue exactamente?”, preguntó Salomé asustada, teniendo una epifanía.

“Dos manzanas más abajo, cerca del museo. ¿Por qué?”, preguntó la mujer justo cuando Salomé rompió a llorar de repente.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Usted... le salvó la vida a mi hermanito. Recuerdo aquel día. Él estaba en casa de un amigo, cerca del museo. Uno de los apartamentos cercanos se incendió y se propagó. Me dijeron que un ángel pelirrojo lo había salvado. Y ahora estoy aquí, hablando...”, dijo Salomé, sin poder terminar la frase antes de echarse a llorar.

“¡Ya ves! Fue un hermoso sacrificio”, dijo la mujer, abrazando a Salomé mientras seguía llorando en su hombro. Justo en ese momento, Simón se acercó a ellas, perplejo y preocupado por lo que veía.

“¿Está todo bien?”, preguntó Simón. Salomé saltó inmediatamente sobre él, abrazándolo con fuerza.

“Lo siento mucho, señor. No debería haberlo tratado como lo hice. No merezco su amabilidad. Lo juzgué mal. Lo juzgué todo mal. Por favor, perdóneme”, dijo Salomé.

Publicidad

“Está bien, Salomé. Por eso mismo no te despedí. Eres increíble en lo que haces. Sólo necesitabas un poco de orientación y comprensión. Todos lo necesitamos”, concluyó Simón mientras la consolaba.

Después de ese día, Simón no sólo reincorporó a Salomé como gerente, sino que la convirtió en su confidente en todo lo relacionado con el hotel y su futuro. Él la tomó bajo su protección y compartió con ella su vasta experiencia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Salomé incluso pasaba su tiempo fuera del trabajo como voluntaria en programas dirigidos a personas con necesidades especiales.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No descartes a nadie por su ignorancia; en su lugar, intenta guiarlo compasivamente hacia la comprensión: Simón podría haber despedido a Salomé por sus ideas y su comportamiento. Sin embargo, le dio la oportunidad de aprender de sus errores, lo que al final la convirtió en una mejor empleada y persona.
  • Nuestros defectos o errores no nos definen, pero las decisiones que tomamos después sí nos moldean: Salomé tenía ideas cuestionables sobre la vida, lo que se reflejaba fuertemente en su comportamiento. Sin embargo, cuando Simón le dio una oportunidad, aprendió y maduró.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Novia no puede comprar su vestido de novia por prejuicios sobre el color de piel - Historia del día

04 de julio de 2024

Gerente de hotel engreído creía que mi madre era una mucama — Su jefe le hizo arrepentirse en nuestro nombre

02 de julio de 2024

Hija de millonario humilla a mucama - Historia del día

26 de junio de 2024

Desesperada por salvar a su familia, mujer acepta insólita oferta de un hombre misterioso - Historia del día

20 de junio de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Mi abuelo fue despedido como conserje tras salvar la vida a una mujer - No podía quedarme de brazos cruzados y me vengué por él

08 de julio de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

Mecánica maltratada por ser mujer - Historia del día

02 de abril de 2024

Novio oculta secreto a su novia, pero el karma hace su trabajo - Historia del día

04 de julio de 2024

Jefe despide a mesera por llevarse sobras del restaurante, al día siguiente le da todo su dinero - Historia del día

26 de junio de 2024

Despiden a una camarera tras publicar en TikTok la insólita "cita" de un hombre - Los espectadores la aplauden por arriesgar su empleo

03 de julio de 2024

Serví a una pareja rica en un avión, al día siguiente mi madre me presentó a su joven prometido del mismo avión - Historia del día

01 de julio de 2024

Niña afirma que ve todos los días a su mamá fallecida en el colegio, su papá se sorprende al descubrir la verdad - Historia del día

08 de julio de 2024

Descubrí que mi marido tiene una segunda familia y le di una lección

19 de abril de 2024