logo
Perro junto a un pozo de agua | Foto: Getty Images
Perro junto a un pozo de agua | Foto: Getty Images

Hombre encuentra a un cachorro lloriqueando cerca de un pozo y oye una voz aguda allí - Historia del día

Guadalupe Campos
14 mar 2023
19:40

Un hombre de negocios viaja a un pueblo para hacer un trato con un granjero local y se encuentra con un cachorro que lloriquea junto a un remoto pozo del lugar. En su esfuerzo por salvar al pobre animal, el hombre pronto se topará con algo que cambiará su vida para siempre.

Publicidad

"Hola, Abel. Siento no estar contigo en este momento. Feliz cumpleaños".

"Gracias, papá. ¿Vendrás a casa más tarde para la fiesta?".

"Eh, bueno, ha surgido algo, campeón. Puede que no pueda ir, pero le diré a Rosa que te traiga la mejor tarta. Sólo dile lo que necesitas, ¿sí? Lo siento, hijo. Realmente quería estar allí, pero ya sabes cómo está el trabajo ahora... es agitado".

La llamada se silenció. "Hola, Abel. ¿Estás ahí? Voy a tratar de hacer tiempo, ¿de acuerdo? ¿Hola?"

Javier se quitó el teléfono de la oreja y se dio cuenta de que la llamada estaba desconectada. Abel había colgado.

Javier dejó escapar un suspiro. "Lo siento, mi niño. Esto es algo que hago por ti".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Javier era muchas cosas, entre ellas un empresario millonario, pero no era un buen padre, según su hijo.

Después de que la esposa de Javier se divorciara de él, las cosas fueron difíciles para el hombre. Le costaba lidiar con la paternidad y su negocio lo estaba convirtiendo en un adicto al trabajo.

Javier tenía un negocio agrícola millonario, y planeaba ampliarlo. Por esa misma razón, se encontraba a varios kilómetros de su hijo, viajando a un pueblo. Había estado tan preocupado por el trabajo que se había olvidado del cumpleaños de Abel.

Cuando pasó por delante de una panadería, se dio cuenta de que había cometido un grave error.

Acercó el coche a la acera y llamó inmediatamente a su hijo. Pero estaba claro que la llamada no había ido bien.

Como otras veces, Abel se sintió decepcionado de que Javier no estuviera allí con él. Cuando Abel era más pequeño, Javier podía pedirle perdón fácilmente regalándole juguetes, chocolates y cualquier cosa que le gustara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pero a los 11 años, Abel había empezado a comprender las cosas. Empezaba a sentir curiosidad y sabía que su padre anteponía el trabajo a él. Eso perjudicaba al pequeño en muchos sentidos, y como Javier no siempre estaba ahí para Abel, el niño estaba al cuidado de su niñera, Rosa.

Mientras Javier agarraba el volante y dejaba el teléfono a un lado, una punzada de culpabilidad le revolvió el estómago. Debería haber estado allí para Abel. Sabía que podía hacerlo mejor. Pero no dio la vuelta para volver a casa. Siguió conduciendo hasta su destino.

Un par de horas más tarde, el GPS empezó a fallar. No comprendía del todo bien la ruta que se suponía que tenía que seguir, y se arrepintió de no haber traído a su chófer.

"Conduciré yo mismo. No creo que pueda esperar más", había razonado el empresario al salir de casa a las cinco de aquella mañana. No quería esperar sentado a su chófer. Pero ahora se arrepentía de haberlo hecho.

Javier se detuvo frente a una tienda de comestibles cercana y pidió indicaciones al dueño. Afortunadamente, el hombre fue servicial, y Javier regresó rápidamente al coche, pensando que si podía terminar su negocio temprano, podría estar en casa con su hijo y pasar tiempo con él y pedirle perdón.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero el destino tenía otros planes para Javier, y se encontró perdido en medio de la nada. El sol había empezado a esconderse tras el cielo rosado, y estaba oscureciendo en esta parte del pueblo. Javier estaba probablemente a unos kilómetros del punto de encuentro cuando su coche se averió.

El caro coche hizo un ruido preocupante y se detuvo. Una columna de humo llegó a las fosas nasales de Javier cuando se bajó y abrió el capó. Lo hizo toser.

A veces, la ayuda puede llegar de lugares inesperados y dar un vuelco a tu vida.

"¡Santo cielo! ¡Ahora no! ¡Vamos!"

Javier comprobó si su teléfono tenía señal para llamar a un mecánico, pero no hubo suerte. Miró a su alrededor: no se veía ni una sola casa en las inmediaciones. Lo único que veía eran arrozales a ambos lados de la carretera, donde se quedó parado, frustrado y cansado.

Publicidad

"Este tiene que ser el peor día de mi vida", exclamó mientras caminaba hacia su coche. Rezó por un milagro e intentó volver a arrancar el motor, pero fue inútil.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Finalmente, Javier salió del coche y empezó a caminar por la solitaria carretera, intentando encontrar a alguien que le ayudara. Mientras atravesaba el espeso arrozal, pudo ver algunas casas a lo lejos. Al menos podré conseguir ayuda", razonó. Empezó a caminar hacia una casa y de repente se detuvo al oír un quejido.

¿Qué ha sido eso? ¿Qué es ese ruido? Se dio la vuelta y se quedó confundido cuando vio a lo lejos un par de ojos tristes junto a un pozo. Era un cachorro que lloriqueaba. Javier recordó el deseo de Abel de tener un perro y cómo le había dicho que no tenía tiempo para conseguirle uno.

Publicidad

Considerando que era una señal de Dios, Javier se acercó al cachorro y lo cogió suavemente en brazos. "Oye, oye, ¿estás bien? ¿Quieres comer algo? Tengo comida en el coche".

Pero el cachorro estaba inquieto, se soltó del abrazo de Javier y empezó a ladrar y a correr alrededor del pozo. Luego volvió a su antiguo emplazamiento junto al pozo, mirándole mal y ladrando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¿Qué ocurre? ¿Hay algo dentro del pozo?", le preguntó al perro como si fuera a responder.

"Bien, de acuerdo. Déjame ver".

Javier se arrodilló junto al pozo y oyó una voz aguda que salía de él. Se sorprendió y se asomó al interior, donde encontró a un niño pequeño agarrado a un saliente.

Publicidad

"¡Demonios! ¿Cómo has llegado ahí, chico?", preguntó, y el niño levantó la cabeza y le miró. Javier notó que los ojos del niño estaban rojos e hinchados de llorar.

"¡Ayúdame, por favor!" dijo con un hilo de voz, y Javier rápidamente se hizo cargo de la polea. "Métete en el cubo. Cabrás dentro".

"¿Estás seguro?", preguntó. "¿Y si no puedes subirme?".

"¿Sólo confía en mí, chico? ¿DE ACUERDO?"

Así que el niño se metió en el cubo y Javier consiguió sacarlo del pozo. El niño no parecía tener más de ocho años y estaba llorando y jadeando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Oye, oye, cálmate. ¿Cómo has entrado...?

Publicidad

"Gracias por salvarme", resopló. "Creía que me iba a morir. ¡Gracias, Burns!", le dijo a su perro mascota, que no paraba de lamerle.

"Bueno, chaval, dime dónde vives y los dejaré a ti y a tu perro en casa, ¿de acuerdo?".

"¡Gracias! Soy Tadeo".

"Soy Javier, y tengo un niño como tú... es unos años mayor que tú. Y déjame decirte que fuiste muy valiente, Tadeo. No te rendiste".

"Tú... No pareces uno de los nuestros", dijo de pronto el chico, mirando el costoso atuendo de Javier; luego se puso en pie. "¿Eres de la ciudad?".

"Tienes razón", dijo Javier. "Estoy aquí para una reunión con un cliente. En realidad soy un hombre de negocios".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras emprendían el camino hacia la casa de Tadeo, Javier y el joven empezaron a hablar de sus vidas. Javier habló de su trabajo y de ser padre soltero, mientras que Tadeo explicó que estaba intentando sacar agua del pozo cuando resbaló y cayó dentro.

Dijo que estuvo allí cerca de una hora y que la única persona que se fijó en él fue su malhumorado vecino, que le ignoró y se alejó en lugar de ayudarle.

"¿Y eso por qué?" preguntó Javier. "¿Por qué haría eso? Es inhumano. ¿Cómo puede abandonar así a un niño?".

"Así es el señor Barraza", dijo Tadeo con tristeza. "No le gustan los niños y me odia porque...".

"¿Por qué?"

"Porque hice algo malo".

"¡Oh, vamos!" dijo Javier. "¿Qué podría hacer tan mal un niño como tú?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Robé verduras de su huerto", confesó Tadeo. "No debería haberlo hecho. Quiero decir, está mal".

"¿Y por qué robaste esas verduras?".

"Lo hice por mis hermanos", dijo Tadeo. "Pero mamá dice que robar está mal igual. Tengo dos hermanos pequeños y una hermana. Tenían hambre y no teníamos comida en casa. Fui a ver al señor Barraza por la mañana temprano para pedirle verduras, pero se negó, así que las robé".

Javier chistó. "A mí, el señor Barraza me parece alguien que se merecía esto. Fue realmente despiadado al dejarte allí. Robar no está bien y no vuelvas a hacerlo por nada del mundo, pero tampoco seas tan duro contigo mismo".

Javier encontró a Tadeo interesante y muy maduro para su edad. No sabía que era el único que cuidaba de sus hermanos pequeños porque su madre había sido trasladada al hospital tras sufrir un colapso por agotamiento.

La casa de Tadeo estaba en pésimas condiciones y Javier no podía creer lo que veían sus ojos. ¿Cómo podía alguien vivir allí? El fregadero de la cocina rebosaba de platos sucios; había mugre en todos los rincones de la casa, y no había ningún adulto a la vista.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Las tablas del suelo crujían al pisarlas y la casa olía a humedad. Los otros niños estaban pálidos y débiles y jugaban en su habitación, tras mordisquear unas galletas.

Tadeo dijo que su padre había muerto de una terrible enfermedad y que su madre cuidaba de ellos. Trabajaba en una pequeña granja y hacía días que la habían llevado al hospital. Todos sus demás parientes vivían en la ciudad, así que no tenían a nadie que los ayudara.

"¿Cómo te las arreglas con la comida y todo eso?". preguntó Javier, desconcertado.

"¡Sé cocinar!" dijo Tadeo con orgullo. "Aquí en el pueblo, todos los niños aprenden a cocinar desde pequeños. Podría prepararte un té. He ido al pozo a por agua porque necesitaba un poco para hacer sopa para mis hermanos. Tengo que empezar a cocinar; deben estar hambrientos".

Publicidad

"¡Vaya!" Dijo Javier. "¡Es increíble! Eres tan pequeño, ¡y cocinas! Pero... ¿sabes que los Servicios Sociales podrían llevarte a ti y a tus hermanos si descubrieran cómo vives?".

"No les tengo miedo. Nos hemos escapado de ellos unas cuantas veces", contestó Javier, poniendo una sartén en el quemador y echándole un poco de beicon. Luego sacó un pan casero de un armario y empezó a untarlo con mantequilla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Necesitas ayuda? Dijiste que buscabas un mecánico". preguntó Tadeo.

"Pues sí, necesito reparar mi coche. He quedado con un cliente y, aunque llego tarde, quiero terminarlo antes de irme a casa."

"Podría pedirle ayuda al señor Tomás. Espere".

Publicidad

El joven marcó un número desde el viejo teléfono fijo de su casa, y un hombre desaliñado apareció en su puerta. "¿Necesitas ayuda, chaval, mientras tu madre está fuera?", le preguntó a Tadeo, que negó con la cabeza. "No, estamos bien. Este caballero lo necesita, señor Tomás".

"¿Puedo echarle un vistazo a su coche?", le preguntó el mecánico a Javier.

"Sí, claro. Gracias, Tadeo. Y toma", Javier dejó un par de billetes de dólar sobre la mesa. "Coge algo para tus hermanos y hermana. Gracias por ayudarme a encontrar un mecánico".

Javier consiguió reparar su coche con la ayuda del Sr. Tomás y condujo hasta la casa del cliente. Imagínense su sorpresa cuando descubrió que el hombre con el que debía hacer un trato comercial no era otro que el Sr. Barraza.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre mayor estaba tan furioso por haber perdido sus patatas y zanahorias a manos de Tadeo que se lo soltó a Javier. Y luego dijo: "Este niño, Tadeo, ¡es un pesado! Su perezosa madre dejó a los niños desatendidos, y debe haberse escapado con un hombre...".

Antes de que el Sr. Barraza terminara su frase, Javier le cortó. "Le pido disculpas, señor Barraza. Pero no creo que pueda hacer negocios con alguien como usted. Me encontré con Tadeo en el camino, y bueno, ¡está muy equivocado sobre él y su madre! ¡Su madre no huyó! Está en el hospital".

El Sr. Barraza estaba avergonzado. Fue tras Javier, tratando de convencerlo sobre el trato de negocios, pero fue inútil.

Mientras Javier se acomodaba en su auto, tuvo una idea y llamó a Rosa. Le dijo que preparara la maleta de Abel y lo llevara al pueblo de vacaciones.

Luego, Javier condujo hasta la casa de Tadeo y le dijo que lo ayudaría a dejarla impecable. "Traigo más ayuda para ustedes, y espero que les parezca bien que mi hijo y yo nos quedemos aquí. Su escuela tiene vacaciones de verano ahora, y no conocemos a nadie más aquí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Tadeo asintió. "Gracias, señor Javier. A mamá le encantaría. No soy un buen limpiador, como puede ver".

Durante su estancia en el pueblo, la relación entre Javier y Abel mejoró. Abel estaba encantado de pasar tiempo con su padre y la familia de Tadeo, y la vida del pueblo era como un soplo de aire fresco para él.

Mientras tanto, Rosa y Javier visitaban regularmente a la madre de Tadeo, Carolina, en el hospital y le decían que la ayudarían porque Tadeo había ayudado a Javier a reparar el coche.

En ese momento, ni Javier ni Tadeo ni Abel habrían imaginado que Javier y Carolina se convertirían en amigos y amantes y que se casarían seis meses después para convertirse en una gran familia feliz.

Pero lo más sorprendente es que Javier y Abel se mudaron al pueblo, lejos del ajetreo de la vida en la ciudad, para disfrutar de una vida tranquila con la nueva y cariñosa familia con la que habían sido bendecidos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Invertir amor en los niños es más importante que construir millones para ellos: Javier estaba tan centrado en hacer que la vida de su hijo fuera cómoda que se olvidó de que su hijo también necesitaba su amor y sus cuidados.
  • A veces la ayuda puede llegar de lugares inesperados y dar un vuelco a tu vida: Javier salvó la vida de Tadeo y acabó teniendo una esposa y una familia encantadoras.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Descubrí que mi esposa llevaba una doble vida después de ver su declaración de pagos - Relato del día

08 de julio de 2024

Colega descubre que una profesora llevaba meses viviendo en su automóvil - Historia del día

20 de junio de 2024

Mis hijos se avergonzaban de que yo fuera "sólo un obrero de la construcción" - Encontré la manera de enseñarles una valiosa lección de vida

02 de julio de 2024

Mujer deja a su recién nacido en el asiento de primera clase de un avión, decide buscarlo 13 años después - Historia del día

28 de mayo de 2024

Indigente reconoce a niño que pedía limosna para pagar el funeral de su madre - Historia del día

17 de junio de 2024

Novia desaparece de boda sin dejar rastro, se reencuentra con novio 5 años después - Historia del día

04 de julio de 2024

3 historias impredecibles en las que la gente descubre la sorprendente verdad sobre sus vecinos

22 de abril de 2024

4 historias reales de abuelas que tienen que elegir entre cuidar a sus nietos o tener tiempo para ellas

11 de abril de 2024

Agente de policía bloquea la entrada de mi casa mientras hablaba con una chica rubia - Le di una buena lección

21 de mayo de 2024

Mi suegro me regaló un paquete de chicles – Cuando vi lo que garabateó dentro, me quedé sin aliento

29 de mayo de 2024

Hija prohíbe la entrada en su casa a su madre anciana por intentar robarle a su hijo - Historia del día

03 de junio de 2024

A un hombre le dicen que estuvo en coma 12 años, luego descubre que fue una treta planeada por su esposa - Historia del día

31 de mayo de 2024

Quiero que mi madre desempleada, de 64 años, sea la niñera de mi hijo pero exige que le pague

20 de junio de 2024

El día de la boda, el novio se entera de que su esposa borró el nombre de su madre adoptiva de la lista de invitados - Historia del día

08 de junio de 2024