logo
Féretro con flores | Foto: Shutterstock
Féretro con flores | Foto: Shutterstock

Perra ladra al ataúd durante el funeral, el hijo sospecha, lo abre y lo encuentra vacío - Historia del día

Guadalupe Campos
30 mar 2023
11:20

Cuando un joven se enteró del fallecimiento de su padre, se apresuró a asistir al funeral, donde su familia adoptiva no lo esperaba. Mientras todos guardaban silencio, el perra del difunto empezó a ladrar ante el ataúd, revelando un secreto que la madrastra del joven había guardado durante siete años.

Publicidad

"Quiero que aprendas todo desde cero, Elías", le dijo Víctor a su hijo durante el desayuno. "Sé que puedo darte todo lo que quieras gracias a la fortuna que he amasado, pero no quiero malcriarte".

La conversación tuvo lugar un año después de que la esposa de Víctor falleciera y lo dejara solo con la crianza. Toda su vida había trabajado para construir su empresa de informática, que pronto se convirtió en una de las mejores de la ciudad.

Si lo deseaba, podía permitir que Elías viviera un estilo de vida lujoso y relajado, pero quería que su hijo trabajara y construyera su propio camino. En última instancia, Víctor quería que Elías estuviera en condiciones de quedar al frente de su empresa en el futuro.

"Entiendo lo que esperas de mí, papá", sonrió Elías. "No te defraudaré".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Poco después, Víctor conoció a Susana, una madre soltera, en una fiesta. Conectaron al instante porque tenían hijos de la misma edad. "A Ricardo le encanta salir con sus amigos y lo tengo que tener corto", se rio Susana. "A veces, resulta muy molesto".

"¡Me identifico totalmente con eso!" dijo Víctor. "Mi mujer solía manejarlo todo tan bien. La echo de menos cuando Elías se pone difícil".

Después de su primer encuentro, Víctor se dio cuenta de que le gustaba hablar con Susana. Pensó que ella lo entendía bien y la consideró su compañera potencial, alguien que pudiera llenar el vacío que su difunta esposa había dejado.

Durante sus siguientes encuentros, Víctor expresó sus sentimientos, diciéndole a Susana que le gustaría conocerla más. Para su sorpresa, Susana también mostró interés por él, y pronto empezaron a salir. Víctor quedaba con ella todos los días después del trabajo y a veces la invitaba a cenar a su casa. Incluso le presentó a Elías.

Sin embargo, a Elías no le gustó la elección de su padre. Le dijo a Víctor que se replanteara su decisión porque le parecía que Susana no era sincera. Pensó que su padre debería tomarse más tiempo para conocerla antes de decidirse, pero Víctor no tuvo en cuenta el consejo de su hijo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Dos semanas después, Elías se enteró de algo impactante cuando regresó a casa de la universidad. Al entrar en su casa, vio dos pares de zapatos extra junto al umbral y se quedó estupefacto al ver a Susana sentada en el salón con una bata de seda, algo que se pondría en su propia casa.

Elías casi se atragantó con la comida al oír las palabras de Susana.

Cuando entró en su habitación, vio a un chico de su edad durmiendo en su cama. "¿Quién eres?" preguntó Elías enfadado. "¡Fuera de mi habitación!"

Antes de que Ricardo pudiera replicar, Víctor oyó la conmoción y corrió a ver qué ocurría. "¡Eh, eh!", dijo, intentando tomar el control de la situación. "Elías, te presento a tu hermanastro, Ricardo. Es el hijo de Susana".

Publicidad

"¿Mi qué?" Las cejas de Elías se arquearon, formando profundas líneas en su frente. "¡No quiero tener un hermanastro!"

"Cálmate, por favor". Víctor puso los brazos sobre los hombros de su hijo. "Le pedí a Susana que se mudara conmigo, pero no tienes que preocuparte. Estoy amueblando la habitación de invitados para Ricardo. No dormirá en tu habitación esta noche".

Elías se sintió decepcionado tras conocer la decisión de su padre. Tenía un fuerte presentimiento de que Susana no era la mujer adecuada para su padre, pero no se atrevió a hablar con Víctor hasta más tarde esa noche, cuando ella hizo un anuncio en la mesa de la cena.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Víctor y yo vamos a casarnos!" le brillaban los ojos y sonreía. "Hemos decidido pasar el resto de nuestras vidas juntos".

Publicidad

Elías casi se atragantó con la comida al oír las palabras de Susana. Miró a su padre con los ojos muy abiertos pero estaba demasiado conmocionado para decir nada.

Más tarde, esa misma noche, Elías intentó expresar sus preocupaciones, pero Víctor se negó a hablar. "No deberías interferir en las decisiones de mi vida, Elías", dijo Víctor. "Debes centrarte en tus estudios para allanar tu camino hacia el éxito".

"Papá, por favor, escúchame…", intentó Elías.

"He dicho que no quiero hablar de ello", interrumpió Víctor antes de regresar a su dormitorio.

Sintiéndose decepcionado, Elías no volvió a hablar de este tema con su padre hasta el cumpleaños de Víctor. El joven había ahorrado dinero para regalarle a su padre un smartwatch. Compró uno antes del cumpleaños, lo envolvió y se lo dio en la fiesta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"He vinculado tu reloj a la nube y lo he llamado 'Familia'", le dijo Elías a su padre. "Mi teléfono y mi reloj también están conectados a la misma nube".

"¡Eso es genial, Elías!" exclamó Víctor.

"Si es una nube familiar, deberías añadir también a Ricardo y Susana. Son parte de nuestra familia".

Elías sacudió la cabeza decepcionado. No quería compartir la atención de su padre con Susana y Ricardo, pero a Víctor no le importaba. Estaba perdidamente enamorado de Susana y no podía ver nada más allá de su hermosa apariencia.

Unos días después, Víctor llegó a casa con una llave y se la dio a Ricardo. "¡Te he comprado un utilitario nuevo, hijo mío!" exclamó Víctor mientras Elías miraba a su padre asombrado. En ese momento, no pudo evitar entrometerse.

"¡Eso es injusto, papá!" soltó Elías. "Siempre me dices que trabaje duro para conseguirlo todo, ¿y sin embargo le regalaste a Ricardo un coche caro? ¿Por qué a él no le dijiste que trabajara duro para conseguirlo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A pesar de las protestas de Elías, Víctor siguió haciéndole regalos caros a Ricardo, con la esperanza de que eso hiciera feliz a su futura esposa. Buscaba la validación de Susana comprándole cosas a su hijo, sin saber que eso pronto lo pondría en una mala situación.

Mientras tanto, Elías sentía celos de Ricardo y no entendía por qué su padre gastaba tanto en el hijo de su novia. Sintió una oleada de fuego en su interior cuando pensó en el comportamiento injusto de su padre.

Pronto, Elías le gritó a su padre cuando vio un teléfono caro en la mano de Ricardo. Sentado a la mesa con todos, el chico perdió los nervios.

"¿Por qué no ves que esa mujer va detrás de tu dinero, papá?", gritó. "¡Te está utilizando! Ella no te quiere, papá. ¡Ella ama tu dinero!"

"¿Cómo te atreves a hablar así de ella?" refunfuñó Víctor, levantándose de su asiento. "Discúlpate con ella y con Ricardo. ¡Ahora mismo!"

"¡No lo haré, papá!" Gritó Elías. "¡No lo haré!"

"¡No te dejaré vivir aquí si no te disculpas!" replicó Víctor. "No me obligues a hacer algo que no te guste. No me hagas cruzar todos los límites".

Publicidad

En lugar de disculparse, Elías siguió discutiendo con su padre hasta que Víctor decidió echarlo. Ordenó a su hijo que empaquetara sus pertenencias y se marchara de inmediato.

"¡No quiero volver a verte la cara!" gritó Víctor mientras empujaba a Elías hacia la puerta. "¡Piérdete!"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Esa fue la última vez que Elías habló con su padre. Ese día abandonó la casa de Víctor. Se graduó en la universidad y pronto se trasladó a otro estado por motivos de trabajo. Mientras tanto, Víctor se casó con Susana y consideraba a Ricardo como su hijo.

Elías no estuvo en contacto con su padre ni con Susana hasta que recibió una llamada inesperada siete años después.

Publicidad

"Hola, ¿habla el hijo de Víctor, Elías?", preguntó una anciana al otro lado.

"Sí, soy Elías", respondió el joven mientras intentaba reconocer la voz desconocida.

"Soy la vecina de Víctor, Betty", dijo la anciana. "¿Me recuerda?"

"¡Oh, Betty! ¿Cómo estás?" Elías se rio entre dientes. "¡Qué bien sienta oír tu voz después de tanto tiempo!"

"Elías, quería decirte algo importante", la voz de Betty se hizo más grave. "No son buenas noticias".

"¿Qué ha pasado? ¿Va todo bien?" Elías sintió que el corazón le daba un vuelco.

"Tu padre..." Sally hizo una breve pausa.

"Víctor falleció esta mañana temprano. Suponía que Susana no te había dicho nada".

"¿Qué?" Elías se quedó de piedra. Colgó inmediatamente y corrió hacia la ciudad natal de su padre. No había hablado con su padre en siete años, y Elías no estaba preparado para enterarse de su fallecimiento. Tampoco entendía por qué su madrastra no le había informado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Susana había organizado un funeral en la residencia de Víctor, donde se habían reunido todos sus amigos y familiares. Se sentó en un rincón, llorando mientras se tapaba la cara, hasta que vio a Elías entrar en la casa.

"¿Qué hace él aquí? ¿Quién le ha hablado de Víctor?", se preguntó mientras Elías la miraba con los ojos muy abiertos. Sacudió la cabeza, tratando de decirle lo decepcionado que estaba.

"¿Por qué no me llamaste?", le susurró a su madrastra.

En lugar de contestarle, Susana siguió llorando porque algo la molestaba en lo más profundo de su ser. No quería que Elías asistiera al funeral porque tenía un secreto que guardar. Un secreto que podía cambiar la vida de Elías.

Unos minutos después, Elías se puso en pie y vio a Ricardo de pie con el perra mascota de Víctor. Elías caminó hacia el plumón, se inclinó hacia delante y le alborotó el pelo. De repente, se soltó y corrió hacia el ataúd.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Eh, espera!" dijo Ricardo mientras Elías seguía al perra. Se sorprendió al ver al peludo amigo de su padre ladrar continuamente junto al ataúd. Pronto, todos los invitados tenían los ojos puestos en el perra que ladraba junto al ataúd mientras Ricardo y Susana intentaban apartarlo.

"¡Esperen!" dijo Elías. "Dejadle. Quiero ver por qué ladra. Quizá algo dentro del ataúd le esté haciendo sentir miedo".

Cuando Elías extendió el brazo para abrir el ataúd, la mano de Susana se fue a la cara mientras le miraba con los ojos muy abiertos. "¡No! ¡No! ¡No!", susurró, pero ya era demasiado tarde. Elías ya había abierto el ataúd.

El hijo, devastado, se sorprendió al saber que el cuerpo de su padre había desaparecido. El ataúd estaba vacío y Elías no tenía ni idea de por qué. Desvió la mirada hacia su madrastra, con las cejas fruncidas, y exigió una explicación.

"¿Dónde está papá?", gritó. "¿De qué va todo esto? ¿Qué está pasando?"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras tanto, los invitados hacían exclamaciones de asombro y empezaban a cuchichear entre ellos, preguntándose por qué Susana no había invitado a su hijastro al funeral.

"¡Eh, Elías!" dijo Susana nerviosa, con la voz temblorosa. "YO... YO... Creo que estás pensando demasiado. Quiero decir..."

"¿Pensar demasiado en qué? ¿Dónde está papá? ¿Qué está pasando?" gritó Elías a su madrastra.

Entonces, Elías sacó su teléfono del bolsillo para llamar a la policía, pero Susana le sujetó el brazo y le detuvo. "Por favor, no llames a la policía. Te contaré lo que ha pasado", dijo ella mirando al suelo.

Después de hacer volver a los invitados, Susana reveló su secreto. "Mira, Elías", dijo.

"No me malinterpretes, pero tu padre desapareció hace siete años. Ocurrió unos meses después de que te fueras".

"¿Qué?" Elías sintió que el corazón le latía con fuerza contra el pecho. No podía creer que Susana le hubiera ocultado algo tan importante durante siete años. Estaba furioso y empezó a exigir respuestas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Puse en marcha una operación de búsqueda con las autoridades locales, pero no pudieron encontrar nada", mintió ella. "He estado tan triste todos estos años, Elías. Le echo tanto de menos".

"¡Por favor!" gruñó Elías. "Sé que no habrías hecho todo lo posible por buscarlo. Te conozco muy bien".

"Por favor, créeme, Elías", Susana le cogió la mano. "Organicé el funeral porque su ausencia me hizo creer que ya debía de haber muerto. Estoy segura de que se habría puesto en contacto conmigo si hubiera estado vivo. Puedes preguntar a los sacerdotes. Sabían que el ataúd estaba vacío".

Elías se sentó en el sofá y se cubrió la cara con las manos. Sabía que no podía confiar en su madrastra, así que fue al despacho de su padre y buscó pistas. Al abrir los cajones, vio la caja del reloj inteligente que le había regalado a Víctor.

"Esto puede ayudarme a localizar a papá si sigue vivo", dijo, sacando su teléfono del bolsillo para comprobar la ubicación del smartwatch. La aplicación mostraba que la última ubicación de su padre estaba en medio de un bosque.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Elías se puso inmediatamente al volante y siguió la ubicación en el mapa. Unos minutos más tarde, pudo ver ante sí una casa que le resultaba familiar. Era vieja, estaba cubierta de enredaderas silvestres y no parecía que viviera nadie allí.

"¿Por qué no me llamaste, papá?" preguntó Elías preocupado.

Cuando Elías entró en la casa, se dio cuenta de que era el mismo lugar donde había vivido cuando tenía tres años. Sus padres se habían mudado allí cuando Víctor fundó su empresa. La casa le parecía mucho más pequeña ahora, vista con los ojos de un adulto, y eso le estrujó el corazón.

Mientras caminaba por el interior de la casa, se dio cuenta de que recordaba dónde estaba todo. Sabía dónde estaba la cocina y qué habitación tenía un baño adjunto. Al entrar en el dormitorio, vio a su padre sentado en una silla. Su pelo se había vuelto gris, sus pómulos sobresalían y parecía que había perdido mucho peso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Papá!" exclamó Elías. "¿Dónde estabas? ¿Qué haces aquí?"

Víctor se sorprendió al ver a su hijo allí de pie. "¿Cómo me has encontrado? ¿Estás solo?"

"Sí, papá", respondió Elías. "Utilicé tu smartwatch para localizarte. ¿Recuerdas que lo conecté a la nube familiar?"

"¡Gracias a Dios que viniste solo, Elías!" Víctor abrazó a su hijo. "No quería que Susana o Ricardo supieran que estoy vivo".

"¿Pero por qué, papá? ¿Por qué te escondes aquí?"

"Es una larga historia, Elías", Víctor respiró hondo. "Sólo quería decirte que siento no haber confiado antes en tu juicio. Tenías razón sobre Susana. Ella amaba mi dinero, no a mí".

"Oh, papá", Elías sacudió la cabeza. "¿Qué hizo?"

"Unos meses después de que te fueras, sufrí una gran pérdida en mi negocio. Perdí algunos grandes clientes que podrían haberme dado millones", recordó Víctor. "Pero cuando se lo conté a Susana, no le importó. Esperaba que me consolara y fuera mi fuerza en los momentos difíciles, pero lo único que le preocupaba era si tenía suficiente dinero para comprarle un teléfono de la próxima colección para que pudiera presumir de él en su círculo. Es tan codiciosa".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Por qué no me llamaste, papá?" preguntó Elías preocupado. "Podría haberte ayudado".

"Me daba vergüenza ponerme en contacto contigo después de lo que hice. Te eché por decir la verdad. Soy un mal padre".

"Por favor, no digas eso, papá", Elías cogió la mano arrugada de su padre. "Eres el mejor padre que podría haber pedido".

Después de hablar de lo ocurrido en los últimos siete años, Elías le dijo a su padre que tenía un plan.

"Sé cómo podemos deshacernos de Susana. Tengo el plan perfecto", dijo.

Al día siguiente, Elías fue a ver a su madrastra con un expediente y le dijo que firmara los papeles. "Hablé del testamento de papá con el abogado y me enteré de que quería que lo heredaras todo", mintió. "Quiero renunciar a mi parte porque sé que él no me quería. Por favor, firma estos documentos para que pueda presentarlos ante el tribunal".

Publicidad

Susana no podía creer lo que oía. La idea de poseer la herencia, la empresa y la riqueza de Víctor la entusiasmó tanto que firmó los documentos sin leerlos y se los devolvió a Elías.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Ahora sal de mi casa!", le gritó. "¡No quiero verte más, Elías!".

Cuando Susana pensó que había heredado toda la riqueza de su marido, se quedó de piedra al ver a Víctor entrar en el salón. "Creías que estaba muerto, ¿verdad?", se rio él mientras ella le miraba con los ojos muy abiertos.

"Nunca pensé que firmarías documentos sin leerlos", añadió Víctor. "Al firmar estos papeles, has aceptado que no me exigirás nada una vez que me divorcie de ti".

Publicidad

"¿Qué? ¡No puedes engañarme así!" Susana empezó a gritar. "¡Dame esos documentos, Elías!"

Víctor le pidió a Susana que empaquetara sus pertenencias y le prometió que le enviaría los papeles del divorcio en unos días. Pronto, se mudó de nuevo a su casa con Elías, mientras Susana y Ricardo se mudaban a un refugio.

Durante los meses siguientes, Elías ayudó a su padre a volver a poner en marcha su negocio. Víctor compartió todo lo aprendido con su hijo y trabajaron juntos para que su negocio volviera a ser rentable.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Escucha siempre a tus familiares porque quieren lo mejor para ti. Elías siguió intentando hablarle a su padre de la avaricia de Susana, pero el hombre nunca lo escuchó. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que debería haber tenido en cuenta lo que decía su hijo.
  • Es bueno mantenerse al tanto sobre amigos y familiares. Después de que Elías se fuera, nunca llamó a Víctor ni intentó saber cómo estaba. Víctor no habría vivido siete años en una casa vieja y aislada si su hijo se hubiera puesto en contacto con él.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Un padre prohíbe a su hijo que sea bailarín y más tarde recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

05 de marzo de 2024

En el funeral de mi madre, conocí a un hombre misterioso que se parecía a mí – Lo que me reveló me dejó sin palabras

17 de mayo de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

Abogado escucha a su hijo burlarse de un niño cuyo padre empaqueta víveres en una tienda - Historia del día

09 de mayo de 2024

Mujeres se sinceraron sobre sus bodas canceladas tras conocer la verdad sobre sus otras mitades

13 de marzo de 2024

Esposo abandona a su familia tras 16 años, el hijo culpa a la madre y se niega a vivir con ella - Historia del día

08 de junio de 2024

Bombero salva y adopta a niño huérfano que halla foto de su madre en habitación de su padre 40 años después - Historia del día

18 de junio de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

Chica se avergüenza de su padre "sucio" que trabaja como minero, llora cuando él toma el micrófono en su graduación – Historia del día

26 de junio de 2024

"¿Papá?" Un niño encuentra a su padre soldado durmiendo en la calle: "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

13 de marzo de 2024

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

Mi hijo adolescente se compró ropa y audífonos nuevos, mintió diciendo que eran de papá - Decidí seguirlo

04 de abril de 2024