logo
Hombre con tatuajes en los brazos. | Foto: Getty Images
Hombre con tatuajes en los brazos. | Foto: Getty Images

Hermana es estafada por novio en línea y su hermano mayor lo persigue - Historia del día

Emma conoció a un hombre por Internet y se enamoró perdidamente de él. Era perfecto, excepto que su hermano, Max, sospechaba que algo no iba bien. Cuando Emma se negó a creerlo, el hermano mayor decidió cazar al estafador él solo y descubrió algunos secretos impactantes.

Publicidad

"¡Sólo faltan unas semanas para que te visite, México!”, gritó Emma de alegría mientras se desplomaba en su cama, con la mirada fija en el tablero de visión al otro lado de la habitación. Había planeado sus vacaciones ideales en México: ¡playas, cenotes, vida marina y compras!

Emma llevaba trabajando a tiempo parcial desde que estaba en el instituto para poder permitirse esas vacaciones tan emocionantes. No quería cargar a sus padres con gastos innecesarios, así que empezó a ahorrar pronto. Siempre había soñado con visitar México y no podía esperar más.

Por fin se acercaban las vacaciones y sólo le faltaban unos cientos de dólares para hacer realidad su sueño. Sin embargo, había un hecho difícil que enfrentaba: estaría sola en el viaje.

Ir sola a unas vacaciones de ensueño parecía una idea genial en el instituto, pero ya no. Así que, mientras Emma hablaba por videoconferencia con sus amigas para contarles el viaje de sus sueños, una de ellas le sugirió que se buscara un novio “temporal”...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Quiero decir, ya sabes, sólo por diversión, ¿podrías encontrar a un chico bueno en Internet e invitarlo a salir de viaje contigo? ¿Y no sería genial que fuera mexicano? Quiero decir, EMMA, ¡ESOS CHICOS SON LINDOS!”.

Emma dejó escapar un suspiro. “No estoy segura, Stacey”, dijo. “No estoy de humor para una relación y todo eso, ¿y si este chico termina siendo demasiado pegajoso o algo así?”.

Esa noche, cuando Emma estaba dormida, Max se coló en su habitación y le robó el teléfono.

"Relájate, chica", dijo Stacey, riendo. “Por eso dije novio ‘temporal’. Sin ataduras... sin sentimientos. Nada. Sólo un viaje divertido. Cuando termine el viaje, ¡cada uno por su lado!”.

A Emma no le convencía del todo la idea, así que se apuntó a una aplicación de citas con la única intención de “hacerse amiga” de mexicanos. Sin embargo, las cosas no salieron como había planeado. Emma se encontró con un chico llamado Kevin, que parecía muy atractivo y guapo en su foto de presentación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Lo primero que pensó fue que estaba fuera de su alcance. Estaba admirando la foto del chico cuando accidentalmente deslizó el dedo hacia la derecha en su perfil. "¡No, no, no! ¿Cómo deshago esto?”, dijo, asustada.

Antes de que pudiera hacer algo al respecto, Kevin también deslizó el dedo hacia la derecha, ¡y coincidieron!

“¿Qué? ¿Realmente hizo eso?”, a Emma le sorprendió que Kevin se fijara en alguien tan poco agraciado como ella. Supuso que lo había hecho por error, pero él empezó a mandarle mensajes y Emma no supo cómo reaccionar.

Ella le dijo que había sido un error, que no tenía intención de deslizar a la derecha. La respuesta de él le puso los pelos de punta. “¿Un accidente?”, escribió. “¡Jajaja! Entonces me alegro de que haya ocurrido, porque eres impresionante, Emma. De verdad. Quiero salir contigo”.

La mente de Emma le advirtió que se estaba precipitando, pero Kevin hablaba con tanta dulzura que se olvidó por completo de toda precaución. Se desahogó con él sobre sus vacaciones en México y le preguntó si le gustaría acompañarla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me encantaría. Por supuesto”, contestó él. “Quiero decir, soy mexicano, así que sí... ¡sería un honor para mí!”.

A partir de ese día, Emma y Kevin comenzaron a charlar todas las noches y, antes de que ella se diera cuenta, se había enamorado locamente de él. No le guardaba ningún secreto y supuso que él hacía lo mismo. Pero Emma estaba muy equivocada.

Cuando llamó a su hermano mayor, Max, y le dijo que iba a pasar las vacaciones con un chico que había conocido por Internet, él se preocupó mucho. Incluso le aconsejó que se llevara a una amiga, pero Emma se limitó a encogerse de hombros diciendo que su hermano mayor era demasiado protector.

"¡Vamos, Max! Tengo veinte años. No soy una niña. Puedo cuidarme sola".

"¿De verdad confías en este tipo al azar que nunca has conocido, Emma? ¿Todo porque dijo que le encantaría ser tu guía turístico y esas cosas una vez que llegues a México?”.

"Lo he visto, y hablamos todos los días, ¿OK? ¡Deja de ser tan pesado, Max!”.

"Mira, Emma. Sólo quiero que tengas cuidado, ¿OK? No te voy a impedir que vivas tu vida, pero no pierdas la cabeza por un tipo cualquiera".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Sí, lo que sea... ¿Entonces no me vas a preguntar cuándo es el viaje?”.

"Sí, sí, sí, lo siento... ¿cuándo es?”.

"Todavía tengo tres semanas. Y un montón de maletas por hacer".

La excitación de Emma se vio truncada por el largo y pesado suspiro de Max.

"Max, pareces cansado. ¿Qué pasa? ¿Sigue en pie nuestro plan de cena familiar?"

"Emma, necesito hablarte de algo importante. Ven el viernes... es sobre Adam".

"¿Qué le pasa a mi pequeño campeón? ¿Está bien?".

Publicidad

"Lo discutiremos el viernes, Emma. Nos vemos pronto. Te quiero”.

Emma era estudiante universitaria y Max y ella se veían una vez al mes para cenar. Max trabajaba para una empresa privada y era un hombre de familia. Tenía esposa, hijo y muchas responsabilidades, mientras que Emma seguía soltera, disfrutando de su vida.

Cuando Emma fue a ver a Max para cenar ese viernes, él le contó algo que le hundió el corazón. Su sobrinito no estaba bien. Adam necesitaba una costosa operación y Max no tenía suficiente dinero para ello.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"He consultado a los bancos para conseguir un préstamo, pero llevará tiempo, Emma. Sé que ahora parezco egoísta, pero... ¿podrías ayudarnos, por favor? Me está matando pedirlo, y realmente no sé cómo decirlo, pero... ¿podrías prestarme el dinero que habías reservado para tus... vacaciones de ensueño?”.

Publicidad

“Los informes de Adam llegaron esta mañana, y debemos programar la cirugía lo antes posible. Sé lo mucho que has trabajado para estas vacaciones y lo mucho que significan para ti, pero la vida de mi bebé está en juego”.

"¡No seas tonto! Nada importa más que Adam".

Emma realmente quería ayudar a la familia de su hermano, pero ya no tenía el dinero con ella. Se lo había prestado todo a Kevin después de que él le dijera que necesitaba pagar su matrícula o lo expulsarían de la universidad.

"Me dijo que tenía problemas con su cuenta bancaria. Me ha enviado el dinero, pero aún no se lo han ingresado. Lo tendremos antes de mis vacaciones, seguro", dijo Emma.

"¡Oh Dios!", suspiró Max. “¿¡Es ese tipo otra vez!? ¿Cómo sabes que no se está inventando las cosas, Emma?”.

"Me envió las capturas de pantalla y todo. De verdad. Relájate, Max. Tendremos el dinero en tres semanas. Podemos esperar ese tiempo. ¿Verdad?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Max murmuró un "sí", pero empezaba a desconfiar de Kevin. Se daba cuenta de que algo no iba bien, aunque no podía poner el dedo en la llaga.

Pasó una semana. Se acababa el tiempo para la operación de Adam, los bancos no habían concedido el préstamo y Emma tampoco le había prestado el dinero. Max llamó a Emma para preguntarle si Kevin le había devuelto el dinero, y ella le dijo que aún no se lo habían ingresado en su cuenta. "Debe ser un error bancario", dijo ella. "Todavía estamos a tiempo, Max. Deja de asustarme”.

"¿De verdad te dijo eso él mismo? ¡Te está engañando, Emma! ¿No te das cuenta?”.

"No, no, no me dijo nada. ¡Pero eso no significa que esté mintiendo! ¡Vamos, Max! ¡Sé que no te gustó Kevin desde el primer día!".

En ese momento, Max estaba casi seguro de que el dinero que Emma le había prestado a Kevin nunca volvería a ella. Tenía sus dudas de que Kevin no fuera el tipo adecuado, y empezó a sospechar cada vez más de él.

Así que cuando Emma fue a su casa esa noche para quedarse con él unos días, Max decidió averiguar la verdad sobre Kevin por su cuenta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Sabía que ningún banco tardaría tanto en acreditar los fondos, sobre todo cuando el proceso se había iniciado hacía una semana. Así que mientras Emma reía estúpidamente y enviaba mensajes de texto a Kevin durante toda la noche, Max urdía un plan para salvar a su hermana del aparente estafador.

Esa noche, cuando Emma estaba dormida, Max se coló en su habitación y le robó el teléfono. Por suerte, el aparato no tenía contraseña, así que lo consiguió fácilmente. No podía creer lo que veían sus ojos cuando leyó la correspondencia entre Kevin y su hermana.

Nunca confíes más en alguien que en quien te quiere y se preocupa por ti.

Había textos que no debería haber visto ni leído, cosas muy privadas y cosas que le enfurecían. Todo lo que Emma le había contado sobre que Kevin le había enviado las capturas de pantalla y le había prometido devolverle el dinero a tiempo era cierto, pero Max seguía sin creerse nada.

"¡Por lo que sé, este tipo debe estar estafándola!", pensó mientras se desplazaba por sus mensajes. De repente, una notificación apareció en la pantalla. Era un nuevo mensaje de Kevin, y aunque éste lo borró enseguida, Max lo leyó. Y ahora sabía que Kevin estaba estafando a Emma. Kevin estaba engañando a muchas chicas, igual que engañaba a su hermana.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Max estaba tan furioso que sintió ganas de romper el teléfono en pedazos. Pero entonces, se dio cuenta de algo. Max vio en una de las conversaciones de Emma y Kevin que el chico prometía ir a la ciudad y encontrarse con ella.

Max sabía que no tendría mejor oportunidad para desenmascarar a Kevin. Le devolvió el teléfono a Emma y, cuando volvió a su dormitorio, creó un perfil falso en la aplicación de citas con el nombre de Susan. A continuación, eligió una imagen aleatoria de Internet para la foto de la pantalla y deslizó el dedo hacia la derecha para el perfil de Kevin.

En cuestión de segundos, Kevin también lo hizo y empezaron a enviarse mensajes de texto.

Max se disgustó cuando Kevin empezó a flirtear con él, diciéndole lo guapa que era y cosas por el estilo.

Publicidad

"¿Quieres que quedemos? Vivo...". Max compuso un mensaje en el que le hablaba a Kevin de su ciudad y de cómo quería tener una cita de verdad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Oh, ¿quién no querría salir contigo?”, escribió Kevin. “Mírate, Dios... Lo siento mucho... Estoy hablando como un borracho, ¿verdad? Pero no puedo evitarlo... eres tan... ¡HERMOSA, Susan! ¿Y adivina qué? Pronto iré a tu ciudad por trabajo. ¿Qué tal si nos vemos la semana que viene? Tú decides la hora y el lugar”.

“¡Bingo!, pensó Max. Sabía que había conseguido atrapar a Kevin. Max le dijo al chico que se reuniera con él en el café donde se suponía que se encontraría con Emma. La única diferencia era que se encontrarían unas horas antes.

Publicidad

***

El día pautado, Max estaba en el café a la hora exacta. No paraba de mirar el reloj y de buscar a Kevin por las ventanas transparentes que iban del techo al suelo. Momentos después, vio al hombre cruzar la calle y acercarse a su mesa.

Max fingió estar absorto en el menú. "Hola, amigo", suspiró Kevin mientras tomaba asiento. "Creo que te equivocaste de mesa. Mi novia probablemente llegará tarde. Este es su sitio”.

“¿Novia?”, Max levantó una ceja y miró hacia arriba.

"¡Sí, y tienes que irte!", dijo Kevin con rigidez.

Max sonrió. "¿Pero a qué novia te refieres? ¿A Emma? ¿A Susan? ¿A Christine? Bueno, ¡yo soy la preciosa Susan! ¿Qué pedimos, mi amor?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Kevin palideció. "¿Quién demonios eres?", tartamudeó, poniéndose lentamente en pie. "¿Eres...? ¡Maldita sea! Era una trampa, ¿verdad?".

Kevin estaba a punto de huir cuando Max le agarró de la mano y le tiró de nuevo a la silla. "¡No te escaparás tan fácilmente! Deja que la policía se ocupe de ti".

Pero todo se salió de control de Max cuando su esposa Jennie irrumpió en el café. Creía que Max la engañaba con un hombre. "Así que es él, ¿no?", se enfureció. “¡Te quedaste despierto toda la noche enviándole mensajes! ¡Sé lo que está pasando aquí, Max! No quería seguirte hasta aquí, pero no me dejaste elección”.

Mientras Max estaba ocupado explicándole todo a Jennie, Kevin desapareció del café. “¡Lo perdimos!”, gritó Max. “Oh, Jennie, ¿qué hiciste?".

Pero la suerte no estaba del lado de Kevin, y al cruzar la primera calle después del café, se encontró con Emma, que no tenía idea de lo que estaba pasando. “¡Oh! ¡Kevin! Yo…”.

"¡Apártate de mi camino, idiota!", le gritó mientras la empujaba y se alejaba corriendo, sólo para chocar con una patrulla de policía y ser detenido. Los policías identificaron a Kevin por su retrato, lo metieron en la patrulla y lo llevaron a comisaría.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Max recibió una llamada del detective a cargo del caso para informarle que finalmente habían arrestado a Kevin. Cuando Emma entró en la cafetería y vio a Max y Jennie, se sintió aún más confundida. No entendía lo que estaba pasando.

"¿Por qué detuvieron a Kevin? ¿Qué pasa, Max? Jennie, ¿qué haces aquí y por qué lloras? ¿Qué está pasando?”.

"Miren, Emma, Jennie”, dijo Max. “Les explicaré todo más tarde, pero primero, debemos ir a la estación. ¡Por favor! ¡Sólo vengan conmigo!”.

***

Cuando llegaron, Max reveló todo. Admitió haber revisado el teléfono de Emma, haber leído su correspondencia y la de Kevin, haberse registrado en la aplicación de citas y haber denunciado a Kevin como estafador a la policía.

Publicidad

"¡No puede ser!", dijo Emma, llorando. "¡No lo puedo creer! ¿Un estafador? Dios... ¡Qué tonta fui! ¡Ni siquiera pude ayudar a Adam! ¡Deberías odiarme, Max!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Oye, oye”, dijo Max mientras envolvía a su hermana con sus brazos. “Tranquila. Podría pasarle a cualquiera. ¡Había engañado a muchas chicas! No fue culpa tuya... Además, ¡tengo buenas noticias! ¡El banco aprobó un préstamo para la operación de Adam! Así que no te culpes, Emma. Y Jennie, yo nunca miraría a otra mujer, ¡y menos a un hombre!”, dijo riendo.

“Oh, lo siento, cariño”, lloró Jennie mientras se unía a Max y Emma en un abrazo. Kevin resultó ser un avezado estafador que había embaucado a varias mujeres, incluida Emma. Sin duda, termino siendo condenado a prisión. El tribunal confiscó sus bienes y el dinero de Emma y otras chicas les fue devuelto.

Publicidad

Cuando Emma recibió el dinero, se lo dio a Max para que pudiera devolver el préstamo. "Tienes que aceptarlo, ¿OK? Mira, me salvaste de un gran problema, y en cuanto a las vacaciones de mis sueños, ¡vamos juntos, tú, yo, Jennie y Adam, una vez que nuestro pequeño campeón esté mejor!”, agregó, prometiéndose a sí misma que nunca volvería a confiar ciegamente en una persona.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea, y siempre es mejor pecar de precavidos: Kevin parecía un chico dulce y servicial que estaba locamente enamorado de Emma, pero cuando Max empezó a investigarlo, ¡descubrió lo enfermo que estaba Kevin!
  • Nunca confíes más en alguien que en aquellos que te quieren y se preocupan por ti: Max se dio cuenta de que algo le pasaba a Kevin en cuanto supo de él, pero Emma no le creyó hasta que lo vio por sí misma.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Un guardia engreído negó a mi esposa la entrada al cine - Volví días después para vengarme

17 de junio de 2024

Mi hija de 14 años encontró un chupete en el maletín de mi marido — La sorprendente verdad casi me destruye

09 de mayo de 2024

Mi novio cruzó todos los límites con sus bromas, y yo le enseñé una lección inolvidable

16 de mayo de 2024

"Tú eres mi padre": hombre rico y solitario encuentra a una niña en la puerta de su casa - Historia del día

23 de abril de 2024

Mujer se da cuenta de que su hombre la ha traicionado en el momento en que se le declara - Historia del día

10 de abril de 2024

Joven barista rompe el parabrisas de un cliente con un martillo - La gente la elogia tras averiguar por qué lo hizo

03 de julio de 2024

Mi madre me envió una foto de mis perros en el porche - ¿Está justificada mi reacción?

30 de mayo de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

Esposo infiel acude a cita a ciegas y ve allí a su suegra - Historia del día

05 de junio de 2024

Abordé el tren equivocado hacia una ciudad que nunca había visitado, pero todos los habitantes reconocieron mi cara - Historia del día

07 de julio de 2024

Oí el malvado plan de la pareja de mi madre viuda - No lo dejé salirse con la suya

13 de junio de 2024

Esposa limpia el dormitorio y encuentra una puerta oculta tras un espejo, entra y queda atrapada - Historia del día

17 de junio de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

Tras la muerte de su abuela en una residencia, un hombre recibe un sobre con varios billetes de dólar - Historia del día

18 de junio de 2024