logo
Un garaje cerrado. | Foto: Flickr.com/micahb37 (CC BY-SA 2.0)
Un garaje cerrado. | Foto: Flickr.com/micahb37 (CC BY-SA 2.0)

"Me tiene encerrada en un garaje": Operador del 911 reconoce la voz de su hija desaparecida - Historia del día

El mundo de Dina, operadora del 911, da un vuelco cuando su hija de 10 años desaparece sin dejar rastro. Una mañana, oye la voz de su hija en la línea: "¡Mamá! ¡Me tiene encerrada en un garaje!". Antes de que Dina pueda actuar, la línea se silencia y pierde el contacto con su hija.

Publicidad

Sólo el corazón de Dina sabía lo difícil que había sido todo: el divorcio inesperado, la batalla por la custodia de Mia y el miedo constante a que un día las cosas se salieran de su control. Dina y su exesposo, John, llevaban casados más de diez años cuando decidieron poner fin a todo.

John era un obrero de la construcción normal y corriente, y se vio desanimado a seguir trabajando tras un trágico accidente ocurrido en su lugar de trabajo. Desde entonces, tenía miedo de salir de casa y Dina tuvo que hacerse cargo del sustento familiar.

Pero las cosas eran difíciles en la economía actual, y el sueldo de Dina por sí solo no era suficiente, así que presionó a John para que buscara trabajo. "Tenemos una hija, John", le dijo. "Mia tiene diez años y antes de que nos demos cuenta estará en el último curso de la secundaria. No queremos que se pierda nada, ¿verdad?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero John se había negado a encontrar otro trabajo, diciendo que no estaba en el espacio mental adecuado. Las peleas y discusiones entre la pareja se sucedían, y Mia estaba cansada de que sus padres se pelearan todo el tiempo.

Por el bien de Mia, Dina decidió que estaba mejor sin el perdedor de su esposo, que era egocéntrico y no pensaba en nadie más que en sí mismo, así que se divorció de él.

Seis meses después de divorciarse, recibió una llamada inesperada de John. Dina era reacia a tomar el teléfono, pero John seguía llamando, así que contestó. "¿Qué quieres ahora?", le espetó. "¡Estoy ocupada con el trabajo, John!".

"De verdad que quiero ver a Mia, Dina", suplicó él. "Todo lo que quiero es verla por última vez...".

"¿Última vez?", preguntó Dina con curiosidad. No quería hacer nada con su exesposo, pero tenía curiosidad por saber a qué se refería.

"Me voy de la ciudad", le dijo. "Voy a empezar de nuevo. Necesito hacer las cosas bien. Sólo quería ver a mi niña una vez. ¿Por favor?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Lo siento, pero no creo que sea una buena idea", dijo ella con severidad. "Mia y yo somos felices sin ti, y ella odiaría verte después de todo el dolor que nos causaste".

"Oye, lo sé, lo sé", dijo enfáticamente. "Pero, por favor, piénsalo. Sólo una reunión. Eso es todo. Tú decides la hora y el día y me avisas. ¿Me lo dices? Puedes llamarme a este número", añadió y colgó.

Dina se lo pensó. No rechazó inmediatamente la propuesta de John. Al fin y al cabo, era el padre de Mia. Tenía derecho a verla por última vez. Además, algo en el corazón de Dina le decía que sólo era una reunión y que nada saldría mal.

Pero todo salió mal, ¡todo! ¡Mia desapareció ese día!

Publicidad

Era viernes. Dina había permitido que su exesposo llevara a su hija a pasear al parque del vecindario. Mia y John debían llegar a casa antes de las seis de la tarde, pero no hubo rastro de ellos hasta las siete, así que Dina empezó a preocuparse.

Intentó localizar a John, pero su número no estaba disponible y Mia no contestaba al teléfono. Dina tomó su abrigo y condujo hasta el parque, pero no había ni rastro de Mia ni de John.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Estaba oscureciendo y Dina buscó en todos los rincones de las calles que rodeaban el parque y en los restaurantes y cafeterías cercanos, pensando que John podría haber llevado a Mia a cenar. Pero todo fue en vano.

Dina alertó a sus colegas de la situación y se envió un equipo a buscar a su hija y a su ex esposo. "¿Dónde están? gritó Dina al entrar en su casa. "¿Y si están en apuros?".

Publicidad

Desgraciadamente, durante días no hubo novedades, ni rastro de Mia ni de John. El teléfono de Mia estaba constantemente apagado y el de John fuera de servicio.

Nunca abandones a tus seres queridos en los momentos difíciles. A veces, tu presencia puede cambiarlo todo.

Dina hizo todo lo posible por encontrar a su hija, pero fue inútil. Dejó de ir a trabajar desde que Mia desapareció y no quería hacer nada. ¿Cómo podía concentrarse en algo cuando su hija había desaparecido? Mia apenas tenía diez años y era demasiado inocente para el mundo exterior.

Dina se culpaba de todo. Había sido una madre terrible. Nunca debería haber dejado que John se llevara a Mia de paseo. ¿Había desaparecido con Mia? Aquella noche, Dina estaba llorando con la foto de Mia en la mano cuando, de repente, recordó que le había enseñado a llamar al 911 en caso de emergencia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Si alguna vez te encuentras en apuros, Mia, recuerda que mamá siempre acudirá en tu ayuda al 911! ¿VALE? ¡9-1-1! Repite después de mí".

"9-1-1", había gorjeado Mia con una sonrisa. "¡Lo recordaré, mamá!"

***

"¡Trabajo!", gritó Dina. "Tengo que volver al trabajo. Quizá Mia se ponga en contacto conmigo allí".

Así que Dina estaba de vuelta en su puesto de operadora al día siguiente, esperando una llamada de su hija desaparecida. Había preguntado a sus compañeros si habían recibido una llamada de Mia, pero ninguno lo había hecho.

La ansiedad de Dina crecía con cada llamada que atendía, esperando que su hija se pusiera pronto en contacto con ella. Pero pasó todo el día sin que Mia llamara. Dina volvió a preguntar a sus compañeros si habían recibido una llamada de Mia, pero le dijeron que no.

Dina no fue a casa esa tarde. Estaba esperando la llamada de Mia en su mesa y no se dio cuenta cuando se quedó dormida. A las 4 de la mañana sonó su línea.

Dina se despertó sobresaltada. "Sí, 911. ¿Cuál es su emergencia?", preguntó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Por un momento, Dina pudo oír a alguien sollozando al otro lado de la línea. "¿Diga? Aquí el 911. ¿Cuál es su...?".

"¿Mm...Mamá?", una voz infantil apareció al otro lado de la línea.

A Dina se le aceleró el corazón al reconocer la voz. Las palmas de las manos se le helaron y los ojos se le llenaron de lágrimas. Una semana después de la desaparición de su hija, por fin podía oír su voz. Por fin había un rayo de esperanza de que Dina pudiera localizar a su hija.

"¿Mia?" preguntó Dina, poniéndose en pie de un salto. "¿Mia? Cariño, ¿dónde estás? ¿Qué ha pasado? ¿Estás bien?", preguntó. Sus compañeros se volvieron para mirarla y ella les hizo una señal para que siguieran la pista de Mia.

Publicidad

"¡Mamá! ¡Me tiene encerrada en un garaje!", sollozó. "¡Ayúdame, mamá! Ayúdame, mamá. Tengo miedo"."Mia, cariño, mantente fuerte. Mamá te va a ayudar", le dijo Dina a su hija, intentando ocultar el pánico y el miedo en su voz. "¿Quién...quién te llevó allí, Mia? ¿Puedes decirme qué ves a tu alrededor, cariño, además del garaje?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Papá", respondió, provocando escalofríos en Dina. "Le robé el teléfono a papá. Papá me trajo aquí, mamá. Pero él no es papá, y yo...". Antes de que Mia pudiera decir su paradero exacto, la línea se cortó y el rastreador desapareció de la pantalla del ordenador.

"¿Hola, Mia? ¿Hola? ¡Oh, no! La he perdido", gritó Dina, tirándose los auriculares. "David", se volvió hacia su colega. "¡Necesito tu ayuda y un equipo! Tengo que salvar a mi hija".

Publicidad

"No te preocupes, te apoyaremos", dijo David, tecleando algunas teclas en su ordenador. Un equipo fue enviado inmediatamente, y Dina esperaba encontrar a su hija a salvo. Pero no sabía que se iba a llevar una sorpresa...

Cuando Dina y su equipo llegaron al lugar, se encontraron en un vecindario sombrío con casas que parecían deshabitadas desde hacía años. "Mencionó un garaje", dijo Dina al equipo. "¡Busquen una casa con garaje! ¡Ahora! Dispérsense en todas direcciones".

Dina y su equipo se dispersaron en distintas direcciones, buscando a Mia. Llamaron a todas las puertas con garaje, mostraron sus placas de policía y registraron todo el lugar, pero no había rastro de Mia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Dina llamó a la puerta de una casa vieja y destartalada, no obtuvo respuesta. Tocó el timbre varias veces. No hubo respuesta.

"¡Algo huele mal!", pensó, al darse cuenta de que las luces de la casa estaban encendidas y había ropa tendida en el porche trasero.

"¿Hola? ¿Hay alguien en casa? Estamos haciendo una búsqueda; por favor, salgan de la casa. Sé que están ahí".

Dina vio una sombra moverse por las cortinas del salón. Ahora estaba segura de que alguien estaba dentro de la casa y la estaba evitando. Dina llamó a su equipo y rodeó la casa desde todas las direcciones.

"¡Si no salen a la cuenta de tres, tendremos que forzar la puerta!", advirtió por el megáfono. "¡Uno, dos y tres!".

A la cuenta de tres, Dina hizo una señal al equipo para que abrieran la puerta y, cuando los siguió al interior, se sorprendió al ver a su exesposo acobardado bajo las escaleras del salón. La propiedad estaba desordenada, con cajas de comida para llevar esparcidas por todas partes, y persistía un sucio olor a pescado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡John! ¿Dónde está Mia?", preguntó tiesa. "¿Qué demonios has hecho? ¿DÓNDE ESTÁ MI HIJA?”.

John parecía aterrorizado y señaló el garaje exterior. "¡No puede ser!", gritó ella. "¡No has encerrado a nuestra hija ahí dentro! ¡Eres un monstruo, John! Un maldito monstruo".

Cuando Dina y su equipo abrieron la cerradura del garaje, encontraron a Mia dentro. "¡Mi niña!". Dina sollozó mientras abrazaba a su hija después de lo que pareció una eternidad de espera. "Mi niña. Te extrañé mucho. Te quiero, cariño. Te quiero".

Mia estaba llorando y no podía pronunciar palabra. Se limitó a rodear el cuello de su madre con los brazos y a sollozar. Cuando Dina tomó a Mia en brazos y echó un vistazo al garaje, notó algo extraño. A diferencia de la casa de John, el garaje estaba limpio y bien cuidado.

En una esquina había una cama pequeña, un escritorio para que Mia estudiara y sus juguetes y ropa colocados ordenadamente en un armario improvisado. "¿Qué te pasa, John?", se preguntó Dina mientras observaba cómo su equipo arrestaba a John y lo llevaba a la patrulla de policía. "¿Por qué retuviste a nuestra hija aquí?".

For illustration purposes only. | Source: Pexels

For illustration purposes only. | Source: Pexels

Publicidad

Mia estaba a salvo. Dina se sintió aliviada, pero no pudo evitar preocuparse por lo que le pasaba a John. No parecía el mismo de siempre. Se había dado cuenta de lo aterrorizado que se veía mientras lo llevaban a la patrulla.

"¿Papá te había retenido allí, Mia?", le preguntó a su hija mientras se acomodaban en otro auto. "¿Intentó hacerte daño?".

"¡Papá estaba actuando raro, mamá!", dijo Mia nerviosa. "¡Estaba asustada, pero dijo que me mantenía a salvo! No quiero hablar de papá".

Por muy difíciles que sean las cosas, siempre hay esperanza de un final feliz.

"Está bien, cariño. Está bien", dijo Dina, confundida sobre lo que quería decir su hija. Dina llevó a Mia a casa, le dio un baño caliente, le dio de cenar y le leyó cuentos hasta que se durmió. Luego besó a su hija en la frente y salió de la habitación.

Sentada sola en el salón, Dina no podía quitarse de la cabeza las palabras de Mia. "Me mantenía a salvo...".

Dina llamó a David para preguntarle si John había confesado sus crímenes y se enteró de algo espeluznante sobre su exesposo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Agorafobia leve, parece, Dina", dijo él. "Algo psicológico. No quería salir de casa y pensaba que mantenía a Mia a salvo".

"Oh Dios. Pero él... quiero decir, ¿cuándo empezó todo? Nunca dijo nada. Se veía perfectamente bien cuando dejé a Mia en el parque. Parecía un poco nervioso, y pensé que era sólo, ya sabes, su ansiedad".

"Bueno, un médico lo examinó, y dicen que todo comenzó después de un accidente. Parece que algo pasó en su anterior lugar de trabajo. Estaba viendo a un terapeuta por eso".

Fue entonces cuando Dina se dio cuenta. El accidente tras el cual John dejó su trabajo. Estaba traumatizado por ello y le preocupaba tanto que todo saliera mal que no quería salir de casa. Le preocupaba que les ocurriera lo mismo a sus seres queridos, especialmente a Mia, razón por la que la mantenía en el garaje, por su seguridad.

"No quería que nadie la encontrara", le dijo David a Dina. "Quería mantener a tu hija a salvo; al menos, eso es lo que creía que estaba haciendo".

Dina se sintió fatal. Había estado tan preocupada por su percepción de las cosas que no se había dado cuenta de que John la necesitaba. Si hubiera estado a su lado y hubiera intentado comprenderlo en lugar de divorciarse, las cosas habrían sido muy diferentes.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Dina sabía que no era demasiado tarde para arreglar las cosas. Decidió ayudar a John a salir de su estado y darle una segunda oportunidad.

Dina pagó las sesiones de terapia de John y estuvo a su lado, motivándolo para que pudiera curarse y seguir adelante. Aunque John no mostró ningún progreso durante meses, ella no perdió la esperanza.

Un año después, las cosas por fin empezaron a cambiar. Dina no había permitido que Mia viera a John en todo este tiempo porque Mia se estaba tomando su tiempo para superar lo que había pasado. Pero un día, Dina llevó a Mia con ella a ver a John y se sorprendió al ver lo cómodos que estaban el uno con el otro.

El terapeuta de John se sorprendió al ver el cambio positivo en su paciente y animó a John a salir a menudo con Mia, considerándolo una señal de que había ayudado a John a salir de su estado mental.

Publicidad

Hoy, todo ha vuelto a la normalidad para Mia, John y Dina. Volvieron a ser la familia perfecta después de que John se curara. De hecho, Dina y John están esperando su segundo hijo, y Mia pronto se convertirá en hermana mayor. Para Dina, todo parece un sueño: su familia es feliz, está unida y está floreciendo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Por muy difíciles que sean las cosas, siempre hay esperanza de un final feliz: Aunque Mia, John y Dina pasaron por cosas terribles en la vida, hoy están juntos como una familia, más felices que nunca.
  • Nunca abandones a tus seres queridos en los momentos difíciles. A veces, tu presencia puede cambiarlo todo: Si Dina hubiera estado al lado de John y hubiera intentado comprenderlo, tal vez él nunca habría tomado el camino equivocado ni habría hecho lo que hizo.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre abandona a su familia, 20 años después su hija ve a un mendigo y reconoce a su padre - Historia del día

08 de junio de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Mi suegro me menospreció tras despertar a nuestra bebé con su moto - La reacción de mi esposo me dejó sin palabras

04 de junio de 2024

Madre soltera con dos hijos tiene que vivir en un pequeño garaje - Historia del día

29 de marzo de 2024

Tras la muerte de un anciano, su hijo regresa a su casa y escucha ruidos procedentes de un garaje abandonado - Historia del día

17 de junio de 2024

Noté unos pendientes de ónix que tomó prestados en las orejas de mi hija y se me heló la sangre al reconocerlos

11 de abril de 2024

Mujer acude a venta de garaje de vecina, encuentra chaqueta de hija desaparecida - Historia del día

04 de julio de 2024

Pensé que mis padres habían organizado una fiesta sorpresa para celebrar mi graduación, pero la realidad me dejó sin palabras

27 de junio de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Mi marido me hizo un regalo que le dije expresamente que no quería – Le di a probar su propia medicina

22 de mayo de 2024

Conseguí un reproductor VHS usado en eBay - Dentro había un vídeo mío de niño, grabado por mi madre biológica a quien nunca conocí

04 de junio de 2024

Mi dama de honor llevó a su propio maquillador a mi boda porque "mi gusto es ridículo", pero el karma no se lo dejó pasar

27 de junio de 2024

3 historias de secretos guardados por niños que cambiaron para siempre las vidas de sus familias

01 de julio de 2024