logo
Persona en silla de ruedas a contraluz en un paisaje montañoso. | Foto: Shutterstock
Persona en silla de ruedas a contraluz en un paisaje montañoso. | Foto: Shutterstock

Hombre arrastra a su amigo en silla de ruedas hasta la cima de una montaña para esparcir las cenizas de su esposa - Historia del día

Guadalupe Campos
01 jul 2023
19:00

Luke estaba a punto de cerrar su restaurante cuando entró un anciano en silla de ruedas. El hombre no llegó a hacer ningún pedido y se puso a llorar. Luke estaba confundido y, tras escuchar su triste historia, decidió llevárselo a la montaña con una urna con las cenizas de su mujer.

Publicidad

Luke Wesley no tuvo una infancia color de rosa. Perdió a sus padres en un accidente de coche y, al no aparecer ningún pariente para reclamarlo, fue acogido en un orfanato católico. Creció allí y se marchó cuando cumplió 16 años para establecer su vida solo.

Por supuesto, Luke estaba muy agradecido a las hermanas que lo criaron con los demás niños. Las visitaba a menudo y les ofrecía lo que podía de lo que ganaba como lavaplatos en un restaurante de lujo.

El duro trabajo de Luke dio sus frutos cuando, varios años después, lo nombraron gerente del restaurante. Aunque los amigos de Luke le aconsejaron que se casara con alguien y formara una familia, él se negó porque temía que sus hijos tuvieran que vivir una vida de orfandad si le ocurría algo...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Deja de ser pesimista, Luke!", se burlaban a menudo de él sus amigos. Pero Luke siempre temió una desgracia. Prefería vivir y morir solo a dejar un heredero huérfano.

"No podía apartar los ojos de ella, y para cuando me volví a mirar hacia delante, se nos acercaba un camión a toda velocidad".

Sin embargo, Luke disfrutó de su vida al máximo. Tras convertirse en gerente del restaurante, salía de fiesta, iba de vacaciones a menudo y tenía una lista de cosas que quería hacer en la vida. Una que no incluía el deseo de casarse. La mayoría de las veces estaba solo, porque todos sus amigos estaban casados y a veces rechazaban sus ofertas para salir.

Por supuesto, Luke lo entendía y seguía adelante. Trabajaba duro en el restaurante durante su tiempo libre, a veces hasta altas horas de la noche. Era el primero en llegar y abrir las puertas del comercio, incluso antes que los limpiadores. Sus amigos sabían que era una de sus formas de mantenerse ocupado y olvidarse de la monotonía habitual de la vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Una tarde, Luke se despidió de un amigo suyo que trabajaba allí. Atenuó las luces y se sentó a la mesa, rebuscando vagamente en su teléfono. Justo entonces, vio entrar en el restaurante a un anciano en silla de ruedas.

Luke se sintió confundido porque su restaurante no estaba adaptado para sillas de ruedas, y sólo hacían entregas a domicilio a personas con movilidad reducida. Observó la desaliñada barba blanca y la delgada estatura del hombre.

"¿Dónde debo sentarme, cariño?", preguntó el anciano a la camarera, que también se quedó confundida. Luke se acercó a él para saber qué quería y si había entrado por error, porque en el tablón de fuera ponía claramente que a las personas en silla de ruedas sólo se les ofrecía servicio a domicilio...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Por aquí, señor, creo que este asiento le sentará bien", dijo Luke, mostrándole al hombre un asiento junto a la ventana. Esperó unos segundos, con la esperanza de conseguir su último pedido del día. Pero el anciano ni siquiera miró el menú de la mesa.

"Ah, sí, le echaré un vistazo... gracias, hijo", respondió el anciano cuando Luke le ayudó con el menú. Se alejó para darle tiempo a decidir su pedido.

Eran ya las diez y media de la noche, y el restaurante debería haber cerrado una hora antes cuando Luke salió de la cocina y vio al viejo sentado todavía. No había ningún pedido en su mesa.

"¿Qué pasa, Anna? ¿Aún no ha hecho ningún pedido?" preguntó Luke a la camarera. "Ya ha pasado su turno... ya puedes irte. Yo me encargo de él", le dijo y se dirigió al anciano.

"Señor, ¿quiere un café y un bocadillo?". le preguntó Luke al hombre. "¿O prefiere sopa?"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El anciano tenía los ojos fijos fuera de la ventana. Parecía estar buscando a alguien o algo que apareciera de la noche estrellada. Luego miró a Luke y le dijo que estaba bien.

Como ya era tarde, Luke decidió que era hora de que el anciano se fuera. Se sintió mal, pero se recompuso e informó al hombre de que ya había pasado la hora de cerrar.

"Oh, lo siento, son....", se disculpó el anciano. "Es que este lugar me recuerda muchos recuerdos... mi mujer, mi amor, y....".

Luke no tenía ni idea de lo que el hombre estaba diciendo. Vio que los ojos del hombre se inundaban de lágrimas y decidió dejarle un rato a solas. Pero cuando retrocedió, el anciano le llamó diciendo que necesitaba hablar.

"Me llamo Andrew Smith y fui habitué 40 años", relató el anciano. Luke estaba confundido porque el restaurante se había fundado hacía 15 años, y la historia de Andrew no cuadraba...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Este restaurante fue una vez un pequeño café... han cambiado muchas cosas a lo largo de los años", reveló Andrew. "Fue aquí donde conocí a mi amada Priscilla... a ella le encantaba observar las montañas igual que a mí".

Absorto en la historia de Andrew, Luke siguió escuchando. Resultó que el amor de Andrew y Priscilla por la montaña los unió. En su primera cita habían ido de excursión a la montaña.

"¡Aún recuerdo cómo se ruborizó después de que me arrodillara y le propusiera matrimonio!". recuerda Andrew entre lágrimas. "Pero luego, me dejó morir solo....".

Luke le consoló y le ayudó a limpiarse con una servilleta. Se sentó para seguir escuchando e intervino. "Entonces... ¿qué pasó con Priscilla? ¿Y tienen hijos?", preguntó con curiosidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Estábamos celebrando nuestro primer aniversario de boda y nos dirigíamos a hacer senderismo por las montañas", empezó Andrew. "No podía quitarle los ojos de encima y, para cuando me giré a mirar hacia delante, se nos acercó un camión a toda velocidad".

Andrew reveló que Priscilla sucumbió al accidente. Él fue a parar al hospital. Estaba gravemente herido y había perdido la capacidad de andar. A Luke se le llenaron los ojos de lágrimas y le dio unas palmaditas en el hombro a Andrew para consolarlo.

"Mi único deseo es subir a esa montaña por última vez y esparcir allí sus cenizas... Ella realmente quería subir a esa montaña", dijo Andrew con dolor.

Teniendo en cuenta su estado, Andrew sabía que lo que deseaba era imposible. Pero Luke no pensaba lo mismo. Le pidió a Andrew que esperara e inmediatamente salió corriendo...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Una hora más tarde, Luke regresó con una mochila, cuerdas y un par de correas. Las ensambló e hizo un arnés casero. Andrew se sorprendió. Después, Luke dejó a Andrew en su dirección y prometió visitarle cuando el tiempo mejorara.

Un par de días después, Andrew abrió el timbre y se sorprendió al ver a Luke fuera. Mientras los dos conducían hacia la montaña, Andrew lloró en silencio porque era el mismo camino que había tomado cuando perdió a Priscilla en el accidente.

Poco después, Luke montó a Andrew a su espalda con la ayuda del arnés que había hecho. Llegaron a la cima de la colina dos horas después y respiraron una bocanada de aire fresco. Los pájaros que revoloteaban en lo alto y el silencio sepulcral que reinaba en la cima de la montaña le recordaron a Andrew los hermosos días que había pasado con su difunta esposa.

Luke lo bajó suavemente a una roca plana y se sonrieron, admirando el impresionante paisaje en silencio. Entonces Andrew sacó una urna redonda de su bolso y la besó entre lágrimas...

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"TE QUIERO, AMOR... ¡¡¡TE QUIERO TANTO!!!", gritó de alegría mientras arrojaba las cenizas del recipiente. Una brisa se llevó las cenizas de Priscilla mientras Luke y Andrew las contemplaban entre lágrimas.

Andrew no pudo agradecer lo suficiente a Luke que cumpliera su deseo, y siguieron siendo amigos íntimos desde aquel día. Además, Luke se deshizo del viejo tablón que había fuera de su restaurante y colocó uno nuevo, en el que se leía: "APTO PARA SILLAS DE RUEDAS".

Andrew se pasaba a menudo por el restaurante y cenaba con Luke. A veces, pasaban el tiempo charlando, mirando las montañas, ¡y planeaban ir también de excursión!

En fin, haber conocido a Andrew cambió la perspectiva de Luke sobre tener una familia, y deseaba poder amar a una mujer como Andrew amaba a Priscilla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Un acto de bondad puede hacer realidad el sueño de una persona. Cuando Luke se enteró de la historia de amor de Smith y de cómo deseaba poder esparcir las cenizas de Priscilla en lo alto de la montaña, le ayudó a hacerlo llevándose a Smith de excursión a cuestas.
  • Puede que nunca entiendas las emociones de una persona si no hablas con ella. Aunque a Luke no le interesaba saber nada de Andrew, se sintió embargado por las emociones tras conocer el triste pasado del anciano, relacionado con la muerte de su mujer y su incapacidad para caminar.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre acude a una primera cita y ve que la mujer es discapacitada - Historia del día

29 de marzo de 2024

Esposo abandona a esposa en silla de ruedas, unos años después la ve paseando por el parque con otro hombre - Historia del día

08 de mayo de 2024

Novia se niega a pasar por el altar tras recibir una carta de su difunto padre - Historia del día

11 de junio de 2024

Mujer cuida de su esposo discapacitado durante años, un día accidentalmente lo ve jugando al golf - Historia del día

22 de junio de 2024

Tuve un accidente de tránsito - Luego escuché a mi futura suegra instando a mi prometido a que me dejara

28 de mayo de 2024

Gerente obligó a mesera a servir sobras a cliente extranjero, la vida le dio una lección de inmediato - Historia del día

27 de junio de 2024

Mi marido me engañó durante el posparto - Fingí no saberlo mientras planeaba mi venganza contundente

18 de abril de 2024

Hijo huye de casa a los 16, regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

07 de mayo de 2024

Soltero rico que perdió toda esperanza de ser padre adopta 5 niños en un día - Historia del día

20 de junio de 2024

Mujer engaña al padre discapacitado de su novio - Historia del día

11 de abril de 2024

8 Dúos de famosos que no te imaginas que son parientes - ¿Quiénes son?

20 de junio de 2024

Descubrí que mi esposa llevaba una doble vida después de ver su declaración de pagos - Relato del día

08 de julio de 2024

Padres engreídos insultaron a mi abuelo en su propio restaurante - El karma les hizo pagar por ello 20 veces el precio del menú

30 de mayo de 2024

Mi suegro humilló a una mesera, pero el karma llegó cuando menos lo esperaba

25 de abril de 2024