logo
Una mujer utilizando un cajero automático | Fuente: Shutterstock
Una mujer utilizando un cajero automático | Fuente: Shutterstock

Profesora jubilada cree haber retirado sus últimos $5, encuentra $100K en su cuenta bancaria - Historia del día

Una jubilada se siente desolada y sola tras perder a su marido a causa del cáncer. Gastó todos sus ahorros en su tratamiento, sólo para descubrir que una desconocida depositó 100.000 dólares en su cuenta unas semanas después.

Publicidad

"Me siento tan sola sin ti, cariño. No sabes cómo paso los días sola en casa. Cada rincón me recuerda a ti", dijo la Sra. Johnson sentada ante la tumba de su difunto esposo. Deslizó los dedos sobre su lápida, trazando las letras de su nombre grabadas en ella.

La señora, de 65 años, perdió a su esposo debido al cáncer tras meses de tratamiento fallido. Se gastó hasta el último céntimo que había ahorrado trabajando como profesora, con la esperanza de que la enfermedad de su esposo no volviera.

"Sólo me quedan 5 dólares en mi cuenta bancaria, cariño. No sé cómo voy a sobrevivir", continuó la Sra. Johnson mientras jugueteaba con los dedos. "Sabes que no he comido una comida en condiciones desde que me dejaste. Sólo sobrevivo a base de sobras y chatarra".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"Y la señora McManus podría aparecer cualquier día porque no he pagado el alquiler", la señora Johnson sacudió la cabeza, decepcionada. "Probablemente tendría que encontrar un trabajo de pensionista para pagar las facturas y arreglármelas sin ti... No sé cuánto tiempo me permitirá trabajar mi salud, pero supongo que eso es lo que Dios quiere que haga. Ojalá estuvieras aquí conmigo, cariño. Me dejaste demasiado pronto".

La mujer mayor estaba sentada junto a la tumba de su esposo, como esperando a que respondiera. ¡Qué no haría ella por pasar unos momentos con su esposo! Le echaba de menos cada día, y enfrentarse sola a los problemas de su vida lo hacía aún peor. Quería el consejo de su esposo, pero no podía hacer nada por oírle hablar de nuevo.

"Entonces, hasta pronto", dijo la Sra. Johnson mientras se ponía en pie. El sol se ponía lentamente, dejando tras de sí una sombría capa de oscuridad que a la mujer mayor no le gustaba. Salió a toda prisa del cementerio y se dirigió al cajero automático más cercano para sacar sus últimos cinco dólares.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

De pie ante el cajero, la señora Johnson introdujo su tarjeta y vio que su nombre parpadeaba en la pantalla, y apartó rápidamente la mirada. El brillo azul era demasiado amenazador para sus ojos cansados. Sus dedos se movieron lentamente entre los números del teclado mientras introducía su contraseña. Al instante, vio salir de la máquina un billete de cinco dólares. La señora estaba tan concentrada en el billete que apenas miró la pantalla.

"¿Qué? ¿Cien mil dólares?" ,exclamó asombrada.

"Compraré comida con este dinero para no morirme de hambre. Al menos hoy no...", murmuró mientras volvía a deslizar la tarjeta del cajero automático en la cartera. Casi se había puesto el sol cuando llegó al supermercado cercano a su casa. No se hizo ilusiones, pero intentaría comprar toda la comida que pudiera con los últimos dólares de sus ahorros.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Tiene aquí algún alimento con descuento?", preguntó a la cajera de la tienda.

"Sí, señora. Los encontrará en aquella esquina", señaló el joven hacia el pasillo más alejado de la tienda.

"¡Gracias!", dijo la señora mayor antes de dirigirse hacia el rincón de los descuentos.

Al ver los artículos rebajados, la Sra. Johnson se dio cuenta de que sólo podía comprar alimentos a punto de caducar o las rancias galletas de coco que nadie más quería comprar.

"Me parece justo", pensó mientras echaba los artículos en su carrito. "Al menos ya no tendré la nevera vacía".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Con la bolsa llena de alimentos a punto de caducar en la mano, la anciana se dirigió lentamente hacia su casa. Al llegar a la puerta de su destartalado apartamento, vio un sobre en el buzón.

"¿Qué es eso?", dijo mientras lo deslizaba hacia fuera. El sobre tenía su nombre escrito en negrita.

Se colocó el sobre bajo el brazo y lo apretó contra su cuerpo mientras tanteaba con las llaves para abrir la puerta. Una vez entró en la casa y dejó la bolsa de la compra sobre la encimera de la cocina, deslizó el sobre y lo abrió.

"Estás cordialmente invitada a asistir el sábado a la reunión del instituto Mid Valley...". La Sra. Johnson leyó la invitación que había dentro del sobre con cero intenciones de asistir al acto. Era una invitación del instituto donde había enseñado toda su vida, pero no le apetecía ir.

"¡Tengo un millón de problemas de los que ocuparme ahora mismo!", dijo, arrojando la invitación sobre su mesa de trabajo.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Luego, la anciana cortó en rebanadas la barra de pan duro que había comprado en el supermercado. Cogió unos sobres de ketchup que llevaban años en el cajón de la cocina y comprobó su fecha de caducidad.

"¡Caramba!", suspiró, al enterarse de que habían sobrepasado la fecha. Como no tenía otra opción, la Sra. Johnson se comió unas rebanadas de pan crudo para llenar el estómago. No le importaba el sabor ni el valor nutritivo de su comida.

Después de cenar, la anciana cogió el teléfono y se sentó en el sofá del salón. "Necesito encontrar un trabajo decente", dijo mientras desbloqueaba el teléfono. Pero la notificación de un mensaje captó su atención antes de que pudiera abrir el navegador de su teléfono.

Era una notificación de su banco sobre la retirada de efectivo. Leyó el mensaje y estaba a punto de salir de él cuando le llamó la atención el saldo restante de la cuenta. "¿Qué? ¿Cien mil dólares?", se preguntó sorprendida la Sra. Johnson. "¿Cómo es posible?".

"Debería tener cero dólares restantes en mi cuenta bancaria después de haber retirado los últimos cinco dólares. Seguro que se trata de un error. No puedo tener una cantidad tan grande en mi cuenta de ninguna manera. No tiene sentido", pensó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Al día siguiente, la Sra. Johnson fue al banco y les contó lo del mensaje. "Estoy segura de que se trata de un gran error", le dijo a un empleado.

"Permítame comprobar su historial de transacciones. Por favor, siéntese, señora", el joven empleado del banco le indicó con un gesto que se sentara en la silla al otro lado de su mesa.

Con los brazos cruzados, la Sra. Johnson se sentó en la silla antes de deslizar las gafas de sol desde los ojos hasta la parte superior de la cabeza. Esperó unos minutos antes de que el joven le dijera algo inesperado.

"Sra. Johnson", le dijo él mientras miraba la pantalla del ordenador. "El historial de transacciones muestra que en su cuenta se abonaron $100.000 el mes pasado. Los registros muestran que Norma Tyler transfirió el dinero a su cuenta. No hay ningún error, señora. Ese dinero es suyo".

Publicidad

"¿Norma Tyler?", un ceño fruncido apareció entre las finas cejas de la mujer mayor.

"¡No conozco a ninguna Norma Tyler! ¿Cómo es posible?".

"Los registros dicen que esta cantidad se envió específicamente para usted. La transacción está a su nombre, señora Johnson".

"Oh", la anciana hizo una pausa momentánea al recordar algo de repente. "De acuerdo. Gracias".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Después de pensar en todos sus amigos, parientes y conocidos, la señora Johnson sólo pudo pensar en una Norma. "Tengo que comprobar algo en casa antes de estar segura de quién es esta chica", dijo.

Publicidad

Al llegar a casa, la Sra. Johnson se apresuró a ir al trastero y sacó una pila de álbumes de fotos. Se sentó con ellos en la cama y hojeó todos los álbumes hasta encontrar a Norma, una de las alumnas que nunca rendía bien en clase.

"¡Ahí está!", exclamó la señora Johnson al encontrar la foto de su ex alumna. Sin embargo, el apellido escrito en la foto no era Tyler. "Estoy segura de que no es la Norma Tyler que busco. Venía de una familia de bajos ingresos y tenía muchos problemas académicos. No puede ser la misma chica".

Las fotos del colegio recordaron a la Sra. Johnson lo mucho que había trabajado con Norma. Quería que la niña sacara buenas notas, pero nada funcionaba. Por mucho que intentara enseñar nuevos conceptos a la adolescente, nunca entendía ni una palabra.

Como la Sra. Johnson estaba desesperada por averiguar quién era Norma Tyler, se le ocurrió que podría asistir a la reunión de la escuela para saber algo de Norma. "¿Y si es ella a quien busco?", pensó la mujer mayor. Se apresuró hacia la cocina y abrió la invitación.

"El acto empieza mañana a las ocho de la noche", se dijo la Sra. Johnson. "Voy a buscar un buen vestido para ponerme para la fiesta".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

La noche siguiente, la Sra. Johnson entró en el local con su mejor atuendo, pero seguía sintiéndose fuera de lugar. Vio a sus ex alumnos con ropa nueva y bolsos caros. Ya no eran niños, sino adultos que podían permitirse vestir bien, a diferencia de su pobre profesora.

De repente, todas las cabezas de la sala se volvieron hacia la Sra. Johnson antes de que un aplauso rompiera el silencio momentáneo.

"Creo que debería marcharme", pensó la mujer mayor antes de caminar hacia la salida. Justo cuando la Sra. Johnson estaba a punto de marcharse, oyó la voz de una mujer desde el escenario.

"¿Pueden prestarme atención un momento?", dijo la joven. "Me llamo Norma Tyler, y les doy la bienvenida a todos a la reunión del instituto Mid Valley".

Al oír aquel nombre tan familiar, la Sra. Johnson se detuvo y se dio la vuelta. Al instante se dio cuenta de que la joven que estaba en el escenario era la misma alumna del instituto que se esforzaba en sus estudios. Pero ahora, Norma no se parecía en nada a su yo más joven. La Sra. Johnson pudo ver a la entonces tímida muchacha que ahora rebosaba confianza en sí misma, haciéndola sentir muy orgullosa. Pero, ¿por qué Norma le envió 100.000 dólares?

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"Me gustaría dar las gracias a todos mis profesores por ayudarme a convertirme en la persona que soy hoy. Por ayudarme a superar mis miedos", continuó Norma. "También quiero disculparme por no haber sido una buena estudiante entonces. Sé que la mayoría de mis profesores se sentían molestos porque nunca podía entender esos conceptos tan sencillos de una sola vez".

"Pero me gustaría dar las gracias a aquella profesora especial que nunca se rindió conmigo. La Sra. Johnson", Norma señaló a la señora mayor que estaba cerca de la salida. "¡Gracias por creer siempre en mí!".

De repente, todas las cabezas de la sala se volvieron hacia la Sra. Johnson antes de que un aplauso rompiera el silencio momentáneo.

"Hace poco me enteré de la lucha de la Sra. Johnson tras la muerte de su esposo. Inmediatamente decidí poner en marcha una recaudación de fondos en Internet para ayudarla y, en un abrir y cerrar de ojos, todos me ayudaron a reunir cien mil dólares para ella. Gracias a todos", se alegró Norma. "El dinero ya se ha ingresado en la cuenta bancaria de la señora Johnson".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"¡Dios mío!", exclamó la Sra. Johnson mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas. Estaba conmovida por los esfuerzos de Norma y pensaba que no se merecía tanto amor. Tras ver llorar a su maestra, Norma bajó inmediatamente del escenario y abrazó a la mujer mayor.

"¡Señora Johnson, no llore, por favor!", Norma frotó la espalda de su profesora.

"Usted es la mejor profesora que podría haber pedido".

La señora Johnson tardó unos minutos en calmarse y dejar de llorar. Entonces, Norma le contó cómo había podido licenciarse en una buena universidad y encontrar un buen trabajo.

"¡Todo ocurrió gracias a usted, señora Johnson!". Norma puso la mano sobre la de su profesora. "Usted me enseñaba cosas que luego me ayudaron en mi vida personal y profesional. Su fe en mí me ayudó a recuperar la confianza perdida en mí misma, Sra. Johnson. Sus palabras alentadoras me ayudaron a mejorar académicamente, ¡y míreme ahora! Trabajo en una de las mejores empresas de la ciudad, ¡todo gracias a usted!".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"Pero no tenías que tomarte la molestia de recaudar tanto dinero, cariño", replicó la señora Johnson. "No tenías por qué hacerlo".

"Consideré que era mi deber ayudar a la persona que más creía en mí cuando nadie más lo hacía", sonrió Norma. "Se lo merece, señora Johnson. Espero que el dinero resuelva tus problemas. Ojalá pudiera hacer más".

"¡Cariño!", la señora mayor abrazó a Norma. "Muchas gracias por acordarte de mí y ayudarme en la peor etapa de mi vida. No sé cómo agradecerte que hayas estado a mi lado en estos momentos".

Aquel día marcó el comienzo del estrecho vínculo entre la Sra. Johnson y Norma. La señora mayor ayudaba a Norma a cuidar de sus hijos, mientras que la joven siempre se preocupaba por su maestra y la apoyaba económicamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Recuerda siempre a las personas que te ayudaron en los momentos difíciles.
  • Un solo acto de bondad puede crear una onda de positividad que podría volver a ti algún día.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Si te ha gustado leer esta historia, puede que te guste ésta sobre un profesor que tendió una emboscada a un desconocido que daba caramelos gratis a los niños antes del colegio.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Arruiné el cumpleaños de la madre de mi prometido con mi regalo

26 de abril de 2024

Mujer rica para la que trabajé me dio 1500 dólares para arreglar mi auto, pero me decepcionó para siempre de los ricos

01 de marzo de 2024

Mi hija de 4 años empezó a hacer dibujos sombríos tras descubrir accidentalmente el secreto de su papá

13 de febrero de 2024

Mi novia quería presentarme a sus padres - Si tan solo hubiera sabido quién era su madre

22 de marzo de 2024

Señora de 102 años queda atónita al descubrir que todos sus ahorros para la jubilación se acabaron - Historia del día

09 de abril de 2024

Hijo engaña a su madre diciéndole que va a clases de arte, pero la verdad la deja en shock

08 de marzo de 2024

Invité a mi colega para presentarle en secreto a mi nieto soltero – Se me paró el corazón cuando se vieron

10 de mayo de 2024

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

Hombre pierde a hija de 6 años en parque de atracciones sin saber que su nueva esposa le ocultó los detalles de la tragedia - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mujer mayor con pierna rota está recostada en cama, una noche ve a su yerno entrando a hurtadillas en su habitación - Historia del día

15 de febrero de 2024

39 empleados de comercios revelan las historias de terror del Viernes Negro

02 de febrero de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mi cuñada me trata como una niñera gratis para su hija, pero esta vez le he dado el llamado de atención que se merecía

10 de mayo de 2024