logo
Un adolescente abrazando a su madre. | Foto: Shutterstock
Un adolescente abrazando a su madre. | Foto: Shutterstock

Con apenas 16 años, hijo emociona hasta las lágrimas a su pobre madre soltera al regalarle un carro - Historia del día

Una madre soltera pobre que crio a su hijo poniendo su propia vida en un segundo plano se conmovió hasta las lágrimas cuando él, a los 16 años, le compró un automóvil. Luego ella sintió que un extraño miedo se apoderaba de su corazón mientras se preguntaba de dónde había sacado el dinero.

Publicidad

Peter vivía con su madre, Jenna, en una casa acogedora en un barrio modesto. Ella se había casado hacía años, y legalmente todavía estaba casada porque su esposo nunca se molestó en divorciarse de ella.

Lo único bueno que había resultado de su separación era que su esposo no quería la custodia de Peter, por lo que ella se salvó de la fea batalla por la custodia y los gastos que habría causado el divorcio.

Pero eso también significaba que la madre no recibía pensión alimenticia ni manutención de los hijos, por lo que tendría que mantener a su retoño sola. Ahí empezaron los problemas porque ella había sido ama de casa toda su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Jenna tenía 19 años cuando quedó embarazada de Peter. En ese momento, la vida parecía color de rosas, y el padre de su hijo, Ronald, dijo que cuidaría de ella y de su pequeño, por lo que abandonó la universidad sin preocuparse.

Publicidad

Luego, Jenna se casó con Ronald, y todo estuvo bien hasta que un día, él regresó a casa a las 4 de la mañana y ella lo encontró en el sofá de la sala.

“¡Ronald! ¡Dios mío! ¡Me asustaste!”, gritó ella mientras bajaba las escaleras para buscar un poco de agua y lo vio sentado solo en la sala de estar.

Cuando se acercó a él, pudo ver que parecía molesto y devastado.

“¿Qué pasa, Ronald?”, preguntó ella. “¿Acabas de llegar a casa?”.

“Lo siento, Jenna” dijo él, entonces ella notó que estaba llorando. “Mira, me odio por esto... Odio estar haciendo esto, pero... se acabó. Nosotros terminamos”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Ronald!”, exclamó ella. “¿Estás borracho? ¡Dime que estás borracho!”.

“Tres meses”, dijo. “Desde hace tres meses he intentado convencerme de que soy un hombre de familia y que no debo estar con otra mujer. Pero amo a Miranda, mi secretaria. No puedo continuar con esto, Jenna… lo siento”.

“Puedes quedarte con la casa y con Peter. Eso es todo lo que puedo darte... No puedo pagar la pensión alimenticia. Lo siento. Por favor, cuídate”.

Y luego Ronald se fue con su maleta y Jenna se quedó sola con Peter. Nunca recibió los papeles del divorcio ni la explicación de por qué la engañaba. ¿Él siempre había sido infeliz con ella? ¿Alguna vez la habría amado?

“Él me amaba. ¡Era mi héroe! Mamá, ¿papá nunca volverá?”, le preguntó Peter al día siguiente mientras desayunaba.

“Nunca”, dijo Jenna. “Y no esperemos nada de él, incluso si regresa, Peter. Pero yo estoy aquí y puedo criarte. De hecho, necesito criarte bien para que tu padre sepa que lo que hizo estuvo mal”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La madre tardó un tiempo en recuperarse después de que Ronald los abandonara a ella y a Peter, pero sabía que no podía darse por vencida. Empezó a buscar trabajo y el primero que encontró requería que repartiera correo por toda la ciudad. Una cartera. Ese fue el primer trabajo de Jenna.

Poco después, la mujer conducía su camión por la ciudad, entregaba el correo y generaba ingresos. Pero el dinero aún escaseaba y Jenna lo sabía. Entonces, seis meses después, tomó otro trabajo en una empresa de entrega.

Como trabajaba en dos empleos, ella solo podía dormir de tres a cuatro horas, y aunque su cuerpo ansiaba descansar, seguía trabajando como una máquina por el bien de su hijo.

En el cumpleaños número 15 de Peter, Jenna le regaló al muchacho una computadora nueva y él estaba tan feliz que le dio un fuerte abrazo.

“¡Eres la mejor mamá!”, le dijo feliz. “Pero, ¿cómo supiste que quería una?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Las mamás lo saben todo”, dijo Jenna con un guiño. “¿Entonces te gustó?”.

“¡Me encantó, mamá! ¡Muchas gracias! Pero oye... Sé lo duro que estás trabajando. Podríamos haber ahorrado este dinero. O... ¡podríamos haberte comprado un auto!”.

“¡Oh, no seas tonto, cariño!”, dijo ella. “¡No necesito un auto! Además, podemos ahorrar dinero más adelante. Sabía que realmente querías esto. Feliz cumpleaños, hijo”.

Jenna sabía que su hijo respetaba su arduo trabajo y, por lo tanto, nunca le exigía nada. Pero como madre, se sentía muy mal porque Peter tuvo que reducir sus demandas y crecer demasiado pronto para entender cómo funcionaba el mundo, todo porque su padre los había abandonado.

“¡Realmente te amo, mamá!”, le dijo él ese día. “¡Eres la mejor madre del mundo!”.

Unos días después, Peter notó que Jenna había regresado temprano del trabajo y se había ido directamente a su habitación. Ella nunca hacía eso. Ella siempre le preguntaba sobre su día, y solo entonces se iba a su habitación.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuando el chico se asomó al cuarto de Jenna, no podía creer lo que veía. Ella se había sentado en la cama y se había quitado los calcetines, y vio que la planta de su pie estaba cubierta de callos enrojecidos.

“Dios... está empeorando de tanto caminar”, suspiró. “¿Dónde puse esa crema para los pies otra vez?”.

“¡Mamá!”, gritó Peter desde la puerta. “¡Tenemos que llevarte a un médico!”.

“¡Oh, no es nada, cariño!”, dijo, buscando la crema en el cajón de la mesita de noche. “Me salen todo el tiempo. Parece que tendré que pedirle a un amigo que me deje en el trabajo mañana. Apenas puedo caminar”.

El chico insistió en que deberían ir a un médico, pero Jenna dijo que estaba bien.

Publicidad

Al día siguiente, la madre fue a trabajar. Una amiga la llevó en su automóvil. Peter se sintió muy mal después de saber por la amiga de su madre que Jenna también tenía problemas en las rodillas.

“Le dije que solicitara un préstamo y comprara un auto, ¡pero ella no escucha!”, le dijo la amiga de Jenna a Peter. “De todos modos, la recogeré todos los días hasta que su pie mejore”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pasó un año. Jenna, de 35 años, y Peter, de 16, estaban a punto de desayunar una mañana cuando la madre vio un automóvil estacionado en la entrada de su casa. Parecía que acababa de salir de un lavadero de autos, y no era uno de esos modelos caros.

“¿Qué hace ese carro allí?”, se preguntó ella. “¿Y quién lo estacionaría allí?”.

Publicidad

“Oye, mamá, ¿puedes salir un segundo?”, dijo Peter mientras bajaba las escaleras corriendo para desayunar.

“Sí, quería preguntarte... ¿Tienes alguna idea de quién es ese auto? ¿En nuestra entrada?”, le preguntó cerca de las escaleras.

Peter sonrió. “Ya lo averiguaremos, mamá. Ven conmigo”, dijo mientras salía por la puerta principal, y Jenna detrás de él.

Peter caminó hacia el auto y sacó un juego de llaves de su bolsillo. “Esto es para ti, mamá. Por todos los sacrificios que hiciste por mí y todo el arduo trabajo que haces a diario para mejorar nuestras vidas”.

“¡No puede ser!”, exclamó Jenna. “¿Me compraste un auto?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Las lágrimas rodaron por sus mejillas y Peter tuvo que abrazarla para consolarla. “Te lo mereces, mamá”, dijo él. “¿Vamos a dar una vuelta en el auto?”.

“¡Ay, Peter!”, dijo la madre con tristeza, mientras un miedo extraño se apoderaba de su corazón. “Pero de dónde... ¿de dónde sacaste el dinero? No puedes pedir un préstamo... Solo tienes 16 años. ¿Cómo conseguiste el auto?”.

“Mamá, ¿qué importa eso?”, preguntó el chico, lo que la hizo preocuparse más. Ella pensaba que su hijo se había metido en cosas equivocadas como otros adolescentes. ¿O estaba haciendo dinero ilegal en línea?

“¡Sí importa!”, dijo ella. “¡Tienes que decirme de dónde sacaste el dinero!”.

“Está bien, relájate...”, respondió el adolescente mientras comenzaba a contar que había trabajado en empleos de medio tiempo durante las vacaciones de verano y enseñado a niños en línea después de la escuela todos los días, además de hacer trabajos ocasionales para los vecinos y obtener algunos ingresos a través de eso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Me tomó un año entero, mamá!”, explicó él. “Fue un trabajo muy duro, y es un auto de segunda mano, así que lo compré más barato. No tendrás que caminar a todos lados, mamá.

Jenna no pudo contener las lágrimas en este punto. “Es el mejor”, dijo ella, abrazando a Peter. “Es el mejor auto de todos”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Como hijos, debemos respetar los esfuerzos de nuestros padres y hacer lo mejor que podamos por ellos: Peter apreciaba el arduo trabajo de Jenna y le regaló un automóvil para hacerle la vida más fácil.
  • Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos: Jenna era una madre en el sentido real, y hacía todo lo posible por Peter. Ronald, por otro lado, fracasó como padre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre se da cuenta de que su esposa recibe regalos caros de alguien y la sigue una vez - Historia del día

07 de marzo de 2024

Adolescente desaparece y reaparece 10 años después en casa de su familia señalando al padrastro - Historia del día

15 de enero de 2024

Trabajé duro para recuperar a mi hijo de un centro de acogida, pero cuando llegué ya no estaba - Historia del día

21 de febrero de 2024

Un millonario me ofreció $1 millón para pasar la noche con mi esposa - Historia del día

17 de enero de 2024

Hija desaparece, papá rastrea su teléfono y pierde el don del habla - Historia del día

17 de enero de 2024

Gerente de cafetería insulta a empleada adolescente sin saber que su padre está en la cola - Historia del día

14 de febrero de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

Hijos revelan los mayores secretos que sus padres les rogaron que no contaran a mamá

02 de febrero de 2024

Chica le quita anillo de la mano a abuela en su funeral, se despierta por la noche y ve silueta en su habitación - Historia del día

12 de noviembre de 2023

Mujer descubre que en realidad es la madre biológica de su hijo adoptado - Historia del día

22 de enero de 2024

El incidente de la tienda de novias – ¡No tenían ni idea de quién era!

23 de enero de 2024

Niño que volvía a casa del colegio ve que extraño lo sigue y utiliza truco de su mamá para burlar al perseguidor - Historia del día

23 de enero de 2024

Nadie se preocupa por una chica solitaria en la Feria de Navidad hasta que el conserje se entera de que lleva días sin comer - Historia del día

11 de noviembre de 2023

"Pide lo que quieras": Millonario encuentra a la mujer que lo salvó al caer a las vías del tren 31 años atrás - Historia del día

11 de noviembre de 2023