logo
Dibujo infantil de un niño con su madre | Fuente: Amomama
Dibujo infantil de un niño con su madre | Fuente: Amomama

Volví a casa de un viaje de negocios y encontré el dibujo de mi hijo con su "nueva mami" - Reconocí a la mujer del café

Permítanme compartir cómo un simple dibujo puso mi mundo patas arriba. Soy Harper, y todo empezó cuando me topé con un dibujo que hizo mi hijo, en el que aparecía él y alguien a quien yo no reconocía. Lo que siguió fue una serie de acontecimientos que cambiaron mi vida para siempre.

Publicidad

Nunca se me ha dado bien estar lejos de mi familia. Se suponía que trabajar una semana al mes en otra ciudad era un gran paso en mi carrera, pero me encuentro echando de menos a mi esposo Shawn y a mi hijo Marcus más de lo que jamás hubiera creído posible.

Una mujer sostiene su smartphone mientras viaja en avión | Fuente: Pexels

Una mujer sostiene su smartphone mientras viaja en avión | Fuente: Pexels

Cada vez que bajo del avión y veo sus caras sonrientes esperándome, siento como si volviera a casa después de un viaje largo y agotador. Esta vez no fue diferente.

Volví a casa a última hora de la noche del viernes y me recibieron con besos y abrazos. Shawn había preparado mi lasaña favorita y Marcus tenía un dibujo nuevo que enseñarme. Mi corazón se hinchó de amor y satisfacción. Pero no sabía que eso estaba a punto de cambiar.

Publicidad
Un hombre besa a una mujer en la frente | Fuente: Pexels

Un hombre besa a una mujer en la frente | Fuente: Pexels

El sábado por la mañana decidí hacer algo de limpieza. Con una taza de café en la mano y el pelo recogido en un moño desordenado, me dirigí a la habitación de Marcus.

Era la típica habitación de un niño de ocho años: juguetes esparcidos por todas partes, lápices de colores por el suelo y montones de papeles con sus diversos dibujos. Empecé a recoger y a sonreír ante los garabatos de dinosaurios, cohetes y retratos familiares. Entonces lo vi.

Un dibujo infantil de mi familia | Fuente: Pexels

Un dibujo infantil de mi familia | Fuente: Pexels

Publicidad

Un dibujo titulado "Yo y mi nueva mami". Se me paró el corazón. ¿NUEVA MAMI? Me temblaron las manos mientras miraba el dibujo. Era Marcus, sonriendo alegremente, cogido de la mano de una mujer que definitivamente no era yo. Tenía el pelo rubio y llevaba unos pendientes grandes y rojos.

"No puede ser... Shawn no... ¿verdad?", murmuré para mis adentros, sintiendo que los ojos me escocían de lágrimas. Me desplomé sobre la cama de Marcus, aferrando el dibujo. La idea de que Shawn me engañara y presentara a nuestro hijo a otra mujer fue como un puñetazo en el estómago.

Una mujer cubriéndose la cara con las manos | Fuente: Unsplash

Una mujer cubriéndose la cara con las manos | Fuente: Unsplash

Estaba a punto de entrar en una espiral de pánico cuando me di cuenta de que había algo más en la foto. Allí, con la inocente letra de Marcus, estaba el nombre de nuestra cafetería familiar favorita: "At Jack's".

Publicidad

Tenía que saber la verdad. De ninguna manera podía quedarme de brazos cruzados ante aquella información. Me sequé las lágrimas y respiré hondo. Necesitaba un plan.

"Hola, Shawn", dije, intentando mantener la voz firme mientras entraba en la sala, donde él estaba leyendo. "¿Qué te parece si mañana salimos a almorzar? ¿Quizá a At Jack's?".

Un hombre leyendo un libro | Fuente: Unsplash

Un hombre leyendo un libro | Fuente: Unsplash

Shawn levantó la vista de su libro y se le dibujó una sonrisa en la cara. "Me parece estupendo, Harper. Hacía tiempo que no íbamos juntos".

Al día siguiente, nos dirigimos a la cafetería. Marcus estaba entusiasmado, parloteando sobre tortitas y sirope. En cambio, yo sentía que caminaba hacia mi perdición. Mi mente se agitaba con pensamientos sobre la confrontación con esta misteriosa "nueva mami" y lo que significaría para nuestra familia.

Publicidad
Una persona echando sirope en las tortitas | Fuente: Pexels

Una persona echando sirope en las tortitas | Fuente: Pexels

Llegamos a la cafetería y examiné la sala con el corazón palpitante. Nos sentamos en nuestra mesa habitual e intenté actuar con normalidad, aunque mi mente era todo menos eso. No dejaba de mirar a mi alrededor, esperando equivocarme. Y entonces, la vi.

La mujer del dibujo de Marcus. Tenía el mismo pelo rubio y aquellos característicos pendientes rojos. Era camarera, llevaba una bandeja con tazas de café y se fijó en nosotros casi de inmediato. Se me hizo un nudo en el estómago. Se acercó a nuestra mesa con una cálida sonrisa.

Una camarera limpiando una mesa | Fuente: Pexels

Una camarera limpiando una mesa | Fuente: Pexels

Publicidad

"Buenos días. ¿Qué les traigo hoy?", preguntó alegremente.

Respiré hondo y miré a Marcus, que hojeaba el menú con impaciencia. "Cariño, ¿es tu 'nueva mami'?", pregunté con la voz ligeramente temblorosa.

Marcus levantó la vista, con los ojos muy abiertos. "¡Sí, es Jessica!".

La cara de Shawn se volvió carmesí. "¿Cómo has...?".

Jessica sonrió aún más, arrodillándose a la altura de Marcus. "Díselo, Marcus. Tiene que saber lo que sientes".

Un niño con una camisa blanca de manga completa | Fuente: Pexels

Un niño con una camisa blanca de manga completa | Fuente: Pexels

"¿Qué quieres decir?", preguntó Shawn, con cara de auténtica confusión.

Publicidad

"Basta, como si no lo supieras", espeté, sacando el dibujo del bolso. "Sobre esto".

Shawn parecía desconcertado mientras le entregaba el dibujo. "Es de Marcus".

Cogió el dibujo, con el ceño fruncido. "Otra vez, por favor. ¿Qué está pasando?".

Sentí que me invadía una oleada de frustración y dolor. "Lo encontré ayer mientras limpiaba la habitación de Marcus. Vi el nombre de esta cafetería y tuve que saber qué estaba pasando. Marcus la llamaba su 'nueva mami'".

Un hombre y una mujer en una cafetería | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer en una cafetería | Fuente: Pexels

"Pero no tiene sentido", dijo Shawn, sacudiendo la cabeza. Se volvió hacia Marcus, intentando mantener la calma. "Marcus, colega, díselo a tu madre".

Publicidad

Marcus me miró, con sus grandes ojos marrones llenos de una mezcla de confusión y sinceridad. Señaló a Jessica, la camarera. "Ojalá fuera mi mami".

Se me encogió el corazón. "¿Pero por qué, cariño?".

Marcus miró a Jessica, que le hizo un gesto alentador con la cabeza. "Te echo de menos todo el tiempo. Pero Jessica es muy amable conmigo. Me trae tortitas con caras divertidas. Le gustan mis dibujos".

Un niño abrazando a su padre | Fuente: Freepik

Un niño abrazando a su padre | Fuente: Freepik

Jessica se arrodilló junto a Marcus, con un rostro suave y comprensivo. "Me enseñó este dibujo. ¿Qué te dije, Marcus?".

"Que hablara con mamá y le dijera lo que siento", respondió Marcus, con voz pequeña pero sincera.

Publicidad

En ese momento, no pude contener las lágrimas por más tiempo. Me corrieron por la cara al darme cuenta de lo mucho que me necesitaba mi hijito. Necesitaba a su madre, no sólo físicamente, sino también emocionalmente. Yo siempre estaba fuera, siempre trabajando, y él encontraba consuelo en otra persona porque yo no estaba allí.

Un niño llorando | Fuente: Unsplash

Un niño llorando | Fuente: Unsplash

Me arrodillé y estreché a Marcus en un fuerte abrazo, sintiendo cómo sus pequeños brazos me envolvían. "Lo siento mucho, cariño. No sabía que te sentías así. Te prometo que lo haré mejor".

Shawn me puso una mano en el hombro y su voz se suavizó. "Harper, eres una madre estupenda. Sólo tenemos que encontrar la manera de que esto funcione".

Asentí, sin dejar de abrazar a Marcus. "Hablaré con mi jefe. Dejaré estos viajes si es necesario. Eres más importante que mi trabajo, Marcus. Te prometo que estaré aquí para ti".

Publicidad
Una mujer abraza a un niño que llora | Fuente: Unsplash

Una mujer abraza a un niño que llora | Fuente: Unsplash

Jessica se levantó, dejándonos espacio. "Siento si me he excedido. Sólo quería que Marcus se sintiera feliz y seguro mientras estuviera aquí".

Me sequé las lágrimas y esbocé una pequeña sonrisa. "Gracias, Jessica. Has sido muy amable con él. Te lo agradezco".

Mientras terminábamos el almuerzo, la tensión se fue disipando poco a poco. Hablamos y reímos, y sentí una renovada determinación. Tenía que estar ahí para mi familia, pasara lo que pasara.

Una mujer dando cucuruchos de helado a un niño | Fuente: Freepik

Una mujer dando cucuruchos de helado a un niño | Fuente: Freepik

Publicidad

Cuando llegamos a casa, llamé inmediatamente a mi jefe. No fue una conversación fácil, pero le expliqué que tenía que dejar los viajes de negocios. Mi jefe se mostró sorprendentemente comprensivo y llegamos a un nuevo acuerdo que me permitía quedarme más tiempo en casa.

Aquella noche, mientras metía a Marcus en la cama, me miró con una sonrisa soñolienta. "¿De verdad vas a estar más en casa, mamá?".

Primer plano de una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Primer plano de una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Le besé la frente, con el corazón henchido de amor. "Sí, cariño. Voy a estar aquí contigo todos los días. Se acabaron los viajes largos".

Me abrazó con fuerza. "Te quiero, mamá".

"Yo también te quiero, Marcus. Más que a nada en el mundo".

Publicidad

Shawn se unió a nosotros, sentándose en el borde de la cama y rodeándonos con los brazos a los dos. "Somos un equipo, ¿recuerdas? Lo resolveremos todo juntos".

Una madre durmiendo a su hijo | Fuente: Pexels

Una madre durmiendo a su hijo | Fuente: Pexels

Mientras estaba tumbada en la cama aquella noche, con los brazos de Shawn a mi alrededor, sentí una profunda sensación de paz. Nuestra familia era más fuerte que nunca, y sabía que podríamos enfrentarnos a cualquier cosa mientras estuviéramos juntos. El dibujo que antes me había llenado de miedo ahora me recordaba la importancia de estar presente.

Y desde aquel día, me hice la promesa de dar siempre prioridad a mi familia. Porque ningún trabajo, por importante que fuera, podría compararse al amor que compartíamos.

Publicidad
Una pareja de enamorados | Fuente: Unsplash

Una pareja de enamorados | Fuente: Unsplash

Si te ha gustado leer la historia de Harper, quizá quieras echar un vistazo a otro relato similar: El mundo de Katie da un vuelco cuando los inocentes dibujos de su hija sobre una misteriosa mujer rubia empiezan a insinuar una profunda traición familiar. ¿Hasta dónde llegará para descubrir la verdad que se oculta tras esos inquietantes dibujos?

La mujer de los dibujos de mi hija era una desconocida - Cuando descubrí la verdad, llamé a mi abogado

¿Alguna vez la vida te ha lanzado una bola curva, una que te haya costado mucho tiempo esquivar? Soy Katie, y estoy a punto de llevarte a la montaña rusa de una historia. Así que coge tu tentempié favorito y ponte cómodo: esta historia es de las que se cuentan en los libros.

Publicidad
Una madre sentada en el suelo con su hija | Fuente: Unsplash

Una madre sentada en el suelo con su hija | Fuente: Unsplash

Preparemos el escenario: soy una madre trabajadora con una melena rizada de cabello castaño rebelde, y mi pequeño mundo gira en torno a mi adorable hija, Alice. Mi marido, Jeff, suele estar fuera de la ciudad por motivos de trabajo, lo que significa que Alice pasa una buena parte del tiempo en casa de su abuela Darla.

Ahora bien, Darla, mi suegra, puede ser un poco... digamos excéntrica en sus mejores días. Pero lo que descubrí hace poco inclinó la balanza de lo estrafalario a lo francamente inquietante.

Una abuela abrazando a su nieta | Fuente: Pexels

Una abuela abrazando a su nieta | Fuente: Pexels

Publicidad

¿Te interesa saber cómo se desarrollaron los acontecimientos? Lee la historia completa aquí.

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

"¡Esta boda se cancela!", grita el novio tras conocer la verdad sobre su novia - Historia del día

05 de febrero de 2024

Mujeres se sinceraron sobre sus bodas canceladas tras conocer la verdad sobre sus otras mitades

13 de marzo de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mujer adopta a niña que no habla inglés y se sorprende al descubrir la verdad cuando aprende a comunicarse - Historia del día

06 de febrero de 2024

Mujer visita a mejor amiga que acaba de adoptar a un bebé, lo reconoce como su propio hijo biológico - Historia del día

07 de mayo de 2024

Mujer visita a su mejor amiga que acaba de adoptar a un bebé y lo reconoce como su propio hijo biológico - Historia del día

15 de abril de 2024

Mi hija dejó de hablar cuando mi suegra empezó a cuidarla - Mi esposa y yo encontramos un dibujo que expuso a su abuela

11 de marzo de 2024

"¡Esta boda se cancela!", grita el novio tras conocer la verdad sobre su novia - Historia del día

21 de febrero de 2024

Una mujer abre la puerta y ve a una niña llorando que dice que su madre está en casa - Historia del día

22 de abril de 2024

Mi hija de 4 años empezó a hacer dibujos sombríos tras descubrir accidentalmente el secreto de su papá

13 de febrero de 2024

Hombre se burla constantemente de esposa desempleada por no hacer nada, halla nota después de que se la lleva una ambulancia - Historia del día

21 de febrero de 2024

Se me partió el corazón cuando vi el "regalo" que mi suegra dejó en la mesita de noche en mi ausencia

23 de abril de 2024

Mi hijo pagó por mí durante nuestro viaje familiar, pero luego su ultimátum me mató

29 de abril de 2024

Mi hijo se quedaba callado al volver del colegio – Luego sus compañeros me enviaron vídeos

03 de junio de 2024