logo
Mujer joven durmiendo en la calle | Fuente: Shutterstock
Mujer joven durmiendo en la calle | Fuente: Shutterstock

Hombre rico deja atrás mansión de 300 millones de dólares mientras su hija duerme en el suelo con mucho frío - Historia del día

Jesús Puentes
11 jun 2024
12:15

Derek Bernard saltó a los titulares cuando dejó su mansión de 300 millones de dólares mientras su hija Carla dormía en el suelo a la intemperie. Todos se burlaron del adinerado hombre por abandonar a su hija y sintieron lástima por Carla, pero uno de ellos sabía cosas sobre Carla que nadie más sabía, y Carla pronto descubriría quién era esa persona.

Publicidad

Derek Bernard solo llevaba unos céntimos cuando llegó por primera vez a Nueva York. Se quedó huérfano muy joven, y sus abuelos se habían marchado a su adobe celestial cuando él cumplió trece años, dejándolo solo.

La vida en Nueva York era difícil, y Derek tuvo que depender de los ahorros de sus abuelos durante mucho tiempo. Luego tuvo algunos trabajos a tiempo parcial, ahorró dinero durante años y, poco a poco, lanzó su propia empresa.

Durante los primeros años, luchó para conseguir que la gente invirtiera en su empresa, pero al final todo salió bien y le fue bien. Casi diez años después, había expandido su empresa más allá de Estados Unidos, y manejar millones de dólares parecía una tarea sencilla.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, todo aquel dinero no tardó en subírsele a Derek a la cabeza, y empezó a menospreciar a la gente y a tratarla como a sus esclavos, incluida su esposa, Elena. "¿Una niña? ¿Has dicho que estás embarazada? ¿Estás loca, Elena?", le espetó cuando se enteró del embarazo de su mujer.

"Pero yo creía que querías ser padre, cariño", dijo Elena, perpleja ante la indignación de Derek.

"¡Quiero, pero no ahora! ¡Te dije que tomaras precauciones, Elena! No me importa, ¡tendrás que deshacerte de la niña!".

"Pero cariño, quiero tener este bebé. ¡Por favor!"

Derek fulminó a Elena con la mirada y dio un paso adelante. "¿Desde cuándo has empezado a contestarme, Elena? ¿Olvidaste tu verdadero lugar? Solo eras una camarera de tercera. Yo te traje de aquella ruina a este reluciente imperio. Así que si digo algo, debes obedecer, ¿entendido?".

"¡No, Derek! ¡Esta vez no! No interrumpiré el embarazo por tu culpa".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¡Ahh, debería haberte echado después de pasar unas cuantas noches contigo! No pasa nada, no es demasiado tarde. Haz las maletas y lárgate de aquí".

"¡¿Derek?! ¿Estás loco? ¡Sabes que no tengo a nadie excepto a ti! ¿Cómo puedes ser tan cruel?"

"¡No quiero a mi alrededor a gente que no sabe cuál es su sitio! ¡Así que date prisa y vete! Si no, discúlpate conmigo, deshazte de esa niña y quédate aquí. Depende de ti".

Embarazada de cuatro semanas en aquel momento, Elena tomó una decisión y abandonó la casa, decidida a demostrar a Derek que podía cuidar sola de su hija. Pero el destino tenía otros planes, y murió poco después de dar a luz.

Catherine, la enfermera presente durante el parto de Elena, llamó Carla a la niña y la ingresó en una residencia. También la visitaba a menudo para ver cómo estaba y asegurarse de que se encontraba bien.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sin embargo, cuando Carla creció, empezó a sentir curiosidad por todo. Empezó a preguntar a Catherine por sus padres biológicos y por cómo había acabado en una residencia. Catherine le contó todo sobre Elena y su muerte, incluso que Elena nunca mencionó a su marido.

Carla, que entonces tenía diez años, creyó que Catherine le ocultaba información sobre su padre y huyó de la residencia en busca de él y de la verdad. Pasaron los años y ella siguió vagando por las calles, pensando que un día encontraría a su padre biológico, pero cuando lo hizo ya era demasiado tarde.

Era una tarde normal de invierno, y Carla estaba extendiendo papel de periódico en el suelo para hacer su cama. Tras huir del orfanato, se quedó sin casa y sin trabajo porque nadie estaba dispuesto a contratarla. Entonces conoció a Josh, el propietario de una pequeña tienda de periódicos y revistas de Park Avenue, que la contrató por compasión.

Ni que decir tiene que el dinero que ganaba con ese trabajo era insuficiente para cubrir siquiera una comida al día, por lo que tener una casa y pagar el alquiler era un sueño lejano. De ahí que Carla acabara viviendo en la calle.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Su mirada se fijó en una foto impresa en la primera página del periódico mientras lo sostenía en la mano para difundirlo aquel día. El pie de foto decía: "Un millonario deja atrás una mansión de 300 millones de dólares, pero su hija duerme en el suelo pasando frío".

Carla desempolvó rápidamente el periódico, y cuando miró la foto más de cerca, ¡no podía creer lo que veían sus ojos! Era su foto, durmiendo en el callejón junto a la tienda, y al lado estaba la de Derek. ¡Así que este hombre es mi padre! Y, vaya, ¡está muerto!

Carla dobló el papel y lo tiró a la basura, creyendo que nunca sabría la verdad sobre su familia. Sin embargo, mientras dormía, su mente vagó hasta aquel artículo. Un momento; había el nombre de una periodista en ese artículo: Erica Fisher. ¿Cómo me ha localizado? ¿Es posible que sepa más que yo sobre mi familia? Quizá debería conocerla.

Al día siguiente, Carla fue a su oficina para reunirse con ella, pero cuando los guardias vieron que una adolescente mal vestida intentaba entrar en un medio de comunicación reputado, la detuvieron en la puerta. "¡Eh, chica! ¿Adónde vas? ¿Conoces a alguien de aquí?"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"He venido a reunirme con Erica Fisher. Quería consultarle sobre un artículo".

"¿Tienes cita con ella?"

"No, pero necesito reunirme con ella urgentemente. Por favor, déjame entrar".

"¡Lo siento, pero no podemos! Tienes que irte".

"Pero..." Carla intentó pedir al guardia que se lo permitiera, pero todas sus súplicas cayeron en saco roto. Abatida, la joven se dispuso a marcharse, pero justo entonces, una voz por detrás la detuvo. "¿Carla Bernard? ¿De verdad eres tú?" Carla se volvió y vio a una mujer de unos cuarenta años. Llevaba gafas y un bloc de notas en la mano.

"¿Erica Fisher? ¿Eres tú la que escribió ese artículo sobre mí?".

Erica le sonrió. "¿Quieres tomar un café antes? Creo que hay muchas cosas que debes saber".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Carla se enteró de toda la historia por Erica, ¡no daba crédito a lo que oía! "¿De verdad mi padre abandonó a mi madre embarazada?".

"¡Tienes razón, Carla! No solo eso, sino que tu padre tenía un montón de amantes. Tu padre saltó a la fama en la industria demasiado rápido, e inevitablemente se enfrentó a un montón de competidores. Uno de ellos nos envió información sobre tu familia y, cuando empezamos a investigar, ¡descubrimos que todo era cierto!"

"¿Entonces por qué no ayudasteis a mi madre? ¡Murió por vuestra culpa!"

"No, Carla. Solo nos enteramos después de que muriera tu madre. Nos dirigimos a la administración del hospital, pero se negaron a decirnos dónde estabas. Llevo mucho tiempo buscándote. Al igual que tú, mi padre nos abandonó a mi madre y a mí cuando era joven, y cuando supe de ti, quise ayudarte."

A Carla se le llenaron los ojos de lágrimas. "¡No puedo creer que me haya pasado todo esto! ¿Qué debo hacer ahora? Esperaba encontrar a mi padre y que me aceptara. Pero ahora no tengo adónde ir".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"No te preocupes, Carla, tengo algo para ti". Erica le entregó un cheque por valor de un millón de dólares. "Inmediatamente inicié una página de GoFundMe para ti después de publicar ese artículo. Por suerte, miles de voluntarios se ofrecieron a ayudarte, así que no tienes que preocuparte demasiado. ¡Conseguimos recaudar esta cantidad en solo tres días! Espero que te sirva de ayuda".

Los ojos de Carla se abrieron de par en par. "¡Un millón de dólares! ¿Pero qué voy a hacer con todo este dinero? Quiero decir, necesito ayuda, pero esto es demasiado para mí".

"¿Qué tal si terminas tus estudios y ayudas a la mujer que te cuidó hasta que escapaste de la residencia? Después de todo, fue nada menos que una madre para ti. Creo que se llama Catherine Davis, ¿verdad?". Erica sonrió a Carla mientras se levantaba para marcharse.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Aprende a ser amable y a ayudar a los demás. Cuando Erica supo lo de Carla, decidió ayudar a la indigente.
  • A veces la ayuda puede venir de lugares inesperados. Carla se había convencido de que nunca sabría la verdad sobre su familia. Pero entonces conoció a Erica, que le contó la verdad sobre su familia y la ayudó económicamente.

Si te ha gustado esta historia, quizá te guste esta sobre un hombre que se divorcia de su mujer tras 53 años de matrimonio y la descubre en un café con otro hombre.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o lugares reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son meramente ilustrativas. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si quieres compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Encontré recibos por miles de dólares en vestidos y joyas en el cajón de mi esposo — La verdad detrás de ellos me rompió el corazón

30 de mayo de 2024

Descubrí accidentalmente el oscuro secreto de mi esposa y resultó ser mucho peor que el engaño

08 de abril de 2024

Mi esposo le dio a nuestro hijo su viejo portátil, pero se olvidó de borrar de él sus fotos secretas

10 de abril de 2024

Se me heló la sangre cuando abrí el cajón de mi marido al día siguiente de mudarme con él

16 de marzo de 2024

Mi padre me dejó su mansión mientras su nueva esposa y su hija sólo recibían 10.000 dólares cada una

18 de abril de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

Mi marido me acusó de avergonzarlo mientras daba a luz a nuestro hijo, así que le di una lección

07 de abril de 2024

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

Mi novio rompió conmigo y me envió la cuenta por todo lo que "gastó en mí"

10 de junio de 2024

Hombre rico ve una vieja cruz en el cuello de su criada y palidece por un repentino recuerdo - Historia del día

13 de mayo de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Vi la foto de mi marido en un periódico - Ahora voy a pedir el divorcio

24 de mayo de 2024

Mi madre me abandonó nada más nacer - 21 años después, mi abuela me dio una llave suya con respuestas

17 de abril de 2024

Mareado por la anestesia, mi esposo contó que se gastó nuestros ahorros familiares - Cuando averigüé adónde fue el dinero, me puse furiosa

06 de junio de 2024