logo
Una joven triste el día de su graduación con gente animando de fondo | Fuente: AmoMama
Una joven triste el día de su graduación con gente animando de fondo | Fuente: AmoMama

Mis padres no acudieron a mi graduación escolar — Su excusa es ridícula

Hola a todos. Necesito compartir algo que me pesa desde hace mucho tiempo. Hace unos años, me gradué en la escuela, un día para el que había trabajado muy duro y del que estaba increíblemente orgullosa. Me hacía ilusión compartir este hito con mi familia, especialmente con mis padres, que creía que me habían apoyado durante todo mi camino. Sin embargo, su ausencia aquel día me ha perseguido desde entonces.

Publicidad

La ceremonia bullía de emoción: estudiantes con togas y birretes, familias animando y cámaras parpadeando por todas partes. Sentada entre mis compañeros, esperando a que dijeran mi nombre, experimenté una mezcla de nerviosismo y alegría.

Una foto en escala de grises de estudiantes sentados el día de su graduación | Fuente: Midjourney

Una foto en escala de grises de estudiantes sentados el día de su graduación | Fuente: Midjourney

Buscaba entre la multitud a mi madre y a mi padrastro, convencida de que estaban en algún lugar del mar de caras, quizá fuera de mi campo de visión. "Probablemente lleguen tarde", me decía a mí misma. "O quizá estén en un atasco. Llegarán en cualquier momento".

A medida que iban diciendo los nombres uno a uno, yo miraba a mi alrededor, intentando localizarlos. Cada vez que se abría una puerta o alguien se movía entre el público, mi corazón daba un brinco, pero volvía a desfallecer cuando no eran ellos. Me tranquilizaba una y otra vez, pensando que era imposible que se perdieran esto. Es mi graduación, por el amor de Dios.

Publicidad
Una joven con su toga y birrete de graduación del instituto | Fuente: Midjourney

Una joven con su toga y birrete de graduación del instituto | Fuente: Midjourney

Por fin llegó mi turno. Subí al escenario, con el corazón latiéndome en el pecho. Estreché la mano del director, cogí mi diploma y volví a mirar a la multitud, esperando, rezando por ver la sonrisa orgullosa de mi madre o el pulgar hacia arriba de mi padrastro.

Pero no había nada. Forcé una sonrisa para la cámara y volví a mi asiento, con un nudo en la garganta que crecía por momentos. Cuando terminó la ceremonia, corrí hacia donde estaban reunidas las familias, con la esperanza de ver las caras familiares de mis padres.

Una joven recibe su diploma de secundaria de manos del director | Fuente: Midjourney

Una joven recibe su diploma de secundaria de manos del director | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Deben de estar por aquí", pensé. Caminé de un lado a otro, escudriñando cada grupo, sintiéndome cada vez más desesperada. Al cabo de un rato, decidí mirar mi teléfono, pensando que tal vez me habían enviado un mensaje para avisarme de un retraso.

Allí estaba: un mensaje de mi madre. Mi corazón latía con fuerza cuando lo abrí, esperando leer algo sobre algún pequeño contratiempo que les había mantenido alejados. Pero lo que vi hizo que se me cayera la mandíbula y se me hundiera el corazón.

"Lo siento, no hemos podido ir. Ha surgido algo con tu hermanastra. Lo celebraremos más tarde. Felicidades".

Una joven con toga y birrete de graduación consulta su teléfono móvil | Fuente: Midjourney

Una joven con toga y birrete de graduación consulta su teléfono móvil | Fuente: Midjourney

Me quedé de pie, mirando el móvil, con las manos temblorosas. "¿Estás de broma?", pensé. "¿Qué podía ser más importante que mi graduación?".

Publicidad

Mi hermanastra Iris, que siempre ha sido el centro de su atención, obviamente había cogido algún tipo de rabieta. Pero, ¿qué podría haber sido esta vez?

Justo entonces, sentí una mano en el hombro. Era Justin, mi cita del baile. "Eh, ¿estás bien?", me preguntó, con la preocupación reflejada en el rostro.

Una joven con toga y birrete de graduación llorando | Fuente: Midjourney

Una joven con toga y birrete de graduación llorando | Fuente: Midjourney

Intenté hablar, pero las palabras se me atascaron en la garganta. Se me llenaron los ojos de lágrimas y, antes de darme cuenta, ya me caían por las mejillas.

La madre de Justin, la Sra. Anderson, vio lo que ocurría e intervino rápidamente. "Cariño, ven aquí", me dijo, y me abrazó cariñosamente. "No estás sola, estamos aquí para ti".

Publicidad

Me hicieron fotos de familia, me felicitaron y se aseguraron de que no me sintiera sola. Si no hubiera sido por ellos, no sé cómo habría superado aquel día.

Un joven posando para una foto con sus padres el día de su graduación | Fuente: Midjourney

Un joven posando para una foto con sus padres el día de su graduación | Fuente: Midjourney

Pero a medida que avanzaba el día y veía a otras familias celebrándolo juntas, el dolor volvía de golpe. Por mucho que lo intentara, el misterio de la ausencia de mis padres me carcomía.

Necesitaba saber qué había ocurrido, así que después de la celebración con la familia de Justin, me dirigí a casa, temiendo lo que pudiera averiguar.

Cuando llegué a casa, mis padres estaban allí, viendo la tele despreocupadamente, como si no hubiera pasado nada importante. Me quedé allí un momento, intentando procesar la escena.

Publicidad
Una pareja de ancianos sentada en el sofá de su casa | Fuente: Midjourney

Una pareja de ancianos sentada en el sofá de su casa | Fuente: Midjourney

La casa estaba tranquila y mis padres parecían relajados como si fuera cualquier otro día. Sentí que mi ira bullía al entrar en el salón.

"Oigan, ¿dónde estaban?", pregunté, con la voz temblorosa por una mezcla de dolor y furia. "Se perdieron mi graduación".

Mi madre suspiró, parecía un poco avergonzada. "Tu hermanastra se rompió una uña", dijo. "Se cogió una rabieta tremenda y exigió que la lleváramos al salón de belleza para que se la arreglaran inmediatamente. Estaba inconsolable, Britt".

Una joven enfadada en primer plano con su madre y su hermana de pie al fondo | Fuente: Midjourney

Una joven enfadada en primer plano con su madre y su hermana de pie al fondo | Fuente: Midjourney

Publicidad

Me quedé estupefacta, incapaz de creer lo que estaba oyendo. "¿Una uña rota?", repetí, alzando la voz. "¿Se perdieron mi graduación porque Iris se rompió una uña y se puso histérica?".

A mi hermanastra, que estaba tumbada en el sofá, ni siquiera pareció importarle. Se encogió de hombros y dijo: "Para mí era una emergencia".

La ira, el dolor y la incredulidad se arremolinaron en mi interior. ¿Cómo podían dar prioridad a algo tan trivial sobre un hito tan importante en mi vida?

Una joven descansando en el sofá de su casa | Fuente: Midjourney

Una joven descansando en el sofá de su casa | Fuente: Midjourney

Sentí una opresión en el pecho y luché por contener las lágrimas. Fue entonces cuando me di cuenta de lo torcidas que estaban las prioridades de mis padres. Siempre la habían mimado, pero éste era el punto de ruptura.

Publicidad

"¿Hablan en serio?", grité. "¿Se dan cuenta de lo mucho que esto significaba para mí?".

Mi madre apartó la mirada, incapaz de mirarme a los ojos. "Britt, lo sentimos. Lo celebraremos más tarde, te lo prometo".

Pero ya era demasiado tarde. El daño ya estaba hecho. En ese momento decidí que tenía que actuar para hacerles comprender cuánto daño me habían hecho.

Una joven haciendo la maleta en su habitación | Fuente: Midjourney

Una joven haciendo la maleta en su habitación | Fuente: Midjourney

Subí furiosa a mi habitación con lágrimas en los ojos. Abrí el armario y empecé a hacer las maletas. No podía quedarme en un lugar donde me sentía tan poco importante. Necesitaba estar en un lugar donde me valoraran.

Llamé a la familia de Justin, con voz temblorosa. "Buenas noches, Sra. Anderson. Quiero pedirle un favor. Pero no sé cómo...".

Publicidad

"Adelante, Brittany. ¿De qué se trata?", respondió la Sra. Anderson con esa voz tan dulce que tiene.

Una joven hablando por teléfono en su habitación | Fuente: Midjourney

Una joven hablando por teléfono en su habitación | Fuente: Midjourney

"¿Puedo quedarme un tiempo con ustedes? He tenido un altercado con mi familia y necesito salir de aquí".

La madre de Justin no dudó. "Por supuesto, cariño. Aquí siempre serás bienvenida".

Hice las maletas rápidamente, mi enfado me daba energía. Cuando volví abajo, mis padres seguían en el sofá, con cara de asombro.

"Me voy", dije, con voz fría. "Necesito un tiempo lejos de esta casa, de ustedes".

Mi madre intentó detenerme. "Por favor, no lo hagas, Britt. Lo sentimos".

Publicidad
Una mujer sale de su casa con una maleta en la mano | Fuente: Midjourney

Una mujer sale de su casa con una maleta en la mano | Fuente: Midjourney

Pero yo no quería oírlo. "Es demasiado tarde. Tengo que irme".

Salí por la puerta, con el corazón latiéndome con fuerza. Fue una decisión difícil, pero sabía que tenía que defenderme. Tenía que demostrarles lo mucho que me habían herido sus palabras y su comportamiento insensible.

En las semanas siguientes, me centré en construir mi propia vida. Encontré trabajo, ahorré y finalmente conseguí mi propio apartamento. Mis padres intentaron ponerse en contacto conmigo, pero ignoré sus llamadas y mensajes.

Primer plano de una joven utilizando su ordenador portátil | Fuente: Pexels

Primer plano de una joven utilizando su ordenador portátil | Fuente: Pexels

Publicidad

Necesitaba espacio para curarme y demostrarles que me tomaba en serio las consecuencias de sus actos.

Años después, cuando ya me había mudado y había construido mi propia vida, decidí dar otra oportunidad a mis padres. Me iba a graduar en la universidad, un hito que esperaba que les ofreciera una oportunidad de redención.

A pesar de todo lo que había pasado, seguía queriendo que formaran parte de ello. Quizá, sólo quizá, se darían cuenta de lo mucho que su apoyo significaba para mí.

Una joven el día de su graduación universitaria | Fuente: Midjourney

Una joven el día de su graduación universitaria | Fuente: Midjourney

Durante toda la ceremonia, seguí buscando a mis padres, buscando sus caras entre el mar de familias orgullosas. Pero, al igual que la última vez, no estaban por ninguna parte.

Publicidad

Después de la ceremonia, consulté mi teléfono, esperando una explicación. Había un mensaje de mi madre. Me temblaron las manos al abrirlo.

"Lo siento, no hemos podido ir. Iris está embarazada y se le antojó un pastel concreto de una pastelería de la ciudad vecina. Nos quedamos atrapados en un atasco cuando volvíamos. Lo celebraremos más tarde. Felicidades".

Una joven con traje de graduación consulta su teléfono móvil | Fuente: Midjourney

Una joven con traje de graduación consulta su teléfono móvil | Fuente: Midjourney

No me cabía en la cabeza lo que estaba leyendo. Se habían perdido mi graduación universitaria porque Iris quería tarta y se habían quedado atrapados en un atasco para satisfacer su antojo. Parecía un déjà vu. Pero más allá de eso, me di cuenta de que nada había cambiado realmente.

"Fuiste una tonta por creer que esta vez aparecerían, Britt. Espero que por fin hayas aprendido la lección". Mientras la voz de mi cabeza repetía estas dolorosas palabras, las lágrimas corrían por mis mejillas.

Publicidad
Una joven triste el día de su graduación | Fuente: Midjourney

Una joven triste el día de su graduación | Fuente: Midjourney

Justin me encontró poco después. "No vinieron, ¿verdad?", dijo suavemente.

Sacudí la cabeza y se me llenaron los ojos de lágrimas. "No, no vinieron".

Me abrazó. "Lo siento mucho, Britt".

Caminamos hasta donde nos esperaba su familia, que me dio una calurosa bienvenida, igual que años atrás.

Con el tiempo, Justin y yo habíamos estrechado lazos y finalmente nos habíamos ido a vivir juntos. Su familia me había apoyado increíblemente, ofreciéndome el amor y la atención que nunca había recibido de mis padres.

Una joven sentada en el sofá perdida en sus pensamientos | Fuente: Midjourney

Una joven sentada en el sofá perdida en sus pensamientos | Fuente: Midjourney

Publicidad

Aquella noche, sentada en nuestro apartamento, rodeada de tarjetas de felicitación y flores de amigos, reflexioné sobre los acontecimientos del día.

El dolor persistía, pero llegué a una conclusión importante: quienes se supone que te quieren y te apoyan incondicionalmente a veces pueden decepcionarte de las formas más dolorosas. Sin embargo, sus acciones no definen tu valía.

Mientras estaba sumida en mis pensamientos, Justin se acercó y se sentó a mi lado. Me cogió suavemente la mano y me dijo: "Sabes, Britt, pase lo que pase, eres increíble. Has conseguido mucho y estoy muy orgulloso de ti".

Un birrete de graduación azul, tarjetas y flores sobre una superficie lisa | Fuente: Midjourney

Un birrete de graduación azul, tarjetas y flores sobre una superficie lisa | Fuente: Midjourney

Le miré a los ojos, sintiendo que un calor se extendía por mi pecho. "Gracias, Justin. No sé qué haría sin ti".

Publicidad

Sonrió, apretándome la mano. "Siempre estaré aquí".

Con Justin a mi lado, me sentía segura de poder superar cualquier reto y encontrar mi lugar en el mundo.

Mirando hacia atrás, he aprendido que, aunque se les dé una segunda oportunidad, algunas personas pueden decepcionarte. Y no pasa nada. No es un reflejo de tu valía, sino de su incapacidad para apreciarla.

Una joven pareja de enamorados pasando tiempo juntos | Fuente: Midjourney

Una joven pareja de enamorados pasando tiempo juntos | Fuente: Midjourney

Haz clic aquí para leer otra historia: Cuando el padre de Michael falta a su graduación para llevar a su hijastro, Tommy, al zoo, Michael quiere darle una lección. Tras años de ser marginado, Michael por fin toma represalias. Planea una cena de graduación para desenmascarar a su padre, pero entonces, las cosas dan un giro...

Publicidad

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mis padres no asistieron a mi boda porque el perro de mi hermana estaba enfermo – ¿Estuvo mal lo que hice?

09 de mayo de 2024

Mujer hace pedazos el vestido de graduación de su hijastra - El padre defiende a su hija y le da una lección a la mujer

21 de marzo de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Mi hermana tiene un hobby inusual, pero nunca esperé que arruinara mi fiesta de graduación

28 de mayo de 2024

Mi madrastra me regaló una mochila escolar usada por mi cumpleaños mientras sus hijas recibían regalos caros - Por fin el karma la ha alcanzado

30 de mayo de 2024

¿Estoy equivocada por usar la aventura de mi marido con mi prima en su contra?

05 de abril de 2024

Mis hijastros codiciosos mintieron a mi esposo moribundo diciéndole que robé sus joyas y mi marido sabio les dio una lección

10 de junio de 2024

Mis padres me dieron 10.000 dólares para pagar la universidad — Me sorprendió saber lo que querían a cambio

25 de abril de 2024

Oí a mis padres susurrar sobre mí, creyendo que estaba dormida – Su mentira destrozó mi vida

08 de junio de 2024

Mi padre me dejó su mansión mientras su nueva esposa y su hija sólo recibían 10.000 dólares cada una

18 de abril de 2024

Mis padres me quitaron la herencia del abuelo para la universidad sin ni siquiera preguntar, pero la vida les demostró que se equivocaron

28 de abril de 2024

Escuché a mis padres cuchichear sobre la posibilidad de separarme de mi novia — Decidimos jugar mejor que ellos

29 de mayo de 2024

Mi mujer me ofreció como voluntario para ayudar a su familia en la mudanza mientras ella iba a un partido de hockey con su amigo - Le di una lección

27 de mayo de 2024

Mi marido me engañó durante nuestro matrimonio de 8 años - Se quedó sin nada después de conseguir mi venganza

25 de abril de 2024