logo
Hombre mayor sentado a la mesa | Fuente: Midjourney
Hombre mayor sentado a la mesa | Fuente: Midjourney

¿Me equivoco por darle una lección a mi suegro tras intentar no pagar la factura?

Cuando Jerry, el suegro de Carmen, invita a Leo y a ella a cenar, a la pareja le entusiasma la idea de pasar tiempo con el viejo. Pero Jerry, conocido por su tacañería, hace que la invitación parezca un raro gesto de generosidad. En lugar de eso, le da la cuenta a Leo, alegando que ha perdido la cartera. Cuando la pareja se da cuenta de la verdad, le dan una lección.

Publicidad

El fin de semana pasado, mi suegro Jerry nos invitó a cenar a mi marido Leo y a mí a un restaurante de lujo.

Un hombre mayor sonriente | Fuente: Midjourney

Un hombre mayor sonriente | Fuente: Midjourney

"Hace semanas que no comemos juntos", dijo Jerry por teléfono. "Es hora de que nos sentemos y disfrutemos de una buena comida".

"¿Vamos a buscarte, papá?", preguntó Leo mientras apagaba el portátil.

"No", dijo Jerry. "Nos vemos allí".

"Esto está muy bien", le dije a mi marido. "No hacemos cosas así muy a menudo. Creo que deberíamos arreglarnos y pasar una buena velada".

Publicidad

"Estoy de acuerdo, cariño", dijo Leo. "Vamos a pasarlo bien".

Una mujer maquillándose | Fuente: Pexels

Una mujer maquillándose | Fuente: Pexels

El restaurante era exquisito, con una iluminación tenue y un suave zumbido de música de jazz en directo de fondo.

"Realmente ha elegido un sitio elegante", dijo Leo, cogiéndome de la mano mientras mirábamos a nuestro alrededor en busca de Jerry.

"¡Oigan, ustedes dos! Vengan aquí", gritó Jerry, con el rostro iluminado por una amplia sonrisa.

El interior de un restaurante | Fuente: Midjourney

El interior de un restaurante | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Hola, papá", dijo Leo, agachándose para abrazar a su padre.

Saqué mi silla y nos sentamos, dispuestos a pasar un rato con Jerry.

"Háblenme de ustedes dos", dijo Jerry, mirando el menú. "¿Qué ha sido de ustedes? ¿Sigues en ese bufete, Carmen?".

"¡Sí, también me hice socia!", dije emocionada. "Pero el anuncio oficial no llegará hasta el año que viene".

Leo siguió hablando de trabajo y de cómo nos estaba buscando para comprar una casa.

Una abogada sentada en su mesa | Fuente: Midjourney

Una abogada sentada en su mesa | Fuente: Midjourney

"Por si queremos tener hijos, ¿sabes, papá?", dijo. "¿Y qué hay mejor que hacer una barbacoa un domingo por la tarde?".

Publicidad

"A tu madre le encantaban las tardes así", dijo Jerry, sorbiendo su limonada.

Pedimos la comida y Jerry nos contó que le apetecía mucho un viaje a Hawai.

Platos de comida | Fuente: Midjourney

Platos de comida | Fuente: Midjourney

"Creo que necesito un cambio de aires", dijo. "Y todo ese sol me vendrá bien. Me siento muy solo sin tu madre para ser aventurero".

Le sonreí con tristeza.

Desde el fallecimiento de mi suegra, hacía casi dos años, el peso de su ausencia aún se sentía con mucha fuerza.

Una lápida con flores amarillas | Fuente: Midjourney

Una lápida con flores amarillas | Fuente: Midjourney

Publicidad

Jerry apenas hacía nada sin que Leo y yo se lo pidiéramos constantemente, así que el hecho de que quisiera llevarnos a cenar era un gran logro en cuanto a su curación.

"¿Pero querrías ir solo?", preguntó Leo, terminando su comida con un largo trago de whisky.

"No", dijo Jerry. "Quizá con un grupo de turistas o algo así. Sería más barato que hacerlo solo. Y debería haber descuentos para mayores".

Un grupo de ancianos de pie | Fuente: Midjourney

Un grupo de ancianos de pie | Fuente: Midjourney

"¿Les apetece un postre?", preguntó nuestro camarero, trayendo tres menús de postres.

"Nunca diré que no al postre", dije, ojeando el menú.

Después, mi suegro siguió hablando de lo mucho que estaba disfrutando jugando al golf con sus nuevos amigos.

Publicidad
Un camarero con un menú en la mano | Fuente: Midjourney

Un camarero con un menú en la mano | Fuente: Midjourney

"Me encanta pasar tiempo fuera y lejos de casa", dijo. "Y el golf es tan lento o tan rápido como yo quiera que sea. No hay expectativas. Y no me duelen nada las rodillas".

Llegó el postre, y Leo pidió la cuenta poco después.

Un anciano jugando al golf | Fuente: Midjourney

Un anciano jugando al golf | Fuente: Midjourney

Publicidad

Los dos sabíamos que cabía la posibilidad de que tuviéramos que pagar la cena, pero no nos importó. Jerry era conocido por su tacañería.

Pero Jerry parecía tenerlo bajo control hasta que dejó de tenerlo.

Cogió la cuenta y buscó la cartera en el bolsillo, pero al hacerlo, su actitud alegre cambió radicalmente.

La cuenta de un restaurante sobre una mesa | Fuente: Midjourney

La cuenta de un restaurante sobre una mesa | Fuente: Midjourney

Empezó a palparse los bolsillos, con una expresión cada vez más angustiada.

"¡Debo de haber perdido la cartera! No lo puedo creer", dijo mi suegro, con la voz temblorosa y los ojos casi llenos de lágrimas.

"No pasa nada, papá", le tranquilizó Leo. "Lo tenemos controlado".

Publicidad

Pero a la mañana siguiente algo me llamó la atención.

Un anciano angustiado | Fuente: Midjourney

Un anciano angustiado | Fuente: Midjourney

Estaba sentada en la cama, tomando un té mientras recorría las fotos de la noche anterior.

Allí, en una de las fotos que le pedimos al camarero que hiciera, estaba la cartera de Jerry, asomando claramente del bolsillo trasero.

Se me revolvió el estómago con una mezcla de incredulidad y diversión. Era un movimiento clásico de Jerry.

Me acerqué a mi marido, que estaba haciendo sándwiches tostados, y le enseñé la foto.

Hombre haciendo un bocadillo en casa | Fuente: Midjourney

Hombre haciendo un bocadillo en casa | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Tienes que ver esto", le dije.

Mi marido se rió, sacudiendo la cabeza.

"Parece que Jerry nos la ha jugado, cariño".

Un hombre riendo | Fuente: Midjourney

Un hombre riendo | Fuente: Midjourney

Nos sentamos a comer nuestros bocadillos tostados en silencio, pensando los dos si debíamos sacar el tema con Jerry o no.

Al final, decidimos que había llegado el momento de vengarnos.

"Creo que es necesario. Hay que darle una lección", dije.

Una mujer sonriente | Fuente: Midjourney

Una mujer sonriente | Fuente: Midjourney

Publicidad

El fin de semana siguiente invitamos a mi suegro a un restaurante aún más lujoso.

"Es muy lujoso, papá", dijo Leo por teléfono. "Así que ponte un traje si quieres".

"¿Eso no significa raciones pequeñas de comida y precios ridículos?", preguntó.

Un hombre mayor vestido de traje | Fuente: Midjourney

Un hombre mayor vestido de traje | Fuente: Midjourney

"Así es", convino Leo. "Pero también se trata de la experiencia. Carmen lleva mucho tiempo queriendo ir. Y no te preocupes por eso, corre de nuestra cuenta".

En el restaurante, retomamos nuestra cómoda rutina de ponernos al día sobre la semana.

Una pareja sentada a la mesa en un restaurante | Fuente: Midjourney

Una pareja sentada a la mesa en un restaurante | Fuente: Midjourney

Publicidad

"¡El otro día probé a comer okra!", exclamó Jerry. "Una de las señoras del centro de mayores trajo un plato de okra frita y berenjena frita. No estaba mal, pero no sé si volvería a comerlo".

Me reí entre dientes de Jerry. A pesar de lo aventurero que intentaba ser con la comida, sabía lo que le gustaba y se ceñía a ello.

La cena se nos pasó volando, charlando de todo y de nada.

Un plato de comida | Fuente: Midjourney

Un plato de comida | Fuente: Midjourney

Y cuando el camarero trajo la cuenta, nos tocó hacer nuestras mejores actuaciones.

Leo se palpó el bolsillo con exagerada preocupación, con el ceño fruncido.

"Oh, cariño", dijo. "Me habré dejado la cartera en casa. Carmen, por favor, dime que tienes la tuya; sé que has cambiado de bolso".

Publicidad

Fingí pánico mientras rebuscaba en mi bolso.

Una mujer abriendo su bolso | Fuente: Midjourney

Una mujer abriendo su bolso | Fuente: Midjourney

"Maldita sea", dije. "Yo tampoco tengo la mía aquí; supuse que tú tendrías la tuya, así que no volví a comprobarlo antes de salir de casa".

"Papá, ¿crees que podrías cubrirlo? Te lo devolveremos, por supuesto", dijo Leo solemnemente. "Lo siento, papá. A veces Carmen y yo vamos demasiado deprisa y nos olvidamos de las cosas".

Jerry parecía atónito, con los ojos desviados entre nosotros y la factura.

Anciano mirando la factura | Fuente: Midjourney

Anciano mirando la factura | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Bueno, sí. Supongo que sí", murmuró, cogiendo la cartera a regañadientes.

El camarero, al que Leo había informado de nuestro plan, intervino.

"Lo siento, señor", le dijo el camarero a Leo. "Pero aquí tenemos una política estricta. Si no se paga la cuenta, llamamos a la policía".

El rostro de Jerry palideció mientras acercaba la cuenta. Tanteó la cartera y finalmente sacó la tarjeta de crédito con manos temblorosas.

Anciano entregando su tarjeta al camarero | Fuente: Midjourney

Anciano entregando su tarjeta al camarero | Fuente: Midjourney

Leo y yo intercambiamos sonrisas, esperando que Jerry se hubiera dado cuenta de que le habían pillado en su propio juego.

"Sabes", dijo mi marido mientras salíamos del restaurante, "creo que deberíamos tomar un helado. Papá tenía razón sobre las porciones pequeñas".

Publicidad

Nos dirigimos a la heladería local en silencio. Me pregunté si Jerry pensaba que él también iba a pagar el helado.

Un congelador de helados | Fuente: Unsplash

Un congelador de helados | Fuente: Unsplash

"Vamos, papá, elige los sabores", dijo mi marido, haciendo nuestros pedidos.

Cuando estábamos listos para pagar, Leo sacó la cartera del bolsillo de su traje.

"¿Tienes la cartera? ¿La has tenido todo el rato?", preguntó Jerry.

Un hombre abriendo su cartera | Fuente: Unsplash

Un hombre abriendo su cartera | Fuente: Unsplash

Publicidad

Leo asintió a su padre.

"Lo que hiciste el fin de semana pasado no estuvo bien, Jerry. Claro que íbamos a hacernos cargo de la factura. Pero fue la forma en que mentiste al respecto. Vi tu cartera asomando del bolsillo cuando miré las fotos a la mañana siguiente. La tenías y mentiste", dije.

"Lo siento", dijo Jerry, apartando su cuenco de mí. "No debería haber intentado evitar pagar. Y prometo que no volverá a ocurrir".

Boles de helado | Fuente: Unsplash

Boles de helado | Fuente: Unsplash

Leo y yo nos sonreímos. Parecía que la lección estaba aprendida.

"Te lo agradecemos", dije. "Porque nos encanta pasar tiempo juntos en familia".

Publicidad

¿Qué habrías hecho tú?

Una pareja sonriéndose | Fuente: Midjourney

Una pareja sonriéndose | Fuente: Midjourney

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra.

A mi abuela de 72 años la echaron de un restaurante de lujo - Su regreso pocos días después dejó pálido al camarero

Cuando los abuelos de Nate quieren celebrar su aniversario con una cena de lujo en un restaurante local, su abuela entra a elegir qué platos le apetecen de la mesa.

Una anciana con bastones | Fuente: Pexels

Una anciana con bastones | Fuente: Pexels

Publicidad

Pero una cosa lleva a la otra cuando vuelca un plato, lo que provoca que la echen. Pero Nate trama su venganza.

Lee la historia completa aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Pensé que le había dado una lección a mi suegra, pero fue más lista que yo después de "olvidar" su cartera para ir a cenar a un restaurante

26 de abril de 2024

Mi novio intentó usar mi dinero para impresionar a unos amigos y pagó por ello

08 de mayo de 2024

Mi cita me guardó en secreto en sus contactos como "BOLSA DE DINERO" - Pero nunca esperó la lección que le enseñé

13 de marzo de 2024

Mi cuñada me exigió que pagara 1.000 dólares por ella y sus amigas en un restaurante, pero mi marido y yo le dimos una lección

21 de marzo de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

Me echaron del restaurante por mi edad y mi atuendo - Días después, volví para vengarme

21 de mayo de 2024

Mi padre destrozó nuestra familia con un solo mensaje - Me vengué, pero a qué precio

30 de mayo de 2024

Le pedí a mi abuela que caminara hacia el altar en mi boda — Mi familia exige que me disculpe por ello

13 de junio de 2024

Adolescente rica se ríe de los indigentes hasta que descubre su propio destino - Historia del día

22 de abril de 2024

Me encontré con mi ex prometido, que me dejó porque "no era lo suficientemente buena" – Estaba en una cita y mi venganza fue dura

14 de junio de 2024

Mi cuñada me llamó tacaña por regalar a su hijo un "vergonzoso" regalo hecho a mano

18 de abril de 2024

Descubrí el perfil secreto de mi marido en un sitio de citas – Creé una cuenta falsa y le invité a una cita que nunca olvidará

19 de junio de 2024

Mi novio me exigió que le diera mi tarjeta para pagar nuestra cuenta en el restaurante

20 de mayo de 2024