logo
Un hombre conmocionado mirando la pantalla de su portátil | Fuente: Shutterstock
Un hombre conmocionado mirando la pantalla de su portátil | Fuente: Shutterstock

La esposa de mi jefe me envió un misterioso correo electrónico – Su contenido me conmocionó

Una noche en la oficina, Mike recibió un misterioso correo electrónico. Le picó la curiosidad, así que lo abrió, y una oleada de conmoción le golpeó al ver un montón de fotos escalofriantes. Todo su mundo dio un vuelco en un segundo, y todo lo que creía saber sobre su vida le pareció mentira.

Publicidad
La mano de un hombre apoyada en su portátil | Fuente: Pexels

La mano de un hombre apoyada en su portátil | Fuente: Pexels

Nunca esperé que mi vida cambiara con un solo mensaje de texto.

Era tarde y la oficina estaba inquietantemente silenciosa. Estaba terminando el informe mensual bajo la luz parpadeante que había sobre mi mesa cuando, de repente, mi teléfono zumbó, sacándome de mi trance laboral.

"¡Comprueba tu correo electrónico, tienes que ver esto!", decía el mensaje de un número desconocido.

El corazón me dio un vuelco. ¿De qué podría tratarse?, me pregunté.

Con curiosidad y ansiedad, abrí mi correo electrónico.

Publicidad
Una persona utilizando su teléfono y su portátil simultáneamente | Fuente: Unsplash

Una persona utilizando su teléfono y su portátil simultáneamente | Fuente: Unsplash

Y allí estaba. Quince fotos. Hice clic en la primera y mi mundo empezó a desmoronarse.

Allí estaba Catherine, mi esposa, con mi jefe. Estaban en un restaurante, riéndose durante la cena. Hice clic en la siguiente foto, y era de ellos juntos en un automóvil.

Se me hizo un nudo en el estómago al ver más fotos: los dos abrazados, besándose, entrando en un hotel. La última foto los mostraba juntos en la cama. Me temblaban las manos. No podía creer lo que estaba viendo.

Una pareja a punto de besarse | Fuente: Pexels

Una pareja a punto de besarse | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Quién enviaría esto?", murmuré, echando un vistazo a la oficina vacía. Estaba conmocionado y furioso.

Catherine y yo trabajamos para una empresa de logística. Ella ocupa un alto cargo, y yo aún soy junior. Nuestro jefe la respeta y aprecia mucho, y me pregunté si sería por esto.

En aquel momento, Catherine estaba de viaje de negocios con él, y no pude evitar sospechar que todo era una mentira para encubrir su aventura.

De repente, mi teléfono volvió a sonar. "Tenemos que hablar", me escribió el mismo número desconocido.

Teléfono con notificación de texto | Fuente: Midjourney

Teléfono con notificación de texto | Fuente: Midjourney

Me quedé mirando el mensaje, con la mente dándome vueltas. ¿Quién era? ¿Cómo habían conseguido esas fotos? ¿Y por qué me las enviaban a mí?

Publicidad

Me recliné en la silla, intentando estabilizar la respiración. El silencio de la oficina me resultaba opresivo. Tenía que resolverlo.

Escribí rápidamente una respuesta: "¿Quién eres? ¿Por qué has enviado estas fotos?".

Hombre tecleando en el teléfono | Fuente: Midjourney

Hombre tecleando en el teléfono | Fuente: Midjourney

Después de darle a enviar, esperé con los ojos pegados a la pantalla. Los segundos me parecieron horas. Mi mente repasó todas las interacciones que había tenido con Catherine y mi jefe.

¿Había señales que se me hubieran pasado por alto? ¿El ascenso de Catherine se debía a su aventura con nuestro jefe?

Mi teléfono volvió a sonar.

Mi corazón latió con fuerza cuando abrí el mensaje: "Reúnete conmigo en casa de tu jefe. Tienes que saber la verdad".

Publicidad

Me levanté y cogí el abrigo.

Tenía que saber qué estaba pasando.

Hombre saliendo de la oficina | Fuente: Midjourney

Hombre saliendo de la oficina | Fuente: Midjourney

El trayecto hasta la casa de mi jefe se me hizo eterno, aunque sólo estaba al otro lado de la ciudad. La rabia y la traición ardían en mi interior, haciendo que apretara con fuerza el volante.

¿Cómo pudo Catherine hacerme esto?

Cuando llegué, la casa estaba a oscuras, salvo por una luz en la cocina. Aparqué y me acerqué a la puerta, sintiendo el pulso en los oídos. Llamé y la puerta se abrió casi de inmediato.

La casa | Fuente: Midjourney

La casa | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Mike, pasa", dijo una mujer. Era la esposa de mi jefe. Parecía preocupada, pero había algo más en sus ojos.

"Gracias", murmuré, entrando. Me condujo a la cocina, donde nos sentamos en una mesita.

"¿Por qué enviaste esas fotos?", pregunté, intentando mantener la voz firme.

Ella suspiró, sirviéndose dos vasos de vino. "Sospeché que mi marido me engañaba con Catherine desde hacía un mes. Contraté a un investigador privado para que los siguiera. Siento que hayas tenido que ver eso".

Una mujer con una copa de vino en la mano | Fuente: Freepik

Una mujer con una copa de vino en la mano | Fuente: Freepik

Cogí el vaso que me ofrecía y me lo bebí de un trago. El vino era fuerte y me quemaba la garganta. Me sirvió otro.

Publicidad

"Necesitaba saberlo", dije, sintiéndome patético por la situación. "¿Pero por qué me lo dices ahora?".

Me miró con ojos tristes. "Pensé que merecías saber la verdad. Los dos nos merecemos algo mejor que esto".

Seguimos hablando y bebiendo. Mi rabia y mi confusión se difuminaban con cada vaso de vino.

Un hombre bebiendo vino | Fuente: Pexels

Un hombre bebiendo vino | Fuente: Pexels

Ella me escuchaba despotricar sobre la traición, asintiendo con simpatía, y sentí una extraña conexión con ella.

En algún momento, el alcohol me afectó. Mis pensamientos eran confusos y había perdido el juicio. Se acercó y me tocó el brazo.

"No estás solo en esto, Mike", susurró. Y no supe qué se apoderó de mí al momento siguiente.

Publicidad

Antes de darme cuenta, estábamos en su dormitorio.

Una pareja en la cama | Fuente: Freepik

Una pareja en la cama | Fuente: Freepik

A la mañana siguiente, la luz del sol se colaba por las cortinas, despertándome.

La cabeza me latía con fuerza y me sentía desorientado. Al abrir los ojos, me di cuenta de lo que había hecho.

El pánico se apoderó de mí cuando me asaltaron los recuerdos de la noche anterior.

Hombre desorientado en la cama | Fuente: Midjourney

Hombre desorientado en la cama | Fuente: Midjourney

Publicidad

Me incorporé rápidamente, arrepintiéndome de todas las decisiones que me habían conducido hasta aquí. La esposa de mi jefe estaba tumbada a mi lado, sonriendo. Parecía demasiado satisfecha de sí misma.

"Buenos días, Mike", dijo, estirándose perezosamente. "Parece que hayas visto un fantasma".

"¿Qué he hecho?", susurré, sintiendo que me golpeaba una oleada de náuseas. "¡Ha sido un error!".

Hombre lamentando sus actos | Fuente: Freepik

Hombre lamentando sus actos | Fuente: Freepik

Su sonrisa se ensanchó. "Oh, no ha sido un error. Me he divertido. ¿Verdad que sí?".

Me levanté, cogí mi ropa, necesitaba escapar de esta pesadilla. "Tú enviaste esas fotos", dije, con la voz temblorosa. "¿Por qué?".

Publicidad

Se incorporó y su sonrisa se volvió fría. "Falsifiqué las fotos. Necesitaba un poco de emoción mientras mi marido estaba fuera. Tú eras el peón perfecto".

Una mujer sonriente | Fuente: Pexels

Una mujer sonriente | Fuente: Pexels

Se me heló la sangre. "Me utilizaste", dije, dándome cuenta de la profundidad de su engaño. "Y Catherine... ¿no me está engañando?".

"No, no te engaña", confirmó, con los ojos brillantes de malicia. "Pero si se lo cuentas a alguien, perderás tu trabajo y, por supuesto, tu dulce mujercita también se quedará sin trabajo. ¿Entendido?".

Se me hundió el corazón. El peso de lo que había hecho me aplastó. Me vestí rápidamente, no quería estar más tiempo en su presencia. "Eres malvada", murmuré, dirigiéndome a la puerta.

Publicidad
Un hombre deprimido | Fuente: Pexels

Un hombre deprimido | Fuente: Pexels

"Recuerda, Mike", gritó tras de mí. "Mantén la boca cerrada".

Conduje hasta casa, con la mente a mil por hora.

Tenía que decirle la verdad a Catherine. No podía vivir con aquel secreto, y ella merecía saberlo. Sin importar las consecuencias, le debía sinceridad.

Un hombre conduciendo | Fuente: Pexels

Un hombre conduciendo | Fuente: Pexels

Publicidad

Me senté en el sofá, mirando fijamente a la puerta, atormentado por la culpa. Mi mente repetía una y otra vez los acontecimientos de la noche anterior. Sentía que estaba a punto de derrumbarme. Catherine llegaría en cualquier momento y tenía que decirle la verdad.

El sonido de la puerta al abrirse me sacó de mis pensamientos. "Mike, estoy en casa", gritó Catherine, con la voz llena de alegría. Entró en el salón con una sonrisa radiante.

Dejó caer su bolso y corrió a abrazarme.

Bolsas de viaje sobre una cama | Fuente: Pexels

Bolsas de viaje sobre una cama | Fuente: Pexels

"Te he echado mucho de menos", dijo, rodeándome con los brazos.

El calor de su abrazo me hizo sentir aún peor. ¿Cómo había podido traicionarla?

Publicidad

"Yo también te he echado de menos", conseguí decir, con la voz temblorosa.

Le devolví el abrazo, apretando un poco más, sabiendo que lo que estaba a punto de hacer lo cambiaría todo.

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Catherine se apartó un poco, mirándome a los ojos. "¿Qué te pasa, Mike?", preguntó, y su sonrisa se desvaneció al notar mi angustia. "Pareces muy tenso".

Respiré hondo, sintiendo el peso de la verdad presionándome. "Catherine, tenemos que hablar", dije, con la voz apenas por encima de un susurro.

Su expresión se volvió seria y sus ojos se llenaron de preocupación. "¿Qué pasó?", preguntó, sentándose a mi lado. Me cogió la mano y me dio un apretón tranquilizador.

Publicidad
Una pareja cogida de la mano | Fuente: Pexels

Una pareja cogida de la mano | Fuente: Pexels

Respiré hondo y empecé. "Catherine, tengo que contártelo todo", dije con voz temblorosa. "Todo empezó con un mensaje de texto de un número desconocido. Me dijeron que comprobara mi correo electrónico y, cuando lo hice, había fotos tuyas y de mi jefe...".

Los ojos de Catherine se abrieron de par en par, pero permaneció en silencio, esperando a que continuara.

"Las fotos los mostraban juntos, en restaurantes, en un coche, entrando en un hotel y... en la cama", dije, con la voz quebrada. "Estaba muy dolido y enfadado. No pensaba con claridad".

Un hombre negro deprimido | Fuente: Freepik

Un hombre negro deprimido | Fuente: Freepik

Publicidad

"Fui a ver a la esposa del jefe. Bebimos, y yo estaba tan mal... cometí un terrible error".

Los ojos de Catherine se llenaron de lágrimas.

"Mike, ¿por qué no acudiste a mí primero?", preguntó con voz temblorosa. "¿Por qué creíste esas fotos sin hablar conmigo?".

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

"Me cegaron la ira y los celos", admití. "Debería haber confiado en ti. Debería haber hablado contigo. Lo siento mucho, Catherine. Te quiero más que a nada. Te respeto y lamento lo que hice".

Catherine apartó la mirada, las lágrimas corrían por sus mejillas. Sentí que se me partía el corazón, sabiendo que le había causado ese dolor. Pero entonces se volvió hacia mí, sus ojos se ablandaron.

Publicidad

"Mike, yo... te perdono", dijo, con voz temblorosa. "Pero tardaré en curarme".

Una mujer llorando con aspecto serio | Fuente: Pexels

Una mujer llorando con aspecto serio | Fuente: Pexels

Me invadió el alivio y le cogí la mano. "Te prometo, Catherine, que haré lo que haga falta para arreglar las cosas".

Ella asintió, apretándome la mano. "Superaremos esto, Mike. Juntos. Y tenemos que desenmascarar a esa mujer por lo que hizo".

Al final, mi jefe no me despidió, pero se divorció de su mujer cuando descubrió su verdad. Catherine y yo teníamos pruebas suficientes.

Publicidad

A pesar de la traición, Catherine y yo empezamos a reconstruir nuestra relación, más fuertes y honestos que antes. Y somos felices y estamos juntos.

Una pareja feliz | Fuente: Pexels

Una pareja feliz | Fuente: Pexels

¿Qué habrías hecho tú?

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra: Cuando Clara coge el equipaje equivocado en el aeropuerto, no espera que nada vaya mal... hasta que encuentra un misterioso sobre en su interior.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

Publicidad

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Organizo la boda de una mujer rica, el día del evento mi esposo se baja de la limusina del novio - Historia del Día

26 de abril de 2024

Mi suegra fisgonea y toca mis cosas constantemente - Instalé una cámara oculta, pero reveló algo mucho peor

30 de mayo de 2024

Mi hijo se quedaba callado al volver del colegio – Luego sus compañeros me enviaron vídeos

03 de junio de 2024

Cuidé a este niño durante un año cuando de repente me enseñó el secreto de su padre

21 de junio de 2024

Un guardia engreído negó a mi esposa la entrada al cine - Volví días después para vengarme

17 de junio de 2024

Mi padre destrozó nuestra familia con un solo mensaje - Me vengué, pero a qué precio

30 de mayo de 2024

Descubrí el perfil secreto de mi marido en un sitio de citas – Creé una cuenta falsa y le invité a una cita que nunca olvidará

19 de junio de 2024

Recibí una invitación inesperada a la boda de mi novio – A pesar de la angustia, decidí ir

17 de junio de 2024

Mujer con un bebé llamó a mi puerta y dijo que era de mi esposo – Hicimos que se arrepintiera de su doble vida

19 de junio de 2024

Mi suegra me envió un regalo insultante tras conseguir un trabajo como profesora de danza – Se puso pálida cuando la invité al espectáculo

13 de junio de 2024

Cargué el viejo teléfono de mi esposo y vi una foto adolescente de nuestra nueva niñera - Pensé que me estaba volviendo loca hasta que llamé a mi suegra

04 de junio de 2024

Llamé al número de mi difunta esposa y de repente alguien atendió el teléfono - Historia del día

29 de febrero de 2024

Mi esposo se burló de mi cuerpo posparto en su fiesta de empresa - Al día siguiente, su jefe lo hizo arrepentirse

06 de junio de 2024

Mi cuñada arruinó mi vestido de novia a propósito – Nadie me creyó hasta que la desenmascaré el día de mi boda

13 de junio de 2024