logo
Un hombre en silla de ruedas | Foto: Shutterstock
Un hombre en silla de ruedas | Foto: Shutterstock

Mujer cuida de su esposo discapacitado durante años, un día accidentalmente lo ve jugando al golf - Historia del día

Guadalupe Campos
22 jun 2024
03:45

Barbra trabajaba duro para mantener a su marido, que quedó inválido tras un accidente laboral. Pero un día lo vio andando sobre sus propias piernas y jugando al golf con un amigo. Cuando se enfrentó a él, le reveló la sorprendente verdad sobre su discapacidad.

Publicidad

Barbra respiró aliviada cuando se sentó en el autobús. Después de pasar un tiempo en casa de una amiga cerca de la playa de Destin, Florida, volvía a su casa. Había sido un fin de semana estupendo, pero quería volver pronto aquel domingo para desconectar y pasar un rato con su marido, Christopher. Su casa de Tallahassee estaba a sólo unas horas, y tenía tiempo para dormir en el autobús.

Pero no le apetecía nada su angustiosa semana de trabajo. Barbra tenía un trabajo normal en una empresa, y también tenía una tienda Etsy donde vendía piezas de punto personalizadas, además de un trabajo a tiempo parcial cada dos días en la cafetería. Trabajaba muchísimo porque su marido estaba en silla de ruedas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Hacía casi dos años, Christopher sufrió un grave accidente en el trabajo en el que le cayó una caja en la cabeza. Por desgracia, no debía estar en esa zona en ese momento, así que la empresa no pagó ninguna indemnización. Se hicieron cargo de los gastos de hospitalización y le compraron una silla de ruedas, pero legalmente no tenían que pagar más.

Publicidad

Cobró una ayuda gubernamental por incapacidad, pero no era suficiente para mantener su estilo de vida. Eran estrictamente de clase media alta antes del accidente de Christopher, y Barbra quería hacer todo lo posible para que sus vidas no se vieran tan afectadas tras el accidente. Además, estaba pagando la fisioterapia de su bolsillo, lo cual era duro.

A Barbra no le importaba trabajar duro ni que su marido no hiciera nada en casa. Estaba pasando una mala racha, incluso después de tanto tiempo.

Siempre se animaba cuando su amigo Bruce le invitaba a su casa. Bruce le llevaba a partidos de béisbol y tenía una sala de juegos en su casa.

Pero Bruce era un hombre de negocios y no tenía tanto tiempo. Por eso, cuando lo tenía, se tomaban todo el fin de semana. Barbra también aprovechaba esos fines de semana y visitaba a una amiga en Destin. No ocurría a menudo, pero era un buen descanso. Por desgracia, llegó la hora de volver a la realidad y regresar al trabajo.

Durmió durante casi todo el viaje en autobús de vuelta a Tallahassee, pero se despertó justo cuando entraban en su zona. Pronto se dio cuenta de que el autobús pasaba cerca de la casa de Bruce y se quedó boquiabierta cuando vio a dos hombres de pie en el jardín delantero de Bruce. Se dirigieron hacia un automóvil y cogieron una bolsa con palos de golf.

Publicidad

¿Quizá eran Bruce y otro amigo? intentó decirse Barbra. Pero vio la inconfundible camisa hawaiana de su marido, que tanto le gustaba llevar, aunque fuera tan fea. Caminaba con Bruce y se reía. Inesperadamente, posó y fingió disparar una pelota de golf a lo lejos. Luego caminaron hacia la parte trasera de la casa de Bruce, donde tenía un campo de golf en miniatura.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Barbra no se lo podía creer. ¡Llevaba tanto tiempo trabajando cuando su marido ya podía andar claramente! ¿Qué está pasando? ¿Por qué no me lo dijo? se preguntó. ¿Qué voy a hacer con esto?

Barbra se preocupó hasta que el autobús llegó a su parada y se bajó. Se había dejado el automóvil en un estacionamiento cercano, así que lo buscó y condujo hasta su casa.

Publicidad

Una vez allí, se paseó por la casa. ¿Y si este fin de semana ha ocurrido algo nuevo en casa de Bruce? ¿Y si quiere darme una sorpresa? Sí, tiene que ser eso, decidió por fin y se tranquilizó. Su marido llegaría a casa más tarde ese domingo y la sorprendería caminando.

***

"Hola, cielo. ¿Qué tal el viaje?" preguntó Christopher cuando Bruce lo hizo pasar al salón.

"Hola a los dos. Ha sido divertido. ¿Y ustedes? ¿Qué estuvieron haciendo?" preguntó Barbra a los hombres con una gran sonrisa, esperando a que la sorprendieran.

"Hicimos lo mismo de siempre. El partido del viernes fue divertido, y luego pasamos mucho tiempo jugando", dijo Bruce desdeñosamente y se despidió de ellos.

Sirvió a Christopher una buena cena de espaguetis y albóndigas y se sentó con él a la mesa de la cocina. "Entonces, ¿eso es todo lo que hicieron?".

"Sí", dijo él con la boca llena de comida. "Es lo que hacemos siempre".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, Bruce tiene un campo de golf en casa. Podrías haber jugado", añadió Barbra, intentando sacar el tema sutilmente.

"Todavía no le he cogido el tranquillo a jugar en silla de ruedas, así que eso es un no. Pero nos divertimos mucho, cariño. Siempre te preocupas por mí, y te quiero por ello", respondió Christopher, bebiendo un poco de refresco y actuando como si no pasara nada.

De repente, Barbra golpeó la mesa con el tenedor. "¿De verdad? ¿De verdad? ¿No se te da bien jugar en silla de ruedas?", gritó.

Christopher la miró con los ojos muy abiertos y cara de inocente. "¿Qué? Cariño, es difícil jugar al golf en silla de ruedas. No puedes controlar bien el swing".

Intentó justificar su respuesta, pero Barbra le cortó. "¡TE HE VISTO! Te vi andando, cogiendo palos de golf del coche de Bruce y balanceándote feliz como un niño en Navidad. ¡Christopher, QUIERO LA VERDAD AHORA MISMO!"

La boca de Christopher se abría y cerraba como la de un pez en un acuario, pero no tenía nada que decir. Barbra esperó a que lo negara, pero él sólo preguntó: "¿Cómo?".

"Mi autobús pasa por delante de la casa de Bruce, y casualmente tú estabas cogiendo los palos cuando pasó por allí. Christopher, ¿quieres decirme que me has estado mintiendo? ¿Durante cuánto tiempo?", preguntó ella en el tono más severo que pudo reunir sin emocionarse.

Publicidad

Su marido suspiró por fin y reveló la verdad. "Sí, he estado mintiendo. Desde hace un año y medio. Simplemente no quería volver a trabajar".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿ME TOMAS EL PELO?"

"Por favor, cálmate. No es para tanto. Tu trabajo nos estaba sacando adelante y yo sólo quería un descanso después de tantos años. Además, me encantaba lo atenta que eras conmigo. Ha sido el mejor año y medio de mi vida", explicó Christopher.

"Llevas año y medio mintiéndome", repitió Barbra. "Mi trabajo nos estaba sacando adelante... ¿sabes lo duro que he estado trabajando para que no tuviéramos que reducir nuestras vidas? ¿Adónde vas cuando te llevo a fisioterapia?".

Publicidad

Se estremeció al oír sus gritos. "Por favor, no me grites. Yo también le miento al terapeuta".

"¿Desde cuándo lo sabe Bruce?"

"Desde que empecé a andar de nuevo", reveló Christopher.

Barbra respiró hondo y pensó en las opciones que tenía en ese momento. Todo el mundo sabe que tomar decisiones cuando se está enfadado no es buena idea, así que quería tener la cabeza despejada. Pero ahora sólo había una opción.

Se levantó de la mesa, cogió la misma bolsa que había traído de Destin y se fue a casa de su madre. Lloró desconsoladamente aquella noche y durante varios días, mientras Christopher la llamaba y le enviaba mensajes constantemente. Todos en su familia estaban conmocionados por el engaño y no sabían cómo una pareja podía volver de aquello.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

No pudieron. Barbra pidió el divorcio al cabo de un mes en casa de su madre y no volvió a ver a Christopher. Vació las cuentas bancarias que compartían, dejó todos sus trabajos y viajó por el mundo durante un año para compensar todo aquel esfuerzo desperdiciado. Fue la mejor decisión de su vida.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Una relación no puede sobrevivir a una mentira tan grande. No había forma de que el matrimonio de Barbra y Christopher sobreviviera después de que él mintiera sobre algo tan importante.
  • No vale la pena trabajar hasta la muerte por un estilo de vida determinado. Se supone que los cónyuges deben apoyarse mutuamente en los momentos difíciles, pero Barbra se estaba matando a trabajar tanto por alguien que mentía todo el tiempo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Chofer de autobús ignora a niña de 6 años que suplicaba ayuda, la ve en su casa esa misma noche - Historia del día

27 de mayo de 2024

Esposo abandona a esposa en silla de ruedas, unos años después la ve paseando por el parque con otro hombre - Historia del día

08 de mayo de 2024

Mi cuñado menospreció a mi esposo por ser profesor — Días después, el karma le hizo caer en cuenta

12 de junio de 2024

Pasajeros ignoran el llanto de una recién nacida hasta que el conductor se da cuenta de que los padres de la niña no están en el autobús - Historia del día

20 de junio de 2024

Mis codiciosos suegros intentaron deshacerse de nuestra madre enferma, pero ella les dio una lección brillante

10 de junio de 2024

¿Me equivoco por darle una lección a mi suegro tras intentar no pagar la factura?

20 de junio de 2024

Mi hija llevaba una mochila muy pesada al colegio - Entendí el porqué cuando por fin conocí al conductor del autobús

10 de mayo de 2024

Mi esposo rico me prohibió entrar en una habitación de nuestra casa - No pude dejar de llorar cuando vi lo que escondía

15 de marzo de 2024

Recibí una escalofriante llamada de mi hija - la verdad revelada no tardó en destruir nuestra relación familiar

11 de marzo de 2024

Volví a casa de un viaje y me encontré con que mi marido y mis hijos habían destrozado la casa - Fue la gota que colmó el vaso

03 de junio de 2024

Hombre cava en patio trasero de suegra y encuentra cinta de vídeo - Historia del día

03 de junio de 2024

Mi hijo se quedaba callado al volver del colegio – Luego sus compañeros me enviaron vídeos

03 de junio de 2024

Hombre salva a una niña de su agresor en el autobús - Historia del día

19 de abril de 2024

Señora de 102 años queda atónita al descubrir que todos sus ahorros para la jubilación se acabaron - Historia del día

09 de abril de 2024