logo
Una mujer vestida de novia maquillándose | Fuente: Pexels/Esma Atak
Una mujer vestida de novia maquillándose | Fuente: Pexels/Esma Atak

Mi dama de honor llevó a su propio maquillador a mi boda porque "mi gusto es ridículo", pero el karma no se lo dejó pasar

Guadalupe Campos
27 jun 2024
04:32

El "sí, quiero" se convirtió en un "¡oh, no!". Lo que empezó como una ceremonia perfecta estuvo a punto de convertirse en un desastre, pero se convirtió en un hilarante (e inolvidable) punto de inflexión que reveló el verdadero amor y el verdadero valor de la amistad.

Publicidad

Hola a todos, soy Sarah, una mujer de 26 años que hace poco vivió un drama el día de su boda que nunca vi venir. Déjenme que los lleve al principio. Conocí a John hace tres años en una cafetería local.

Fuera llovía y ambos buscamos refugio en la acogedora cafetería de la esquina. Me tropecé accidentalmente con él mientras hacía malabarismos con el paraguas y el café.

Una pareja tomando bebidas calientes y mirándose en una cafetería | Fuente: Pexels

Una pareja tomando bebidas calientes y mirándose en una cafetería | Fuente: Pexels

"Lo siento mucho", exclamé. exclamé, casi derramando mi café con leche.

"No te preocupes", dijo con una cálida sonrisa. "¿Te importa si te acompaño? Creo que a los dos nos vendría bien algo de compañía en este día lluvioso".

Aquel día estuvimos hablando durante horas y sentí como si lo conociera de toda la vida. Desde aquel momento, John y yo fuimos inseparables. Era amable, comprensivo y todo lo que siempre quise en un compañero.

Publicidad

Emily, mi mejor amiga desde el instituto, estaba encantada con nosotros, o eso creía yo. Lo compartíamos todo: nuestros sueños, miedos e incluso secretos tontos.

Una pareja en una cita romántica | Fuente: Pexels

Una pareja en una cita romántica | Fuente: Pexels

Estuvo presente en cada hito de mi relación con John, animándonos. Pero yo no sabía que Emily sentía algo por John que ocultaba tras su fachada amistosa.

Cuando se acercaba el día de mi boda, Emily y yo nos sentamos a ultimar los planes. Estábamos tomando un té en el salón, rodeadas de revistas de bodas y notas de planificación.

"Sarah, quería preguntártelo", empezó Emily, con una voz inusualmente seria. "¿Te gustaría que fuera tu dama de honor?".

Una mujer leyendo una revista y sujetando una taza cerca de una cristalera | Fuente: Pexels

Una mujer leyendo una revista y sujetando una taza cerca de una cristalera | Fuente: Pexels

Publicidad

"¡Por supuesto, Em! No me imagino a nadie más a mi lado", respondí, sonriendo cálidamente. "Todo está saliendo a la perfección".

"Sí, la verdad es que sí", dijo Emily, aunque había un indicio de algo en sus ojos que no supe identificar.

Una semana antes de la boda, estábamos revisando los últimos detalles cuando Emily planteó una preocupación.

"Sarah, tengo que hablar contigo sobre el tema del maquillaje", dijo, inquietándose un poco.

"Claro, ¿qué pasa?" pregunté, levantando la vista de mi lista de tareas pendientes.

Una mujer con jersey negro de cuello alto apoyada en una valla mientras habla con alguien | Fuente: Pexels

Una mujer con jersey negro de cuello alto apoyada en una valla mientras habla con alguien | Fuente: Pexels

"Últimamente he desarrollado alergias graves a la mayoría de los productos de maquillaje", dijo, vacilando. "Tengo que llevar a mi propio maquillador".

Publicidad

La miré con preocupación. "Em, siento mucho oír eso. ¿Estás bien?"

"Sí, ha sido duro, pero me las arreglaré", contestó, intentando sonreír. "Es sólo que no quiero arriesgarme a tener ninguna reacción en tu gran día".

"¡Por supuesto, Em! No quiero que te sientas incómoda", la tranquilicé. "Trae a tu maquillador. No hay ningún problema".

Las chicas conversando | Fuente: Freepik

Las chicas conversando | Fuente: Freepik

Emily se relajó visiblemente, su sonrisa se hizo más genuina. "Gracias, Sarah. Te lo agradezco".

"Lo que sea por ti, Em", dije, sintiendo alivio al ver que todo parecía encajar. Sin embargo, bajo la superficie, había una corriente subterránea que no podía localizar.

Publicidad

La mañana de la boda fue un torbellino de actividad. Mi cortejo nupcial y yo nos preparábamos, reíamos y compartíamos anécdotas. En ese momento, Marco, el maquillador de Emily, hizo su gran entrada. Era extravagante y estaba lleno de energía, haciendo reír a todo el mundo con su estilo dramático.

Una novia feliz y sus damas de honor sosteniendo ramos | Fuente: Pexels

Una novia feliz y sus damas de honor sosteniendo ramos | Fuente: Pexels

"¡Señoritas, prepárense para estar fabulosas!" exclamó Marco, haciendo una pose con su brocha de maquillaje.

Mientras todos estaban ocupados entreteniéndose con Marco, mi mirada se posó de repente en Emily, que parecía un poco distante. "Emily, ¿estás bien? Pareces apagada", le pregunté.

"Oh, no. Estoy genial", contestó, forzando una sonrisa. Pensé que podría estar nerviosa antes de la boda y decidí salir a tomar el aire, necesitaba un momento para mí.

Publicidad

Unos minutos después, pasé por delante del camerino de Emily, y fue entonces cuando oí voces. La puerta estaba ligeramente entreabierta.

Marco tras desembalar sus herramientas | Fuente: Midjourney

Marco tras desembalar sus herramientas | Fuente: Midjourney

"¿Te puedes creer su gusto? Es ridículo", la voz de Emily era aguda y desconocida mientras hablaba con Marco. "Me niego a parecer un payaso como ella. Además, si decide echarse atrás, tendré a John para mí sola".

"Seguro que su gusto es horrible. ¿Quieres relajarte? Todo este estrés te estropeará el maquillaje", replicó Marco, dando los últimos toques con el pincel de la sombra de ojos.

Me quedé helada, con el corazón encogido. Mi mejor amiga, mi dama de honor, había estado ocultando sus verdaderos sentimientos todo el tiempo. Me sentí traicionada, la realidad de sus palabras me golpeó como un puñetazo. Intentando recuperarme del shock, volví a mi habitación, decidida a no dejar que me arruinara el día.

Publicidad
Una novia con un ramo en un camino de ladrillos | Fuente: Pexels

Una novia con un ramo en un camino de ladrillos | Fuente: Pexels

La ceremonia transcurrió sin contratiempos, pero las palabras de Emily seguían resonando en mi mente. Puse buena cara en la recepción, decidida a disfrutar de mi día especial.

John y yo bailamos nuestro primer baile, rodeados de nuestros seres queridos. Me abrazó y me susurró al oído. "Estás impresionante, Sarah. Soy el hombre más afortunado del mundo".

"Gracias, John", respondí, con la voz llena de emoción. "Estoy tan contenta de que por fin estemos casados".

Cuando la comitiva nupcial se unió a nosotros en la pista, Emily se acercó a John para bailar.

"¿Te importa si te lo robo un rato?" preguntó Emily con una sonrisa que no le llegaba a los ojos.

Publicidad
Unos novios bailando el día de su boda | Fuente: Midjourney

Unos novios bailando el día de su boda | Fuente: Midjourney

"Claro que no", respondí, intentando mantener la voz firme.

Los miré, con el corazón palpitando de rabia y dolor.

"John, eres un gran bailarín", dijo Emily, con voz dulce y azucarada.

"Gracias, Emily. Tú también lo haces muy bien", respondió él, ajeno a la tensión.

Mientras bailaban cerca del borde de la piscina, los tacones de Emily tocaron el borde de una baldosa. Tropezó y cayó directamente al agua.

Hubo un grito ahogado colectivo, seguido de una risa incómoda. El maquillaje, que no estaba diseñado para ser resistente al agua, se le corrió por la cara en un arco iris de colores.

Publicidad
Una dama de honor se siente fatal tras caer accidentalmente a una piscina | Fuente: Midjourney

Una dama de honor se siente fatal tras caer accidentalmente a una piscina | Fuente: Midjourney

"¡Dios mío, Emily!", gritó alguien, corriendo a ayudarla.

No pude evitar sonreír. Parecía que el karma había intervenido.

Sin perder un segundo, me quité los zapatos y salté a la piscina, riendo mientras me envolvía el agua fresca. Mis damas de honor dudaron sólo un momento antes de hacer lo mismo, y sus chillidos de alegría resonaron por todo el patio. Nuestro maquillaje resistente al agua permaneció perfectamente intacto, testimonio de nuestra cuidadosa planificación.

"¡Vamos, John!" grité, haciéndole señas para que se acercara. "¡No te quedes ahí parado!"

Unos novios chapoteando en una piscina | Fuente: Midjourney

Unos novios chapoteando en una piscina | Fuente: Midjourney

Publicidad

John sonrió y se quitó la chaqueta. "¿Por qué no?", dijo, zambulléndose con un chapuzón. El resto de la comitiva nupcial le siguió, convirtiendo lo que podría haber sido un desastre en una fiesta espontánea en la piscina.

Nos reímos y chapoteamos, disfrutando del giro inesperado. "Es la mejor boda de la historia", gritó mi prima Mia, con el pelo empapado de agua.

"¡Totalmente inolvidable!", coincidió mi amiga Laura, flotando de espaldas y mirando a las estrellas.

Emily salió de la piscina, con la cara antes perfecta y ahora hecha un desastre de maquillaje. Me miró con ojos ardientes de ira, pero en el fondo vi culpa y vergüenza.

Una dama de honor con el maquillaje corrido | Fuente: Midjourney

Una dama de honor con el maquillaje corrido | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Sarah, yo...", empezó, pero su voz se entrecortó.

Respiré hondo, intentando reunir algo de compasión. "Emily, ¿por qué no me dijiste cómo te sentías?"

Bajó la mirada y las lágrimas se mezclaron con el agua de sus mejillas. "Tenía miedo, Sarah. No quería perderte a ti ni a John".

"Nunca tuviste que competir conmigo, Em", dije suavemente. "Eres mi mejor amiga. Pero la honestidad importa más que nada".

Asintió, parecía avergonzada. "Lo siento mucho, Sarah".

Unos novios conversan junto a la piscina | Fuente: Midjourney

Unos novios conversan junto a la piscina | Fuente: Midjourney

El resto de la velada, Emily se mantuvo reservada, una sombra de la persona segura de sí misma que había sido. Nos observaba desde la barrera mientras lo celebrábamos, y la alegría que la rodeaba contrastaba con su aislamiento.

Publicidad

A medida que avanzaba la noche, John y yo encontramos un momento de tranquilidad juntos. Nos sentamos en el borde de la piscina, con los pies colgando en el agua. "¿Te puedes creer lo de esta noche?", me preguntó rodeándome los hombros con el brazo.

"Definitivamente no es como me lo imaginaba", respondí riendo. "Pero, en cierto modo, es perfecto".

Novios bailando con fuegos artificiales en la oscuridad | Fuente: Pexels

Novios bailando con fuegos artificiales en la oscuridad | Fuente: Pexels

John me miró con ojos llenos de amor. "Lo has manejado todo con tanta gracia. Estoy orgulloso de ti, Sarah".

Me apoyé en él, sintiendo una oleada de gratitud. "Esta noche me he dado cuenta de algo. La amistad y el amor verdaderos no se pueden forzar ni manipular. Estoy rodeada de gente que se preocupa de verdad por mí, y ningún sabotaje puede cambiarlo".

Publicidad

Asintió y me besó la coronilla. "¿Y Emily?"

"Emily tiene que afrontar las consecuencias de sus actos", dije, con voz firme pero amable. "Pero espero que aprenda de esto. Quizá podamos encontrar una forma de seguir adelante".

Amigos felices y pareja de recién casados celebrando su boda por la noche | Fuente: Pexels

Amigos felices y pareja de recién casados celebrando su boda por la noche | Fuente: Pexels

La noche terminó con más risas y baile. A pesar de todo, el ambiente estaba lleno de alegría y amor. Mis damas de honor y yo nos secamos y nos envolvimos en toallas, charlando y recordando el día.

"Sarah, estuviste increíble ahí fuera", dijo Mia, apretándome la mano. "Convertiste un desastre potencial en algo hermoso".

Publicidad

"Gracias, Mia", dije, sonriendo. "No podría haberlo hecho sin ustedes".

Cuando los últimos invitados se marcharon y las luces se atenuaron, miré la escena a mi alrededor. No era la boda que yo había planeado, pero era una celebración de resistencia, amor y amistad.

Unos novios observando las estrellas por la noche | Fuente: Midjourney

Unos novios observando las estrellas por la noche | Fuente: Midjourney

John y yo permanecimos juntos, observando las estrellas. "Parece que el karma se encarga de que todo encaje como debe", dije, sintiendo que me invadía una sensación de paz.

Asintió con la cabeza, acercándose a mí. "Y me alegro de que así fuera, porque me trajo hasta ti".

Compartimos un momento de silencio, sabiendo que, a pesar de los altibajos, juntos éramos más fuertes. El futuro era incierto, pero con John a mi lado y el apoyo de verdaderos amigos, me sentía preparada para afrontar lo que viniera después.

Publicidad
Una dama de honor sentada sola y llorando en una boda | Fuente: Midjourney

Una dama de honor sentada sola y llorando en una boda | Fuente: Midjourney

Cuando volvimos a entrar, miré por encima del hombro y vi a Emily sola, con la mirada perdida. Me acerqué a ella, con el corazón oprimido pero esperanzada. "Emily, llevará tiempo, pero quizá algún día podamos reconstruir nuestra amistad".

Levantó la mirada, sorprendida pero agradecida. "Me gustaría, Sarah. De verdad que me gustaría".

Nos abrazamos brevemente, y un entendimiento tácito pasó entre nosotras. Era un pequeño paso hacia la curación, pero un paso al fin y al cabo. La noche había estado llena de giros inesperados, pero al final aportó claridad y cierre.

Una novia y un novio caminando de la mano | Fuente: Midjourney

Una novia y un novio caminando de la mano | Fuente: Midjourney

Publicidad

Con una última mirada al cielo nocturno, John y yo caminamos de la mano hacia nuestro futuro, preparados para cualquier aventura que nos esperara.

¿Quieres más drama? Sumérgete en la siguiente historia: La angustia por las promesas incumplidas de un padre se cernía sobre el día de bodas de una novia. Justo cuando la desesperación se apoderaba de ela, apareció un héroe inesperado, que convirtió un momento de decepción en uno de profundo amor y revelación que le mostró el verdadero significado de la familia.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niña malcriada se burló de mi hija en la pijamada de su fiesta de cumpleaños - Mi esposa y yo le dimos una lección

08 de junio de 2024

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Mi novia recibió un ramo de rosas, pero no era de mi parte - La verdad detrás de esto puso mi vida patas arriba

05 de junio de 2024

Mi esposo dijo "Mi ganancia, mi dinero" a pesar de que yo pago todas las facturas – Se puso pálido al regresar a casa un día

17 de abril de 2024

Una llamada espontánea reveló la repugnante verdad de mi marido, así que me vengué

05 de abril de 2024

Mi suegro humilló a una mesera, pero el karma llegó cuando menos lo esperaba

25 de abril de 2024

Un ricachón engreído tiró las cosas de mi familia de las tumbonas de la piscina pública - Mi hijo de 4 años le enseñó una enorme lección de vida

19 de junio de 2024

Mi amiga habló mal de mi hija, así que hice que se arrepintiera

21 de junio de 2024

Hombre gana millones en la lotería y regala todo el dinero a su exesposa - Su novia planea venganza

09 de mayo de 2024

Mi padre me exigió que pagara 6.000 dólares por su viaje de jubilación, así que mi mujer y yo le dimos una buena lección

11 de junio de 2024

Mi esposa empezó a alejarse y a evitarnos a mi hija y a mí – Un día, dejó este sobre y desapareció

09 de mayo de 2024

A mis abuelos no les gustaba mi prometida por su color de piel y se negaron a darnos su bendición - Su respuesta me impactó

02 de junio de 2024

Encontré una carta de amor en los jeans de mi esposa y me arruinó la vida de forma inesperada

14 de mayo de 2024

Repartidor dejó un mensaje para mí en la caja de pizza — Resulta que me salvó de un matrimonio desastroso

22 de mayo de 2024