logo
Mucama de hotel | Fuente: Shutterstock
Mucama de hotel | Fuente: Shutterstock

Hija de millonario humilla a mucama - Historia del día

Cuando envían a Viola, una mucama de hotel, a limpiar la suite de un huésped especialmente difícil, se encuentra con que es víctima de un cruel juego iniciado por la hija mimada del dueño del hotel y su amiga. Viola no puede defenderse por si la despiden, pero un visitante inesperado lo cambia todo.

Publicidad

Viola estaba delante de la suite 207, en el opulento vestíbulo del hotel, y su uniforme desgastado contrastaba con el lujoso entorno. Los huéspedes de esta suite habían sido notoriamente difíciles, lo que hizo que otra mucama, Jean, renunciara y huyera a casa llorando.

Viola llamó con firmeza a la puerta de caoba. Se abrió con un chirrido y apareció una joven de uñas cuidadas y pelo rojo. "Servicio de habitaciones", anunció Viola. La mujer puso los ojos en blanco y cerró la puerta de un portazo, para volver a abrirla con una sonrisa juguetona. "Vale, vale, estoy de broma. Pasa".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Dentro, la suite estaba desordenada. Una mesa estaba llena de bolsas de patatas fritas, y un sofá de terciopelo estaba frente a una mesa de centro rebosante de copas de champán. En el sofá descansaba una joven rubia con un vestido brillante, cuya cara reflejaba la sonrisa de satisfacción de la primera chica.

Publicidad

"¡Por fin!", exclamó. "¿Dónde estabas? Te he llamado hace cinco minutos".

Viola balbuceó una respuesta, pero fue interrumpida cuando la primera chica le colocó una pesada campana de cristal ornamentado alrededor del cuello. "Ahora te oiremos cada vez que te acerques a nosotras", dijo con una sonrisa cruel.

La cara de Viola se arrugó por el esfuerzo de mantener la profesionalidad. Le quitó el cascabel con calma. "Señorita, esto no está bien", protestó.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

La pelirroja se inclinó hacia Viola, con voz grave y amenazadora. "Póntelo", le ordenó.

Publicidad

La mujer rubia empezó a grabarlo todo en su teléfono. "Éste es mi hotel", continuó la pelirroja. "Si quiero, haré que esta campana forme parte de tu uniforme oficial. ¿Entendido?".

Viola, sintiéndose impotente, volvió a colocarse la campana con resignación. La sonrisa triunfante de la mujer rubia se iluminó en la pantalla de su teléfono al captar la escena.

"Buena chica. Ahora, límpiame los zapatos... para empezar", espetó la pelirroja, con la voz impregnada de crueldad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

De sus labios brotó una carcajada, un sonido cargado de malicia y derecho. La rubia se unió a ella y su risa resonó en la enorme suite del hotel. "Sí. Hazlo, chica, es fácil".

Publicidad

Viola se interpuso entre ellas, con los puños cerrados, intentando ocultar su humillación. Vacilante, cogió un trapo y empezó a limpiar el estilete de la pelirroja.

"Dios mío, Jess", se rió la rubia. "¡Esto no tiene precio!".

En ese momento se abrió la puerta y apareció un hombre mayor con un traje elegante. Su sorpresa fue evidente al ver a Viola a los pies de Jess. "¿Qué está pasando aquí?", preguntó, con la voz teñida de indignación.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Jess, la pelirroja, levantó la vista y su sonrisa triunfal se desvaneció. "¿Papá? ¿Qué haces aquí?".

"Siguiendo una serie de quejas de mi personal sobre los huéspedes de esta suite", respondió, mirando a su hija. "¡Te vienes conmigo, jovencita!".

Publicidad

***

En el despacho del director del hotel, Jessica se sentó nerviosa en el escritorio de su padre.

"Jessica, ¿qué has estado haciendo? ¿Humillando a los empleados, haciendo ruido, destruyendo la propiedad?".

Jessica se dio la vuelta, fingiendo inocencia. "Era la mucama. Tuve que enseñarle modales. Fue grosera con Alicia y conmigo. Esa mocosa debería ser despedida".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"¿La estás llamando mocosa?", preguntó su padre con incredulidad. "¡Caramba, no te crié para que fueras así! ¿Y por qué no estás en clase?".

"La universidad está de vacaciones", replicó Jessica. "Alicia y yo queríamos relajarnos".

Publicidad

"¿Llamas a esto relajarse?", suspiró. "Jess, te has tomado demasiado tiempo libre de tus estudios".

La ira de Jessica estalló. "¡Estoy estudiando todo el tiempo!".

Su padre, poco impresionado, le regaló un sencillo vestido blanco y negro. "¿Qué es ese vestido?", preguntó ella.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"Echa un vistazo y lo averiguarás", respondió su padre. Jessica desdobló el vestido. La tela negra le resultaba rígida e incómoda en las yemas de los dedos, un marcado contraste con la ropa de diseño a la que estaba acostumbrada. Lo dejó caer sobre el escritorio con un suspiro de desdén.

"Jessica", dijo su padre con calma, "tienes que aprender el valor del dinero. No crece en los árboles. Y trabajarás como mucama en este hotel durante uno o dos meses, sustituyendo a la que dimitió por tu culpa".

Publicidad

"Papá, ¿es una broma?", preguntó Jessica incrédula, levantando el vestido.

"No, Jessica", respondió él con firmeza. "No es ninguna broma. No verás ni un céntimo más de mi dinero si no lo haces".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Jessica estaba indignada. "¿De eso se trata?", espetó, inclinándose hacia delante sobre el escritorio. "¿De dinero? ¿Ahora me pones condiciones?".

Su padre la miró desafiante y asintió.

"De acuerdo", dijo Jessica con falsa aceptación, "pero si lo hago bien, tendré tu tarjeta dorada durante un mes o dos".

"Trato hecho", respondió su padre.

Publicidad

Jessica cogió el uniforme y se marchó, viendo en ello una oportunidad de acceder a su tarjeta dorada. En la sala de suministros del hotel, se puso el uniforme. Su rostro, normalmente adornado con maquillaje caro, estaba desnudo ahora.

"¿Qué miras?", espetó Jessica a la defensiva cuando Viola entró y la miró.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"Sólo... no olvides los guantes", le aconsejó Viola con suavidad. "Los productos químicos de limpieza pueden dañarte la piel".

"No necesito tus consejos", replicó Jessica. Con un suave encogimiento de hombros, Viola se marchó.

Más tarde, Viola se detuvo ante la habitación que Jessica estaba limpiando. "Dentro de media hora llegarán nuevos huéspedes. ¿Habrás terminado para entonces?", preguntó.

Publicidad

"No puedo quitarlo", suspiró Jessica, luchando con una mancha de cera en la alfombra.

Viola se arrodilló a su lado, colocó una servilleta sobre la cera y presionó una plancha caliente sobre ella. La cera se derritió, para sorpresa de Jessica.

"Otra velada romántica que se ha torcido, supongo", dijo Viola con un deje de diversión.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Una lenta sonrisa se dibujó en el rostro de Jessica mientras Viola y ella se ocupaban juntas de la mancha de cera. Cuando terminaron, Viola indicó a Jessica que sirviera el desayuno a otras habitaciones, recordándole las necesidades específicas de los huéspedes, como la medicina de cierto señor Baxter y un pedido sin tostadas para las habitaciones 6-13.

Publicidad

"¿Cómo lo tienes todo en la cabeza?", preguntó Jessica, sorprendida y abrumada.

"Bueno, ser mucama no consiste sólo en limpiar. También consiste en cuidar de la gente, conocer sus necesidades y preferencias", respondió Viola con calma.

Jessica comprendió que el trabajo de una mucama no se limitaba a limpiar lo que dejaban los huéspedes. Llevó el carrito del desayuno por el pasillo, sintiendo un nuevo respeto por Viola.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Mientras servía el desayuno, Jessica se encontró tanto con la amabilidad como con la grosería de los huéspedes, lo que puso a prueba su paciencia. Tenía muchas ganas de descansar después de servir el desayuno, pero enseguida la enviaron a limpiar una suite, donde se encontró inesperadamente con su amiga Alicia.

Publicidad

"¡Vaya, Jess! ¿Vas vestida de sirvienta?", se burló Alicia.

"Soy una mucama, no una sirvienta", replicó Jessica, empujándola.

La burla de Alicia continuó mientras derramaba patatas fritas por el suelo. "De rodillas, criada", se burló de Jessica.

Jessica perdió la calma. "Fuera de aquí, Alicia", exigió, haciendo valer su amor propio y su autoridad. "Éste es mi hotel. Voy a limpiar este desastre, y será mejor que estés fuera de aquí cuando acabe".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Jessica se agachó y barrió las patatas fritas que Alicia había derramado.

Alicia sonrió con satisfacción. "Si no haces lo que te digo, le diré a tu padre que te han expulsado de la universidad y que estás malgastando su dinero", amenazó.

Publicidad

Jessica se quedó paralizada, con los ojos muy abiertos y doloridos.

"¡Sí, eso es!", continuó Alicia. "Así que cállate y haz lo que sabes hacer. ¿No es así, sirvienta?".

Antes de que Jessica pudiera reaccionar, una mano cálida se posó en su hombro. Era Viola. "No la escuches", le dijo a Jessica. "Yo te cubriré aquí. Vete".

Jessica asintió, pero Alicia le lanzó un último insulto antes de que pudiera marcharse. "Has olvidado tu accesorio", dijo Alicia, sujetando la campana. "¿No dijiste que formaría parte del uniforme, Jess?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Jessica no pudo contener más su ira. "¡Cómo te atreves!", espetó, arrebatándole la campana. "Esto no tiene gracia. Es grosero y mezquino".

Publicidad

"Vamos, Jess", se encogió de hombros Alicia. "Estás siendo muy pesada. Limítate a limpiar y luego ve a buscarnos otra botella de vino".

Alicia se dio la vuelta y se reunió con el grupo alrededor del sofá, dejando a Jessica sola en medio de la habitación. Una oleada de comprensión invadió a Jessica mientras miraba al grupo, a las personas que antes consideraba sus amigos. "Siento mucho haber sido amiga suya", declaró, dolida.

Luego se volvió hacia Viola. "Siento haberme burlado de ustedes. Ya no soy como ellas", dijo disculpándose.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Luego vino la de dar una lección a sus supuestas amigas. "¡Fuera de aquí!", gritó, encarándose con el grupo.

Publicidad

Alicia intentó amenazarla, diciendo que sacaría a la luz su mentira sobre la escapada a la universidad, pero a Jessica no le importó. "Adelante, díselo. Papá merece saber la verdad", declaró con valentía.

La cara de Alicia se arrugó, su bravuconería flaqueó bajo el peso de la honestidad de Jessica.

"Ahora será mejor que te des prisa", continuó Jessica, con un brillo juguetón en los ojos, "antes de que pulse el botón de seguridad. A la seguridad del hotel le encanta tirar a la gente a los arbustos".

Aunque no pulsó el botón, el gesto bastó para que Alicia sintiera escalofríos. "Tú no...", balbuceó Alicia, con un temblor en la voz.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

Jessica la miró, con una resolución de acero endureciendo sus rasgos. "¿Estás segura de que quieres probarlo?", la desafió, bajando la voz hasta un gruñido grave y peligroso.

La respuesta estaba clara. El grupo se precipitó hacia la puerta, empujando a Jessica y Viola en su prisa por escapar. Alicia, abandonada por sus amigas, las miró con incredulidad.

"¡Eh!", gritó, "¿quién me va a llevar a casa?".

Pero sus súplicas cayeron en saco roto. El grupo ignoró sus gritos y desapareció en el pasillo. Cuando la puerta se cerró tras ellos, una oleada de alivio invadió a Jessica.

Tras enfrentarse a Alicia, Jessica y Viola compartieron un momento de comprensión y risas, solidificando su vínculo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Publicidad

Luego, en el despacho de su padre, Jessica confesó sus fracasos y mentiras, incluida su expulsión de la universidad y cómo había estado malversando dinero. Su padre la escuchó con calma, animándola a hablar.

"También he estado humillando e insultando a la gente", admitió Jessica entre lágrimas. "Y mintiéndote".

La respuesta de su padre fue inesperadamente amable. "Continúa, Jessica", le instó.

Desahogándose, Jessica juró devolverle hasta el último céntimo que le había quitado. Su padre sonrió.

"Estoy muy orgulloso de ti, cariño", dijo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

"¿Orgulloso?", preguntó Jessica, sorprendida.

Publicidad

"Has tenido el valor de ser sincera y asumir tu responsabilidad. Eso requiere fuerza, cariño", le explicó.

Aunque le conmovieron sus palabras, Jessica seguía sintiéndose indigna de sus elogios. "Pero... ¿después de todo lo que he hecho?", preguntó vacilante.

"Todo el mundo comete errores", dijo su padre. "Lo que importa es corregirlos".

Su padre sugirió que algún día podría dirigir el hotel, pero Jessica tenía otra idea. "Viola se merece ese trabajo", dijo. "Trabajaré a tiempo parcial como mucama y volveré a la universidad. Me queda mucho por aprender".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Su padre sonrió orgulloso. "Todos tenemos mucho que aprender", convino.

Publicidad

Abrazada a su padre, Jessica sintió el calor de su amor y su apoyo.

"Te quiero", dijo su padre en voz baja.

"Yo también te quiero", respondió ella, dispuesta a afrontar su futuro con esperanza y valor renovados.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/DramatizeMe

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado leer esta historia, puede que te guste esta otra sobre una mujer negra que sufre discriminación y no la dejan entrar en el club. Lo que ocurre a continuación hace que el personal del club se arrepienta de su decisión.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Huésped de hotel se burló de mi madre que trabaja de mucama, y ella le enseñó a no volver a meterse con el servicio de limpieza

20 de junio de 2024

"¡Limpia mis zapatos!": El dueño de una tienda escucha a su hijo burlarse de un niño cuya abuela trabaja de conserje - Historia del día

11 de junio de 2024

La organizadora de mi boda dijo que cancelé mi propia boda, pero no lo hice - La verdad me dejó sin palabras

20 de marzo de 2024

Mi marido humilló públicamente mi cuerpo posparto el Día de la Madre - Pero mi suegra le dio una lección que nunca olvidará

28 de mayo de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

Mis hijastras le hicieron la vida imposible a mi hija mientras yo estaba de viaje de negocios - Devolví el ataque por mi pequeña

20 de marzo de 2024

Viuda contrata a una nueva empleada y descubre el secreto que su difunto esposo ocultó durante 20 años - Historia del día

25 de junio de 2024

Me registré en un hotel y descubrí que mi marido también estaba allí, pero con otra persona

12 de abril de 2024

Descubrí lo que mi tirana madrastra había estado ocultando desde la muerte de mi padre - Tendrá su merecido

07 de marzo de 2024

5 famosos que han tenido gemelos - Fotos de estos niños en sus apariciones públicas

18 de marzo de 2024

Padres engreídos insultaron a mi abuelo en su propio restaurante - El karma les hizo pagar por ello 20 veces el precio del menú

30 de mayo de 2024

Papá esconde carta dirigida a su hija de su novio, ella la encuentra años después - Historia del día

18 de junio de 2024

Joven criada se venga de un huésped hasta que descubre que ya se han visto antes - Historia del día

13 de mayo de 2024

Desesperada por salvar a su familia, mujer acepta insólita oferta de un hombre misterioso - Historia del día

20 de junio de 2024