logo
Una mujer detrás de un hombre que trabaja con su portátil | Fuente: Getty Images
Una mujer detrás de un hombre que trabaja con su portátil | Fuente: Getty Images

Mi esposo me mintió sobre sus viajes de negocios - Cuando descubrí lo que verdaderamente hacía palidecí

Guadalupe Campos
05 jul 2024
06:45

Mary siempre confiaba en las excusas de Stephen para faltar a acontecimientos importantes. Pero cuando otro "viaje de negocios" amenazó con arruinar su cumpleaños, indagó más. Lo que descubrió sobre su vida secreta la dejó atónita e incrédula.

Publicidad

Empezó de forma bastante inocente. "Es para un viaje de negocios al este", decía Stephen, alisándose la corbata con aquella sonrisa familiar y tranquilizadora.

"Otro viaje a Washington D.C. de 8 días", añadía, dándome un picotazo en la mejilla mientras cogía su maleta, dispuesto a dejarme en nuestra casa cada vez más vacía.

Un hombre se despide de su esposa con un beso | Fuente: Midjourney

Un hombre se despide de su esposa con un beso | Fuente: Midjourney

Soy Mary, ejecutiva de RRHH en una empresa tecnológica, y los viajes de negocios no son precisamente habituales para mí. ¿Pero Stephen? Parecía estar de viaje constantemente, al menos cuatro veces al mes.

Al principio, lo comprendía. Al fin y al cabo, era su trabajo. Pero cuando empezó a perderse todos los acontecimientos importantes, como nuestro aniversario, mi cumpleaños y las reuniones familiares, empecé a odiar el mero sonido de las ruedas de su maleta rodando por el suelo de madera.

Publicidad
Primer plano de una maleta | Fuente: Midjourney

Primer plano de una maleta | Fuente: Midjourney

Este año se iba a perder mi cumpleaños. Otra vez. Apenas pude contener mi frustración cuando me enfrenté a él la noche antes de que se marchara.

"Stephen, ¿en serio vas a perderte mi cumpleaños por otro supuesto viaje de negocios?" le espeté, con las manos en las caderas, mirándole fijamente.

Levantó la vista y dejó de hacer la maleta, con expresión avergonzada. "Lo siento, nena. Sabes que no tengo elección. Es el trabajo".

Las mismas palabras. Siempre las mismas.

Un hombre haciendo la maleta | Fuente: Pexels

Un hombre haciendo la maleta | Fuente: Pexels

Publicidad

"Te lo prometo, te compensaré", dijo, subiendo la cremallera de su maleta.

Pero las promesas de Stephen habían empezado a sentirse tan vacías como nuestra casa.

Aquella noche, tumbada sola en la cama, mi mente se agitó.

No quiero celebrar mi cumpleaños sola este año, pensé. No puedo dejar que se vaya.

Tras pensarlo un rato, finalmente decidí llamar a su jefe. Quizá, sólo quizá, podría reprogramar el viaje de Stephen.

Una mujer usando su teléfono en su cama | Fuente: Pexels

Una mujer usando su teléfono en su cama | Fuente: Pexels

A la mañana siguiente, busqué el número de su jefe en Internet y le llamé. Me contestó una voz alegre.

Publicidad

"Soy John, ¿en qué puedo ayudarte?".

"Hola, John. Soy Mary, la esposa de Stephen. Me preguntaba si habría alguna forma de que pudieras reprogramar su viaje. Mañana es mi cumpleaños y se supone que él se va...".

La voz de John vaciló, parecía realmente confuso. "Mary, no sé de qué me hablas. Stephen no tiene programado ningún viaje de negocios. De hecho, no ha estado en ningún viaje de negocios últimamente".

Un hombre hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Un hombre hablando por teléfono | Fuente: Pexels

El corazón me latía con fuerza en el pecho. "¿Está seguro? Ha estado viajando mucho por trabajo, al menos cuatro veces al mes".

"Estoy seguro. Viajar no forma parte de las responsabilidades de Stephen".

Publicidad

Colgué, con las manos temblorosas. La cabeza me daba vueltas. Si Stephen no viajaba por trabajo, ¿adónde iba?

En lugar de enfrentarme a él, decidí seguirle el juego. Quería pillarlo in fraganti. Aquel mismo día, le di un beso de despedida cuando se marchaba a su supuesto viaje.

Una pareja besándose | Fuente: Pexels

Una pareja besándose | Fuente: Pexels

"Que tengas un buen vuelo", le dije, intentando mantener la voz firme.

"Gracias, nena. Te llamaré cuando aterrice", respondió, dándome un rápido abrazo antes de salir por la puerta.

Miré por la ventana cómo se detenía un taxi. Stephen subió y, en cuanto se marcharon, cogí las llaves y corrí hacia mi coche.

Publicidad

Tenía el corazón acelerado y la adrenalina me corría por las venas. No podía creer lo que estaba haciendo, pero necesitaba saber la verdad.

Una mujer conduciendo | Fuente: Pexels

Una mujer conduciendo | Fuente: Pexels

Me mantuve a una distancia prudencial detrás del taxi, con la mente aturdida por las posibilidades. ¿Tenía una aventura? ¿Tenía problemas? La idea de que me mintiera, de todos los acontecimientos perdidos, de todas las noches solitarias era casi demasiado para soportarlo.

Mientras seguía al taxi hacia una zona desconocida de la ciudad, una sensación de terror se instaló en mi estómago. El taxi no se dirigía al aeropuerto. ¿Adónde se dirigía?

Un taxi | Fuente: Pexels

Un taxi | Fuente: Pexels

Publicidad

Intenté mantener la calma, pero mi mente iba a toda velocidad. Torcimos y giramos por calles que no reconocía hasta que, por fin, me di cuenta de adónde nos dirigíamos.

La casa de los abuelos de Stephen. Sólo había estado allí una vez, hacía años, cuando sus padres la habían restaurado. Era una hermosa casa antigua, pero ya no vivía nadie allí. ¿Por qué iba allí? ¿Qué escondía?

El taxi se detuvo delante de la casa y vi cómo Stephen salía y se dirigía a la puerta.

Un hombre entrando en una casa | Fuente: Pexels

Un hombre entrando en una casa | Fuente: Pexels

Tenía una llave, por supuesto. Abrió la puerta, entró y la cerró tras de sí. El corazón me latía con fuerza. Había llegado el momento. El momento de la verdad.

Publicidad

Cuando el taxi se marchó, aparqué el automóvil un poco más abajo.

Respiré hondo, intentando calmar los nervios. Salí, me acerqué a la casa y llamé a la puerta.

Tenía el corazón en la garganta mientras esperaba a que contestara.

Una mujer delante de una casa | Fuente: Midjourney

Una mujer delante de una casa | Fuente: Midjourney

Stephen abrió la puerta y su rostro palideció al verme. "Mary, ¿qué haces aquí?".

"¿Qué hago aquí? ¿Qué haces aquí, Stephen? ¡Me dijiste que te ibas de viaje de negocios! ¿Me estás engañando? ¿Está ella aquí?"

Mi voz temblaba de rabia y dolor.

Él me miró, sorprendentemente tranquilo. "Mary, por favor. Cálmate. Ven dentro. Deja que te lo explique".

Publicidad

Dudé un momento y entré.

La casa olía ligeramente a polvo y madera vieja, tal como la recordaba.

Un pequeño comedor en una casa | Fuente: Pexels

Un pequeño comedor en una casa | Fuente: Pexels

Stephen cerró la puerta tras de mí y me condujo al salón.

"Mary", empezó, con voz firme, no te estoy engañando con otra. He venido aquí porque a veces necesito un descanso. De todo. De la ciudad, del trabajo, de... de nosotros. Esta casa es tranquila. Es donde puedo pensar".

Le miré fijamente, con la mente dándome vueltas. "¿Vienes aquí... para estar solo?".

Asintió con la cabeza. "Sí. Para estar solo. Siento haberte mentido. No sabía cómo decírtelo sin hacerte daño".

Publicidad
Primer plano de la cara de un hombre | Fuente: Midjourney

Primer plano de la cara de un hombre | Fuente: Midjourney

Quería creerle. De verdad. Pero algo no encajaba.

Eché un vistazo a la habitación y mis ojos se posaron en la cocina. El fregadero estaba mojado y había platos recién lavados secándose en la encimera.

Stephen sólo llevaba aquí unos minutos. No podía haber hecho eso.

"Stephen" dije despacio, con la voz temblorosa, "si acabas de llegar, ¿cómo se han lavado esos platos?".

Me miró, su rostro repentinamente receloso. "Yo... los lavé la última vez que estuve aquí".

Un plato en un tendedero | Fuente: Pexels

Un plato en un tendedero | Fuente: Pexels

Publicidad

Pero no le creí.

Pasé a su lado y me dirigí a la cocina. "Mary, ¿qué haces?", me gritó, pero no me detuve.

Avancé por la casa, con el corazón latiéndome en los oídos. La cocina estaba impecable, pero seguí adelante. Por el pasillo, pasé junto a las viejas fotografías de sus abuelos y llegué al dormitorio.

La cama estaba hecha y todo parecía intacto. Pero entonces me fijé en la puerta del baño, ligeramente entreabierta.

Una puerta | Fuente: Midjourney

Una puerta | Fuente: Midjourney

La abrí de un empujón, y allí estaba ella. Una mujer, escondida en el cuarto de baño, con aspecto aterrorizado.

Se me saltaron las lágrimas y me volví hacia Stephen, que me había seguido por el pasillo.

Publicidad

Fue entonces cuando me di cuenta de que cada vez que decía que viajaba por trabajo, en realidad iba a encontrarse con aquella mujer. Su amante.

"¿Cómo has podido? me ahogué. "¿Cómo has podido mentirme así?".

Intentó acercarse a mí, con la cara llena de arrepentimiento. "Mary, lo siento. Yo..."

Primer plano de la cara de un hombre | Fuente: Pexels

Primer plano de la cara de un hombre | Fuente: Pexels

"Cállate, ¿vale?" le grité, con la vista nublada por las lágrimas. "No lo hagas. Sólo... no lo hagas. No puedo creerlo. Me has estado mintiendo todo este tiempo. Te has estado acostando con otras mujeres...".

Publicidad

Pasé corriendo junto a él, salí de la casa y volví a mi auto. Me siguió fuera, suplicándome que le escuchara, pero no pude. No podía escuchar más mentiras.

"Stephen, hemos terminado. Tendrás noticias de mi abogado", dije, con la voz quebrada. "Pronto te enviaré los papeles del divorcio".

Una mujer hablando con un hombre | Fuente: Midjourney

Una mujer hablando con un hombre | Fuente: Midjourney

Subí al coche y me alejé, con lágrimas en los ojos.

El hombre que creía conocer, el hombre al que amaba, me había estado mintiendo todo el tiempo. Mientras conducía por las calles desconocidas, sentí una extraña sensación de alivio.

Se había acabado. Por fin se había acabado.

Publicidad

En los días siguientes, solicité el divorcio. El momento en que sorprendí a Stephen engañándome se repetía en mi mente sin cesar, cada vez atravesándome de nuevo el corazón.

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Me sentía herida y sola, la traición me había calado hondo, pero sabía que no podía vivir con un infiel.

Mis amigos y mi familia me dieron apoyo y amor, y me recordaron mi fortaleza.

Poco a poco, empecé a reconstruir mi vida, centrándome en mi carrera y encontrando consuelo en las pequeñas alegrías. El camino que tenía por delante era incierto, pero cada día que pasaba me sentía más segura de mi decisión, sabiendo que merecía honestidad y respeto.

Publicidad
Una mujer sonriendo | Fuente: Pexels

Una mujer sonriendo | Fuente: Pexels

He aquí otra historia que puede interesarte:

Cuando mi hijo dio con un cajón "secreto", nunca imaginé que las verdades que contenía destrozarían mi mundo. Cuando desenterré la traición oculta de mi marido, ideé un plan para sacar a la luz la verdad en una cena familiar, preparando el escenario para una confrontación que lo cambiaría todo.

Un hombre trabajando en su portátil | Fuente: Pexels

Un hombre trabajando en su portátil | Fuente: Pexels

Publicidad

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Descubrí que mi hijo desaparecido fue adoptado por otra mujer - Historia del día

11 de abril de 2024

Descubrí accidentalmente que el esposo de mi amiga la engañaba - No pude evitar vengarme

04 de julio de 2024

3 historias de los encuentros más inesperados entre esposas y amantes

05 de abril de 2024

Oí a mi marido pedirle a nuestro hijo de 4 años que no me contara lo que había visto - Días después, yo misma descubrí la sorprendente verdad

09 de abril de 2024

Volví a casa de un viaje y me encontré con que mi marido y mis hijos habían destrozado la casa - Fue la gota que colmó el vaso

03 de junio de 2024

Vendí la casa de mi difunto abuelo por casi nada, sin saber lo que había escondido en el sótano durante años

29 de junio de 2024

Desesperada por salvar a su familia, mujer acepta insólita oferta de un hombre misterioso - Historia del día

20 de junio de 2024

Me registré en un hotel y descubrí que mi marido también estaba allí, pero con otra persona

12 de abril de 2024

Vi a mi marido engañándome con mi amiga el día de su cumpleaños - Mi madre ideó un plan perfecto para vengarse de él

28 de junio de 2024

Mujer con un bebé llamó a mi puerta y dijo que era de mi esposo – Hicimos que se arrepintiera de su doble vida

19 de junio de 2024

Hombre lleva a su amante a casa mientras su esposa duerme - Historia del día

28 de mayo de 2024

El secreto de mi padrastro me dejó atónita en mi cumpleaños y mi venganza lo hizo llorar

01 de julio de 2024

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Madre pobre compra zapatos de bebé en un mercadillo, se los pone a su hijo y oye crujidos en el interior - Historia del día

20 de junio de 2024