logo
Una caja de regalo parcialmente abierta | Fuente: Freepik
Una caja de regalo parcialmente abierta | Fuente: Freepik

El regalo de mi hijastra por el Día del Padre me dejó en shock

Jesús Puentes
05 jul 2024
00:00

El Día del Padre debía ser un día sencillo, lleno de felicidad y amor. Pero la sorprendente verdad que me contó mi hija puso mi mundo patas arriba. Ese día descubrí la verdad sobre mi esposa "muerta" y las mentiras que le hizo mantener a mi hija.

Publicidad

Cuando llegó una fiesta especial, no imaginé que no traería celebración, sino angustia. Un simple regalo de mi hija abrió años de viejas heridas. La verdad me dejó furioso, pero mi hija supo convertir mi tristeza en felicidad. Esta es mi historia.

Un hombre sentado en una librería | Fuente: Pexels

Un hombre sentado en una librería | Fuente: Pexels

Hace dieciséis años conocí a Sue. Entró en la librería donde yo trabajaba a tiempo parcial mientras terminaba la carrera. Tenía un aura de calidez y amabilidad que me atrajo de inmediato.

Detrás de ella iba Ellen, un pequeño y curioso manojo de energía de apenas dos años y medio. La niña lucía una cascada de pelo rizado y unos ojos que parecían demasiado grandes para su cara. ¡Pero me enamoré de las dos inmediatamente!

Una niña con el pelo rizado | Fuente: Pexels

Una niña con el pelo rizado | Fuente: Pexels

Publicidad

¡Sue y yo congeniamos al instante! Nuestras conversaciones fluían con facilidad y, en poco tiempo, nos veíamos con regularidad. ¡Esta maravillosa mujer trajo MUCHA alegría a mi vida! Ellen se encariñó rápidamente conmigo, y yo con ella. ¡Éramos inseparables!

Una feliz familia de tres | Fuente: Pexels

Una feliz familia de tres | Fuente: Pexels

Pasaron años de felicidad conyugal, llenos de risas, amor y la alegría de ver crecer a Ellen. Entonces sobrevino la tragedia. Una noche, Sue salió a recoger la cena y nunca volvió. Un accidente de automóvil nos la había arrebatado, y mi mundo se desmoronó.

Un hombre triste en un funeral | Fuente: Pexels

Un hombre triste en un funeral | Fuente: Pexels

Publicidad

A la muerte de mi esposa, ya había adoptado legalmente a Ellen. Nunca tuve ninguna duda sobre aquella niña. Estaba decidido a criarla como si fuera mía. Mi madre, sin embargo, era otra historia. No aprobaba del todo mis acciones.

El caso es que mi madre siempre había imaginado un futuro con nietos biológicos. No podía aceptar a Ellen como parte de nuestra familia. Su persistente frialdad, sus constantes exigencias y su desaprobación acabaron por abrir una brecha entre nosotros.

Una mujer infeliz | Fuente: Pexels

Una mujer infeliz | Fuente: Pexels

Por muy duro que me resultara, decidí centrar toda mi energía y mi amor en Ellen, la hija de mi corazón, si no de mi sangre. La distancia creció entre mi madre y yo, pero no podía evitarse. Los años pasaron volando.

Publicidad

Ellen se convirtió en una joven inteligente, compasiva y hermosa. Verla navegar por la vida y alcanzar hitos me llenaba de orgullo. Su graduación en el instituto fue un momento especialmente conmovedor para mí.

Un padre estrechando lazos con su hija | Fuente: Pexels

Un padre estrechando lazos con su hija | Fuente: Pexels

Allí de pie, viéndola recibir su diploma, sentí una oleada de emociones. Me envolvió el orgullo, la alegría y una pizca de tristeza porque Sue no estaba allí para verlo. Entonces llegó el Día del Padre. Un día que cambió la trayectoria de mi vida.

Una chica feliz celebrando su graduación | Fuente: Pixabay

Una chica feliz celebrando su graduación | Fuente: Pixabay

Publicidad

Por la mañana, después del desayuno, mi hija me sorprendió al entregarme un regalo. Era un cofre de madera bellamente elaborado. Su tímida sonrisa y el brillo de sus ojos me dijeron que era algo especial. "¿Qué es esto, Ellen?", pregunté, con curiosidad, emoción y confusión.

"Ábrelo, papá", dijo con la voz ligeramente temblorosa. Dentro del cofre había cartas. Cartas de mi difunta esposa. Me temblaron las manos al coger la primera y miré a Ellen, que asintió animada. Desdoblé la carta.

Un cofre de madera sentado sobre un libro | Fuente: Pexels

Un cofre de madera sentado sobre un libro | Fuente: Pexels

Sentí que se me iba el color de la cara cuando enseguida me di cuenta de que la carta estaba fechada años después de que Sue falleciera. Estaba confundido e intrigado cuando empecé a leer.

Publicidad

Querido James

Si estás leyendo esto, significa que nuestra pequeña Ellen ha crecido y estás preparado para saber la verdad. Ojalá las cosas hubieran sido diferentes, pero la vida rara vez sale como está planeada. Espero que puedas encontrar en tu corazón el modo de perdonarnos a las dos.

Con todo mi amor,

Sue

Una carta manuscrita | Fuente: Pixabay

Una carta manuscrita | Fuente: Pixabay

Miré a mi hija, desconcertado. ¿Qué quiere decir con "la verdad"?

Los ojos de Ellen se llenaron de lágrimas. Con un temblor en la voz, me explicó. "Papá, hay algo que he estado ocultando. Algo que mamá me hizo prometer que no te contaría".

Publicidad

El corazón me latía con fuerza en el pecho. "¿Qué es, Ellen? Puedes contármelo".

Mientras le caían lágrimas por la cara, alargué la mano para consolarla, pero me detuvo. Tras serenarse, dijo: "Papá, perdóname, pero mamá te engañó y me obligó a engañarte a ti también".

Una joven llorando | Fuente: Pexels

Una joven llorando | Fuente: Pexels

"¿De qué estás hablando?", respondí, sintiéndome frustrado y perdido. ¿Qué intentaba decirme? No tenía sentido.

"Mamá no murió en aquel accidente de automóvil. Ella... se marchó. Le pidió a su familia que te mintiera sobre su muerte porque no estaba preparada para criarme. Mamá pensó que sería más fácil si creías que había muerto".

La habitación pareció dar vueltas. "¿Por qué? ¿Por qué iba a hacer eso?", pregunté.

Publicidad

"También salía con otra persona y no quería que lo supieras".

No podía creer lo que estaba oyendo. "¿Alguien te ha metido esas ideas en la cabeza?".

Un hombre conmocionado señalando con el dedo | Fuente: Pexels

Un hombre conmocionado señalando con el dedo | Fuente: Pexels

"No, papá, todo es verdad", dijo, apenas audible. "Cuando tenía ocho años, la abuela me contó la verdad. Después empecé a ver a mamá a menudo, pero en secreto". Ellen miró al suelo y confesó: "Pero no podía decírtelo".

Sentí un torrente de emociones: ira, traición y confusión. "¿Por qué no dijiste nada, Ellen?". Estaba destrozado, y la rabia empezaba a burbujear.

"Me prometió que, si guardaba su secreto, recibiría una herencia cuando cumpliera dieciocho años y me graduara".

Publicidad
Un hombre conmocionado y emocionado | Fuente: Pexels

Un hombre conmocionado y emocionado | Fuente: Pexels

Cogiéndome las manos, mi hija continuó: "No quería hacerte daño, papá. Vi lo mucho que trabajaste para darme una buena vida". No podía dejar de sacudir la cabeza, como si al hacerlo fuera a borrar todo lo que había oído. "Pensé que saber la verdad solo te causaría dolor".

Me senté pesadamente, al sentir el peso de sus palabras. "¿Y recibiste la herencia?".

Suspirando, respondió: "Sí, la recibí. Pero necesito que sepas, papá, que el dinero no significa nada comparado contigo. Eres el MEJOR padre que nadie podría pedir".

Un hombre de la mano de su hija | Fuente: Freepik

Un hombre de la mano de su hija | Fuente: Freepik

Publicidad

Mirando a los ojos de mi hija, pude ver y comprender que estaba siendo sincera. No podía culparla; era una niña manipulada por una madre infiel.

La abracé con fuerza, con lágrimas cayendo por mi cara. "Gracias, Ellen. Te quiero más que a nada".

Insistió en que abriera el resto de las cartas. Todas estaban llenas de disculpas y arrepentimientos de Sue, explicando sus acciones y expresando su amor por nosotros.

Un hombre conmocionado leyendo una carta | Fuente: Pexels

Un hombre conmocionado leyendo una carta | Fuente: Pexels

Cuando terminé de leer las cartas de Sue, pensé que mis regalos del Día del Padre habían terminado, pero Ellen insistió en que mirara debajo de ellas. "Este es MI verdadero regalo para ti".

Cuando llegué al fondo del cofre, encontré un documento, un contrato de compraventa. Ellen me había comprado una camioneta nueva, ¡algo con lo que había soñado durante años, pero que nunca podría permitirme!

Publicidad

"Papá, guardé el secreto de mamá porque vi lo duro que trabajabas, lo mucho que te sacrificabas para proporcionarme todo lo que necesitaba en la vida", me dijo.

Un hombre conmocionado sujetando un trozo de papel | Fuente: Pexels

Un hombre conmocionado sujetando un trozo de papel | Fuente: Pexels

Volviendo sus grandes ojos hacia mí, me explicó. "Quería darte algo para demostrarte cuánto aprecio todo lo que has hecho por mí. Sabía que la verdad solo te causaría dolor, pero esperaba que mi regalo pudiera actuar, en cambio, como un bálsamo aportándote alegría".

Me sentí sorprendido y abrumado por su amabilidad y sabiduría. "No puedo enfadarme contigo, ángel mío. Hiciste lo que creíste mejor. Estoy TAN orgullosa de ti".

La estreché en un cálido abrazo.

Publicidad
Dos personas abrazándose | Fuente: Freepik

Dos personas abrazándose | Fuente: Freepik

A pesar de su madre, mi niña había conseguido aprender a hacer las cosas por el bien común. No estaba segura de dónde lo había aprendido. Pero, ¡CHICO, estaba orgulloso!

Las semanas siguientes fueron un torbellino. Me puse en contacto con un abogado para iniciar los trámites del divorcio. Necesitaba cerrar la traición de Sue. Pero a pesar de todo, mi vínculo con Ellen se hizo aún más fuerte.

Un hombre trajeado hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Un hombre trajeado hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

Una noche, mientras estábamos sentados en el porche viendo la puesta de sol, Ellen se volvió hacia mí. "Papá, ¿crees que mamá alguna vez nos quiso de verdad?".

Me lo pensé un momento antes de contestar. "Creo que sí, a su manera. Pero tenía defectos, como todos nosotros". Pensé profundamente qué decir a continuación. "Lo importante es que nos tenemos el uno al otro, y nada cambiará eso".

Ellen sonrió, apoyando la cabeza en mi hombro. "Te quiero, papá".

"Yo también te quiero, conejita. Más de lo que nunca sabrás". Mientras estábamos allí sentados, el dolor y la traición del pasado parecieron desvanecerse, sustituidos por la calidez de nuestro vínculo y la promesa de un futuro más brillante. Una cosa seguía siendo cierta: Ellen siempre sería mi hija, pasara lo que pasara.

Un hombre y una mujer abrazados | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer abrazados | Fuente: Pexels

Publicidad

Si la historia de James te emocionó, entonces te encantará esta sobre un marido que recibió un regalo inesperado por el Día del Padre. Terminó pronto de trabajar ese día y corrió a casa con la esperanza de relajarse, ¡pero su esposa tenía otros planes y no incluían el descanso!

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hija recién adulta casi se casa con un anciano, quedé en shock hasta que descubrí la verdad - Historia del día

17 de junio de 2024

Mi hija me llamó para contarme que había una mujer gritando en mi habitación – Me apresuré a casa pero no estaba preparada para ver esto

03 de junio de 2024

Encontré un montón de dinero debajo de la cama de mi hija – Lo que iba a hacer con él me dejó sin aliento

27 de junio de 2024

Mi hija recién adulta estuvo a punto de casarse con un viejo, me escandalicé hasta que descubrí la verdad - Historia del día

09 de abril de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

Ayudé a mi padre a renovar la casa familiar y encontré una carta que desvelaba un secreto familiar - Historia del día

01 de julio de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Mi marido mantuvo a su segunda familia en nuestro sótano

03 de abril de 2024

Mi padre me pidió que bailara con él en mi boda pero no apareció

21 de junio de 2024

Mi padre destrozó nuestra familia con un solo mensaje - Me vengué, pero a qué precio

30 de mayo de 2024

Adolescente rica se ríe de los indigentes hasta que descubre su propio destino - Historia del día

22 de abril de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024