Extraño se acerca a mujer y finge ser su novio, y ella entendió que intentaba secuestrarla

Varias mujeres están compartiendo temibles relatos de sus experiencias recientes con amenazantes extraños fingiendo ser sus parejas para llevárselas raptadas a plena luz del día.

Tristemente, la violencia contra la mujer es un problema que no da ninguna señal de desaparecer en el futuro cercano. Cada año, miles de mujeres fallecen trágicamente en hechos de viiolencia unilateral e injustificada, y otras tantas desaparecen sin dejar rastro.

El tráfico humano de jóvenes mujeres en particular es una de las industrias criminales que más repulsión y daño causa en las comunidades Por eso es importante compartir cualquier información que permita a otras mujeres estar más seguras.

El día de hoy te traemos una nueva táctica siendo utilizada por secuestradores en potencia en la Ciudad de México, según reporta La Silla Rota. Los malhechores ahora estarían pretendiendo ser pareja de sus víctimas para llevárselas sin mayores dificultades.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Así le sucedió a una mujer en el Centro Comercial Santa Fe, mientras se probaba ropa en un vestidor. Al salir fue interceptada por un sujeto de unos 40 años, vestido de camisa y traje fino. El sujeto la agarró por el brazo y comenzó a hablarle como si la conociera, preguntándole que porqué no se compró el pantalón que se probó.

La mujer intentó soltarse de las manos del sujeto, pero sin éxito. El hombre caminaba lentamente hacia la salida con ella agarrada por el brazo. Comenzó a gritar y pedir ayuda, pero él respondía con calma:

"Vamos afuera, estás haciendo todo un drama. Todos nos ven, qué vergüenza"

Según escribió la joven por Facebook, la gente del sitio la miraba "como si estuviera loca". Incluso un policía se acercó a ver qué sucedía, pero únicamente se molestó en hablar con el hombre, y no con ella.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Sin nadie que lo detuviera, el sujeto logró arrastrarla hasta el estacionamiento pero fue entonces cuando dos chicos vieron la situación y se acercaron a preguntar si todo andaba bien. El hombre seguía "en el papel", y respondió que "es mi pareja, está molesta y ya saben cómo son, es asunto de dos".

Pero esto no convenció a los dos chicos, quienes preguntaron a ella si todo estaba bien. Ella explicó que no lo conocía y que no sabía a dónde quería llevarla, y luego de que llegaran 3 amigos de los 2 chicos, el hombre comenzó a alejarse finalmente, diciéndole a la chica:

"Está bien, si eso es lo que deseas vete, mañana se te pasará el coraje y platicamos. Cuídate"

Ella pasó luego largo tiempo escondida en el centro comercial, ya que los chicos le informaron que el hombre seguía afuera, esperándola.

Soy Carmín reporta otro caso muy similar ocurrió en la estación del tren ligero de Ciudad de México. La chica estaba trasbordando en la estación Taxqueña, su ruta diaria para ir al trabajo. En ese momento, escuchó la voz de alguien detrás de ella: "No te enojes, mi amor, deja de hacer berrinches".

El hombre entonces la metió por la fuerza en un vagón del tren. Una señora notó que algo andaba mal.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

"Creo que ella vio que me moría de miedo, y cuando él me jaló empecé a decir que no lo conocía; que me soltara y empecé a gritar. La señora me jaló hacia ella y él se bajó dos estaciones después. Le dije al policía lo que pasó, y la señora me dijo que me dejaría en mi trabajo"

Expresó su agradecimiento hacia la señora que la auxilió, y finalizó su historia recordando a las mujeres que "griten siempre". Ambos casos involucran a hombres en sitios públicos fingiendo ser pareja de sus víctimas, y lo más sorprendente aprovechándose de la actitud machista de muchos de ignorar a la mujer "histérica" y tomar la palabra del hombre.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Afortunadamente para estas mujeres, sus experiencias fueron sólo pavorosas, y no terminaron en lo peor. Demasiadas jóvenes desaparecen cada año sin que se sepa nada sobre las circunstancias detrás de estos hechos. Y es un problema con una larga y triste trayectoria.

La Alerta Amber, por ejemplo, un sistema de alerta para asistir en la ubicación de menores de edad desaparecidos, tiene ya 22 años. La historia detrás de su concepción se remonta al caso de Amber Hagerman.

Hagerman tenía 9 años cuando fue secuestrada mientras jugaba cerca de la casa de sus abuelos en Arlington, Texas. La pesadilla comenzó el 12 de enero de 1996.