Mujer gasta $76 mil en la búsqueda del 'cuerpo femenino perfecto'

Cuando de belleza se trata, hay personas que gastan todo lo que sea necesario por conseguir el cuerpo que tanto desean.

Tal es el caso de Fulvia Pellegrino, quien se ha gastado toda una fortuna en su transformación corporal y promete seguir haciéndolo hasta obtener el resultado que tanto anhela.

La transexual de 56 años ha gastado más de 76 mil dólares en cirugías estéticas, entre las que se pueden mencionar: 150 aumentos de labios y pómulos, cuatro implantes mamarios y dos rondas de liposucción, según Mirror.

La italiana también ha gastado mucho dinero para transformar su trasero. Sus planes son continuar invirtiendo en los cambios que desea y considera necesarios para tener el cuerpo perfecto.

Marisa, su esposa, la apoya en todo su proceso. Debido a todos los cambios, ahora parecen más hermanas que una pareja de esposos.

SU FAMILIA NO LA APOYA

Sumado a todo lo difícil que debe ser cada cirugía, Pellegrino no cuenta con la aceptación ni simpatía de sus padres, quienes le dieron la espalda por la decisión que tomó.

Hasta habían pedido a Marisa que la enviara a una institución psiquiátrica para evitar los cambios.

"Fue muy difícil. Cuando mi padre falleció, no nos dejaron ir al funeral porque estaban avergonzados de nosotras. Las únicas personas que me aceptaron fueron mis hermanos", dijo Pellegrino.

A pesar de todo ese rechazo, ella continuó con su proyecto de transformación. Se ha hecho una rinoplastia y estiramiento facial. También se ha aplicado en varias oportunidades relleno de labios y mejillas.

Durante toda su experiencia, se le presentaron algunas dificultades financieras, razón por la cual decidió vender sus vehículos, armas e incluso una casa en Francia para pagar las cirugías estéticas.

Fuente: Freepik

Fuente: Freepik

El único ingreso que tiene la pareja es el sueldo de Marisa, quien trabaja como terapeuta holística. Ella complace el deseo de Pellegrino de lograr la apariencia perfecta. Ambas han sido rechazadas por los habitantes de Peveragno, la ciudad donde viven.

Todos la ven como una payasa y hasta han inventado historias de prostitución.

El caso de Pellegrino recuerda que las personas no tienen límite a sus deseos de cambios y belleza. Tal como sucede con una mujer alemana que ha gastado mucho dinero para volverse negra.

Martina Big, ha gastado más de 50,000 dólares en cirugías para verse como una mujer africana. Se ha aumentado los senos e inyectado la piel para oscurecerla. Cambió el color de sus ojos y cabello.

Sus planes también son someterse a una rinoplastia para convertir su nariz más anche y aumentarse los glúteos.