Esposa descubre última desgarradora carta de esposo soldado tras morir protegiendo a su país

Esta valiente y fuerte mujer finalmente pudo encontrar el cierre que necesitaba.

En septiembre de 2010, Todd Weaver, de 26 años, estaba sirviendo en Afganistán cuando falleció debido a un artefacto explosivo.

Su esposa, Emma, quedó devastada por la noticia. A partir de ese momento tendría que cuidar por su cuenta a la bebé de amos, Kiley.

La joven madre estaba pasando por un momento muy difícil, pero intentó todo lo posible para mantenerse fuerte para su hija.

Dos días después de que Todd fue sepultado, Emma estaba revisando algunas de sus cosas cuando se encontró con algo que la conmovió. En ese momento tan duro necesitaba algo que la ayudarla a sobrellevar el dolor.

Fue entonces cuando decidió encender la computadora portátil de su esposo y allí encontró dos cartas, una dirigida a ella y la otra para su pequeña hija, Kiley, que tenía 9 meses para ese entonces.

Imagen tomada de: YouTube/FOX Sports South

Imagen tomada de: YouTube/FOX Sports South

“Todd me dio un regalo increíble, nos dejó a Kiley ya mí una carta que escribió en su computadora poco después de llegar a FOB Howz E Madad a principios de junio. Decidir compartirlas es donde me he sentido dividida en diferentes direcciones”.

“He querido gritarles desde los tejados lo orgullosa que estoy de tener un marido tan sabio y reconfortante. Mi lucha ha sido con respecto a si serían recibidas por otros con el mismo tipo de alegría que sentí al saber que tengo este maravilloso regalo”.

“Son difíciles de leer. Pero escuchar su voz de nuevo, incluso si solo está en mi cabeza, significa que puedo fortalecerme con estas palabras. Dicho esto, sigue leyendo para entender”, escribió Emma en un post de su blog A Day in the Life.

Imagen tomada de: YouTube/FOX Sports South

Imagen tomada de: YouTube/FOX Sports South

La emotiva carta de su esposo inició así: “Querida Emma”.

Y continuó: “Bueno, si estás leyendo esto, supongo que no llegué a casa y, por lo tanto, no pude recordarte de nuevo cuánto te amo. Te quiero mucho, nena, y siempre te amaré. Aunque puede que no esté aquí ahora mismo, consuélate en el hecho de que estoy cuidándote ahora mismo”.

“No me he ido y siempre estaré contigo en espíritu. Sé que esta vez debe ser difícil para ti, pero también sé lo fuerte que eres. Nunca olvides que Dios sabía lo que era mejor para nosotros incluso antes de que naciéramos. Toma consuelo en eso. Esto sucedió por una razón. Aunque no lo creas ahora, algún día lo harás”, agregó.

“Quiero que sepas lo importante que eres para mí. No podría pedir una esposa más cariñosa, bella y amorosa. Los recuerdos que hemos compartido en los últimos años han sido los mejores de mi vida. Aunque parezca que mi vida fue corta, viví una vida que la mayoría solo puede soñar. Me casé con la mujer perfecta. Tengo una hermosa hija que me sorprende cada día”.

“Incluso tuve dos grandes perros, al menos la mayor parte del tiempo. No podría pedir nada más. Si te sientes triste, solo recuerda los momentos que compartimos. Mira a nuestra hija y lo hermosa que es”.

“Sé fuerte por ella. Recuérdale sobre su papá y dile que la amaba más que a nada en el mundo. Su nacimiento fue el mejor día de mi vida y ella fue lo mejor que me ha pasado. Su sonrisa y su risa representan todo lo que es bueno y hermoso en este mundo”.

“DIle que papá está en el cielo ahora y que la vigilará y la protegerá cada minuto de cada día. Te amo Emma, pero nunca temas hacer lo que necesitas hacer para ser feliz. Es muy importante que continúes encontrando la felicidad en tu vida. Aunque puedes pensar que esto es imposible en este momento, ten fe”.

“Se acercan tiempos mucho mejores. Kiley y tú tienen una vida maravillosa por delante y estoy muy feliz de haber compartido algo con ustedes. Te quiero, tu amoroso esposo, Todd”.

Cuando Emma terminó con la primera carta, estaba hecha un mar de lágrimas. Entonces procedió a leer la segunda carta, dirigida a su hija.

“Querida Kiley, mi amorcito”, inició.

“Aunque no me recuerdes, quiero que sepas cuánto te ama tu papá. Me fui a Afganistán cuando tenías 9 meses. Dejarte fue lo más difícil que he tenido que hacer. Eres muy especial para mí, cariño, eres un verdadero regalo de Dios. El mejor día de mi vida fue el día en que naciste. Cada vez que te veía sonreír, mi corazón se derretiría”.

“Eras mi cariño, mi vida no estaba completa hasta que naciste. Siento mucho no poder verte crecer. Pero recuerda, tu papá no se ha ido. Estoy en el cielo ahora sonriéndote todos los días.Eres muy afortunada de tener una Mamá tan maravillosa que te cuide”.

“Asegúrate de ser buena para ella y ayúdala siempre que puedas. Siempre recuerda decir tus oraciones en la noche y agradece por todas tus muchas bendiciones. Nunca olvides lo importante y especial que eres para mucha gente”.

“Te queremos un montón. Cuando seas mayor y comiences la escuela, haz lo mejor que puedas e intenta aprender todo lo que puedas sobre el mundo en el que vives. Siempre sé amable y atenta con los demás y descubrirás que el mundo será bueno contigo”.

“Pero cuando las cosas no salen como quieres, nunca olvides que Dios sabe lo que es mejor para ti y que todo saldrá bien al final. Tienes un futuro muy brillante y hermoso por delante. Que te diviertas. Disfrútalo. Y recuerda, tu papá siempre estará orgulloso de ti y siempre te amará. Tú eres y siempre serás mi amorcito. Con mucho amor, tu papi”.

Probablemente fue muy difícil para este padre escribir estas cartas tan llenas de sentimientos. Nunca es fácil abordar la fragilidad de nuestras propias vidas. Pero Todd sintió que esto era algo necesario antes de partir a un viaje tan peligroso.

Al saber que existía una alta probabilidad de no regresar, decidió dejar algo que le diera fuerzas a su familia para sobrellevar la pérdida y el dolor. Y su esposa, Emma, se sintió muy agradecida por eso, como lo dijo en su blog:

“Gracias a Todd por tener el coraje de escribir lo más difícil que hayas escrito, sabiendo muy bien que el hecho de que incluso tuviera que leerlo es la realidad de ser un soldado. Fuiste el hombre más fuerte que he conocido. Tu fuerza siempre me dará fuerza”.

Esta valiente y fuerte mujer finalmente pudo encontrar el cierre que necesitaba. No hay duda de que los recuerdos del hombre que las amó tanto permanecerán para siempre en sus corazones.

Mira el siguiente video para que conozcas más detalles.

Activa los subtítulos haciendo click en CC y en configuración, en la sección de subtítulos, selecciona autotraducción e idioma español.

CARTAS DURANTE LA GUERRA

Las cartas de amor enviadas por unos soldados que lucharon en la Primera Guerra Mundial también fueron publicadas el día de San Valentín el año pasado para conmemorar el próximo centenario de la batalla de Passchendaele.

En una carta, el soldado Albert Ford escribió a su esposa, Edith, en un trozo de papel antes de morir.

“Mi amor, si esto llega a ti, será una señal segura de que me he ido y de lo que será de ti y de los bebés que no conozco, pero hay uno arriba que te atenderá y no te dejará morir de hambre. Has sido la mejor de las esposas y te amé profundamente”, escribió.

Imagen tomada de: Wikipedia

Imagen tomada de: Wikipedia

“Mi corazón, piensa a veces en mí en el futuro cuando tu dolor haya menguado un poco, y cuando los niños estén mayores, sé que no me olvidarán, y que a veces les hablarán de mí a los más pequeños”, fue un extracto de la carta.

Y también agregó: “Así que, querida, me despediré de todos con la esperanza de encontrarnos en el futuro si hay un más allá. Quiero que sepas que mis últimos pensamientos fueron sobre ti, la única que amé, la que me hizo ser un hombre”.

Albert murió mientras luchaba el 26 de octubre de 1917. Su última carta fue atesorada por Edith hasta su muerte. Ella nunca se volvió a casar y, cuando agonizaba en febrero de 1956, dijo que podía ver a su esposo en la esquina de su dormitorio.

Imagen tomada de: Flickr

Imagen tomada de: Flickr

EL CIERRE DE UNA MADRE

Esta historia nos recuerda a la de una madre que encontró unas cartas de su hija adolescente dirigidas a ella tras fallecer en un accidente automovilístico.

Cuando la mamá de Macy, Cindy, descubrió las cartas meses después, su corazón se aceleró.

Como escritora talentosa, Macy, de 15 años, decidió redactar una serie de cartas para Cindy y cada una tenía un tema diferente. 

Hubo una carta que por días no la dejaba dormir, días en que estaba frustrada con la vida y una variedad de otros problemas. Pero cuando Cindy encontró una carta titulada "Abre cuando... Me extrañes", no sabía qué pensar.

El año después de perder a Macy en un accidente automovilístico fue el período más difícil de la vida de Cindy, y lo único que quería era un cierre.

Con un corazón pesado y nerviosismo recorriendo su cuerpo, Cindy abrió el sobre. Las palabras de su hija la hicieron llorar de inmediato.

Macy escribió:

"Hola mami, lamento que me extrañes. Espero que estés donde estés o lo que sea que estés haciendo estés bien. Probablemente también te extrañe. Honestamente, no me gusta estar lejos de la casa por mucho tiempo. Me siento nostálgica con bastante facilidad. Cuando era pequeña y vivía con papá, esperaba con ansias estar contigo...".

"Creo que parte de eso se debe a que siempre has tenido buena comida en tu casa, pero la mayor parte fue porque te extrañé mucho. Siempre y para siempre te amaré, mami. Gracias por todo lo que has hecho por mí... Macy Mathis".

Cindy se secó las lágrimas una vez que terminó de leer y se sentó derecha. Esta carta era exactamente lo que su corazón necesitaba, ¡aunque era una de las cosas más dolorosas que había leído!

Si bien nada puede aliviar el dolor en el corazón de Cindy, las palabras de Macy pueden ayudar a adormecerlo temporalmente. El amor y es la mejor cura durante este momento difícil.