Niña de 4 años muere en los brazos de su madre a pesar de costoso tratamiento experimental en México

Pese a que sus padres hicieron todo lo posible, la niña de cuatro años que viajó México para someterse a un tratamiento experimental contra el tumor cerebral, murió.

Para desgracia de toda la familia, no hubo ninguna esperanza. Edie Molyneux, de Tranmere, logró probar el novedoso tratamiento de inmunoterapia luego de que sus padres pudieron recaudar casi 900 mil dólares.

Sin embargo, su cura no fue posible, La niña, admiradora de Spiderman, murió en los brazos de sus padres y rodeada de su familia.

Edie empezó a ser noticia a principios de este año cuando un donante misterioso dio más de 320 mil dólares a su fondo de tratamiento, y se le otorgó un lugar honorífico 41 en Grand National en abril.

 

El año pasado, la familia de Edie quedó devastada cuando le diagnosticaron un tumor inoperable difuso intrínseco pontino glioma (DIPG).

Le dieron pocas semanas de vida en diciembre, pero comenzaron a recaudar los recursos para un nuevo tratamiento de quimioterapia e inmunoterapia intraarterial disponible solo en Monterrey, México.

Cada ciclo del tratamiento cuesta alrededor de $385 mil, pero sus padres recaudaron más para cubrir una posible terapia adicional.

 El pasado mes de enero, su madre Ashleigh Stading, de 29 años, y su padre, Stephen Molyneux, de 35 años, de Tranmere, afirmaron que su tumor había comenzado a disminuir.

Sin embargo, Edie murió el 22 de octubre y lo dieron a conocer a través de las redes sociales.

Publicaron varias fotografías que titularon: 'Imágenes molestas de la realidad', acompañado del siguiente mensaje:

“Es con un dolor indescriptible que tenemos que decirles que nuestro bebé ganó sus alas de ángel a la 1:30 p.m. de la tarde de ayer. Literalmente no tengo palabras para decir nada más en este momento. Por favor, mantennos en tus corazones”.

El mensaje continuó: "Estamos desconsolados y perdidos, pero muy orgullosos de lo duro que luchó Edie y de la cantidad de personas que ella tocó. Una inspiración para todos nosotros. Edie, siempre serás nuestra bebé".

En respuesta, Gemma Lowery tuiteó que su hijo cuidará de Edie en el cielo. "Devastado que Edie haya ganado sus alas de ángel, la princesa Bradley volará alto cuidará de ti ahora", escribió en la publicación.

Posteriormente, la familia de Edie volvió para informar que realizarían el servicio conmemorativo en México antes de planificar una celebración de la vida de su hija en el Reino Unido.

“Si desea llevar a cabo un memorial a la luz de las velas en honor de Edie May, le pedimos que sea para cuando tengamos su servicio, por favor, encienda una vela a las 7 pm hora del Reino Unido”, detalló.

En noviembre pasado, a Edie se le diagnosticó un tumor cerebral inoperable después de que comenzó a sufrir de dolores de cabeza insoportables. Inicialmente, los médicos dijeron que era migraña.

Un pediatra le hizo una resonancia magnética "por si acaso", lo que mostraba que el tumor de una pulgada crecía rápidamente en el centro de su cerebro.

No se pudo eliminar mediante cirugía, y se le dijo a la familia que la quimioterapia no era una opción para el NHS, ya que envenenaría al resto del cuerpo de Edie.

Investigaron su condición en línea y encontraron el tratamiento ofrecido en la clínica intervencionista del Instituto de Oncología de Monterrey.

Los padres explicaron: “La radioterapia aliviaría los síntomas, la haría sentir más cómoda y aliviaría cualquier dolor, pero inevitablemente todavía la perderíamos. En Monterrey usan quimioterapia intraarterial e inmunoterapia”.

El costoso tratamiento era una combinación de inmunoterapia intraarterial y quimioterapia, se dirigió a su tumor a través de sus arterias, diferente a la quimioterapia convencional porque administra medicamentos que matan el cáncer directamente al tumor a través de una arteria en el cuello.

DIPG es un tipo raro de tumor cerebral que no puede operarse debido a su ubicación dentro de una parte crucial del cerebro, llamada pons.

Esta área es responsable de una serie de funciones corporales críticas, como la respiración, el sueño y la presión arterial. El tumor cerebral de alto grado, que afecta principalmente a los niños, tiende a crecer rápidamente y con frecuencia se propaga a otras partes del cerebro o la médula espinal.

La mayoría de los diagnósticos se producen en niños de entre cinco y 10 años. La causa del tumor sigue siendo desconocida.

Más del 90 por ciento de sus víctimas morirán dentro de los 18 meses del diagnóstico. En el Reino Unido, ataca entre 20 y 30 niños cada año.

Los síntomas incluyen falta de control facial, visión doble, dolores de cabeza, vómitos, debilidad, convulsiones y problemas de equilibrio.

"En este momento, no sabemos cuántos tratamientos necesitará Edie, por lo que esperamos recaudar al menos 700.000 libras para cubrir el costo", dijo el padre de Edie.

Esta historia nos recuerda a la de un niño que murió por no recibir vacunas a tiempo. El niño aún no había sido vacunado contra la gripe, pero estaba programado para recibir su vacuna unas pocas semanas después de su muerte.

La madre hizo una publicación en su página de Facebook para crear conciencia y advertir a los padres que no retrasen la vacuna contra la gripe.

“El año pasado, León fue uno de los 180 niños a nivel nacional que murieron de gripe. Al igual que aproximadamente la mitad de los niños que mueren anualmente, él no tenía antecedentes de problemas médicos previos”,