Historia de chofer de autobús que dio cartas a los padres contándoles lo especiales que son sus hijos

Una choferesa de autobús escolar de Nueva Jersey notó que dos de sus pasajeros regulares destacaban de los demás por el trato que le daban a otro estudiante con dificultades, y eso la hizo actuar.

Las bromas juveniles a veces pueden ser destructivas y algunos niños no están conscientes de ello. Hay momentos en que una simple palabra puede resultar ofensiva o dañina para un joven, destruyendo así su percepción de si mismo, o su confianza en las personas.

El bullying incluso puede llegar a ser mortal entre los jóvenes, y está claro que aquellos que siguen estas acciones y la educación que demuestran tener viene de un solo lugar: el hogar.

La manera de ser de alguien refleja qué han aprendido desde pequeños, o qué les ha faltado aprender.

Los niños son muy atentos, y lo que ven de sus padres o de sus hermanos mayores es lo que naturalmente harían con los demás sin saber si es correcto o incorrecto, cuando no cuentan con la orientación adecuada.

A la conductora de autobuses, Cindy Clausen, le gusta que los padres sepan cuándo sus jóvenes pasajeros destacan por los motivos correctos.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

Clausen, de 60 años -y lleva 23 conduciendo para las escuelas públicas de Princeton-, envió una nota a los padres de dos de sus niños para decirles lo especiales que son, por dentro y por fuera.

Escribió que los niños, Annaliese y Jorge, mostraron compasión y apoyo a un compañero, Jaxson Blue, de 7 años, que tiene una condición degenerativa que le dificulta el caminar.

“¡Quiero decirles lo hermosos que son sus hijos, por dentro y por fuera! Esto solo puede provenir del hogar, su paciencia y guía, los ejemplos que ustedes ponen y enseñan”, comenzó diciendo Cindy.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

Al parecer, estos niños han demostrado empatía y apoyo a un niño en el transporte llamado Jaxson. Tiene algunos problemas para caminar y le toma tiempo llegar a su asiento.

Cada día, los niños le piden a Jackson que se siente con ellos. Además, la choferesa compartió que ese día escuchó a Annaliese alentar a Jaxson y decirle, "Vamos Jaxson, puedes hacerlo", y que cuando llegaron a la escuela, Jorge le ayudó con su mochila.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

"Sé que saben lo maravillosos que son sus hijos, ¡pero quería que supieran que se nota!", concluyó.

La nota, que se compartió en la página de Facebook  ‘Love What Matters’ en 2016, recibió más de 45,000 "me gusta" y se compartió más de 3,000 veces.

Sus padres se alegraron de saber que sus hijos están siendo agradables con otras personas. ¡No podrían haber estado más satisfechos con ellos!

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

CHOFERESA AL RESCATE

En una historia similar, una conductora de bus ayudó a una estudiante a peinarse cada día, luego de que su madre falleció debido a una terrible enfermedad.

Cuando la madre de Isabella Pieri murió de una rara enfermedad hace dos años, la niña de 11 años no solo perdió a uno de sus padres, sino que también perdió a aquella persona que la ayudaba a arreglar su pelo.

Su padre, Philip Pieri, intentó hacerse cargo, pero, siendo hombre, no estaba acostumbrado y ni siquiera tenía idea de lo que estaba haciendo. Todo lo que hacía era enredarle el cabello a su hija.

 Imagen tomada de: Facebook / arizonasfamily

Imagen tomada de: Facebook / arizonasfamily

Tracy Dean, la choferesa del bus de la ruta escolar de Isabella, se dio cuenta de los enredos de su cabello cuando fue asignada por primera vez para conducir el medio transporte.

Después de más de un año de viajar en el autobús de Dean, Isabella se dio cuenta de que la conductora había estado ayudando a una compañera de clases con sus trenzas antes de llegar a la escuela, todas las mañanas.

Así que, con muchos nervios, finalmente se acercó a Dean y le preguntó si también podría ayudarla a ella con su pelo.

La choferesa inmediatamente sintió un alivio, pues finalmente podría arreglarle el desastre de estilo a la niña de cabellos enredados, y así lo hizo cada mañana.