Medios

26 de julio de 2021

Padre afligido compartió las 10 cosas más importantes que aprendió después de perder a su hijo

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Sabemos que perder a un hijo puede ser la experiencia más difícil que cualquier padre pueda vivir. Y este hombre lo sabe perfectamente.

Richard Pringle perdió a su hermoso hijo de tres años, Hughie, en agosto de 2016. El pequeño de tres años, de Hastings, Reino Unido, murió repentinamente a raíz de una hemorragia cerebral. Su familia quedó devastada.

"Tenía una condición cerebral, pero estaba muy bien", dijo Richard. "Solo había un 5% de probabilidad de sangrado, pero desafortunadamente ese 5% ocurrió y no sobrevivió".

Padre e hijo tomados de las manos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Las fotos de Hughie muestran a un niño feliz. Tristemente, lo que una vez fueron instantáneas de la vida normal ahora son solo recuerdos preciosos para Richard.

"Era dulce, cariñoso y muy amable", contó el padre a Mirror Online en 2017. "Hacía de las cosas aburridas algo divertido. Con él todo era divertido".

Un año después de la muerte de Hughie, Richard, quien también tiene otros dos hijos, reflexionó sobre lo que significó perder a su niño.

Él entendió que la dura tragedia le dejó importantes lecciones, y quiso compartirlas con la esperanza de que otros padres nunca den por sentado a sus hijos. Estas son sus palabras:

Publicidad

Las 10 cosas más importantes que he aprendido desde que perdí a mi hijo:

1. Nunca puedes besar ni amar demasiado.

2. Siempre hay tiempo. Detén lo que estás haciendo y juega, aunque sea solo por un minuto. Nada es tan importante que no pueda esperar.

3. Toma tantas fotos y graba tantos videos como sea posible. Un día eso podría ser todo lo que tienes.

4. No gastes dinero, invierte tu tiempo. ¿Crees que lo que gastas importa? No es así. Importa es lo que haces. Saltar charcos, salir a pasear. Nadar en el mar, construir un campamento y divertirse. Eso es todo lo que quieren. No puedo recordar las cosas que le compramos a Hughie, solo puedo recordar lo que hicimos juntos.

Publicidad

5. Canta. Canten canciones juntos. Mis recuerdos más felices son de Hughie sentado sobre mis hombros o a mi lado en el auto cantando nuestras canciones favoritas.

6. Aprecia las cosas más simples. La hora de dormir, leer cuentos. Cenar juntos. Domingos perezosos. Aprecia los momentos más sencillos. Son lo que más extraño. No dejes que esos momentos especiales pasen desapercibidos.

Publicidad

7. Besa siempre a los que amas y si lo olvidas, regresa y bésalos. Nunca sabes si es la última vez que tendrás la oportunidad.

8. Haz que las cosas aburridas sean divertidas. Salidas de compras, viajes en coche, caminar a las tiendas. Cuenta chistes, ríe, sonríe y diviértete. Solo son tareas si las tratas así. La vida es demasiado corta para no divertirse.

9. Lleva un diario. Escribe todo lo que tus pequeños hacen que ilumine tu mundo. Las cosas graciosas que dicen, las cosas lindas que hacen. Solo empezamos a hacer esto después de perder a Hughie. Queríamos recordarlo todo.

10. Si tienes a tus hijos contigo, ve a darles las buenas noches, desayuna con ellos, caminen juntos a la escuela, disfruta del día que se van a la universidad. Eres bendecido. Nunca jamás olvides eso.

Publicidad

Las palabras de Richard se mantienen vigente para todos los padres, y es fácil entender por qué. Tal vez tú puedas empezar a aplicar todas sus lecciones hoy mismo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría inspirar a otras a compartir las suyas o ayudar a otras personas.

Publicidad