21 de noviembre de 2018

5 consejos para ayudarte a mantenerte en forma después de los 50

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La edad trae consigo cambios físicos y mentales propios de la edad que, dependiendo de cómo los afrontes, pueden ser positivos o sencillamente podrían desmejorar notablemente la calidad de vida de las mujeres.

Vivir de forma fabulosa en la edad adulta depende del nivel de conciencia que tenga cada persona de esos cambios y la forma como debe asumirlos.

Lo que sí está claro es que haciendo cambios en las rutinas diarias y de alimentación se puede seguir teniendo todo lo necesario para una vida enérgica y saludable aún en la edad adulta.

Cleveland Clinic compartió cinco consejos útiles para que las mujeres mayores de 50 años se mantengan en forma.

Publicidad

Fuente: Pixnio

5. AGREGA VITAMINA B12 A TU DIETA

La vitamina B12 es compatible con células nerviosas y sanguíneas sanas y se necesita para hacer ADN. La B12 se encuentra principalmente en el pescado y la carne.

Publicidad

Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de tener deficiencia de vitamina B12, pero agregarla a tu dieta (ya sea por píldora o por inyección) puede ayudar a prevenir los síntomas, que pueden tardar años en aparecer.

Fuente: Freepik

Publicidad

4. REDUCE EL CONSUMO DE SAL

Cuanto más envejecemos, más probabilidades tenemos de desarrollar hipertensión (presión arterial alta) porque nuestros vasos sanguíneos se vuelven menos elásticos a medida que envejecemos. Tener presión arterial alta nos pone en riesgo de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal y muerte prematura.

Debes disminuir significativamente e idealmente renunciar a su consumo de alimentos procesados ​​(papas fritas, cenas congeladas, sopa enlatada, etc.) y aspirar a 1500 mg o menos de sodio por día, que es aproximadamente ½ cucharadita. Puedes comenzar a agregar hierbas sabrosas en lugar de sal cuando cocinas en casa.

Publicidad

Fuente: Freepik

3. MULTIVITAMINICOS SIN HIERRO

La mujer promedio experimenta la menopausia y el cese de su período menstrual alrededor de los 50 años. Después de la menopausia, la necesidad de hierro disminuye a aproximadamente 8 mg al día.

Publicidad

Si bien el cuerpo no puede vivir sin hierro, un exceso también puede ser peligroso. Si tu multivitamínico tiene hierro, reemplácelo.

Fuente: Freepik

Publicidad

2. CALCIO Y VITAMINA D

Es ideal consumir el calcio adecuado antes de los 30 años, pero nunca es demasiado tarde para aumentar las fuentes de calcio en tu dieta. Las fuentes de calcio fabulosamente deliciosas incluyen las sardinas, espinacas, brócoli, col rizada, leche y yogur bajos en grasa.

Además, tu médico debe evaluar tus niveles de vitamina D y proporcionar suplementos adicionales según sea necesario (la vitamina D es necesaria para absorber el calcio).

Fuente: Freepik

Publicidad

1. ¡COMER COMO UN GRIEGO!

A medida que envejecemos, nuestros vasos sanguíneos se vuelven menos elásticos y la fuerza de la sangre que se mueve a través de nuestras venas se fortalece. Esto pone a las mujeres en la menopausia en un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Pero hay una dieta para ayudar a disminuir nuestro riesgo, ¡y es deliciosa!

Cuando los investigadores observaron las poblaciones en el mundo que tenían la mayor cantidad de personas mayores de 100 años, notaron que compartían algunos temas comunes en sus vidas. Lo más frecuente fue el consumo de una dieta mediterránea.

Fuente: Freepik

Un estudio del año 2000 en el British Journal of Nutrition encontró que una dieta que se adhiere a los principios de la dieta tradicional mediterránea (que incluye muchas frutas, verduras, cereales integrales, un consumo moderado de vino y aceite de oliva) se asoció con una mayor supervivencia.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.