Su esposo y su amante la llamaban "gorda", así que bajó 47 kilos y se volvió una inspiración

Betsy Ayala había luchado con los kilos de más toda su vida. Su peso era de unos 95 kilos; pero luego de dar a luz a su primera hija en el año 2013 fue aumentando considerablemente.

El año pasado, cuando tenía 34 años alcanzó un peso de 117 kilos. Sin embargo, no estaba preocupada por su apariencia física. Además, después del parto sufrió de depresión y ansiedad.

"Mi hermano me sugirió que tratara de comer mejor para sentirme mejor", contó la mujer oriunda de Houston, Texas, a PEOPLE.

"Tuve un recién nacido y no tenía ganas de cocinar, así que aprendí sobre los batidos de Herbalife y le di una oportunidad. Poco a poco empecé a sentirme mejor y comencé a perder peso, aunque esa no era mi intención, mi intención era sentirme mejor en general a través de una buena nutrición".

View this post on Instagram

#TransformationTuesday 🙌🏼 #FitQueenArmy RESULTS 👊🏼 NEW CHALLENGE STARTING DECEMBER 1ST ——————————————————— We are getting ready to close out 2017 & what better way than to end it with a 21 Day Challenge that ends right before Christmas! 💪🏽 Start Date: Dec. 1st End Date: Dec. 21st ——————————————————— The 21 Day Challenge Includes: ❄️Meal plan ❄️Grocery List ❄️Workout Plan (Home & Gym) ❄️1 on 1 Coaching ❄️Motivational Group Chat ❄️BONUS: Booty Workout Program . . Contact me ASAP to reserve your spot 👉🏽📲281-829-8459 📩queenbfit24@gmail.com 🌐GoHerbalife.com/betsyaa

A post shared by Betsy Ayala 👑🐝 (@queen_b_b) on

Ya Ayala había perdido 14 kilos cuando descubrió que su esposo, con quien ella había estado saliendo desde que tenía 17 años, la estaba engañando.

"En ese momento, todo mi mundo se desmoronó. Durante un par de meses intentamos averiguar si podíamos hacer que esto funcionara, y al final no funcionó”.

“En ese momento, pensé, 'Esto no va a definir quién soy. No quiero ser como he sido todos estos años. Eso me llevó a hacer un cambio permanente en mi vida", expresó.

Ella quería continuar su vida de una manera más saludable, no solo para sentirse bien con ella misma y gozar de mejor salud, sino también para darle buen ejemplo para su hija.

"Quería que estuviera orgullosa de mí y tuviera un ejemplo de una madre fuerte que persevera a pesar de lo que pase y tenga una vida feliz. Ese momento fue cuando decidí que no iba a ser la misma persona que era antes", dijo.

A principios de 2014, comenzó a hacer cambios positivos. Inició con una rutina de ejercicios, que a pesar de no haber estado activa antes funcionó y sumó una dieta balanceada.

Ayala logró bajar 47 kilos y está comprometida con su estilo de vida saludable, que incluye una dieta limpia libre de refrescos, comida chatarra y alimentos procesados, con la excepción de una comida engañosa una vez por semana, y seis días de ejercicios continuos.

"Al principio fue difícil, pero honestamente, no es tan difícil como crees. Una vez que te sientes bien y haces ese cambio y ves lo increíble que se siente sentirse bien, solo se convierte en parte de tu vida. Para mí, es una segunda naturaleza”.

“No cuestiono ir al gimnasio, es parte de lo que hago. E incluso comer bien, no es: 'Oh, tengo que comer sano hoy'. Es parte de mi vida ahora. Lo disfruto. Renuncié a ciertas cosas en mi vida que no eran positivas para mí y las reemplacé con cosas como ir al gimnasio".

Sin duda, los cambios son importantes en el estilo de vida y el equilibrio entre ser madre. Ahora trabaja como entrenador de bienestar de Herbalife, dice que la mejor parte de la pérdida de peso ha sido obtener una perspectiva más positiva de la vida.

"Cuando te sientes bien mental y físicamente, cambia tu perspectiva de la vida. Cuando voy al gimnasio, me obligo a hacer cosas que antes no podía hacer. Cambia tu forma de pensar: te vuelves intrépido porque esta cosa que pensabas que nunca podrías lograr, ahora puedes hacerlo", aseguró.

Otro aspecto que según Ayala resulta gratificante es poder ayudar a otras personas a través de su trabajo como instructora de bienestar.

"A través de mis resultados, puedo ayudar a otras personas a hacer lo mismo. La gente se me acerca y me dice que soy inspiradora, y ni siquiera puedo describir lo gratificante que es para mí", concluyó.

Pero Ayala no es la única en lograr estos objetivos saludables. Amanda "Mandie" Wood, que pesaba 170 kilos, logró perder 68 kilos en solo dos años después de hacer estas tres cosas simples.

En 2015 decidió comenzar su viaje de pérdida de peso. Lo primero que hizo fue consultar a una nutricionista, que la ayudó a equilibrar su dieta determinando tamaños de porción más apropiados, como reducir su ingesta de calorías y también darle consejos para comenzar una dieta más saludable.

Artículos relacionados
Jan 07, 2019
Mujer que perdió 68 kilos revela algunos sencillos consejos
Jan 24, 2019
Así es como una pareja perdió 98 kilos de peso en solo 10 meses
Dec 13, 2018
Experta en belleza de 53 años revela secretos de su apariencia juvenil tras perder 30 kilos
Jan 18, 2019
Heroica mujer con problemas respiratorios intenta perder 200 kilos para ver crecer a su hija