25 de diciembre de 2018

El asesino de Laura Luelmo envía un mensaje a su familia

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El hombre que mató a la profesora de 26 años finalmente se ha dirigido a la familia de su víctima a través de las cámaras para decir que lo siente.

Al salir de los juzgados la madrugada del 21 de diciembre, el asesino de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, se dirigió a los familiares de la profesora para pedirles disculpas por lo que hizo.

Antes de ser trasladado a su nuevo y merecido hogar, Montoya exclamó frente a los presentes en las puertas del juzgado: "Pido disculpas a la familia. Lo siento". 

Montoya ingresó en prisión comunicada y sin fianza por orden de la juez Elvira Mora, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Valverde del Camino, tras imputarle los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual.

Publicidad

Publicidad

Luego de sus ‘sinceras’ disculpas, la gente le respondió con insultos, diciéndole que era muy tarde para pedirlas. 

Sorprendentemente, Montoya no ocultó su rostro como en ocasiones pasadas; se retiró de los juzgados mirando directamente a las cámaras pretendiendo ser absuelto de su fatal crimen al pronunciar esas siete palabras.

Publicidad

El asesino ingresó en la cárcel provincial de Huelva y, además, permanece en una zona de aislamiento, según El Español.

Montoya fue detenido el pasado martes y, tras varias horas en el cuartel de la Guardia Civil de Valverde del Camino, se le trasladó a la Comandancia de Huelva, donde confesó ser autor de la muerte de Laura Luelmo.

Publicidad

EL CRIMEN

Laura Luelmo, de 26 años, era oriunda de Zamora y desde el 3 de diciembre había empezado a dar clases en el Instituto de Educación Secundaria Vázquez Díaz de Nerva, en Huelva.

Por su nuevo trabajo, la joven alquiló una casa en El Campillo, un pueblo contiguo. Sin embargo, muy pronto sus padres la reportaron como desaparecida. Infortunadamente, fue encontrada sin vida a cinco kilómetros de ahí, por un voluntario que colaboraba con las labores de búsqueda.

Publicidad

La autopsia preliminar realizada a la joven de 26 años determinó que falleció de un fuerte golpe en la frente, entre el 14 y el 15 de diciembre.

Después de interrogatorios e investigaciones por parte de las autoridades, se determinó que Montoya retuvo a la víctima en su casa tras engañarla, la violó y después golpeó en la frente con una barra de hierro para, a continuación, dejar su cuerpo abandonado en el paraje de La Mimbrera.

"Pido disculpas a la familia. Lo siento". 

Publicidad

MONTOYA ERA UN CRIMINAL REINCIDENTE

En 1995, el hombre fue detenido tras matar a una anciana para que no declarara contra él por un robo.

Debido a este crimen fue condenado a 17 años de cárcel. Durante un permiso en 2008 intentó violar a una mujer (según la víctima) en un parque de Cortegana (Huelva), lo que le hizo ganar otra condena de año y medio, presuntamente por robo con fuerza.

Entre 2009 y 2010, al parecer quebrantó alguna medida cautelar impuesta contra él, por lo que se le impuso otra condena a 180 días.

Publicidad

Durante su estadía en la cárcel en 2010, Montoya fue el causante de uno de los momentos más peligrosos en el centro penitenciario de Puerto III.

En ese momento murió su madre y le negaron el permiso para ir al funeral. Debido a esto causó alboroto donde partió un palo de escoba y tratando de matar a un funcionario.

En marzo de 2015 salió definitivamente de la cárcel, llevando su contador a cero. Pero, según las fuentes, para junio de ese mismo año ya había cometido otros dos robos, por lo que le impusieron otra pena que lo llevó nuevamente a la cárcel de Huelva.

El 28 de octubre de este año salió nuevamente. Menos de dos meses después, asesinó a Laura Luelmo.

Publicidad